El que no sabe es como el que no ve

30/07/2017

Hace unos días he descubierto la interesante historia del león del Pireo, que se encuentra en el arsenal de Venecia. Escultura del siglo IV de antes de nuestra era estuvo en el puerto ateniense hasta 1687 en que los venecianos lo tomaron como botín de la guerra contra el imperio otomano. Es más conocido el dato de que en el mismo año los venecianos destruyeron el Partenón a cañonazos. Lo más curioso del león helénico es que contiene unas runas escandinavas de una de las incursiones vikinga de cuando los nórdicos se pasaron por el Mediterraneo en el siglo XI. Las marcas son muy tenues y no fueron descifradas hasta 1914. Yo he pasado por delante de esta estatua, pero el que no sabe es como el que no ve.

 


Orígenes del poder político: rendición de cuentas

07/12/2014
El libro

El libro

Seguimos con The Origins of Political Order de Fukuyama. Si eres un estudiante de ciencias políticas mis notas serán muy útiles para ahorrarse leer el libro. Hasta ahora hemos tratado la situación  anterior a la aparición del estado , la formación del propio estado y el imperio de la ley. Hoy vamos con ese concepto que también se suele dejar sin traducir: accountability.

Dejemos a un ese tipo de razonamiento neowhorfiano que aborrezco y que en este caso, en versión que he leído en libros pretendidamente serios, vendría a ser que cómo de malos que seremos los hispanohablantes en lo de responsabilizarnos que ni siquiera tenemos un palabro como accountability.

La idea central del libro es que hacen falta tres cosas para el orden político deseable y que esas tres cosas son un estado, imperio de la ley y rendición de cuentas de los gobernantes a los gobernados. China fue el primer lugar donde apareció una estructura estatal, que sin embargo nunca estuvo limitada por la ley ni el emperador tuvo que rendir cuentas a nadie por su voluntad. También ha habido estructuras de poder que no llegan a estado y en las que la ley desempeña un papel principal, pero en las que la rendición de cuentas no ha existido (India). Es en Occidente y en especial el mundo anglosajón donde esta forma de responsabilidad política vinculada a la democracia liberal apareció y desde donde se ha extendido por el mundo. Su existencia empero tiene orígenes más antiguos.

La ausencia de obligación de rendir cuentas ha generado un poder absoluto y Fukuyama ofrece una tipología:

  • Absolutismo débil: Francia y España en los siglos XVII y XVIII
  • Absolutismo fuerte: Rusia hasta la Revolución de 1917
  • Oligarquía fracasada: Hungría y Polonia
  • Accountable government: Inglaterra y Dinamarca

Esta clasificación depende de la interacción de tres actores, que simplificando son el monarca, la nobleza y la plebe. Cuando el monarca no tiene suficiente fuerza y los nobles pueden librarse de pagar impuestos y los campesinos no pintan gran cosa se produce un absolutismo débil como el de Francia y España en la edad moderna. La crisis de este modelo es esencialmente fiscal y puede concluir de modo abrupto como en Francia en 1789 o menos, como en España. El modelo español es interesante ya que se exporta a Hispanoamérica y acaba determinando la cultura política de numerosos países.

El absolutismo fuerte de Rusia está emparentado con el despotismo oriental y de hecho no es muy diferente al de China o el imperio Otomano. Puede que su origen esté en las invasiones mongolas del siglo XIII. Aquí el poder del emperador frente a la nobleza es total y cuando la nobleza tiene algo más de fuerza las concesiones las acaban pagando los más débiles, razón por la que la servidumbre en Rusia acabó durando mucho más que en Europa occidental.

El caso de la oligarquía fracasada es aquel en el que el monarca no tiene suficiente fuerza para contrarrestar el poder de los nobles territoriales. Éstos van minando el poder central y finalmente el estado acaba destruido. En el caso de Hungría por el poder militar turco y luego quedando bajo Austria y en el de Polonia dividida entre Austria, Prusia y Rusia.

