Las maravillas del mundo

04/07/2017

El domingo pasé un rato entretenido hojeando un antiguo libro persa. No sé ni tres palabras ni puedo leer nada, era pura delectación en la contemplación de las miniaturas. Es una copia del siglo XVII en la India, pero el tratado árabe original la antecede por cinco siglos. Así es como presentan la obra en la World Digital Library:

Este manuscrito persa contiene el texto de Faraḥ nāmah (Enciclopedia de la naturaleza de Farah) y las ilustraciones que lo acompañan. Este trabajo es también conocido con el título de Ajayib al-dunya (Maravillas del mundo). La obra es un tratado de historia natural de al-Muṭahhar ibn Muḥammad al-Yazdi (prosperó circa 1184). El manuscrito fue copiado en el siglo XVII en escritura nasta’liq grande, y está iluminado con detalladas ilustraciones multicolores de animales, aves, plantas, rocas y seres humanos. La pintura persa en miniatura se ​​estaba convirtiendo en un género de las bellas artes en los siglos XII y XIII, y se permitía la representación de la figura humana en contextos laicos en los países islámicos. Las imágenes que aquí se muestran son de colores brillantes y frescos, la mayoría en dos dimensiones, pero en algunos casos dan la idea de perspectiva. El diseño muy variado, con ilustraciones grandes y pequeñas en diferentes posiciones en la página y, a veces, atravesando el marco del texto, da gran vivacidad a la obra. El manuscrito se encuentra en la Biblioteca de Historia de la Medicina, parte de la Biblioteca Médica Harvey Cushing/John Hay Whitney, de la Universidad de Yale.

No estoy muy seguro de si namah puede ser “enciclopedia” o si sólo es, más humildemente, “libro”. Creo que la idea de enciclopedia es europea y del XVIII. Si el Shahnamah de Ferdousí es de modo simple y suficiente el Libro de los Reyes no veo por qué a este otro habría que subirle de rango.

Symurgh

Ejemplar producido en Lucknow (esa ciudad de la India cuya grafía siempre me pareció como muy británica) en tiempos de los mogoles: sea Jahangir, Shah Jahan o Aurangzeb, cuando el persa era lingua franca en un espacio geográfico mayor que el que hoy mantiene. Me dicen que el persa es una de las lenguas conservadoras y que ha evolucionado poco en los último mil años, por lo cual los libros de hace cuatro siglos deberían ser bastante comprensibles.

Olivo

El libro es un catálogo de plantas y animales, algunos mitológicos. Supongo que los describe e informa de su utilidad para el hombre. Me quedo con cierta curiosidad insatisfecha. Algo que podría mejorar la experiencia de apreciar los libros en la WDL sería una opción para glosar el texto en otros idiomas.


El templo de Lúxor

21/10/2016
Sin gente

Sin gente

El otro día me he dado cuenta por casualidad de que hace diez años de cuando recorrimos Egipto, o por decirlo con más precisión (aunque Egipto no deje de ser una raya de agua en la arena) de la semana que pasamos entre El Cairo y Lúxor. Después de bastantes años se me ha ocurrido volver a mirar las fotos de entonces. La edad se va notando. El país también ha cambiado mucho, en varios sentidos a peor, y ahora no me parece un destino tan apetecible como en 2006.

Eso puede que tenga alguna ventaja. Llegamos a Lúxor tras una noche entera en tren y tras encontrar alojamiento el primer lugar que fuimos a ver fue el templo que da nombre al sitio. Lúxor es en árabe al-Uqsur, que es el plural de al-Qsar. Las guías turísticas se escriben primero en inglés y luego se traducen y dicen que el nombre significa “los palacios” pero “los alcázares” es una traducción mucho más acertada hacia lo nuestro. Cuando los árabes llegaron en el siglo séptimo descubrieron los templos enormes cubiertos por la arena y por alcázares los tomaron o así los llamaron.

En la entrada del templo, que creo que debe verse antes que el de Karnak, ya que hacerlo al contrario podría resultar decepcionante, tomé dos fotografías. Una en la que no podía verse la muchedumbre turística y otra con la realidad de lo que es o lo que era aquello. Seguramente hoy día esté menos concurrido, para alivio del visitante y tristeza de la economía local.

Con gente

Con gente


Palabras arábigas e ibéricas

26/08/2016
adfs

Del Alhocigo (Cap. CXL)

Tomé esta ilustración de un pistachero de la edición del “De Materia Médica” de Dioscórides Anazarbeo preparada por el doctor Andrés Laguna e impresa por Juan Lacio en Amberes en 1555, por los tiempos en que los Países Bajos eran dominados por la misma monarquía que España. El fruto seco al que hoy llamamos pistacho se conoció en tiempos como alhócigo, alfócigo o alfónsigo, que nos parecen nombres necesariamente más hermosos en este blog titulado y subtitulado por palabras árabigas.

