España NO es el segundo país más montañoso de Europa

06/04/2019

Yo tuve algún libro de geografía en la EGB en el que se decía que, tras Suiza, España era el segundo país más montañoso de Europa. Creo que mucha gente ha debido de utilizar el mismo libro de texto que yo ya que una búsqueda en Google da varios miles de resultados. Como es lógico la frase viene de antes de los años ochenta. Mirando entre varios libros la publicación más antigua en la que he encontrado la afirmación de marras es una de la Delegación de Prensa del Movimiento (1961). Estaría gracioso que fuera uno de los intentos de la propaganda franquista para poner arriba España. Así, de esta manera tan peculiar.

Creo que hay dos formas de decidir qué países son más montañosos. Una relativamente sencilla es indicar la altitud media del territorio. Es un tanto curiosa ya que un país plano situado a una altitud elevada se consideraría más montañoso que otro con muchas montañas que esté al pie del mar. El mapa del Daily Telegraph que he puesto arriba indica la altitud media por países y creo que son los mismos datos que hay en una página de la Wikipedia. En Europa, en esta lista en la que no aparece Liechtenstein (quizá por diminuto, pero estaría en el podio) tenemos los siguientes países con más altitud media que España (660 m):

1- Andorra (1.996 m)
2- Armenia (1.792 m)
3- Georgia (1.432 m)
4- Suiza (1.350 m)
5- Turquía (1.132 m)
6- Montenegro (1.086 m)
7- Austria (910 m)
8- Albania (708 m)
9- España (660 m)

Y bien, Andorra es otro microestado y en los años ochenta Armenia y Georgia pertenecían a la URSS (incluso hoy hay quien considera que Transcaucasia no es parte de Europa), igualmente Montenegro era parte de Yugoslavia y el caso de Turquía en Europa siempre es problemático, pero parece bastante claro que al menos Austria y Albania son países europeos con mayor elevación que España que deberían haber sido reconocido como tales si la altitud media es el criterio a seguir.

Otra forma de mirar qué país es más montañoso es la rugosidad. Este indicador se aproxima más a lo que intuitivamente entendemos como que un terreno sea montañoso. He encontrado una lista de países y territorios en la que sale que lo más rugoso del mundo es Gibraltar (7,811). A cualquiera que haya visto lo que es el peñón le parecerá lógico. Lo quito de mi lista por no ser un país sino una cosa rara y por la misma razón quito también a las islas Feroe (2,253). En cualquier caso los tres primeros son miniestados y después está Suiza pero si entendemos la montañosidad como rugosidad hay muchos países europeos más montañosos que España:

1 Mónaco 6,612
2 Andorra 5,717
3 Liechtenstein 5,328
4 Suiza 4,761
5 Georgia 3,659
6 Austria 3,513
7 Albania 3,427
8 Grecia 3,103
9 Chipre 2,718
10 Armenia 2,688
11 Macedonia del Norte 2,665
12 Turquía 2,620
13 Eslovenia 2,496
14 Italia 2,458
15 Bosnia Herzegovina 2,311
16 San Marino 1,802
17 España 1,689

Esto empezó por una conversación guasapera sobre la segunda provincia más montañosa de España, que no era Málaga sino Guipúzcoa. Guipúzcoa es la segunda con mayor rugosidad pero una de las de menos altitud, lo cual ilustra la elección que debemos hacer para decidir a qué llamamos “más montañoso”.

Hay datos de altitud y rugosidad de las provincias españolas en este informe de Francisco J. Goerlich e _Isidro Cantarino para la Fundación BBVA (2010). También me pareció interesante el paper Ruggedness: The Blessing of Bad Geography in Africa de Nathan Nunn y Diego Puga, de donde saqué la tabla de datos por países y donde se explica qué es la rugosidad.

Anuncios

Pyramiden en Spitzberg o Spitsbergen en Svalbard

07/07/2018

El mes pasado estuve viendo un breve vídeo de National Geographic sobre uno de esos lugares raros de rusos que gracias a Internet he acabado conociendo medio bien. Esta vez no era Norilsk sino Pyramiden, el asentamiento minero ruso en la isla noruega de Spitsbergen. El ruso joven que lo protagonizaba lleva viviendo allí unos cuantos años y en un momento del reportaje sale estudiando español delante del ordenador. Si algún día vais por allí ya tenéis a alguien con quien hablar. En Barentsburg quizá ni eso.

