Los ingenieros del alma

13/09/2015
Portada constructivista

Portada constructivista

Creo que hay varios a los que la Unión Soviética siempre nos parecerá un un infierno fascinante en el que a pesar de todo lo consabidamente negativo encontraremos algo que nos atraiga. Encontré este libro en un saldo y me lo llevé. Creo que en parte porque conocía la famosa frase de Stalin y quizá también por la portada constructivista. Ahora he aprendido que el discurso en el que el hombre de acero sentenció que los escritores eran “ingenieros del alma” fue pronunciado el 26 de octubre de 1932 en un encuentro con intelectuales y que de los cuarenta y tantos  presentes, doce no sobrevivieron al periodo de las purgas.

Hoy también un puñado de asuntos que ya hemos tocado, como la desecación del mar de Aral, Isaak Babel, las hidrocracias de WittfogelTurkmenistán , los ríos a los que dio nombre la expedición de Alejandro Magno, y el mar Caspio, aunque más concretamente se trata la albufera de 18.000 km² adyacente al mismo y llamada Kara Bogaz (garganta negra) que da título a la novela de Konstantín Paustovski, novela que es el tema principal de este libro. El título parece nombrar a un proyecto sin duda mucho más ambicioso, pero a una novela de loa a Stalin y las proezas de la ingeniería hidrológica soviética le viene al pelo.

La biografía de Paustovski y su evolución de escritor servil durante el estalinismo hasta la disidencia durante el Deshielo valen al autor neerlandés como el hilo conductor de un texto que sirve para aprender detalles sobre la construcción y características de los canales de la URSS (el Belomor, que va del mar Blanco al Báltico tiene poco más de tres metros de profundidad) hasta aspectos sobre la burocracia, la censura del Glavlit y el sistema de premios y dachas para escritores afectos al régimen. Hay mucha información sobre Máximo Gorki, que hizo el camino inverso entre la discrepancia y el servicio soviético, pero se echan en falta datos sobre muchos otros autores. No sólo de los disidentes y emigrados como Pasternak y Bulgákov, sino de los purgados como Babel o de los “supervivientes” como Grossman.

En el asunto de las grandes obras de trasvase, el gran plan de revertir el curso de los ríos soviéticos para que su caudal irrigara el sur (переброска = perebroska) la idea de Marx-Wittfogel es sugerente: “cuanto mayores sean las obras hidráulicas que un estado acometa más despóticos serán sus dirigentes”. Da que pensar con respecto a nuestra dictadura de inaguraciones de pantanos. Curiosamente, un miembro de la minoría que aún justifica el plan soviético dice que es lo mismo que se hace con el Colorado en EEUU o con el Tajo en España, lo cual me da que pensar sobre el río ibérico.

mapa-kara-bogaz-canal-lenin

Google Books

Anuncios

Error en mapa impreso

25/01/2012

Lago Chad y mar de Aral (1978-2008)

Tengo entre mis manos un libro bastante interesante, del que no voy a dar el nombre para no hacerle publicidad ni desacreditarlo. Entre las muchas cosas buenas que contiene están estos mapas infográficos en los que se muestra la variación en la extensión del lago Chad y del mar de Aral entre 1978 y 2008.

El asunto del mar de Aral me pareció muy interesante desde la primera vez que oí hablar de él y se da la circunstancia de que dos amigos míos y tocayos entre sí (1, 2), han podido presenciar la orilla del otrora mar y los cascos abandonados de sus barcos in situ. He de decir que por las fotos de la NASA, el mar de Aral alcanzó su peor momento en 2009 y en 2010 se recuperó algo, aunque parece haber vuelto a perder extensión en 2011. La desecación del lago Chad es una tragedia ecológica similar. Este año conocimos el lago Seván de Armenia que parece estar recuperándose de los nefastos planes soviéticos de antaño y hogaño el lago Urmia de Irán sigue sufriendo parecidos problemas.

Aunque los mapas cumplan hasta cierto punto su función principal, lo que me sorprende es que en los mapas de contexto en los que aparecen África y Europa, al lago Chad nos lo ubiquen casi en el golfo de Guinea y que el mar de Aral aparezca en la frontera entre Rumania y Ucrania.


¿Cómo cruzar el Caspio?

13/07/2011

¡ Cáspita, el Caspio !

Ayer Marco Polo pidió consejo sobre cómo cruzar uno de los pequeños obstáculos que están puestos en medio de su particular Ruta de la Seda: un charco que se llama “el mar Caspio”. En el mapa que nos envió también aparece el mar de Aral, pero como todos saben este otro charco ya no existe.

Aunque yo no participo en esta etapa, me picó la curiosidad y saltando de página en página y de foro en foro me dio la medianoche. Es una situación en la que es difícil escoger la alternativa menos mala. Básicamente, una vez que uno se planta en Bakú, ocurre lo que dijo el piloto de la Slowly: El visado de Kazajistán es más sencillo, pero a lo sumo sale un barco por semana para Aqtau. A Turkmenistán sale aproximadamente un barco cada dos días, a veces a diario, pero el visado de tránsito cuesta más tiempo y dinero sacarlo y hay que dar fechas específicas.

Me puse a fisgar un poco y por lo que parece, en realidad no son transbordadores tipo ferry, sino cargueros que aprovechan para sacar algo más de beneficio llevando a pasajeros y sus vehículos. No se mueven del puerto hasta que no llenan el barco y por eso no tienen horarios regulares.

Me parece que esto va a ser lo más difícil del viaje, porque por lo que veo, para ir a Aktau puede pasar una semana o diez días sin que salga barco de Bakú. Y con el otro barco, que es más frecuente, si tienes un poco de mala suerte y te tarda un par de días en llegar puede que no te de tiempo a atravesar Turkmenistán con el visado de paso de 5 días. Lo bueno es que en verano parece que son más frecuentes aún, pero hay gente que ha perdido su “ventana de oportunidad” al perder un barco y no cuadrarle su visado turcomano de cinco días con la llegada del siguiente.

Pero  teniendo en cuenta que hay barcos Turkmenbashi casi todos los días, y que en cambio lo de Aqtau es sólo una vez por semana o cada diez días y los horarios no son regulares…. yo lucharía por el visado para Turkmenistán- Y lo de Kazajistán siempre puede quedar como plan B, dependiendo de lo que pase en Ankara. Hablan de Bakú como un gran lugar para sacar visados, si todo lo demás falla…. y dicen que lo normal es que el turcomano tarde diez días, pero hay gente que se lo ha sacado en cinco.

Lo que me ha parecido más complicado y diría incluso que sórdido, es lo de ir a comprar los pasajes, que valen unos 100$, a unas rusas chungas que andan por el puerto de Bakú. Tiene que ser un escenario como de peli de serie Z.


Mar de Aral

25/12/2010

 

¿Sobran barcos o falta mar?

Jorge me escribió hace poco tiempo y estuvimos a punto de coincidir en Madrid. Una de las cosas que me dijo es que estaba a punto de volver a Uzbekistán. La otra vez nos contó interesantes historias de su viaje por el país y mandó varias fotografías, entre las que escogí la de la pila de dinero uzbeco.

Le pregunté por esta del mar de Aral, ya que su desecación era un asunto que siempre me había interesado e incluso había visto documentales y coleccionado mapas. Me dijo que la había tomado desde una plataforma a la que los turistas se suben para imaginar lo que fue aquel mar y ver los residuos de chatarra en que han quedado los barcos que otrora lo surcaban.

Lo que más me conmovió de su respuesta fue lo que me contó de esa pobre gente que se queda por allí, porque cree que el mar va a volver. La mera idea es una lágrima.