Por otra parte en Inglaterra hubo una tradición de rendición de cuentas que viene de muy atrás. Para empezar los sajones que invadieron la isla en el siglo VI ya tenían instituciones comunales que transcendían lo tribal. Hay momentos históricos clave como los nobles obligando al rey a aceptar la carta magna o la revolución del siglo XVII que lleva a que todas las clases acepten un equilibrio de poder. El parlamento siempre tuvo más poder real que las cortes de Castilla o los estados franceses. Es interesante tener en cuenta que este no es el único camino para llegar ahí, ya que Dinamarca lo consiguió prácticamente en el siglo XIX, mediante la alfabetización masiva del campesinado, la nacionalización accidental por la pérdida de Schleswig-Holstein frente a Prusia y en un proceso dirigido de arriba abajo.


Orígenes del poder político: El imperio de la ley

04/12/2014
El libro

El libro

Sigo con The Origins of Political Order de Fukuyama. Si en previos comentarios hemos tocado la situación otro  anterior a la aparición del estado  y la aparición del propio estado, daremos un repaso en este momento a la ley como elemento fundamental del orden político.

Lo primero que interesa es dejar a China a un lado. De las cuatro grandes regiones del mundo que se están comparando a grandes rasgos, la más oriental es aquella en la que el estado fuerte emergió por vez primera pero en cambio es una en la que la ley no ha imperado y la voluntad del Emperador, en esta etapa histórica sustituido por el Partido Comunista, se ha impuesto sin demasiadas cortapisas. Si se busca la razón en la religión se da la circunstancia de que mientras las religiones indostaníes, así como el cristianismo y el islam tienen textos sagrados, el confucioísmo no ha estado basado en preceptos revelados.

Europa es la zona del mundo en la que primero se consolidó la ley como fuente de justicia frente a la voluntad de los poderosos. El proceso tiene que ver con la dualidad Iglesia-Estado y con el proceso de codificación del que son hitos la compilación de Justiniano y la concordia de Graciano, pero también con cosmovisión compartida por gobernantes y gobernados de que estaban en un mundo cuyas leyes no establecían ellos mismos.

En el mundo islámico existen el Corán y los hadices como fuentes originarias de ley. Se suele comparar con la cristiandad en el sentido de que no existe división entre iglesia y estado, aunque considerado diacrónicamente esto no ha sido siempre así ya que por un lado esta división en los estados cristianos se produce alrededor del siglo XI, a la vez que en el cristianismo ortodoxo el imperio Bizantino fue cesaropapista hasta su destrucción y el rasgo de las iglesias ortodoxas nacionales persiste. Por otra parte, en dos de los estados islámicos más poderosos, como fueron el  de los mamelucos de Egipto y imperio Otomano el sultán tenía la potestad de dictar normas diferentes de la sharia.

El problema que se encontraron los ingleses en la India es que no ha existido una codificación coherente de las normas religiosas, por lo que tuvieron que desistir en su empeño de aplicar la tradición local para impartir justicia. En cambio, tras la independencia, se ha implantado un sistema de legislación complejo y que mezcla fuentes de diversa procedencia. La diferencia con el mundo árabe ha estado en que tras la descolonización, los estados árabes han pasado a estar dominados por dictadores militares que no han tenido el contrapeso de la autoridad de los ulemas.

Hay una referencia en este capítulo a las ideas de Hayek sobre la diferencia entre la ley y la legislación que por sus conexiones con la actualidad merecerá comentario aparte.


Miniatura otomana

22/06/2014
afsa

Estambul 1582

Hace un par de años que tenemos este cuadro en un rincón de la casa. Hoy se me ha ocurrido echarle una foto, a ver si con Google Images conseguía averiguar qué representaba.  Conozco el lugar, que es el Hipódromo de Estambul y parece claro que es algún acto en presencia del sultán, posiblemente una ofrenda floral.

