Las maravillas del mundo

04/07/2017

El domingo pasé un rato entretenido hojeando un antiguo libro persa. No sé ni tres palabras ni puedo leer nada, era pura delectación en la contemplación de las miniaturas. Es una copia del siglo XVII en la India, pero el tratado árabe original la antecede por cinco siglos. Así es como presentan la obra en la World Digital Library:

Este manuscrito persa contiene el texto de Faraḥ nāmah (Enciclopedia de la naturaleza de Farah) y las ilustraciones que lo acompañan. Este trabajo es también conocido con el título de Ajayib al-dunya (Maravillas del mundo). La obra es un tratado de historia natural de al-Muṭahhar ibn Muḥammad al-Yazdi (prosperó circa 1184). El manuscrito fue copiado en el siglo XVII en escritura nasta’liq grande, y está iluminado con detalladas ilustraciones multicolores de animales, aves, plantas, rocas y seres humanos. La pintura persa en miniatura se ​​estaba convirtiendo en un género de las bellas artes en los siglos XII y XIII, y se permitía la representación de la figura humana en contextos laicos en los países islámicos. Las imágenes que aquí se muestran son de colores brillantes y frescos, la mayoría en dos dimensiones, pero en algunos casos dan la idea de perspectiva. El diseño muy variado, con ilustraciones grandes y pequeñas en diferentes posiciones en la página y, a veces, atravesando el marco del texto, da gran vivacidad a la obra. El manuscrito se encuentra en la Biblioteca de Historia de la Medicina, parte de la Biblioteca Médica Harvey Cushing/John Hay Whitney, de la Universidad de Yale.

No estoy muy seguro de si namah puede ser “enciclopedia” o si sólo es, más humildemente, “libro”. Creo que la idea de enciclopedia es europea y del XVIII. Si el Shahnamah de Ferdousí es de modo simple y suficiente el Libro de los Reyes no veo por qué a este otro habría que subirle de rango.

Symurgh

Ejemplar producido en Lucknow (esa ciudad de la India cuya grafía siempre me pareció como muy británica) en tiempos de los mogoles: sea Jahangir, Shah Jahan o Aurangzeb, cuando el persa era lingua franca en un espacio geográfico mayor que el que hoy mantiene. Me dicen que el persa es una de las lenguas conservadoras y que ha evolucionado poco en los último mil años, por lo cual los libros de hace cuatro siglos deberían ser bastante comprensibles.

Olivo

El libro es un catálogo de plantas y animales, algunos mitológicos. Supongo que los describe e informa de su utilidad para el hombre. Me quedo con cierta curiosidad insatisfecha. Algo que podría mejorar la experiencia de apreciar los libros en la WDL sería una opción para glosar el texto en otros idiomas.

Anuncios

Persépolis sin papel

02/08/2015

Hace un puñado de años devoré los tebeos de Persépolis, pero no había visto aún la película de animación que se hizo a partir de los mismos. No es que tenga uno demasiado tiempo que derrochar en repetir contenidos, pero el audiovisual tiene la ventaja de requerir menor concentración hasta el punto de permitir la realización ineficiente de otra media tarea a un tiempo.

¿Entonces qué?. Los tebeos me parecieron mejores. Hay aspectos históricos que aparecen mejor detallados y no me parece que el movimiento o las pinceladas de color aporten gran cosa. Por otra parte, puede ser más fácil convencer a tus compañeros de trabajo y a la gente que conoces en cócteles y otras fiestas de la alta sociedad de que deberían tragarse el filme.

 


Manuscrito persa

15/03/2015
cuadro-manuscrito-teheran

El cuadro

 

Cuando los asesinatos en la redacción del Charlie Hebdo me entró la curiosidad por saber si llevaba un par de años durmiendo bajo la imagen del Profeta, así que como ya hice en otra ocasión con la reproducción de una miniatura otomana que tenemos en el salón me he puesto a investigar este cuadro que tenemos en el cuarto y en el que aparecen varios jinetes que por el aspecto me parecen del Asia central. Mi duda está en si alguna de las figuras que tienen enfrente es Mahoma o alguien de importancia histórica, entendiendo por tal alguien cuyo nombre haya leído quien escribe en alguna ocasión anterior.

