Comunidades imaginadas

02/11/2015
2ª edición

2ª edición, hay 3ª que no sé qué dirá

Hay un libro que siempre se cita en en la bibliografía de nacionalismos: “Comunidades Imaginadas” (Imagined Communities) de Benedict Anderson. A mí no me parece un gran libro y creo que del mismo modo que uno se puede despachar la Teoría de Rawls con el velo de ignorancia y los dos principios de la justicia, basta con averiguar un poco qué es una “comunidad imaginada” y qué es “el capitalismo de imprenta” para ahorrarse la lectura del libro.

De todos modos a veces uno hace cosas porque cree que tiene que hacerlas y aquí estoy yo para comentar cuatro cosillas de esta obra que aunque sea exitosa por acuñar un término nuevo y no ofrezca un gran marco teórico tiene momentos de brillo como cuando se dice que “Prusia no era un país con un ejército sino un ejército con un país”.

Como las teorías hay que ilustrarlas, Anderson tiene buenos ejemplos sobre la creación, entendida como el proceso de imaginar, de Suiza, Hungría, Vietnam… algunos otros ejemplos están más traídos por los pelos (Filipinas)

Muy relacionado con el capitalismo de imprenta es la idea de continuum dialectal. Aquí por ejemplo, un fragmento sobre algo que me pregunté antaño respecto de la inteligibilidad de las lenguas túrquicas:

The fate of the Turkic-speaking peoples in the zones incorporated into today’s Turkey, Iran, Iraq, and the USSR is especially exemplary. A family of spoken languages, once everywhere assemblable, thus comprehensible, within an Arabic orthography, has lost that unity as a result of conscious manipulations. To heighten Turkish-Turkey’s national consciousness at the expense of any wider Islamic identification, Atatürk imposed compulsory romanization. The Soviet authorities followed suit, first with an anti-Islamic, anti-Persian compulsory romanization, then in Stalin’s 1930’s, with a Russifying compulsory Cyrillization.

Pensemos por ejemplo en la posibilidad de fundir el español y el portugués o en la de dar una gramática consensuada y una litertura a unos cuantos dialectos romances de poco prestigio que aún quedan en España y en la dimensión política de cualquiera de esos proyectos.

En cuanto al proceso fundacional de la cultura hispánica como cultura universal que vino a suceder per accidens, este trozo compara la rusificación del Imperio de los zares en el siglo XIX con la colonización de América en el XVI deja ver la brecha abierta en la Historia por la era de los nacionalismos y los cambios de consciencia que implica.

While there is a certain analogy with, say the Hispanization of the Americas and the Philippines, one central difference remains. The cultural conquistadors of late-nineteenth century Czardom were proceeding from a selfconscious Machiavellism, wihle their sixteenth-century Spanish ancestors acted out of an unselfconscious everyday pragmatism. Nor was it for them really ‘Hispanization’ – rather it was simply conversion of heathens and pagans.

Que viene a ser aquello del “Lengua y patria” de Lodares de que a las malas iban por el oro y las buenas a salvar almas, pero que no tenían ningún interés en dar clases de idiomas.


Sábado peliculero

07/02/2015

Estoy intentando ajustar mis biorritmos, que es una forma exagerada de referirse al ciclo de sueño, para adaptarlos a una vida laboral asimilable. Lo hago bastante mal y en consecuencia hoy me desperté tarde y luego aparte de ir a comprar cuatro cosas para tener algo en la nevera he podido hacer el vago. Lo más destacable para mí, que apenas miro audiovisuales, es que he visto tres películas viejunas. Me las he encontrado en el Youtube, enteras y subtituladas. No sé cómo funciona eso de los derechos. A lo mejor no es que se pueda hacer sino que los dueños de los mismos no se molestan en ejercitarlos. Ni idea.

