Pirámide de Zoser en Saqqara

21/03/2014

Gracias a un amigo me he enterado de que este es el aspecto que presenta actualmente la pirámide escalonada de Zoser, en Saqqara, cerca de El Cairo aunque no tanto como las de Guiza. Toda cubierta de andamios para intentar sostener unas piedras que se desmoronan por momentos, aunque uno creía que después de cuatro milenios tardaría más.

Cuando anduvimos por allí no había andamiaje alguno sobre la forma apenas tetraédrica del monumento funerario. He estado mirando las fotografías y sí que tengo algunas que muestran en detalle los problemas de la estructura.

La primera vista desde el interior del recinto

La primera vista desde el interior del recinto

egipto-saqqara-zoser-01

El contraste entre lo restaurado y lo viejo

Vista del otro lado, tras dar la vuelta a la pirámide

Vista del otro lado, tras dar la vuelta a la pirámide

Y después de la presentación vayamos a cómo estaba la mampostería allá por 2006.

Detalle

Detalle

Tierra

Pulverización

Piedras

Piedras

Trozo reforzado

Trozo reforzado

La pirámide de Zoser es el edificio más destacado de Saqqara. Aunque su estado sea malo (y según leo la “revolución” de 2011 no ha contribuido a mejorarlo) no es el que peor se encuentra. Las pirámides de Unas y Teti aparentan ser poco más que túmulos de piedras y arena. Esperemos que tanto el monumento como el país mejoren, aunque no sean deseos que parezcan factibles a corto plazo.

Anuncios

El Cairo cóptico

04/11/2012

.

Esta mañana me he enterado de la elección del nuevo Papa de la iglesia copta, que ha tomado el nombre de Teodoro II. Hace poco he recuperado las fotografías de cuando estuvimos en El Cairo y que descansaban en un cedé a mil kilómetros de aquí. He recordado una foto que tomé a un cartel con fotos de carné de mucho clero en la creencia de que serían los papas de la iglesia, cosa imposible ya que no ha habido tantos desde que existe la fotografía. De hecho, en todo el siglo XX sólo ha habido seis.

Mapa de la parte más antigua de El Cairo

9.10.2006 No es que en El Cairo haya un sector o un barrio cóptico propiamente dicho, pero la parte más antigua de la ciudad en la que estuvo la fortaleza romana de Babilonia (que no es la misma de los jardines colgantes y las historias bíblicas sino otra) alberga una serie de edificios (iglesias, conventos museos) y por eso a veces se conoce como El Cairo copto a las calles que hay cerca de la parada de metro de San Jorge (Mar Girgis).

Interesante tienda de tesoros o chatarra, según se mire

La calle paralela a la vía del metro es peatonal y se pasa por delante de un dispositivo de seguridad de chichinabo, como esos arcos detectores de metales que hay en los hoteles. En general, la convivencia entre musulmanes y cristianos egipcios ha sido bastante poco conflictiva. En los seis años que han pasado desde 2006 la situación ha empeorado algo, sin que Egipto sea aún el Líbano.

Tapia del cementerio anejo a la iglesia ortodoxa griega de san Jorge

Antes de meternos en ningún sitio, estuvimos paseando un rato por unas callejas en las que no entraba la luz. Algunas entradas a edificios religiosos y las omnipresentes tiendas de recuerdos, con pirámides en miniatura y temas faraónicos. Poca gente. Turistas más que nada y algún que otro monje copto.

Masharabiya

La celosía en la entrada al convento de san Jorge, junto a la iglesia del mismo nombre. También había bonitos mosaicos en los muros. Inevitablemente, uno del patrón matando al dragón.

Cimientos del museo copto

.

Estación Mar Girgis

El muro que separa la zona de las vías le da un aire de gueto. Evidentemente está en su lugar por razones de seguridad, que no sé si son tan sólo ferroviarias o tienen que ver con lo de la calle cortada al tráfico rodado y la posibilidad de atentados. Desde la entrada a la iglesia de san Jorge, junto a los mástiles con la bandera de Egipto y tanto la antigua como la moderna bandera helena,  se ve la estación de Mar Girgis.