El manuscrito completo

El manuscrito completo

No he conseguido gran cosa con mis búsquedas inversas de Google Images. Apenas que el uso más habitual del cuadro es el de imagen de stock y que lo que yo tengo colgado en casa no es más que un trozo de la ilustración del manuscrito, que como no puede ser menos contiene texto y todo. Por lo demás, unas pistas apuntan a un museo de artes decorativas de Teherán y otros indicios a otro museo de Shiraz, aunque podría ser que se tratara de una producción de la escuela pictórica de Shiraz. La época, Qajar, o sea siglo XIX. Si algún experto en arte persa o islámico se pasa por aquí y me puede decir qué es lo que cuelga sobre mi testa de verdad que se lo agradezco.


Sábado peliculero

07/02/2015

Estoy intentando ajustar mis biorritmos, que es una forma exagerada de referirse al ciclo de sueño, para adaptarlos a una vida laboral asimilable. Lo hago bastante mal y en consecuencia hoy me desperté tarde y luego aparte de ir a comprar cuatro cosas para tener algo en la nevera he podido hacer el vago. Lo más destacable para mí, que apenas miro audiovisuales, es que he visto tres películas viejunas. Me las he encontrado en el Youtube, enteras y subtituladas. No sé cómo funciona eso de los derechos. A lo mejor no es que se pueda hacer sino que los dueños de los mismos no se molestan en ejercitarlos. Ni idea.

“El sabor de las cerezas” de Kiarostami. Creo que fue la primera película iraní que alcanzó cierta notoriedad en Occidente, en el año 1997. No se ajusta a nuestro canon del cine jolibudiense y a mí me cuesta mucho apreciarla. Me ha resultado aburrida y ni siquiera la atracción que tengo por la sonoridad del persa la salva. Hay una escena tonta al principio que creo que en el futuro no se entenderá. El protagonista va conduciendo despacio, se le ve a él y la vista de la ventana izquierda del vehículo (como si la cámara estuviese grabando desde el asiento del copiloto). En un momento se oye a alguien conversando por teléfono (que quedaría detrás de la cámara). Esa persona a la que no vemos pregunta al conductor-protagonista si quiere utilizar el teléfono. Casi veinte años después, es difícil imaginar que se trata de una cabina telefónica. El otro día vi por la calle un papel en una de las pocas que quedan. Decía que la iban a retirar en marzo. En el mismo año en que salió esta película, en un viaje por el norte de Francia me sorprendió la abundancia de cabinas. Esta densidad parecía entonces un signo de modernidad y hoy seguramente parecería un atraso. Puede que esté equivocado ya que no lo he investigado bien, pero me ha parecido que cerezas era una traducción más sonora pero menos precisa, ya que se refería a las moras de morera.

Luego he estado viendo dos que están bastante conectadas entre sí a través del nazismo. Una estadounidense de los años 80 que se llamó la caja de música, con Jessica Lange cuyo padre, húngaro emigrado a los EEUU, ha estado implicado en crímenes contra la población civil en Hungría en 1944-45. Es bastante de estilo telefilme con juicios pero me ha gustado. Sale el Budapest de los ochenta, el puente de las cadenas. Tengo que ver si consigo por algún lado la traducción del diálogo en húngaro que tiene con una anciana, que no aparecía subtitulado.

La otra es la famosísima “Der Untergang”, sobre los últimos días de Hitler en el búnker de la Cancillería, de la que sólo había visto la famosa escena viral doblada por todo el mundo con todo tipo de guiones de intenciones humorísticas. Eso queda casi al principio de un filme de dos horas y media. He visto algunos detalles que me han parecido que tenían que haber sido tomados necesariamente de las memorias de Albert Speer y según veo en la Wikipedia parece que ese fue el caso. Casi toda la película ocurre dentro del búnker, con unos pocos exteriores urbanos en Berlín, que creo que pretenden ser Unter den Linden.


Dos sábados cinéfilos

03/05/2014

En los últimos años no estoy viendo apenas películas. Con decir que cada vez que veo una dejo aquí una nota, dicho todo queda. Hace cosa de una década solía ir al cine con frecuencia y ahora no voy nunca y es posible que sólo vea en casa una película cada dos o tres meses o algo así. Me hicieron llegar una lista-encuesta de las que alguien consideraba mejores filmes de todos los tiempos y había visto setenta y cinco de doscientas, que no está mal. Casualmente entre este sábado y el anterior he podido ver varias películas de los últimos años, y como tampoco tengo demasiado tiempo para escribir, aquí dejo mi opinión.