“El sabor de las cerezas” de Kiarostami. Creo que fue la primera película iraní que alcanzó cierta notoriedad en Occidente, en el año 1997. No se ajusta a nuestro canon del cine jolibudiense y a mí me cuesta mucho apreciarla. Me ha resultado aburrida y ni siquiera la atracción que tengo por la sonoridad del persa la salva. Hay una escena tonta al principio que creo que en el futuro no se entenderá. El protagonista va conduciendo despacio, se le ve a él y la vista de la ventana izquierda del vehículo (como si la cámara estuviese grabando desde el asiento del copiloto). En un momento se oye a alguien conversando por teléfono (que quedaría detrás de la cámara). Esa persona a la que no vemos pregunta al conductor-protagonista si quiere utilizar el teléfono. Casi veinte años después, es difícil imaginar que se trata de una cabina telefónica. El otro día vi por la calle un papel en una de las pocas que quedan. Decía que la iban a retirar en marzo. En el mismo año en que salió esta película, en un viaje por el norte de Francia me sorprendió la abundancia de cabinas. Esta densidad parecía entonces un signo de modernidad y hoy seguramente parecería un atraso. Puede que esté equivocado ya que no lo he investigado bien, pero me ha parecido que cerezas era una traducción más sonora pero menos precisa, ya que se refería a las moras de morera.

Luego he estado viendo dos que están bastante conectadas entre sí a través del nazismo. Una estadounidense de los años 80 que se llamó la caja de música, con Jessica Lange cuyo padre, húngaro emigrado a los EEUU, ha estado implicado en crímenes contra la población civil en Hungría en 1944-45. Es bastante de estilo telefilme con juicios pero me ha gustado. Sale el Budapest de los ochenta, el puente de las cadenas. Tengo que ver si consigo por algún lado la traducción del diálogo en húngaro que tiene con una anciana, que no aparecía subtitulado.

La otra es la famosísima “Der Untergang”, sobre los últimos días de Hitler en el búnker de la Cancillería, de la que sólo había visto la famosa escena viral doblada por todo el mundo con todo tipo de guiones de intenciones humorísticas. Eso queda casi al principio de un filme de dos horas y media. He visto algunos detalles que me han parecido que tenían que haber sido tomados necesariamente de las memorias de Albert Speer y según veo en la Wikipedia parece que ese fue el caso. Casi toda la película ocurre dentro del búnker, con unos pocos exteriores urbanos en Berlín, que creo que pretenden ser Unter den Linden.


Orígenes del poder político: rendición de cuentas

07/12/2014
El libro

El libro

Seguimos con The Origins of Political Order de Fukuyama. Si eres un estudiante de ciencias políticas mis notas serán muy útiles para ahorrarse leer el libro. Hasta ahora hemos tratado la situación  anterior a la aparición del estado , la formación del propio estado y el imperio de la ley. Hoy vamos con ese concepto que también se suele dejar sin traducir: accountability.

Dejemos a un ese tipo de razonamiento neowhorfiano que aborrezco y que en este caso, en versión que he leído en libros pretendidamente serios, vendría a ser que cómo de malos que seremos los hispanohablantes en lo de responsabilizarnos que ni siquiera tenemos un palabro como accountability.

La idea central del libro es que hacen falta tres cosas para el orden político deseable y que esas tres cosas son un estado, imperio de la ley y rendición de cuentas de los gobernantes a los gobernados. China fue el primer lugar donde apareció una estructura estatal, que sin embargo nunca estuvo limitada por la ley ni el emperador tuvo que rendir cuentas a nadie por su voluntad. También ha habido estructuras de poder que no llegan a estado y en las que la ley desempeña un papel principal, pero en las que la rendición de cuentas no ha existido (India). Es en Occidente y en especial el mundo anglosajón donde esta forma de responsabilidad política vinculada a la democracia liberal apareció y desde donde se ha extendido por el mundo. Su existencia empero tiene orígenes más antiguos.