Otra palabra arábiga que aparece en este tratado y que había leído pocas veces y oído jamás es albérchigo, que vale tanto como albaricoque y que muestra el origen pérsico de la fruta. La última vez que estuve en Guipúzcoa vi un cartel en una frutería y en él anunciaban al albaricoque como alpertxiko. No sé si es la forma vascuence más habitual, ya que encuentro varias en los diccionarios, pero la tomo para una lista de palabras (entre las que se encuentran el mercado y la camisa) con la extraña de característica de que el vasco usa una palabra árabe con más frecuencia que el castellano, que gasta pocos albérchigos, zocos y alcandoras.


Rabat significa arrabal

28/01/2016

Revelación sobrevenida con el primer café de la oficina, que me resuelve una duda que me había planteado en Malta y sobre la que ahora creo que mi paseo mental por los antiguos dominios de los almorávides me dio una respuesta errónea. Cuando el taxista aquel dijo en inglés decente pero no muy fluído que rabat es “algo que está ligado” (el verbo inglés era to tie), creo que la palabra precisa falta hacía falta y no hay en inglés es “arrabal

arrabal
Del ár. hisp. arrabáḍ, y este del ár. clás. rabaḍ.

1. m. Barrio fuera del recinto de la población a que pertenece.

2. m. Cada uno de los sitios extremos de una población.

3. m. Población anexa a otra mayor.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Me había llegado un guasap de una conocida que tiene una hija estudiando aquí en Dublín y que va a venir a visitarla unos días y piensa alojarse en Gardiner st. Me decía que la familia con la que está alojada la hija le decía que es una zona barata pero peligrosa y que a ver qué me parece. Yo, como vivo cerca y paso por esa calle a diario le quería decir que no y estaba buscando una palabra para definir la mentalidad de los anglosajones que se alejan del centro de las ciudades para vivir en casas unifamiliares. La palabra que buscaba era suburban, que en español no es lo mismo (aunque quizá “suburbana” funcione un poco mejor que “suburbial”) ya que para nosotros no es urbanización de chalés sino arrabal amargo.

Ahí de repente se me ha ocurrido que arrabal es una palabra árabe (o para lo maltés, semítica) con su erre solar.y coronal.

El Rabat maltés es obviamente arrabal de Medina. Me he puesto a investigar el marroquí, y veo que en la traducción un libro francés del siglo XVIII cuyo título completo no me atrevo a citar se dice:

Se llamó Rabat como quien dixera Arrabal.

Dice la enciclopedia baratita que fundaron la ciudad junto a otra que queda al lado, lo cual encaja con la idea de arrabal.

Rabat has a relatively modern history compared to the nearby ancient city of Salé

La letra “d” esa luego “t” esa que queda al final de la palabra “rabat” الرباط y cómo se convierte en “l”. No sabemos ni pronunciar Madrid sin convertirlo en Madriz y vamos a cascarnos una oclusiva alveolar sonora faringealizada. Esa sería buena.


Lenguas coloniales

14/08/2012

Miniaturas otomanas

Hace una semanas Nizar me leía la página por la que estaba abierto un antiguo libro árabe en el museo. Era un tratado antiguo de caballería y hablaba de la mejor formación para el combate. Lo entendía bien a pesar de los más de seis siglos, algo que sería bastante más complicado en lengua inglesa, por poner el caso.

También había cosas en lenguas que no era capaz de entender aunque pudiera leerlas: el persa y el turco. Me contó que en Jordania los documentos del periodo otomano están escritos en turco y muchas familias conservan esos títulos de propiedad, por lo cual la figura del traductor es importante. Yo había leído  algo parecido del español en las Filipinas, que aunque dejó de ser lengua oficial, sigue utilizándose en los tribunales. Una compañera de trabajo me comentó que todo el sistema jurídico de la isla de Jersey utiliza una especie extinta de francés medieval. Son casos muy similares.

Por aquel entonces había oído en la calle y por vez primera a unos filipinos hablando español. En Dublín hay o había bastantes – muchas enfermeras – e incluso sé de un restaurante en el centro, pero nunca había dado con unos que hablasen la lengua de Cervantes. Creo que los que me encontré en Malborough st habían venido por lo del congreso eucarístico. La lengua de la fe. Por cierto, que Dublín se anuncia este año como ciudad de la ciencia de 2012, sin que a nadie le haya resultado ni medio paradójico que pretenda serlo en el año de semejante aquelarre.

El hablar de los filipinos me resultó muy parecido al de España. Creo que el español que se habla en Guinea Ecuatorial también lo es. Digo muy parecido en comparación con la mayoría de los acentos de América.


Inteligibilidad del árabe y hebreo

21/08/2011

Hace unos meses, un amigo me mandó un enlace a un foro en el que se trata la inteligibilidad del árabe y el hebreo, dos lenguas semíticas:

Recuerdo que hace tiempo nos preguntamos si eran mutuamente inteligibles.Por aquí dicen que puede ser como el parecido entre el inglés y el alemán.

Eso no sería mucho. Menos que entre el español y el italiano, por ejemplo. De todos modos, mi respuesta fue cum grano salis.

Puede ser…. pero tómalo con cautela, porque yo solía decir que el español y el portugués se entendían al 70% hablados y al 90% escritos y después de ver a mis compañeros españoles de la oficina, me lo he tenido que replantear.

