Islas no aisladas

19/01/2016
Mata de la provincia romana de Britannia

Mata de la provincia romana de Britannia

Sigo leyendo sobre la historia de las islas. Me estaba acordando de una vez que fuimos a Belfast en la primavera de 2000. Éramos un grupo de compañeros de trabajo y entre ellos estaba la típica izquierdista española que en España es anticlerical y en Irlanda del Norte, católica. La sigo teniendo en el Facebook y me llama la atención que sea fiel a IU y pase de Podemos. En la plaza en la que está el ayuntamiento de Belfast dijo algo como “ver ahí ondeando la bandera británica me ha parecido muy fuerte”. Es lo que tiene acercarse a la realidad desde el prejuicio. También ondea la bandera española en Santa Cruz de Tenerife, que queda bastante más lejos de la España peninsular.

El gaélico que se habla en Escocia está ahí a consecuencia de la migración de celtas provenientes de Irlanda y durante muchos siglos existe una cultura céltica bi-insular. Dice Davies hablando del siglo X o por ahí que como resultado de los numerosos movimientos de poblaciones la configuración geográfica de “lo irlandés” tardó en configurarse. No sólo es Escocia, sino también la isla de Man o partes de Gales como la península de Lleyn y más al sur Cornualles. De hecho, habría sido posible que la cultura céltica se hubiera impuesto a la romana y a la germánica. La frase importane es: Sólo cuando los asentamientos irlandeses en Gran Bretaña dejan de funcionar puede empezar a emplearse el concepto moderno e insular de “Irlanda”.

Las islas británicas

Las islas británicas

Anuncios

Lo de la fábrica de la Guinness, su museo y su mirador

13/12/2015
fabrica-guinness-gravity-mirador-01

Se ve el pincho llamado “The Spire”

Además de la cena de Navidad hemos tenido otro acto social del trabajo, esta vez sólo para nuestro departamento, y el jueves pasado fuimos a comer a un restaurante que hay en el museo de la fábrica de la cerveza Guinness, que no queda lejos de nuestra oficina en el privilegiado barrio de Las Libertades.

fabrica-guinness-gravity-mirador-02

Instalaciones de la fábrica y bus turístico

De hecho hay días de un intenso olor a levadura que me trasladan a la infancia. Una de mis conversaciones habituales surge por iniciativa de desconocidos que me preguntan por indicaciones para llegar a este punto de interés turístico cuando salgo a comprarme el almuerzo. La entrada está un poco escondida y el complejo cervecero es grandote tirando a gigantesco.

fabrica-guinness-gravity-mirador-03

Un jueves cualquiera de diciembre

Estuve en el museo en el año 2000 con una chica mexicana que vivía en Amsterdam y que se llamaba Rosalía. Era amiga de una francesa con la que yo compartía casa por aquel entonces. Creo que pagamos cuatro libras irlandesas por la entrada, que hoy serían cinco euros. Luego por el año 2002-2003 hicieron unas reformas y pusieron un mirador con vistas a toda la ciudad y el precio de la entrada ascendió vertiginosamente hasta los 18 euros que creo que cuesta hoy. Me parece que además la pinta de cerveza que te daban antes (y que por sí sola justificaba la entrada) se ha visto reducida a media pinta.

fabrica-guinness-gravity-mirador-04

Ciudad gris

Por lo que recuerdo de mi paso por el sitio hace quince años, había una parte dedicada a explicar el proceso de elaboración de la cerveza y luego otra en el que ponían un montón de publicidad antigua de la marca, además de algunas estatuas de plástico con las que hacerse fotos graciosas. Nunca he entendido la fascinación por los museos de bebidas alcohólicas (cuando viví en Holanda era muy parecido lo del museo Heineken en Amsterdam). Es decir, que entiendo perfectamente que a uno le pueda mucho gustar beber alcohol sin que le interese nada saber cómo se elabora. La parte de la publicidad me pareció bastante mejor que los vídeos que explicaban como tostar la cebada o como fabricar un barril, pero esa es otra, al final les estás pagando por dejarte ver su publicidad. En general siempre he desaconsejado a la gente acercarse a lo que considero una trampa para turistas que, según parece, es la atracción turística número uno de Dublín.