Hoy me ha pasado un amigo una noticia sobre el inminente éxito de los audiolibros. Mi intuición es que eso no puede ser y lo dice alguien que lleva unos cuantos meses escuchando podcasts entre semana como unas cuatro horas al día. De todos modos he indicado que probaría a escuchar uno a ver si le encontraba el potencial. He pensado que sería mejor comenzar con un relato breve y en un portal que se dedica a los audiolibros de dominio público me he encontrado con las Novelas Cortas de Pedro Antonio de Alarcón, la última de las cuales es El año en Spitzberg (1,2). La experiencia no me ha parecido mala, pero es totalmente distinta a la de contemplar el texto ante tus ojos. Texto, por cierto, que merece comentario aparte.

Aprovechando el tirón me he propuesto averiguar de una vez por todas qué es Spitzberg, qué es Spitsbergen y qué es Svalbard y qué hacen o hacían los rusos por allí si es que aquello es de Noruega (alguna vez había pensado que el archipiélago estaba dividido entre ambos países, pero no es así). Yo estoy seguro de que el primer nombre que vi en mapas era Spitzberg, pero al parecer este era el nombre del archipiélago hasta el tratado de 1920 en el que se decidió que Noruega se lo quedara con ciertas restricciones en forma de ventajas a los países que tuvieran algún interés por ahí. No sé por qué, pero parece que el topónimo Spitzberg resiste bien en francés y en cambio no en los demás idiomas. La isla grande era Spitzberg Occidental (y luego Spitsbergen ídem) , pero Noruega decidió dar el nombre Svalbard, sacado de las antiguas sagas, al archipiélago y la isla mayor se quedó con el nombre de Spitsbergen a secas.


Paradoja de la línea de costa

07/04/2018

Estaba mirando un vídeo sobre la famosa paradoja esa de que con cuanta más precisión se intenta medir la costa más grande acaba siendo el resultado y menos útil el dato. Es bastante parecido a lo del mapa que idea Borges en Del rigor de la ciencia y hay otros cuantos ejemplos en los que la información menos precisa resulta más útil (por ejemplo, considerar que el promedio de piernas que tienen los seres humanos es 2 en vez de 1,9813212 que hipotéticamente podría ser la media exacta).

No tengo nada que añadir a esta paradoja de la costa, pero me ha llamado la atención el dato ibérico que aporta el vídeo según el cual la primera vez en que alguién puso su interés en este asunto allá por 1951 fuera al observar que la frontera entre España y Portugal era de muy diferente longitud según los datos que aportaba cada uno de los países (987 km o 1.214 km, pero no sé qué país daba cada cifra). Lewis Fry Richardson quería correlacionar la probabilidad de conflicto bélico con la longitud de la frontera común.

Otro dato fascinante del vídeo es que, según el manual de la CIA, Noruega sería el segundo país del mundo con más kilómetros de costa, después de Canadá. Los fiordos y tal. Me imagino que han actualizado los datos y ahora sale octavo, pero todavía con 25.000 km de costa, tanta como Australia y más que los EEUU. Si como es previsible los datos provienen de diferentes fuentes y métodos, este escalfón internacional realmente no será demasiado valioso.

 


Todo sobre Tuvalu

20/01/2018

Bandera de Tuvalu y sus nueve islas

Anteayer leí un artículo que me pareció muy interesante y que trataba sobre los números que se ocultan en ciertas palabras. Dada mi ignorancia en las lenguas polinesias, una de las cosas de las que me enteré es que el número ocho aparece en el nombre de Tuvalu, cuya traducción al español sería algo así como “ocho juntas” y que se refiere en tuvaluano a las ocho de las islas que estaban habitadas en cierto momento. Las que conforman el país y que aparecen en su bandera representadas con sendas estrellas son nueve islas, en realidad nueve atolones.

Como parece ser que en este momento las nueve están habitadas quizá debieran cambiarle el nombre al país aunque seguramente tampoco será el único que esté mal puesto. ¿No era Hispania toda la península? Lo que sí que ha cambiado unas cuantas veces es la bandera. La actual es la misma que hubo entre 1978 y 1995, con 9 estrellas. Es un poco complicado mirar cuáles son las islas en el mapa, ya que la bandera el oeste queda en la parte de arriba y el norte a la izquierda. A finales de 1995 y durante dos meses quitaron una estrella de la bandera y o mal lo estoy mirando o me parece que quitaron la de Vaitupu en vez de la de la “deshabitada” (ya no lo está) Niulakita, a la que ´-Álvaro de Mendaña llamó “La Solitaria”. El caso es que estrenaron 1996 con una bandera más moderna que les duró dos añitos para después volver de partida con la enseña británca, sus nueve estrellas insulares y un tono de azul que parece un tanto más claro que el azul marino de costumbre.