Iglesia ortodoxa griega de san Jorge

Cirilo

Cementerio ortodoxo

El interior de la iglesia de san Jorge podría ser el de una iglesia de Constantinopla o de Moscú. Supe leer el nombre de Cirilo en el alfabeto que él mismo inventó. Luego salimos al cementerio, que es enorme. Mucha grandeza decadente, apellidos helénicos, tumbas que fueron imponentes desmoronándose. Inevitable reflexión sobre los griegos en Egipto, desde los Ptolomeos a Kavafis.

Tumba que vio mejores días

.

Jarrón y placa

Después de ver cementerio decidimos ir a la iglesia colgante. Creo que era la hora la razón de que el museo copto estuviera ya cerrado, o quizá fuera día de descanso, el caso es que no lo vimos.

Banderas egipcia y griegas en la iglesia de san Jorge

.

Museo copto

La iglesia colgante es una curiosidad arquitectónica. En lugar de tener cimientos se apoya sobre los restos de la muralla romana. Para llegar a ella hay que llegar al final de un pasillo abierto, cuyos muros laterales contienen coloridos mosaicos y subir por unas escaleras. Es relativamente pequeña, y cuando estuvimos allí estaba en obras.

Hacia la iglesia colgante

.

La huida a Egipto

La iglesia colgante

.

Un fiel orando

.

Interior de la iglesia colgante

Obispos del Sínodo de la Iglesia Copta

Allí se encontraba el cartel con las imágenes de religiosos que yo creí papas coptos y no son sino los obispos del sínodo que lo elige.

Llevando el pan

De allí salimos para la mezquita de Amr ibn al-As, de la que Farruj el taxista decía todo el rato que era number one, number one y sólo más tarde supimos por qué.

Chicas


History of Cairo

21/11/2011

2011

2005

Last Saturday I spent quite some time at a bookshop where I had the chance to browse, very intensively, through the pages of Cairo: Histories of a City by Nezar AlSayyad. I am not very knowledgeable on the subject of the history of the city I learned to love, but I did read before Andrew Beattie’s Cairo: a cultural history before. It was in 2006, in order to get some background prior to our Egyptian holiday. So, at least I can claim I have some basic idea about the several historical phases Cairo has gone through and their relation with the current urban landscape the traveller can find. There’s people saying it is an unbearable city, come on, the capital of the Arab world.

I read a couple of chapters and had an overview of AlSayyed’s book and not being an academic myself and even if I didn’t find it tourist-oriented at all I enjoyed the experience, also because of the nice photographs and maps that are included. Definitely it is a book to be taken into account by anyobody who has an interest in things Egyptian and who has liked The Mother of the World. If I had to recommend one of the books I would choose both, but I would give AlSayyad’s to whoever wants to do serious reading and Beattie’s to the person who wants to know more about the capital of Egypt before or after a trip around the area.


Visado egipcio, aeropuerto de El Cairo (2006)

10/12/2010

Sellos del visado egipcio (2006)

Tengo un viejo pasaporte que suelo llevar en los viajes, por si le pasara algo al vigente. Como mañana andaré en tránsito, hoy lo he sacado del cajón en que lo guardo. He visto que tengo un par de visados entre sus páginas, así que puede ser el momento de iniciar una colección de escaneos.

Al llegar al aeropuerto de El Cairo, los extranjeros nos teníamos que poner en una cola para pagar los 15 dólares que costaban los sellos. Una especie de tasa por la entrada en el país. De los dos sellos que hay en la imagen, uno vale diez dólares y otro cinco. Creo que estos sellos, parecidos a los postales, ya no existen. Lo digo porque he visto el pasaporte de alguien que ha ido a Egipto después y tenía una estampita más aparente.


Los edificios de Maadi

27/11/2010

Escribí “bajar en metro hasta Maadi” como si hubiera sido algo obvio o sencillo.  Hacerse con billetes en la estación Mubarak no fue tan complicado y el trayecto se hizo corto. Lo interesante fue bajarse en la  propia estación de Maadi, المعادي‎ frente a la que había una especie de mercadillo y no saber para dónde ir, ni tener un mapa, ni poder preguntar como es debido. Al final, preguntando por el Nilo (al-Nil), nos pusieron en la dirección correcta y fuimos capaces de llegar al hotel.

