La berlina de Prim

03/08/2017

La berlina de Prim

Cuando era joven no habría podido imaginar que acabaría opinando que el siglo XIX español es mucho más interesate que el XX. Este fin de semana lluvioso nos hemos entretenido con La berlina de Prim, de Ian Gibson (2012).

Ian Gibson es quizás el irlandés más famoso de los que residen en España. En Irlanda en cambio nadie lo conoce. Pasa un poco como con Torrebruno. A cambio voy a decir que no hay ningún español residente en Irlanda que sea conocido por el público irlandés. Aunque se pueda apreciar que Gibson no es novelista es muy pero que muy meritorio escribir una novela en un idioma distinto del propio.

La lectura de la novela invita a investigar dos aspectos históricos, por un lado la expedición de Torrijos y por otro la biografía de Prim. En cuanto a esto último el general Prim tiene una biografía total que enlaza con casi todo lo que ocurre en España en el siglo. Su magnicidio inaugura la línea Prim-Cánovas-Canalejas-Dato-Carrero, pero analizada en todo su contexto: guerras carlitas, maniobras políticas, Marruecos, Cuba y Puerto Rico, el siglo XIX entero está ahí.

El protagonista de la novela es un hijo ficticio de Robert Boyd, el británico fusilado con todos los de Torrijos en Málaga en 1831. Boyd era súbdito británico originario de Londonderry en lo que entonces era el norte de Irlanda y hoy Irlanda del Norte. En la República de Irlanda la ciudad y el condado homónimo se suelen llamar Derry, en una de esas disputas político-toponímicas. Que se sepa Robert Boyd era protestante y su tumba fue la primera del cementerio inglés de Málaga. Hasta donde he visto, en ningún lado se muestra partidario de la autonomía ni de la independencia irlandesa, lo cual se corresponde con las décadas en que le toca vivir y morir. Patrick, el hijo que Gibson le inventa sí que parece tener veleidades fenianas, aunque esto plantea un problema de credibilidad dado que la acción acontece en 1873 poco antes de que la dinámica centrífuga de la política irlandesa empezara a acelerarse., pero en fin, más raro es que un cochero de La Línea trabajando en Gibraltar supiera de la inundación zancliense. El episodio de 1831 dejó al menos un cuadro y un soneto más que memorables.

Prim tiene calle en San Sebastián, y aprovecho para meter la anécdota que contaba el primer profesor de Derecho Político que tuve en la Facultad. Cuando en el año 77 comenzaron las gestoras de los partidos que prepararon el terreno para las primera elecciones municipales comenzó el juego de cambio de nombres de calles que aún sigue (aunque con mucho más sentido en aquel momento histórico) y muchas calles con nombres de militares perdieron su nombre y recuperaron uno cuatro décadas anterior o ganaron uno nuevo. Pues bien, según parece al general Prim le tocó perder su calle provisionalmente hasta que alguien con mejor criterio explicó algo de la historia de España a los proponentes. Algún día miraré a ver si esto ha quedado escrito en alguna parte, ya que yo lo pongo como anécdota contada en clase dieciséis años después.

No debo contar mucho sobre el libro en sí, ya que al final es una especie de investigación policiaca para averiguar quién mató a Prim. Más o menos Gibson culpa al sospechoso oficial. El contexto histórico -la llegada a España de Amadeo de Saboya- ofrece uno de mis datos poco conocidos favoritos de la historia de España.

La posibilidad de que subiera al trono de España un candidato alemán, Leopoldo de Hohenzollern —luego desechada—, sería uno de los factores que precipitaría, cuatro meses después, la guerra franco-prusiana.

Me interesa mucho el léxico histórico. No sé qué segmentos sociales podrían haber utilizado estos palabros ingleses en el Madrid de 1873, mis iletrados ancestros  de la Meseta digo desde ya que no:

Ya estoy en el Hotel de las Cuatro Naciones, que se acaba de mudar a un espléndido edificio nuevo al final de la céntrica calle del Arenal. Cuando vine en 1870 era una fonda, ahora es un hotel muy fashionable. Ambas palabras están de moda en Madrid, así como el término comfort.

A veces voy al Museo Nacional aquí en Dublín, donde sigue habiendo una interesante exposición sobre soldados irlandeses al servicio de otras potencias (Wild Geese). Veo que Gibson traduce esta expresion como ánsares silvestres y me lo voy a copiar, ya que en su momento ni me atreví a traducir.