Curiosamente sólo me ha salido la imagen en un par de páginas chinas. Tras la autotraducción la inglés me han salido las palabras “prince” y “circumcision” y a través de ellas he averiguado que es la representación de la ceremonia de circuncisión en 1582 del príncipe Mehmet, hijo de Murad III. Según parece hay un libro llamado Surname-I Hümayun que viene a ser el equivalente a los álbumes de boda actuales y que contiene multitud de miniaturas que representan lo acontecido durante la celebración.

He estado buscando sin éxito una versión completa en línea y me ha llamado la atención el hecho de que en mis búsquedas algunas de las imágenes aparecen con mucha frecuencia y que en concreto la de mi cuadro no. El gremio de vendedores de pan y los arquitectos con su maqueta pueden encontrarse por doquier. En cambio no encuentro por ninguna parte a los que por el momento considero jardineros o floristas. Algo que me resulta curioso es que mientras que en nuestro cuadro aparece el obelisco de Teodosio no se ve por ninguna parte la columna de las tres serpientes, un elemento que sí que sale en otras de las imágenes.

En el libro Crafts and Craftsmen of the Middle East: Fashioning the Individual in the Muslim Mediterranean (I.B. Tauris & Co Ltd, Londres 2005) hay un capítulo de Gisela Procházka-Eisl titulado “Guild Parades in Ottoman Literature; The Sûrnâme of 1582” al que he estando echando un vistazo por si incluía un listado completo de las miniaturas. Al parecer hay tres ejemplares del libro en Estambul, Leiden y Viena y el de Viena es el que más minuaturas y gremios contiene. Se me ocurre que es posible que esta representación sólo se encuentre en el ejemplar vienés y que por ello sea menos conocida.

Si ha leído hasta aquí y en su mente sûrnâme ha resonado como la palabra “apellido” en inglés, siéntase muy tonto.


Lenguas coloniales

14/08/2012

Miniaturas otomanas

Hace una semanas Nizar me leía la página por la que estaba abierto un antiguo libro árabe en el museo. Era un tratado antiguo de caballería y hablaba de la mejor formación para el combate. Lo entendía bien a pesar de los más de seis siglos, algo que sería bastante más complicado en lengua inglesa, por poner el caso.

También había cosas en lenguas que no era capaz de entender aunque pudiera leerlas: el persa y el turco. Me contó que en Jordania los documentos del periodo otomano están escritos en turco y muchas familias conservan esos títulos de propiedad, por lo cual la figura del traductor es importante. Yo había leído  algo parecido del español en las Filipinas, que aunque dejó de ser lengua oficial, sigue utilizándose en los tribunales. Una compañera de trabajo me comentó que todo el sistema jurídico de la isla de Jersey utiliza una especie extinta de francés medieval. Son casos muy similares.

Por aquel entonces había oído en la calle y por vez primera a unos filipinos hablando español. En Dublín hay o había bastantes – muchas enfermeras – e incluso sé de un restaurante en el centro, pero nunca había dado con unos que hablasen la lengua de Cervantes. Creo que los que me encontré en Malborough st habían venido por lo del congreso eucarístico. La lengua de la fe. Por cierto, que Dublín se anuncia este año como ciudad de la ciencia de 2012, sin que a nadie le haya resultado ni medio paradójico que pretenda serlo en el año de semejante aquelarre.

El hablar de los filipinos me resultó muy parecido al de España. Creo que el español que se habla en Guinea Ecuatorial también lo es. Digo muy parecido en comparación con la mayoría de los acentos de América.


Dragomán, truchimán, trujamán y trujimán

28/05/2011
A History of the Middle East

Estoy leyendo un libro bastante interesante sobre historia del Oriente Proximo. Espero comentarlo pronto. En esas, y leyendo sobre tiempos otomanos, me he encontrado con la palabra inglesa dragoman, que significa traductor o intérprete y más específicamente de las lenguas turca, árabe o persa y en un contexto histórico. El término me sonaba, y a la vez me era desconocido, así que me he puesto a ver cuál era la versión española. Me he encontrado con dragomán, truchimán, trujamán y trujimán. Como eran muchos he querido saber cuál era el más común o el más estándar.