fabrica-guinness-gravity-mirador-05

Pimplando

La comida del restaurante me pareció cara para lo que era (y eso que pagaba la empresa) además de que la carta no era demasiado variada, quizá por estar limitada a platos en los que puedan utilizar su cerveza o que combinen bien con ella. Incluso la pinta de cerveza estaba a 5 libras, más cara que en muchos tugurios dublineses. Al final para comer ahí hay que dejarse 25 ó 30 euros así que no lo recomiendo nada.

fabrica-guinness-gravity-mirador-06

Montañas de Wicklow. En diciembre a eso de las cuatro ya está anocheciendo en Dublín

Antes de salir a mi jefe se le ocurrió que subiéramos al Gravity Bar, que es el sitio en el que está el mirador sobre la ciudad. Cuando intentando aconsejar a turistas en contra de su propósito inicial de acercarse a este museo he solido decir que por muy bien que esté el mirador, al final Dublín no es Ciudad del Cabo ni Río de Janeiro. No sé si lo que hicimos (subir al bar este del mirador sin pagar la entrada del museo) está permitido o no. Sí sé que si uno puede subir al restaurante en el que estuvimos sin pagar la entrada del museo, así que puede ser que para el Gravity Bar sea lo mismo. Al final también es un punto en el que te pueden sacar dinero por echar una cerveza.

fabrica-guinness-gravity-mirador-07

Un millón de libros, pero no es aquí

El mirador me pareció bastante mejor de lo que había imaginado y eso que creo que había visto fotos del sitio con anterioridad. También me imagino que en días nublados o lluviosos, que en Dublín son muchos, puede parecer bastante peor.

fabrica-guinness-gravity-mirador-08

Brutalismo industrial

Lo que puede ser bastante interesante es subir al Gravity Bar sin pagar entrada. Incluso estoy dudando si no podríamos habernos metido hasta en el museo. Lo malo que puede tener este bar de planta circular es que si en un triste jueves de diciembre estaba relativamente lleno puede ser que haya días del verano en los que no se pueda dar ni un paso, ni disfrutar de la cerveza ni apropiarse de algo de espacio en los cristales para ver algo del panorama de la ciudad.

fabrica-guinness-gravity-mirador-09

Dale que te pego

En septiembre salió una noticia de que a Guinness Storehouse, que es como se llama este complejo , lo habían nombrado la mejor atracción turística de Europa por delante de la torre Eiffel, la Sagrada Familia, la Acrópolis y el Coliseo de Roma. Me pregunto si el premio lo daba una asociación de fabricantes de cerveza.

fabrica-guinness-gravity-mirador-10

Allende el río, en lontananza, el Phoenix Park

Los irlandeses son como todo el mundo y otorgan credibilidad a este tipo de noticias ridículas. A mí me da una mezcla de pena y vergüenza contradecirles, entre otras cosas porque cuando vivía en Guipúzcoa solía leer el Diario Vasco cuyo leit-motiv es básicamente este tipo de aldeanismo.

fabrica-guinness-gravity-mirador-11

Por aquí sin saltar se va a nuestra oficina

La ausencia de todo sentido de urbanismo es una característica básica para entender la psique nacional irlandesa y su proceso político. En cualquier otro país habría habido planes para sacar esta industria fuera del casco urbano que aquí brillan por su ausencia.

fabrica-guinness-gravity-mirador-12

La industria favorita del país

Una de las tipicas tonterías dublinesas es la discusión sobre en qué sitio ponen la mejor pinta de Guinness, que básicamente es la misma en todas partes. Entre los candidatos suelen estar los grifos de la propia fábrica y los pubs de los alrededores. Sí que voy a decir que es una bebida que sabe mejor cuanto menos a menudo se toma. Yo hace muchos siglos que no la cato, así que puede que la próxima sea espectacular.