Cameos de Hartzenbusch y el abuelo ornitólogo de Antonio Machado del que desconocía todo (hasta el padre folclorista sí que había llegado).

Si tengo algo de tiempo echaré un vistazo a Castilian Days, de John Hay y la guía de viaje de Richard Ford que es el tipo de lecturas que hacían los guiris del XIX antes de bajar a la Península.

Mi veredicto es que es una lectura mucho más adecuada para alguien como yo, a quien le interesa el periodo histórico, que para alguien a quien le interesen las novelas detectivescas de época.

Anuncios

Hugh Lane Gallery (5)

02/06/2017

Robert Ballagh: Third of May – After Goya (1970)

El punto en el que había dejado la lectura de los Episodios Nacionales me viene de perlas para recordar que hace un par de semanas llevé a mis viejos a la Hugh Lane, más que nada porque queda muy a mano y porque tenía interés en mostrarles la curiosidad que es el estudio se supone que intacto de Bacon.

Entre varias cosas cuyo valor me parece bastante discutible hay en una de las salas de arte moderno una reinterpretación de los fusilamientos del 3 de mayo, relizada a cuento de la situación en Irlanda del Norte a principios de los años setenta. Supongo que es un cuadro universal que a todo el mundo de un cierto nivel cultural  le suena y debería evocarle algo. Poquitos españoles habrá que vean el Ballagh y no piensen inmediatamente en Goya. No quisiera sorprenderme.


El hospital de las monjas

27/04/2017

Aquí y allí

El escándalo irlandés que me indigna últimamente es que el estado vaya a gastarse 300 millones de euros de todos los contribuyentes en un hospital maternoinfantil que hace falta hace muchos años y que no pueda construirlo (no entiendo por qué) sino en unos terrenos que pertenecen a unas monjas a las que por lo que sea no se los pueden comprar ni expropiar*, a causa de lo cual la solución a la que han llegado es que a la orden religiosa se le vaya a dar la propiedad del hospital que se construya y luego un montón de poder en su organización y gobierno.

Por si el hecho de que la salud reproductiva de cualquier mujer vaya a quedar en manos de una secta a la que tiene por qué estar afiliada no fuera lo suficientemente delirante, hay además detalles sórdidos como el hecho de que dicha orden religiosa no haya indemnizado aún a las víctimas de los abusos de todo tipo perpetrados en su seno. Es el día de reafirmarse en lo de nunca adoptar esta nacionalidad, que ya bastante vergüenza pasamos los españoles con lo nuestro.

Allá por las décadas de 1880 y 1890 el nacionalismo irlandés iba tomando fuerza y aunque aún no se planteaba en serio independizar la isla del Imperio Británico la demanda de autonomía (“home rule”) iba siendo cada vez mayor. Los unionistas del Úlster (protestantes) rechazaban esta opción ya que según ellos Home Rule era Rome Rule (dar poder a una Irlanda de mayoría católica era dárselo a lo que hoy llamamos el Vaticano). Este argumento a veces me ha sonado un poco ridículo y a veces no tanto.

Últimamente uno miraba los intentos de unificación de la isla con más simpatía, pero la vergüenza del bréxit no alcanza a tapar la vergüenza de Irlanda.

—-

*A veces nos parece que Irlanda no ha salido del franquismo y otras que ni ha llegado a la desamortización de Mendizábal.


Irlanda del Norte 3 – España 2, Belfast 06-09-2006

06/09/2016

Hoy hace diez años de la vez aquella que fuimos a Belfast a ver el partido clasificatorio para la Eurocopa de 2008 que enfrentó a Irlanda del Norte con España. Es la única vez que he ido al fútbol en mi vida. Se lo agradezco al maestro Carlos, que consiguió las entradas y nos llevó con gran mérito. Fue toda una experiencia a pesar de la derrota tras haber ido por delante en el marcador en dos ocasiones. Se nos vió muy ufanos (0:35) celebrando el primer gol, el de Xavi. Creo que no había ni cien españoles en el estadio, contando como dos a Manolo y al bombo. Quién iba a ir desde España un miércoles a un sitio como Belfast para ver un triste partido clasificatorio de esos que se tienen que ganar con facilidad.

