Postal de Hamburgo

Contenedores

Hoy llegó una postal de Hamburgo. No es la primera vez, pero en esta ocasión no se trata de uno de los residentes habituales sino del amigo Jorge, que ha dejado Leipzig atrás y aspira a convertirse en uno. No es la mejor ciudad del mundo para quien se encuentra en la tesitura de encontrar piso y por lo que tengo oído la evolución del mercado en los últimos años ha sido bastante fea para los postulantes a inquilino.

Según leo se econocen mis méritos de buen receptor de postales. Eso es cierto. Pocas cosas agradezco más. Además esta me gusta mucho. No sé qué tienen los contenedores, pero hay algo en ellos que me fascina que no sé si serán las simples formas ortoédricas y los colores como de juego de bloques para infantes o si acaso su representación de la abundancia me hace cosquillas en el subconsciente. Una de las mejores cosas que puede hacer el turista en la ciudad hanseática y por el módico precio de un billete de autobús es recorrer el puerto en barco por entre las pilas gigantescas de contáiners.

Ocho días parece que ha tardado en dar el salto de dos mares y dos islas la cartulina con bonito sello del Mosela, de por donde también provenía parte de la familia de la jefa.

Y nada, que nunca se debe dudar de que Alemania es un gran país. Ese año no tenía pensado ir a Hamburgo, pero todavía queda tiempo y ahora tenemos una razón más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s