Argo: Esta fue para muchos la mejor película de 2012. A mí me ha gustado y me ha parecido correcta sin más. Mira que habré leído veces sobre la crisis de los rehenes, pero esta vez los de la nota a pie de página se han convertido en protagonistas de la trama principal. Me ha gustado la habilidad para reproducir el estilo setentero, con esas ropas y peinados. También debe de ser complicado meter Irán sin poder rodar en Irán. A lo mejor algunas cosas no han pasado, creo que la persecución de los coches de policía al avión en la pista se la habían podido ahorrar.

Vida de Pi: Hace años Michael, que trabajaba conmigo, me dejó la novela. Leí cuarenta o cincuenta páginas y la aparqué. No me estaba gustando nada. Cuando salió esta película creía que me podía librar por completo. Aparte de la fotografía colorida de algunos momentos, en general me ha resultado un tostón poco aprovechable. No sé si alguna vez retomaré el libro.

American Wedding: Que creo que también se conoce como American Pie 3. No sé si me habré perdido algún detalle por no haber visto las dos anteriores. Tampcoo sé cómo he llegado a ser dueño de este deuvedé, que tenía desde hace casi diez años y que aún no había abierto. Película prescindible, de chistes malos y tal, pero prefiero haber visto esta que la de la vida de Pi.

Frozen: Ahora veo cine de animación infantil, así es la vida. Esta peli invernal me ha parecido un rollazo. Creo que es la sensación de la temporada, pero la veo como una historia muy antigua tanto por sus valores como por su estética. Para ver esto casi prefiero ver Blancanieves, no sé cómo se pueden pagar dieciocho euros por la supuesta “novedad”.

Brave: Bastante mejor que que la anterior. Será en parte  por lo mucho que me gusta Escocia. La protagonista es un personaje bastante más transgresor y su belleza mucho menos fría. La banda sonora tampoco está nada mal.


Noruz

23/03/2012

Barrio dublinés

La vida empieza a mejorar en Dublín alrededor del equinocio primaveral y el cambio al horario de verano. Los cuatro meses invernales y su falta de luz se hacen demasiado largos. Ha sido una suerte librar del trabajo un viernes. Así hemos podido dedicarnos a otros menesteres. Como parece que nuestro anhelado apartamento se complica, nos hemos acercado a ver otra casa en venta, que quedaba relativamente cerca y por la que sólo pedían un puñado de miles de euros más.

En principio una casa es mejor elección, sobre todo a causa del espacio; pero también más arriesgada. A saber los miles de años que tienen esos cimientos y si la humedad se ha impregnado en los muros más allá de toda solución. Por otra parte a mí siempre me ha gustado la seguridad psicológica de vivir en un piso alto al que no hay acceso desde la calle y también está bien tener menos espacio para no acabar llenándolo de basura prescindible. Cuando más pequeño más fácil limpiar. Muchos pros y contras, pero lo más sabio es hacer caso a una voz de mujer que decía que esa casa era “un no absoluto”.

Concierto música tradicional iraní

Y luego, tras una parada para comer kebab, nos hemos ido al centro a ver un concierto que organizaban la Embajada de Irán y la Chester Beatty Library. Música tradicional iraní para celebrar el Noruz, el año nuevo persa. La actuación ha comenzado con la presentación del conjunto y luego unas palabras en persa del cantante en las que sólo hemos entendido la palabra “Indostán” o “Hindustán” pero que han comenzado a hipnotizarnos. La lengua tiene una sonoridad muy bonita, aunque sea lo único que podamos juzgar.

La actuación nos ha gustado mucho. Creo que más de la mitad del público eran iraníes y había toda la gama, desde las mujeres con velo a una chavala monísima en minifalda y todos los hombres con esos trajes sin corbata estilo años setenta (no sé mucho de moda, pero me evocan eso). Es fácil entrar en trance con ese tipo de melodía repetitiva, yo lo he visto como flamenco pero con menos estructura. Algunas escalas eran casi idénticas a las del flamenco, pero era como si las cantara Um Joltún. Los temas eran conocidos por el público, pero no estoy seguro si por la melodía o por ser poemas notorios de la tradición lírica persa. El cantante, que creo que se llama Bamdad Falahati era un prodigio. Me ha parecido que estaba bastante más inspirado que los músicos, que no es que estuvieran nada mal. Los instrumentos eran de lo más parecido a un sitar, una vihuela y un arpa. Creo que los nombres son tar, tanbur y santur, pero lo he estado investigando ahora y hay algunas variantes parecidas de cada uno de ellos.