Un periódico de la época (ya no existe)

Un periódico de la época (ya no existe)

Herald AM (Dublín 07-06-2006)

Herald AM (Dublín 07-06-2006)

Al día siguiente tenía una reunión de crédito en el trabajo con gente bastante futbolera. Hubo un poco de guasa. Me guardé el periódico gratuito que solían dar en la estación del trenes.

Tengo fotografías del partido que son bastante malas, debido a la oscuridad, la mala cámara que tenía por aquel entonces y a que en el fondo estaba a otra cosa. Aquí las dejo por si aportan algo a algún historiador del fútbol.

Pasando la seguridad

Pasando la seguridad para acceder al estadio

La llegada al estadio no fue problemática, algunos coches nos pitaron al ver que íbamos en uno con matrícula española. Creo que un tipo nos dijo que nos iban a meter tres, como finalmente pasó.

Portería

Portería rival en la primera parte

Nos tocó en un rincón del estadio en cuya portería pudimos ver tres goles, uno propio y dos contrarios. El que se me quedó grabado en la memoria fue “el globo”, el tercero de ellos. Los tres los metió el mismo tío.

Estos que estaban justo enfrente de nosotros fueron los que más animaron

Estos que estaban justo enfrente de nosotros fueron los que más animaron

Otra de las cosas que me impresionó fue el himno de Irlanda del Norte, que hasta ese mismo día no sabía que era el mismo God save the Queen que también canta Inglaterra. No el himno en sí, sino la solemnidad y el cómo resonaba en un estadio relativamente pequeño.

Preparándolo todo

Preparándolo todo

Tengo más fotos de los preparativos, el calentamiento y la ceremonia de himnos que del partido propiamente dicho, ya que aunque el ritmo no fue precisamente trepidante tenía la atención en el juego por si, buena o mala, pasaba alguna cosa.

Calentamiento y banderas

Calentamiento y banderas

Llegamos con algo de luz del día, pero anocheció antes de que empezara el partido.

Portería de lejos

Portería de lejos

De lo que pasaba en el área lejana me enteraba más bien por una pantalla gigante que había junto a aquella portería. Me imagino que esto será lo normal en los estadios. También habrá gente de vista más aguda y estadios mejor iluminados.

El único jugador que ha ido a Inglaterra y no ha aprendido inglés

El único jugador que ha jugado en Inglaterra y no ha aprendido inglés

Por culpa de una foto de José Antonio Reyes que he visto algunas veces en el ordenador tenía la sensación de que lo había visto jugar y sólo chupó banquillo. En estos tiempos es muy sencillo acceder a este tipo de información.

Raúl y Ramos

Raúl y Ramos

Este fue el último partido internacional de Raúl. A pesar de que la mala memoria lo desvirtúa todo, tengo la sensación de que Ramos jugó tirando a bien en un partido flojo de la mayor parte del equipo.

Vamos a empezar

Vamos a empezar

Niños, banderas, himnos, etc.

Himnos

Himnos

afsads

Una mascota

Una mascota  o algo y la bandera de Nigeria

Veo que en Irlanda del Norte, como en el fútbol gaélico de Irlanda también hacen lo de apropiarse de una bandera que contenga los colores de la camiseta: Andalucía, Nigeria. Recuerdo que había una prominente bandera de Gibraltar. No sé si para hacer rabiar a la peña, pero tiro errado ya que creo que en España apenas unos cuantos conocen la bandera de Gibraltar.

Un plátano sujetando una bandera de Galicia

Un plátano sujetando una bandera de Galicia

En el descanso (1-1) se nos acercaron los de las radios a preguntar cómo estábamos viendo el partido y la impresión general era que no estaba yendo bastante bien. Luego al final yo salí en la COPE diciendo que era un desastre y que hacía falta un cambio de seleccionador. Ahora resulta gracioso recordarlo, porque aunque unos días después empataron con Suecia dando bastante pena, al final el equipo se clasificó primero de grupo para la Eurocopa de 2008 que acabó ganando así como el Mundial de 2010 y la Eurocopa de Polonia-Ucrania en 2012. Este partido fue un punto de inflexión en una trayectoria históricamente triste adornada por el infortunio.