La ausencia de obligación de rendir cuentas ha generado un poder absoluto y Fukuyama ofrece una tipología:

  • Absolutismo débil: Francia y España en los siglos XVII y XVIII
  • Absolutismo fuerte: Rusia hasta la Revolución de 1917
  • Oligarquía fracasada: Hungría y Polonia
  • Accountable government: Inglaterra y Dinamarca

Esta clasificación depende de la interacción de tres actores, que simplificando son el monarca, la nobleza y la plebe. Cuando el monarca no tiene suficiente fuerza y los nobles pueden librarse de pagar impuestos y los campesinos no pintan gran cosa se produce un absolutismo débil como el de Francia y España en la edad moderna. La crisis de este modelo es esencialmente fiscal y puede concluir de modo abrupto como en Francia en 1789 o menos, como en España. El modelo español es interesante ya que se exporta a Hispanoamérica y acaba determinando la cultura política de numerosos países.

El absolutismo fuerte de Rusia está emparentado con el despotismo oriental y de hecho no es muy diferente al de China o el imperio Otomano. Puede que su origen esté en las invasiones mongolas del siglo XIII. Aquí el poder del emperador frente a la nobleza es total y cuando la nobleza tiene algo más de fuerza las concesiones las acaban pagando los más débiles, razón por la que la servidumbre en Rusia acabó durando mucho más que en Europa occidental.

El caso de la oligarquía fracasada es aquel en el que el monarca no tiene suficiente fuerza para contrarrestar el poder de los nobles territoriales. Éstos van minando el poder central y finalmente el estado acaba destruido. En el caso de Hungría por el poder militar turco y luego quedando bajo Austria y en el de Polonia dividida entre Austria, Prusia y Rusia.

Por otra parte en Inglaterra hubo una tradición de rendición de cuentas que viene de muy atrás. Para empezar los sajones que invadieron la isla en el siglo VI ya tenían instituciones comunales que transcendían lo tribal. Hay momentos históricos clave como los nobles obligando al rey a aceptar la carta magna o la revolución del siglo XVII que lleva a que todas las clases acepten un equilibrio de poder. El parlamento siempre tuvo más poder real que las cortes de Castilla o los estados franceses. Es interesante tener en cuenta que este no es el único camino para llegar ahí, ya que Dinamarca lo consiguió prácticamente en el siglo XIX, mediante la alfabetización masiva del campesinado, la nacionalización accidental por la pérdida de Schleswig-Holstein frente a Prusia y en un proceso dirigido de arriba abajo.


Caldereros de la Hungría

07/02/2011

En estos días de febrero se celebra, especialmente en San Sebastián, pero también por el resto de Guipúzcoa la fiesta de Caldereros, que precede al Carnaval. Creo que conmemora la llegada de estos hojalateros zíngaros que arreglaban los cacharros de cocina. La gente se viste con trapos y hay varias letrillas como las de Adolfo Combarena, a las que puso música el maestro Sarriegui.

Caldereros somos de la Hungría
que venimos a San Sebastián;
aquí Momo sólo nos envía
a decirles que pronto vendrá.

Hace unos días he relacionado este asunto de los gitanos húngaros con otro dato, que he mencionado otras veces y que creo relativamente poco conocido. La mayor minoría étnica de Europa son los aproximadamete dos millones de húngaros que habitan en Rumania, en especial en Transilvania. Esto es una consecuencia de la Primera Guerra Mundial, la desintegración del Imperio Austro-Húngaro y el Tratado de Trianon de 1920 que dejó a Hungría reducida a una pequeña parte de lo que fue, quedando minorías húngaras repartidas por los trozos que se separaron del imperio: Rumania, Eslovaquia y Serbia.

 

Mapa con la división de Hungría por la que pierde el 72% de su territorio por el Tratado de Trianon en 1920 (La Hungría actual en verde pálido)

Y estaba pensando que en tiempos recientes no he oido hablar de gitanos húngaros, sino más bien de gitanos rumanos, y como la tradición comienza en 1884, varias décadas antes de la partición de Hungría, me pregunto si en realidad no se trata de gitanos de la Transilvania hoy rumana, aunque no me queda claro del todo, porque es verdad que ya antes de la partición húngara hubo y hoy también hay gitanos húngaros.