Las aguas territoriales se ven mejor que los puntitos en el mapa

Como apuntábamos el primer europeo que pasó por lo que hoy es Tuvalu fue el marino español Álvaro de Mendaña allá por 1568. Es el suyo otro de tantos nombres que si no están olvidados por los historiadores sí lo están por los españoles. Quizá ese fuera un dato referente a Tuvalu más interesante de conocer que la única referencia que yo tenía del país, por obra y gracia del libro de texto de geografía de 7º de EGB y aquella manía de hacernos memorizar capitales, que no sé si perdura: La capital del país se llama Funafuti. Me acabo de enterar de que Funafuti (6.025 habitantes en 2012) no es una ciudad sino un atolón compuesto por 33 islotes, lo que sería la razón por la que en ocasiones se cita como capital a Fongafale (el islote principal) o Vaiaku (el nucleo de población de Fongafale en el que se se encuentran los edificios administrativos).

Funafuti no es una ciudad sino un atolón

¿Y los tuvaluanos quiénes son o qué piensan de la vida? Pues son menos de once mil y hasta 1974 estuvieron en el mismo saco que los del actual Kiribati en una unidad colonial británica llamada Islas Gilbert y Ellice, en las que los que hoy son tuvaluanos eran Ellice y los kiribatianos, Gilbert. Ellice fue un mercader escocés del siglo XIX y el gilberto que dio nombre a las otras islas fue Thomas Gilbert, marino inglés del XVIII. aunque como suele pasar el primer europeo que las vio fue Pedro Fernández de Quirós que en 1606 llamó a las dos más septentrionales (Butaritari y Makin) Islas del Buen Viaje.

En 1974 hubo un referéndum en las Ellice, hoy Tuvalu, que ganaron los partidarios de separarse de las Gilbert, por lo que durante un par de años fueron dos colonias británicas separadas y posteriormente la independencia de Tuvalu llegó en 1978. Independencia relativa, dentro de lo que pueda significar para un país de diez mil almas repartido en islotes y dentro de la Commonwealth. con la reina de Inglaterra como jefe de estado y que cuya economía depende en gran medida de la ayuda de Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

En este mapa de 1884 se ven los nombres polinesios y anglosajones de las islas. Las Gilbert y las del Fénix son hoy Kiribati, Ellice es Tuvalu y Tokelau una dependencia de Nueva Zelanda.

Después ha habido otros dos referendos (en 1986 y en 2008) para ver si el país seguía en la mancomunidad británica o si se convertía en república. Lo que me sorprende del último es que la participación fuera sólo del 21.5% y los partidarios del statu quo ganaran por 1.260 votos (65%) a 679 (35%). Me gustaría saber qué cosas mejores tenía que hacer aquel día el resto de la población o por qué un asunto que concita suficiente interés como para que se organice una votación no lo genera a la vez para que se participe en la misma. En cualquier caso, la política de Tuvalu tiene que ser una cosa muy curiosa. De hecho no hay ni partidos políticos, lo que quizá lo pueda convertir en referencia para algunos españoles ilusos y críticos con la partitocracia. En otros lugares de parecido tamaño los partidos suelen ser el envoltorio que esconde plataformas personalistas pero en Tuvalu ni disimulan.

El hecho de que Tuvalu aparezca en esta lista es consecuencia de que allí no hay apenas nadie y que aunque algunos cientos de hablantes de nuestra lengua se hayan dejado caer por allí en las últimas décadas, la relación más probable con el país que puede darse hoy en día, aunque extraña y leve, sea el navegar no como Mendaña, Quiroz y Vae de Torres sino gracias a Internet por el dominio tuvaluano acabado en .tv de algún canal de television de cualquier otro lugar.


Los países fracasan por varias razones

09/04/2016
¿Por qué?

¿Por qué?

Ha caído en mis manos un ejemplar del Why Nations Fail de Robinson y Acemoglu. No sé si me tengo que alegrar de que estuviera en español, ya que la traducción me ha parecido bastante floja. En todo caso, un libro muy influyente en el pasado remoto, allá por el año 2012, y que creo que se hizo más popular en España a consecuencia de un artículo de César Molinas publicado en El País que utilizaba el concepto de elites extractivas que se emplea en el libro.

Precisamente hace unos días leí que uno de los coautores desautorizaba hasta cierto punto la aplicación a España de la teoría expuesta en el libro, que me pareció con anterioridad que habían dado por buena.

Agradable de leer ofrece interesantes versiones simplificadas del tricentenario proceso de la colonia en Iberoamérica o de la historia de Botsuana o la de Sierra Leona pero a mí me parece que fracasa al intentar explicar con sólo una causa (instituciones inclusivas frente a instituciones extractivas) y no demasiado bien delimitada lo que es un fenómeno mucho más complejo.