Lo de mi primo

11/03/2012

Países con los que las empresas de Estados Unidos no pueden trabajar

Mi primo trabajaba para una multinacional estadounidense de los medicamentos. Las farmacéuticas, los malos de la película. De hecho, hace unas semanas lo despidieron. No sé si fue cuando el Gobierno abarató el despido. Me alegro de que haya tenido la suerte de encontrar un trabajo parecido en quince días. Tengo curiosidad por saber si sigue creyendo las cosas que me decía o si alguna vez las creyó.

Porque me dijo varias veces que el medicamento de marca es superior al genérico. Que su empresa los producía siguiendo estrictos controles de calidad, mientras que los medicamentos genéricos se producían en plantas de la India y luego se metían en sacos y que aunque el principio activo fuera en principio el mismo (y válgame la redundancia), la calidad acababa resultando peor. Una de los ejemplos curiosos que dio es que los gobiernos incentivan la denominación de origen en los vinos y los quesos, mientras que buscan ahorrar costes con los medicamentos genéricos. No sé si era idea suya o de la industria, pero me parecía curiosa.

De todos modos nunca me convenció, yo creo que en esto de los medicamentos hay mucha tontería y mucho oligopolio y mucha corrupción por los pasillos y que el ácido acetilsalicílico es ácido acetilsalicilico. Como ya he dicho, para mí las empresas como la anterior empleadora de mi primo son un poco los malos de la película, aunque se trata de un mercado muy complejo y entiendo la necesidad de que sean rentables para que tengan incentivos en la búsqueda de nuevos medicamentos.

Pero lo de mi primo lo entiendo menos. Esa identificación de sus ideas con las de la empresa. Supongo que sería sincera, si hasta las ponía en el Facebook. Sin embargo yo, que también he trabajado para varias multinacionales estadounidenses, siempre he separado mucho mis intereses de los de mis empleadores y mis opiniones personales de la política de la empresa. Nunca creí que los ordenadores de la empresa para la que trabajaba en 2003 fueran los mejores del mundo (y tampoco lo creyeron los consumidores, que de hecho los expulsaron de ese mercado), pero mi lealtad de mercenario hace que yo defienda los intereses de quien me paga incluso aún cuando creo que sus normas son absurdas o contraproducentes o contrarias al propio interés de la empresa.

En mi anterior trabajo, la primera tarea que me dieron fue enviar una serie de ficheros con documentación a unos abogados, para ir judicialmente a por unos clientes. Pronto me di cuenta de que íbamos a perder todos los casos y no por ello dejé de enviarlos, que era mi cometido. Al final fui ralentizando el proceso, pero más que nada porque se incrementaron mis funciones y no tenía tiempo para seguir haciéndolo. Me quedaron bastantes sin enviar y es triste pensar que has ahorrado un montón de dinero a la empresa por falta de tiempo, o incluso por pereza.

A veces puede haber discrepancias políticas entre la empresa y el individuo. Por ejemplo, en la misma empresa nos dieron la tarjeta adjunta, para que bloquearamos cualquier contrato o transacción en el que apareciera alguno de los paíes en ella inscritos. Los más malos del mundo eran Birmania, Cuba, Irán y Sudán. Creo que el primero y el último han mejorado sus relaciones con los EEUU en los últimos dos años, pero seguro que Cuba e Irán siguen en la lista negra, negrísima del eje del mal.

A mí todo esto me parece una tontería, viniendo de compañías que trabajan con la República Popular China, pero mi ética profesional está por delante de mi opinión de que el bloqueo estadounidense a Cuba es una de las razones que han consolidado la dictadura castrista e impedido que los cubanos hayan podido acceder a la democracia y a las mejoras económicas desde hace decenios. Eso sí, ninguna operación que tenga que ver con Cuba va a pasar por mis manos y llegar más lejos. A mí me pagan por hacer eso, y eso es lo que hago. Ellos verán.