fabrica-guinness-gravity-mirador-13

Lo siento, rubita, tengo que marcharme


El año dos mil

15/02/2014
Una app

Una app

En mi infancia, y estoy hablando de allá por los años ochenta, era bastante común el añadir el “2000” al nombre de un producto o negocio con pretensiones de modernidad. Por aquellos tiempos también gustaba mucho la expresión “siglo XXI” y la tipografía como de reloj digital. Creo que sin casi darnos cuenta estas cosas se quedaron atrás, del mismo modo que ya no quedan niños preguntándose cuántos años tendrán a la vuelta del milenio ni si andaremos en platillo volante o en aceras como cintas trasnportadoras.

Por eso me sorprendió ver en una parada de autobús que habían escogido un nombre acabado en 2000 para una aplicación de teléfono móvil destinada a llamar taxis. Parece como que llega veinte años tarde.


Aerolíneas austriacas

25/12/2012
Lauda-air Booking Code NG

Lauda-air Booking Code NG

El mismo cuaderno sobre el que he escrito hace un rato, lleva en la parte interior de la contraportada una pegatina con un ratón y un logo de la compañía Lauda Air. Se supone que es un sistema de mnemotecnia para recordar que el código de la compañía es NG en el sistema de reservas Amadeus, que es donde uno hace un booking, y como booking acaba con ene-ge, pues eso.

En mi primer año y parte del segundo en aquello de las líneas aéreas trabajé también para el grupo de compañías de Austrian Airlines, que aparte de la compañía matriz, del mismo nombre, incluía a Tyrolean Airways y Lauda-Air. Parte del lío de mi trabajo era que daba servicio a compañías que a la vez eran aliadas y competidoras, por lo que si alguien me llamaba por teléfono para hacer una reserva de París a Viena, tenía que fijarme por qué línea había entrado la llamada y en función de ello vendérselo con Austrian Airlines o con la Lufthansa.

En realidad los vuelos funcionaban con código compartido, pero cada compañía ganaba el billete del pasajero que transportaba. El mejor vuelo era el que salía de París a las 7.30, porque llegaba a todas las conexiones que salían luego de Viena. Había destinos interesantes. En aquél tiempo, el único vuelo directo desde Europa a Katmandú, la capital de Nepal (que siempre estaba lleno y nunca conseguí ni siquiera ver una plaza libre). También la única conexión directa con Pristina en Kosovo, y estoy hablando de un año después de lo peor de la guerra. Creo que el billete más barato desde París costaba unos 6.000 francos, o sea cerca de mil euros. Alguna gente se quejaba, pero también el riesgo de meter un avión en una coyuntura así tiene un precio. Me contaron que sólo iban diplomáticos y periodistas.

Respecto a Lauda Air, específicamente, formaba parte del grupo pero era una parte pequeña y para mi actividad, casi marginal. La compañía la había fundado el campeón de Fórmula 1 Nikki Lauda, pero en los tiempos de los que estoy hablando (año 2000) ya se había quitado de enmedio. Hacia vuelos chárter que se vendían a través de agencias y que en mi sistema resultaban carísimos. Tenía algunos destinos curiosos, como Bali – Den Pasar y una flota más amplia que lo que veo que le queda a día de hoy (¡un sólo avión!).


Las cuatro estaciones

16/12/2010

16.12.2010

Hoy hace diez años que estuve en este concierto. Creo. Conservaba el folleto como recordatorio del mismo. Pero estoy muy seguro de que no tuvo lugar en la sala que se indica, sino en el vestíbulo del Museo Nacional, en la plaza de san Wenceslao a unos metros del lugar en el que en 1968 se inmoló Jan Palach.

Recuerdo que tocaron Las cuatro estaciones. Eso es seguro. El día fue muy frío y estábamos cansados. Quizá el folleto era para el día anterior o el posterior. Había multitud de conciertos en Praga y eso seguía siendo una de las atracciones turísticas de la ciudad durante mi segunda estancia en 2007.