Uno de Bilbao que vivía junto al estadio y lo sabía todo de la selección de I.N.

Uno de Bilbao que vivía junto al estadio y lo sabía todo de la selección de Irlanda del Norte

Mucho colegueo con la prensa debido a que éramos cuatro gatos. Andaba por ahí un comentarista deportivo un poco chorra que en aquellos tiempos se había hecho famoso en la prensa del corazón por líos de faldas.

Estrella atendiendo a los medios

Estrella atendiendo a los medios

Después de acabar, los norirlandeses estaban celebrando exultantes. Desde nuestra grada hasta la salida teníamos que pasar por muchas gradas de la hinchada local, que quería quedarse más tiempo de juerga. Varios nos dieron la mano y nosotros les felicitábamos por el partido, que estuvo más que bien para un equipo pequeño. Un ambiente muy sano y de mucha deportividad.

asfd

Noche negra

Recordaba yo que en el mundial de Naranjito también habíamos palmado con los del Úlster. Luego no se han clasificado para casi nada en más de treinta años hasta que este año han llegado a la Eurocopa y eso porque han subido en número de equipos de 16 a 24. Los estuve apoyando en la tele en el partido que perdieron frente a Gales. Gales también me gustaba, pero prefirieron bréxit.

Córner

Córner

Hermosos recuerdos.

Entrada del Irlanda del Norte - España (septiembre 2006)

Entrada del Irlanda del Norte – España (septiembre 2006)


Cañones de la Armada Invencible

14/02/2016
Cañón de la Juliana

Cañón de la Juliana

Como ya he dicho en alguna ocasión, los museos dublineses son pequeñas joyas por los que lo mismo puedo estar años sin dejarme caer (los pubs eran otro tipo de museo) que yendo a visitar casi semanalmente. Hoy me he vuelto a pasar por Collins Barracks (Museo Nacional de Irlanda, sección Artes Decorativas). He ido tan sólo con la intención de volver a ver la exposición de “Soldados y Jefes”, que trata de temas militares irlandeses y una especie de depósito donde tienen amontonadas o almacenadas (decir “expuestas” sería exagerar) una cantidad enorme de piezas muy bonitas de artesanías orientales con las que no saben ni que hacer.

Casco español del siglo XVI

Casco español del siglo XVI

El mes que viene se inaugura otra exposición que tratará el Levantamiento de Pascua de 1916 del que este año se cumple el centenario. En asuntos militares me fijo más en lo español y no es por despreciar episodios interesantísimos que hay de irlandeses en los ejércitos del Imperio Británico y de los otros países. Realmente la conexión con España no es tanta y el contexto más conocido para nosotros que -pongamos por caso- el de la batalla de Fontenoy durante en la guerra de sucesión austriaca.

Uno de los episodios más conocidos que nos conecta con la lejana Hibernia es el de la Grande y Felicísima Armada que iba a acometer la Empresa de Inglaterra en 1588 y que ha acabado conociéndose con el irónico nombre de “Invencible”. Recorriendo librerías españoles y del mundo anglosajón se da uno cuenta de que lo que para nosotros es un pequeño episodio similar a que Núñez de Balboa fuera el primer europeo en avistar el Pacífico (cosa que ellos ignoran) es para los británicos un gran capítulo de su epopeya nacional de isla nunca invadida desde 1066 (que también es un poco un mito, y si no que se lo cuenten al señor de Amézqueta y al señor Sánchez de Tovar).

Cañón de la Trinidad Valencera

Cañón de la Trinidad Valencera

En un rincón de la exposición antes mencionada se encuentra un cañón de la Juliana, nave mercante del escuadrón de Levante que se hundió a pocas millas de la playa de Streedagh, que está el condado de Sligo en la costa oeste de la isla. A lo mejor dentro de poco vemos más porque el pasado año de 2015 han aparecido más piezas de artillería de este navío en el lecho marino. Esta pieza no es especialmente grande ni está ornamentada.

El cañón de la Trinidad Valencera apuntando al patio de armas de los otrora cuarteles

El cañón de la Trinidad Valencera apuntando al patio de armas de los otrora cuarteles

El que sí que me parece una pieza muy apreciable es el cañón de asedio de la Trinidad Valencera, barco éste al igual que la Juliana del mismo escuadrón de Levante que comandaba el bilbaíno Martín de Bertendona y Goronda y que naufragó en septiembre de 1588 en la bahía de Kinnagoe, que queda en el condado de Donegal, al norte de Irlanda y muy cerca de Malin Head que es el punto más septentrional de la isla y de la República de Irlanda (es un dato bien conocido que el punto más al norte de Irlanda no está en Irlanda del Norte).