Vista desde el balcón

Creo que mi compañera lo había escogido por estar al sur de El Cairo, es decir, cerca de las pirámides…. sin caer en la cuenta de que las pirámides están en la margen izquierda del río y que de todos modos hay que subir hacia el norte para pasar por el único puente que lleva a Guiza. La razón nunca quedó clara y al volver de Lúxor acabamos parando en Zamalek, que es mucho mejor lugar incluso con un hotel mucho peor.

Polución y moles de cemento

Al llegar preguntamos si nuestra habitación daba al Nilo, y nos dijeron que no. Tampoco es que nos importara gran cosa. Curiosamente un par de días más tarde, cuando teníamos que ir a Luxor y dijimos que nos íbamos, nos ofrecieron una habitación con vista al río. No sé si será una baza que utilizan para negociar, o si quizá si hubieramos pedido la habitación con vistas el día de la llegada nos la habrían ofrecido mediante el pago de un suplemento.

Unos edificios acabados y otros en construcción

El caso, es que la vista contraria al Nilo, impresionante río del que diré que no lo es a su paso por Maadi, me ha acabado pareciendo de puro fea fascinante. He comentado varias veces que la gente va a Egipto buscando un país que ya no existe, y que suele perderse el país que hay de verdad. Los edificios de Maadi, feas e imponentes estructuras de cemento, muestran como vive la clase media baja del país en las afueras de la megalópolis que es El Cairo.

Yendo en coche a ver las pirámides

Yo también he caído en lo mismo, por supuesto. En cambio, ahora cuando miro mi colección de fotos egipcias, en las que hay toneladas de piedra de pirámide, me llama más la atención ver esas fotos curiosas de cosas normales, de los poco atractivos edificios en los que vive la gente, de los estantes de un supermercado vulgar y corriente.

Hormigón cairota

El segundo día en Maadi, salí a caminar al atardecer con la intención de llegar hasta el puente. Pasando por delante del Alpha Market, los varios hoteles y junto a esos restaurantes y barcos que hay a la vera del río. Creo que no llegué hasta el Tribunal Supremo, pero sí que pasé por delante de algunas instalaciones militares. En un momento, unos soldados qe estaban comiendo de un puchero empezaron a gritarme y yo me hice el sueco y seguí andando. Creo que era por andar con la cámara de fotos por allí, pero prefiero no haberlo confirmado.

La vista desde el balcón, al atardecer

Estos edificios me han inspirado la curiosidad por saber cómo funcionarán las comunidades de copropietarios en n país de bajo capital social. Si se pagarán cuotas, si los servicios comunes están bien cuidados, cómo es el equivalente a la ley de propiedad horizontal. Quizá soy víctima de un prejuicio primermundista si digo que me imagino que tiene que haber algún tipo de organización, y que será más primitiva que las que conocemos, pero no cómo puede llegar a ser.

Más Maadi

Una noche, pasando en taxi cerca de unos ministerios, y viendo a lo lejos la Torre de El Cairo, el taxista nos dijo que la “Cairo Tower,  free“. Nunca me quedó claro qué quería decir, pero me pareció que el significado es que era privada y no pertenecía al Estado. Este taxista llamaba a las carreteras, street.

Edificio verde y marquesina arabesca

En fin, que supongo que el barrio de Maadi es un lugar totalmente prescindible, para lo que la mayoría de la gente espera hacer en Egipto, pero con el tiempo, cada vez estoy más contento de haber pasado un par de días allí, viendo lo que de verdad se cuece y dejando un poco a un lado las inevitables leyendas inventadas de faraones y cleopatras.

Edificio fino y marquesina


Primeras impresiones de las pirámides

14/11/2010

Llegamos a El Cairo en un vuelo proveniente de Fráncfort. Viajando contra el sol, los días se hacen breves. Recuerdo el aeropuerto y la pequeña aventura de conseguirse divisa y un taxi…. un buen coche pero que allí llamaban limusina. El taxi nos dejó en frente a la Estación Ramses, donde queríamos procurarnos los pasajes de ferrocarril para Lúxor, cosa que no fue posible. Recuerdo el calor, la muchedumbre, el choque cultural y una extraña oficina de cambio con más empleados de los que cabían. La aventura de bajar en metro hasta Maadi y ver el Nilo y una vez aposentados, salir hacia Guiza, por aprovechar y ver las pirámides en el poquísimo rato que quedaba de la tarde.