Limpia fija y da esplendor (Arturo Pérez-Reverte)

04/08/2010

Hoy me ha llegado un correo con una propuesta -en clave humorística- de reforma ortográfica de la lengua inglesa. Creo que no es la primera vez que lo veo ni tampoco es exactamente el mismo de las otras veces. He respondido a mi corresponsal, que también habla el español, con el artículo que publicó Arturo Pérez-Reverte en El Semanal en el año 2000.

No estoy seguro de cuándo empezó con esa columna. Recuerdo que era uno de los pequeños placeres de mi vida en España a finales de los noventa. Luego el destierro lo interrumpió. Recuerdo que hubo quien me envió los recortes por carta, y que en mayo de 2000 mi hermana me trajo como regalo La carta esférica y también que en noviembre de 2002 adquirí Patente de Corso en una librería, cerca de la calle Florida en Buenos Aires. Quizá fue aquel día cuando leí el artículo o aunque es más probableme que para entonces ya me hubiera llegado por imeil. También compré Vivir para contarla. A la devaluación del peso se lo tengo que agradecer y que me disculpen mis amigos argentinos.

Creo que nunca he escrito sobre Pérez-Reverte. Un escritor admirable del que he leído casi todo y que supongo que no me gustaría demasiado si lo conociera en persona. Me ha costado encontrar el texto e incluso he encontrado versiones modificadas y mutiladas, así que por aquí lo dejo. Entiendo que esto no es una violación de los derechos de autor,  pero en fin, que si el autor o la revista o su señoría nos lo piden, pues lo quitaremos.

Respecto al fondo del artículo. Yo ya no sé qué pensar, si la gente es cada vez más analfabeta, o si al contrario lo es cada vez menos, pero Internet ha permitido que el analfabetismo y las carencias educativas de la sociedad salgan a la luz. Es algo sobre lo que hace algún tiempo tenía pensado escribir y ya lo elaboraré más adelante. En principio, soy contrario a cualquier reforma ortográfica, o a que desaparezca la eñe, y ni siquiera el signo de abrir interrogación o exclamación, por los que hago campaña desde hace un tiempo.

Limpia fija y da esplendor. Arturo Pérez-Reverte; El Semanal, 6 de febrero de 2000.

Acabo de recibir un e-mail de Pepe Perona, el maestro de Gramática, reproduciendo otro que le ha enviado no sabe quién. Desconocemos el nombre del autor original, así que, en esta versión postmoderna del manuscrito encontrado, me limito a seguir el juego iniciado por mano genial y anónima. El maravilloso texto se refiere a una supuesta reforma ortográfica que va a aplicar la Real Academia, a fin de hacer más asequible el español como lengua universal de los hispanohablantes y de las soberanías soberanistas. Y lo reproduzco con escasas modificaciones.

Según el plan de los señores académicos -expertos en lanzada a moro muerto-, la reforma se llevará a cabo empezando por la supresión de las diferencias entre c, q y k. Komo komienzo, todo sonido parecido al de la k será asumido por esta letra. En adelante se eskribirá kasa, keso, Kijote. También se simplifikará el sonido de la c y la z para igualarnos a nuestros hermanos hispanoamerikanos: “El sapato ke kalsa Sesilia es asul”, y desapareserá la doble c, reemplasándola la x: “Mi koche tuvo un axidente”. Grasias a esta modifikasión los españoles no tendrán ventajas ortográfikas frente a los hermanos hispanoparlantes por su extraña pronunsiasión de siertas letras.

Se funde la b kon la v, ya ke no existe diferensia entre el sonido de la b larga y la v chikita. Por lo kual desapareserá la v y beremos kómo obbiamente basta kon la b para ke bibamos felises y kontentos. Lo mismo pasará kon la elle y la ye. Todo se eskribirá kon y: “Yébame de biaje a Sebiya, donde la yubia es una marabiya”. Esta integrasión probokará agradesimiento general de kienes hablan kasteyano, desde Balensia hasta Bolibia.