En realidad esto de la inteligibilidad es un asunto complejo. Tiene que ver, en parte con la inteligencia y en parte con la experiencia. Hay gente que tiene más habilidad verbal que otra, y la capacidad de reconocer el significado en otras lenguas o dialectos similares a la propia depende de también del grado y frecuencia con la que se haya estado expuesto a la otra lengua o dialecto.

También creo que hay un nivel profundo de conocimiento de la propia lengua del que no todos los hablantes forman parte, aunque la competencia superficial de todos sea aparentemente la misma.

En resumen, tengo la sensación de que no existe algo así como “el hablante promedio” de una lengua, sino que cada uno de nosotros tiene una relación muy distinta con su lengua materna así como con cada una de las que aprende después.


Dragomán, truchimán, trujamán y trujimán

28/05/2011
A History of the Middle East

Estoy leyendo un libro bastante interesante sobre historia del Oriente Proximo. Espero comentarlo pronto. En esas, y leyendo sobre tiempos otomanos, me he encontrado con la palabra inglesa dragoman, que significa traductor o intérprete y más específicamente de las lenguas turca, árabe o persa y en un contexto histórico. El término me sonaba, y a la vez me era desconocido, así que me he puesto a ver cuál era la versión española. Me he encontrado con dragomán, truchimán, trujamán y trujimán. Como eran muchos he querido saber cuál era el más común o el más estándar.

En artículo de la wikipedia se llamaba dragomán, lo cual no es de extrañar. De hecho, una gran parte de la wikipedia en español es una mera traducción de la wikipedia en inglés y como consecuencia tiende a la literalidad ymuchas veces, por desgracia, a las malas traducciones. En cualquier caso, he puesto mi granito de arena añadiendo la sección “etimología y variantes” al artículo a partir de -cómo no- mi propia traducción del artículo dragoman en la wiki inglesa.

Mi siguiente paso ha sido ir a una fuente más autorizada, como es el DRAE. He buscado cada uno de los términos, para ver cuál es la definición y si alguno de ellos meramente remite a otros:

dragomán.

(Cf. truchimán).

1. m. p. us. Intérprete de lenguas.

truchimán, na.

(Del ár. turŷumān, intérprete).

1. m. y f. coloq. intérprete (‖ de lenguas).

2. m. y f. coloq. Persona sagaz y astuta, poco escrupulosa en su proceder. U. t. c. adj.

trujamán, na.

(Del ár. hisp. turǧumán, este del ár. clás. turǧumān, intérprete, este del arameo rabínico tūrgmān[ā] y siriaco targmānā, y estos del acadio targamānu[m] o turgamānu[m]).

1. m. y f. Persona que aconseja o media en el modo de ejecutar algo, especialmente compras, ventas o cambios.

2. m. y f. p. us. intérprete (‖ de lenguas).

trujimán, na.

(De truchimán).

1. m. y f. p. us. trujamán.

La RAE no es precisamente un dechado de coherencia, pero me parece entender que el término al que da más importancia es trujamán, y después truchimán, siendo dragomán y trujimán versiones menores que en lo básico remiten a trujamán y truchamán respectivamente.

También me he puesto a mirar si existían palabras como dragomante y dragomancia, pero no he encontrado ejemplos significativos. Después me he acordado de la palabra de argot truja, que viene a ser un cigarrillo… pero a mí me parece recordar haber oído llamar a alguien truja, creo que en el sentido trapichero de trujamán y aprovechando el parecido de su sonoridad con la de truhán.

Por último y para cerrar el círculo y ver cuál de los cuatro términos que intitulan este artículo se me ha currido recurrir a Google Ngram Viewer, esa maravilla que Google sacó hace unos meses y con la que no he tenido tiempo de jugar lo suficiente. Estos han sido los resultados:

Dragomán, truchimán, trujamán y truchimán

Advierto de que los resultados, que confirmarían que trujamán es el superhéroe del momento, están algo manipulados a mi antojo. Para empezar no he considerado las variantes dragoman, truchiman, trujaman y trujiman sin acentuar. Con esto he querido evitar que se incorporen a los resultados ocasiones en las que aparecen fragmentos en otras lenguas, aunque es discutible porque muchas personas escriben sin acentos, en especialmente en tiempos más lejanos la ortografía del español no era tan contundente respecto a su necesidad y siempre existe la posibilidad de omisión por error, o fallo en el proceso de escaneo.

También he considerado como inicio de la serie el año de 1900, para que refleje una tendencia lo suficientemente larga y desde un momento en el que el español escrito ya estaba notablemente estandarizado y sin diferir mucho del que se emplea hoy. También porque en los datos hay un elemento distorsionante a favor de dragomán alrededor de 1882 que creo que no es conveniente incluir en la serie.

Por otra parte, también se podría discutir cuánto se debe suavizar la curva. En cualquier caso y hasta que se me demuestre otra cosa declaro a trujamán vencedor del concurso para ser el mejor término que define a los traductores e intérpretes del Imperio otomano.