Primera impresión de las pirámides

Quería mostrar estas imágenes, porque la primera vista que tuvimos de las pirámides fue y a la vez no fue impresionante. Desde la carretera, en un viejo taxi, por detrás de los edificios donde moran tantos cairotas.

Carretera de las pirámides -Sharia al-Haram شعرية الحرام

Días después desde la Mezquita de Ibn-Tulún pudimos ver siluetas similares: triangulares, lejanas y rosadas. Ya escribí cuan sorprendente resulta la comprobación sobre el terreno de la cercanía de ciudad y pirámides areneras.

Poca actividad vespertina en la meseta de Guiza

Al llegar a Guiza parecía que todo el pescado estaba ya vendido. Nada que ver con lo que habríamos de ver el día siguiente. Cuatro gatos buscando el poco negocio que podía hacerse. Vendedores de alfombras y recuerdos y hombres ociosos en los cafés. No sé exactamente cómo, acabamos subidos en unos camellos y después discutiendo con el camellero.

بيبسي (Pepsi)

Como el recinto estaba ya cerrado al público no había mucho que se pudiera hacer hasta que anocheciera. Así que comimos algo en un local con vistas a la esfinge , en el resto de la clientela eran un par de estudiantes coreanas. Allí pasamos un ratillo esperando a que abrieran el espectáculo nocturno de luz y sonido. El espectáculo en sí era bastante obviable. Una voz profunda narraba en inglés, con un marcado acento árabe que se recreaba en la erre rótica. Contaba la historia de la Esfinge en primera persona. Música épica como de banda sonora de película y formas de colores impresas fugazmente en las estructuras colosales. Si alguien tiene una tarde libre en El Cairo, hace mejor en pasarla en el zoco de Jan-al-Jalili.

Giza la nuit

7 de octubre de 2006


Un malentendido habitual sobre las pirámides de Egipto

31/08/2010

La última línea de la nota de ayer tocaba a Champollion y el Egipto. La historial de Egipto antiguo nunca me había interesado demasiado. No es lo mismo que decir la historia de la República Centroafricana, por la que tampoco he tenido especial interés. La diferencia está en que siempre conocí a gente a la que fascinaba el imperio del Nilo, con sus pirámides, sus tesoros de Tutanjamón, sus Cleopatras. De hecho le tenía algo de manía, a causa de una asignatura optativa del último año de secundaria: Historia del Arte. Una expresión cósmica del aburrimiento, viendo diapositivas de jarrones y cosas como el plano del templo de Karnak y cosas que aprendía de memoria para el examen sin saber exactamente lo que eran (por ejemplo, sala hipóstila). Luego es muy diferente estar allí y ver esas columnas, que dejan de ser un párrafo en un libro sin muchas fotografías de interés para convertirse en una barbaridad megalítica que te deja boquiabierto.

Esto de exotismo de Egipto viene del siglo XIX. Creo que la mayoría de los turistas tienen la idea de que las pirámides están en medio del desierto, detrás de algún oasís al que sólo se puede llegar con camellos. A la mayoría de la gente le sorprende lo cerca que están de las pirámides los edificios de Guiza, que antiguamente era un núcleo separado  pero hoy ya forma parte de la conurbación de El Cairo.

La ciudad llega a las pirámides

Me imagino que ya no permitirán construir más cerca. La carretera llega a unos pocos metros de la Esfinge, que hasta el siglo pasado estuvo cubierta de arena y quizá por ello protegida. Desde esta imagen un tanto lejana no se aprecia bien el andamiaje adosado a su costado izquierdo.

Muy cerca de las pirámides

Por entonces más allá de las pirámides no había mucho más que desierto, pero empezaban a construir un gran museo. Por lo que he visto en Google Maps, también hay bastantes viviendas y calles construidas por allí detrás, en lo que era pleno desierto que el Nilo no riega, y al final las pirámides van a quedar completamente rodeadas.

Las obras del nuevo museo (2006)

Está previsto que el Gran Museo Egipcio esté concluido para 2013, que puede ser un buen año para volver al país.