El institucionalismo de Institutions matter es siempre un enfoque que está ahí pero que no lo abarca todo, del mismo modo que tampoco sirve decir siempre it’s the economy, stupid. Aquí está este libro que ayuda a aprender aunque no a comprender.

Hace algunos meses vi un vídeo de una entrevista entre Jeffrey Sachs y Tyler Cowen en la que se tocaba este libro y las críticas del primero me parecen muy acertadas. Por ejemplo y sobre tod, que la geografía es muy relevante, pero también que la configuración institucional necesaria para acercarse a los mejores no es la misma que se necesita para ser un líder.

(Inciso: esto me ha hecho pensar que es un proceso similar a el tipo de decisiones que tiene que tomar un individuo/familia si quiere permanecer en su clase social o pasar a otra).

El ejemplo clásico es que Inglaterra era una isla con mal clima que no parece un lugar prometedor para iniciar la revolución industrial. Una de las ventajas de ser isla será seguramente que cuando empezó el país ya disponía de flota y que en barco los 50 km que le separan del continente se recorren antes que los 50 siguientes. También ser una isla ofrece una buena protección militar. Tampoco la geografía lo es todo, pero lo que es geográficamente bueno para la economía política va mutando.


Miguel Servet metiéndose en líos

02/02/2016
Aquí

Aquí

He estado oyendo uno de esos documentales de Documentos RNE -el único programa de radio que sigo con frecuencia- sobre la vida de Miguel Servet, Servetus o Serveto (Serveto como el pueblo oscense sería lo más adecuado en español, Servet es la forma francesa). Servetus es lo que solía aparecer por escrito ya que en el siglo XVI el latín era la lengua en la que se publicaba. Como siempre andaba en líos también se hizo llamar Miguel Villanovano (Michael Villanovanus) por ejemplo en la traducción creativa de la Geographia de Ptolomeo, que completó con sus conocimientos.

Hace muchos años vi la serie aquella de Televisión Española en la que aparecía Puigcorbé como protagonista. Creo que en el programa de radio tiran del audio de aquella para -en el minuto 38 o por ahí- meter estas líneas en la corografía de Alemania, palabras que a mí me interesaban y quería citar:

Abunda Germania en plata y también en lapislázuli, berilo, cristal de roca y amatistas. Además pieles preciosísimas de bravas fieras de la selva y en particular, como vulgarmente dicen, Hungría produce bueyes; Baviera cerdos; Franconia cepas, nabos y regaliz; Suevia meretrices; Bohemia herejes; Baviera también ladrones; Helvecia carnífices y boyeros; Westfalia embusteros y finalmente toda Germania y todo el Septentrión, glotones y bebedores.

Primero quería averiguar si era una cita buena o creación del guionista. Me parece que he encontrado la página correcta del tratado y sin saber mucho latín me temo que, aunque hay algunas partes que se reconocen, no es eso lo que dice y que faltan las cosas más graciosas.

Me quedo con la duda de si la edición de 1541 que he encontrado corrige otra de 1535, ya que en una revista estadounidense de finales del XIX sí que puede encontrarse algo bastante parecido al guión televisivo.

Popular Science (agosto de 1892)

Popular Science (agosto de 1892)

En otro orden de cosas, aunque Serveto -de donde provendría el apellido- y Villanueva de Sigena -la localidad natal- estén ambas en la provincia de Huesca no quedan precisamente a tiro de piedra e incluso a día de hoy están casi a tres horas por carretera. No creo que en España haya demasiados trayectos intraprovinciales que requieran de más tiempo.


Navegar mucho en línea recta

15/09/2014
a

El mapa en 2D

Es este un mapa que tenía guardado hace tiempo. Un mapamundi con una línea aproximadamente entre Karachi en Pakistán y la península de Kamchatka en Rusia. No recuerdo de dónde lo saqué pero decían que esa era la mayor distancia que se podía navegar en línea recta. Yo, creo que al igual que todos, soy bastante torpe para visualizar una esfera a partir de un plano. Es ésta una circunstancia que ya había comentado a propósito de la distancia entre Ciudad del Cabo y Hawái. Como me parecía bastante increíble me lo quedé hasta que tuviera tiempo de comprobar que, en efecto, se trataba de una línea recta.

Ayer curiosamente me he encontrado con una animación que muestra que lo trazado en el plano bidimensional es posible y necesario en la esfera de tres dimensiones. También un vídeo en el que dicen que la distancia es de veinte mil millas, que no se deben confundir con las veinte mil leguas de viaje submarino.