También en un esbozo histórico de la festividad leo que ” en 1828 desfiló por San Sebastián una comparsa de caldereros turcos“, y  del mismo modo me pregunto si  no sería otro su grupo étnico, siendo que en aquel momento el Imperio Otomano ocupaba la mayor parte de los Balcanes. Es posible que los caldereros vinieran de tierras dominadas por los turcos y que los cronistas hicieran constar como turca su nacionalidad cuando podían haber pertenecido a varios de los muchos pueblos que regía el sultán.

Referencias:


Cuatro tipos de nacionalismos en Europa oriental

27/07/2010

Debido a mis viajes de este año al otro lado del ya desparecido telón de acero, me suelen preguntar qué es lo que me gusta tanto de la Europa del Este. Debe de haber muchas razones y una que es sin duda importante debe de ser la de haber recorrido ya bastante la Europa de por aquí. Pero hace poco me di cuenta de que una de las cosas  que me atraían era que me recordaba en muchos aspectos a la España de los años ochenta, y ya se sabe que no hay patria como la infancia.

De hecho, el nacionalismo tiene mucho que ver con un regreso a una edad dorada e idealizada en el que las cosas eran mejor. Enlazando las dos ideas traigo a colación esta pequeña tipología que hemos traducido del libro de Sugar y que ayuda a entender diferencias importantes en la construcción de los países del oriente europeo.

Teniendo en cuenta los rasgos que el nacionalismo en Europa oriental compartía con el de Occidente, así como aquellos que los diferenciaban, podemos dividirlo […] en cuatro grupos principales. Por conveniencia, los denominaremos burgués, aristocrático, popular y burocrático. Se pueden detectar manifestaciones de todas las variedades en casi cualquier región de la Europa del Este. Sin embargo, en el primer período de los nacionalismos uno de ellos dominaba y dejó marca en el subsiguiente desarrollo de los acontecimientos.

De las cuatro variedades, el nacionalismo burgués es el que más se parecía al de Occidente. La versión aristocrática, que era básicamente una contradicción en sus propios términos, se parece vagamente a la democracia jacksoniana, mientras que la variedad burocrática tiene mucho que ver con el nacionalismo en los nuevos países que han emergido en África y Asia. El nacionalismo burgués triunfó sólo entre los checos. Polonia y Hungría son los mejores ejemplos del segundo tipo, o aristocrático; Serbia y Bulgaria del tercero; Turquía, Grecia y Rumania del cuarto.

External and Domestics Roots of Eastern European Nationalism, in Peter F. Sugar and Ivo J. Lederer (eds.), Nationalism in Eastern Europe (University of Washington Press: Seattle, 1969)


Eslovenia multilingüe

15/07/2010

Cartel bilingüe en Piran (Eslovenia)

Una de las cosas de Eslovenia que me han sorprendido gratamente es la intensidad del carácter multilingüe de su población. No es que no sea algo presumible, dado lo pequeño del país y las potencias culturales de las que está rodeado, pero será difícil encontrar otros países del mundo en los que el 92% de la población hable más de un idioma.

Por un lado más del 70% de la población habla el serbocroata, lo cual es bastante lógico ya que compartieron estado con los otros eslavos meridionales en la Segunda Yugoslavia hasta 1991. Aproximadamente la mitad de la población habla el inglés, y esto ya es más sorprendente y relevante. En las zonas del norte, que son fronterizas con Austria se conserva el alemán. Al fin y al cabo Eslovenia perteneció al Imperio Austrohúngaro hasta 1918. En unos pocos municipios del noreste del país el húngaro tiene rango de lengua co-oficial. Del mismo modo, el italiano lo tiene en tres municipios del litoral: Koper (Capodistria) Izola (Isola) y Piran (Pirano). La proximidad con la zona de Trieste y el tránsito de turistas italianos hace que la lengua italiana sea conocida no sólo por la minoría autóctona, sino también como lengua de intercambio comercial.

Así que debe de ser uno de los países a los que es más fácil viajar sin diccionario,  ni gramática ni glosario.