En artículo de la wikipedia se llamaba dragomán, lo cual no es de extrañar. De hecho, una gran parte de la wikipedia en español es una mera traducción de la wikipedia en inglés y como consecuencia tiende a la literalidad ymuchas veces, por desgracia, a las malas traducciones. En cualquier caso, he puesto mi granito de arena añadiendo la sección “etimología y variantes” al artículo a partir de -cómo no- mi propia traducción del artículo dragoman en la wiki inglesa.

Mi siguiente paso ha sido ir a una fuente más autorizada, como es el DRAE. He buscado cada uno de los términos, para ver cuál es la definición y si alguno de ellos meramente remite a otros:

dragomán.

(Cf. truchimán).

1. m. p. us. Intérprete de lenguas.

truchimán, na.

(Del ár. turŷumān, intérprete).

1. m. y f. coloq. intérprete (‖ de lenguas).

2. m. y f. coloq. Persona sagaz y astuta, poco escrupulosa en su proceder. U. t. c. adj.

trujamán, na.

(Del ár. hisp. turǧumán, este del ár. clás. turǧumān, intérprete, este del arameo rabínico tūrgmān[ā] y siriaco targmānā, y estos del acadio targamānu[m] o turgamānu[m]).

1. m. y f. Persona que aconseja o media en el modo de ejecutar algo, especialmente compras, ventas o cambios.

2. m. y f. p. us. intérprete (‖ de lenguas).

trujimán, na.

(De truchimán).

1. m. y f. p. us. trujamán.

La RAE no es precisamente un dechado de coherencia, pero me parece entender que el término al que da más importancia es trujamán, y después truchimán, siendo dragomán y trujimán versiones menores que en lo básico remiten a trujamán y truchamán respectivamente.

También me he puesto a mirar si existían palabras como dragomante y dragomancia, pero no he encontrado ejemplos significativos. Después me he acordado de la palabra de argot truja, que viene a ser un cigarrillo… pero a mí me parece recordar haber oído llamar a alguien truja, creo que en el sentido trapichero de trujamán y aprovechando el parecido de su sonoridad con la de truhán.

Por último y para cerrar el círculo y ver cuál de los cuatro términos que intitulan este artículo se me ha currido recurrir a Google Ngram Viewer, esa maravilla que Google sacó hace unos meses y con la que no he tenido tiempo de jugar lo suficiente. Estos han sido los resultados:

Dragomán, truchimán, trujamán y truchimán

Advierto de que los resultados, que confirmarían que trujamán es el superhéroe del momento, están algo manipulados a mi antojo. Para empezar no he considerado las variantes dragoman, truchiman, trujaman y trujiman sin acentuar. Con esto he querido evitar que se incorporen a los resultados ocasiones en las que aparecen fragmentos en otras lenguas, aunque es discutible porque muchas personas escriben sin acentos, en especialmente en tiempos más lejanos la ortografía del español no era tan contundente respecto a su necesidad y siempre existe la posibilidad de omisión por error, o fallo en el proceso de escaneo.

También he considerado como inicio de la serie el año de 1900, para que refleje una tendencia lo suficientemente larga y desde un momento en el que el español escrito ya estaba notablemente estandarizado y sin diferir mucho del que se emplea hoy. También porque en los datos hay un elemento distorsionante a favor de dragomán alrededor de 1882 que creo que no es conveniente incluir en la serie.

Por otra parte, también se podría discutir cuánto se debe suavizar la curva. En cualquier caso y hasta que se me demuestre otra cosa declaro a trujamán vencedor del concurso para ser el mejor término que define a los traductores e intérpretes del Imperio otomano.