Dalkey y Dowland

Panorama

Panorama (2012)

Por causa de hitos significativos de nuestra propia biografía sabía que no habíamos vuelto a Dalkey desde hacía siete años pero aprovechando una visita familiar nos acercamos la semana pasada a esta población de gentes acaudaladas que moran en callejuelas y mansiones a las que sus antepasados quisieron dar nombres de resonancia italiana porque eran así de finolis.

Siete años después

Teníamos pensado subir al obelisco de Killiney pero se nos echaron encima la pereza y la hora de comer con lo que el paseo se limitó a una vuelta desde la estación a dos parques llamados Sorrento y Dillon’s Park con regreso por entre las villas con vista al mar de Colliemore Road hasta la calle mayor, fugaz vista exterior del castillo y de nuevo estación y para casa. Tenía un panorama de la isla de Dalkey (es esta “isla de los espinos” la que da nombre al barrio) tomada desde Dillon’s Park en la carpeta de borradores desde 2012, de un día en el que fuimos a comer pescado con una compañera de trabajo de la jefa y su marido, un jordano divertidísimo. Es como si fuera del mismo fin de semana pasado que también fue bonito y soleado.

En el parque de Sorrento hay un mirador desde el que se observa toda la bahía de Dublín hasta Howth hacia el norte y la bahía de Killiney hasta la peña de Bray por el sur. Uno se pregunta cómo pudo sobrevivir este espacio a la avaricia inmobiliaria hasta que una placa le indica que fue donado por una viuda rica. Otra placa más interesante y hoy desrostrada celebra a John Dowland sin decir gran cosa de él. Uno que ha escuchado gran parte de su obra y tocado alguna cosa suelta de la misma se pregunta por la conexión del lugar con el compositor inglés. Al parecer existe una única fuente bibliográfica que indica que nació en Dalkey, algo que yo nunca había oído y que probablemente no sea cierto pero que sitúa en mis objetivos a medio o largo plazo el de montar alguna de las gallardas o pavanas cuya digitación en la guitarra moderna no sea imposible.

Sin querer quitarle ningún mérito al autor inglés (ahora diré angloirlandés) es la de Dowland una música que a mí me parece estupenda para oír mientras se trabaja o para tocar con la guitarra (ojalá supiera con el laúd) mientras los demás conversan.

One Response to Dalkey y Dowland

  1. […] Noviembre: Dalkey y Dowland […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s