Episodios Nacionales: El equipaje del rey José

03/01/2018

“…y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde.”

Pronto me puse con uno de mis proyectos para este año, que es el de leer las diez novelas de la segunda serie de los Episodios Nacionales de Pérez Galdós. El primer día de 2018 di cuenta de la primera entrega, El equipaje del rey José, que sucede en tierras de Burgos y Álava en los alrededores tanto en el espacio como en el tiempo de la batalla de Vitoria de 1813.

Con Galdós me pasa como con Dostoyevski, que la historia puede ser grandiosa pero la miga de verdad la encuentro en las reflexiones del narrador. Aquí respecto de un linchamiento fallido:

El populacho es algunas veces sublime, no puede negarse. Tiene horas de heroísmo, en virtud de extraordinaria y súbita inspiración que de lo alto recibe; pero fuera de estas horas, muy raras en la historia, el populacho es bajo, soez, envidioso, cruel y sobre todo cobarde.

Aquí sobre los efectos provocados por la combinación de las pasiones amorosas y las patrióticas:

Un hecho es este cuyo tenebroso misterio no penetrará jamás con exactitud el observador; pero es indudable que la pasión amorosa confundida con el arrebatado sentimiento patriótico que en el alma de la mujer produce fenómenos extraordinarios, durante las grandes guerras de raza, está sujeta a veleidades casi increíbles. El fanatismo de Genara hizo de ella en la ocasión crítica que narramos un ser espantoso; pero ¿es posible pronunciar la última palabra sobre la vengativa saña de su alma exaltada, sin deslindar lo que de sublime y de perverso había en los sentimientos que precedieron a la explosión tremenda? La pavorosa figura bella y terrible, que pedía la muerte de un hombre, pocos minutos antes amado, encaja muy bien dentro del tétrico cuadro de la época, en la cual las pasiones humanas exacerbadas y desatadas arrastraban a los hechos más heroicos y a los mayores delirios. Había en Genara una entereza romana que de ningún modo podía ser completamente odiosa, y en sus odios lo mismo que en sus amores no se quedaba nunca a medias.

Hace unos meses escuché un interesante programa de radio sobre la batalla de Vitoria de 1813 y luego estuve buscando mapas y otra información. El botín de guerra, que en otras batallas es tema secundario, tuvo en ésta un protagonismo mayor.

https://archive.org/stream/elequipajedelrey00pere?ui=embed#mode/2up

Anuncios

Elecciones generales: jugando a adivinar

15/10/2011

En estos días me entretengo a ratos con las encuestas de intención de voto para las elecciones generales del 20 de noviembre en España. Todas las que he visto hasta la fecha dan al Partido Popular como ganador y superando holgadamente los 176 escaños que se requieren para la mayoría absoluta. Por ejemplo, la que publicará mañana El Mundo da al PP 196 diputados frente a 117 del PSOE. Creo que la peor proyección que he visto para el PP hasta la fecha eran 179 y para el PSOE 115 (leí a alguien que Ferraz tenía encuestas que le daban menos de 100, pero me costaría mucho creerlo).

En cambio las casas de apuestas están dando unos 140 diputados al PSOE. Creo que es posible, ya que me imagino que a la gente le da vergüenza reconocer su apoyo a un partido que ha gobernado mal y es posible que en las semanas que quedan hasta la campaña el Partido Socialista sea capaz de movilizar a la parte de su electorado tradicional que ahora se inclina por abstenerse. En cualquier caso, creo que las probabilidades de un escenario distinto a la mayoría absoluta del PP son muy bajas,. Una vez calculé que para hacer una encuesta precisa en escaños harían falta unas 30.000 entrevistas, para así poder tener precisión en el resultado de cada circunscripción provincial, pero el margen de ventaja es tan grande que ni con eso ni con el posible recorte que se produzca veo que pueda ser de otra manera.

Así que vamos a circunscripciones provinciales, que es donde se puede acertar con más facilidad.  Las hay más fáciles y más dificiles. En algunas como Cáceres es fácil saber que el resultado va a ser (PSOE 2 – PP 2), en otras como Madrid, con 36 diputados a repartir es mucho más complicado acertar el reparto definitivo. Me voy a poner con el País Vasco y Navarra, donde creo que los resultados van a ser los siguientes, independientemente de que el lunes ocurra o no lo que muchos auguran:

Guipúzcoa: Amaiur 2 – PNV 2 – PP 1 – PSE 1

Vizcaya: PNV 2 -PP 2 -PSE 2- Amaiur 2

Álava: PP 2- PNV 1 – PSE 1

Navarra: PP/UPN 3 – PSE 1 – Amaiur 1

Los recojo de un correo que he enviado hoy a unos amigos, hablando de cosas de estas. Me dicen que es posible que en Álava haya un cuadruple empate a uno y creo que tienen razón, es lo que sucede con los resultados de las locales de este año. El truco va a estar en si el probable ganador, el PP, dobla en votos a Amaiur. Cuando uno ve los resultados de las dos útimas elecciones que ganó (1996, 2000) parece perfectamente posible, en cambio si uno ve los 36.ooo votos que sacarón entre Bildu y Aralar en marzo, muy complicado. Creo que uno de los factores que va a explicar esto y muchas otras cosas es hasta que punto va a mantenerse  la  inclinación hacia el bipartidismo PP-PSOE de 2004 y 2008. Todos sabemos que al ser sobre todo una concentración de voto anti-PP en el PSOE se va a reducir, pero habrá que ver cuanto.

Mi cálculo se basaba en parte en las elecciones del año 2000, que a priori pueden ser las más parecidas a las de 2011 y en los resultados de las elecciones locales de marzo de este año, así como en el reconocimiento de tendencias históricas que han venido produciéndose desde hace años (mejores resultados de PP y PSOE en elecciones generales en comparación con cualesquiera otras). La disolución o lo que sea de ETA puede ser el gran factor distorsionador, pero hasta cierto punto no tanto, ya que los escaños son habas contadas y Bildu ya estuvo en marzo muy cerca de lo más que puede llegar a lograr. En general creo que tengo más probabilidades de acertar en Guipúzcoa y Navarra y menos en Vizcaya y Álava.

Si se dieran estos resultados tendría curiosidad por saber cuál será la estrategia del PNV, que probablementese va a ver como CiU en 2003-4. A CiU la de la paciencia y la moderación le ha acabado saliendo bien a medio plazo, y tiene aspecto de que para ellos puede ser incluso mejor ya que un Gobierno Vasco “de izquierdas” va a ser inpensable todavía durante bastantes años. Claro que en cualquier momento puede volver a sacar el plan Ibarretxe del cajón. Me imagino que esperará a las autonómicas de 2013 mientras Bildu se desgasta en los sitios donde gobierna a causa de la crisis e ideas peregrinas que se irán viendo.