La hache, kuya presensia es fantasma en nuestra lengua, kedará suprimida por kompleto: así, ablaremos de abichuelas o alkool. Se akabarán esas komplikadas y umiyantes distinsiones entre echo y hecho, y no tendremos ke rompernos la kabesa pensando kómo se eskribe sanaoria. Así ya no abrá ke desperdisiar más oras de estudio en semejante kuestión ke nos tenía artos.

Para mayor konsistensia, todo sonido de erre se eskribirá kon doble r: “El rrufián de Rroberto me rregaló una rradio”. Asimismo, para ebitar otros problemas ortográfikos, se fusionan la g y la j para ke así jitano se eskriba komo jirafa y jeranio komo jefe. Aora todo ba kon jota de kojer. Por ejemplo: “El jeneral korrijió los korreajes”. No ay duda de ke estas sensiyas modifikasiones aran ke ablemos y eskribamos todos kon jenial rregularidad y más rrápido rritmo.

Orrible kalamidad del kasteyano, jeneralmente, son las tildes o asentos. Esta sankadiya kotidiana desaparese kon la rreforma: aremos komo el ingles, ke a triunfado unibersalmente sin tildes. Kedaran eyas kanseladas en el akto, y abran de ser el sentido komun y la intelijensia kayejera los ke digan a ke se rrefiere kada bokablo: “Oserba komo komo la paeya”.

Las konsonantes st, ps, bs o pt juntas kedaran komo simples t o s, kon el fin de aproximarnos a la pronunsiasion ispanoamerikana y para mejorar ete etado konfuso de la lengua. Tambien seran proibidas siertas asurdas konsonantes finales ke inkomodan y poko ayudan al siudadano: “¿Ke ora da tu rrelo?”, “As un ueko en la pare” y “Erneto jetiona lo aorro de Aguti”. Por supueto, entre eyas se suprimiran las eses de los plurales: “La mujere y lo ombre tienen la mima atitude y fakultade inteletuale”.

Yegamo trite e inebitablemente a la eliminasion de la d del partisipio pasado y kanselasion de lo artikulo, impueta por el uso: “E bebio te erbio y kon eso me abio”. Kabibajo asetaremo eta kotumbre bulgar, ya ke el pueblo yano manda, kedando suprimia esa de interbokalika ke la jente no pronunsia. Adema, y konsiderando ke el latin no tenia artikulo y nosotro no debemo imbentar kosa ke Birjilio, Tasito y lo otro autore latino rrechasaban, kateyano karesera de artikulo. Sera poko enrredao en prinsipio, y ablaremo komo fubolita yugolabo en ikatola, pero depue todo etranjero beran ke tarea de aprender nuebo idioma rresultan ma fasile. Profesore terminaran benerando akademiko de la lengua epañola ke an desidio aser rreforma klabe para ke nasione ipanoablante gosemo berdaderamente del idioma de Serbante y Kebedo.

Eso si: nunka asetaremo ke potensia etranjera token kabeyo de letra eñe. Ata ai podiamo yega. Eñe rrepresenta balore ma elebado de tradision ipanika y primero kaeremo mueto ante ke asetar bejasione a simbolo ke a sio y e korason bibifikante de lengua epañola unibersa.


Año hernandiano

16/01/2010

Tengo buenas razones para subir este soneto. Una de ellas es que este 2010 es el año del centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Recuerdo un tomo de sus obras completas que tomé de la biblioteca hace ya unos diez años. Este poema me agradó especialmente, por la angustia que refleja. En su día me pareció que el desamor es como el sarampión, que se pasa mejor cuanto más joven.

SONETO

No me conformo, no: me desespero
como si fuera un huracán de lava
en el presidio de una almendra esclava
o en el penal colgante de un jilguero.

Besarte fue besar un avispero
que me clava al tormento y me desclava
y que cava un hoyo fúnebre y lo cava
dentro del corazón donde me muero.

No me conformo, no; ya es tanto y tanto
idolatrar la imagen de tu beso
y perseguir el curso de tu aroma.

Un enterrado vivo por el llanto
una revolución dentro de un hueso,
un rayo soy sujeto a una redoma.

Miguel Hernández
(El rayo que no cesa, 1936)