Felipe II Rey, en cuyo imperio no se ponía el sol pero al que no todo le salía bien

Felipe Rey, en cuyo imperio no se ponía el sol pero al que no todo le salía

En el cañón aparece un escudo de armas que lleva debajo vitola que indica “Philippvs Rex” (Felipe II de España, obviamente). Junto al león rampante de León, el castillo castellano, las barras aragonesas y las cadenas navarras aparecen los leones pasantes y las flores de lis del escudo de Inglaterra. Creo que no es que el Austria se estuviera apoderando ya de la isla, sino que es el escudo de armas de su esposa María I de Inglaterra, la sangrienta Bloody Mary. También hay una orla muy trabajada cerca de la boca del cañón.

Una baraja española: Conocer los palos de la baraja uno de los tests de españolidad definitivos

Una baraja española: Conocer los palos de la baraja española es uno de los tests de españolidad definitivos

De los 130 navíos de aquella armada unos 20 naufragaron en costas irlandesas (lo que hay de La Girona en el Museo del Úlster en Bélfast es incluso mejor, por sus tesoros – el barco llegó a aparecer en un billete de diez libras), así que es posible que aparezcan nuevos restos. Incluso es probable que haya más cosas de origen español en las muchas salas de este museo enorme y un tanto desorganizado. Con un poco de suerte es posible que crezca.

En general las conexiones históricas no son muchas: hay referencias al tercio de don Eugenio O’Neill y al Regimiento Ultonia famoso por su actuación durante el sitio de Gerona. Vivir en esta ciudad y poder ir a ver estos cañones del siglo XVI es un privilegio que la mayoría de los que viven en España no tienen, pero no pasa nada tienen otros que a veces son mejores y siempre la posibilidad de leer a don Francisco de Cuéllar, que quizá deja una impresion más viva que la visión de los metales.

Mapa de Irlanda con ubicación aproximada del emplazamiento de los pecios del Juliana y el Trinidad Valencera

Mapa de Irlanda con ubicación aproximada del emplazamiento de los pecios del Juliana y el Trinidad Valencera. Hay muchos más pecios de la Armada Invencible en costas irlandesas (unos 20)


Islas no aisladas

19/01/2016
Mata de la provincia romana de Britannia

Mata de la provincia romana de Britannia

Sigo leyendo sobre la historia de las islas. Me estaba acordando de una vez que fuimos a Belfast en la primavera de 2000. Éramos un grupo de compañeros de trabajo y entre ellos estaba la típica izquierdista española que en España es anticlerical y en Irlanda del Norte, católica. La sigo teniendo en el Facebook y me llama la atención que sea fiel a IU y pase de Podemos. En la plaza en la que está el ayuntamiento de Belfast dijo algo como “ver ahí ondeando la bandera británica me ha parecido muy fuerte”. Es lo que tiene acercarse a la realidad desde el prejuicio. También ondea la bandera española en Santa Cruz de Tenerife, que queda bastante más lejos de la España peninsular.

El gaélico que se habla en Escocia está ahí a consecuencia de la migración de celtas provenientes de Irlanda y durante muchos siglos existe una cultura céltica bi-insular. Dice Davies hablando del siglo X o por ahí que como resultado de los numerosos movimientos de poblaciones la configuración geográfica de “lo irlandés” tardó en configurarse. No sólo es Escocia, sino también la isla de Man o partes de Gales como la península de Lleyn y más al sur Cornualles. De hecho, habría sido posible que la cultura céltica se hubiera impuesto a la romana y a la germánica. La frase importane es: Sólo cuando los asentamientos irlandeses en Gran Bretaña dejan de funcionar puede empezar a emplearse el concepto moderno e insular de “Irlanda”.

Las islas británicas

Las islas británicas


Bélfast: mi edificio favorito

29/03/2015
Belfast

Belfast

Hace unos días, cuando me acordé de Bélfast, menté de pasada el edificio de la TGWU que tiene un mural de baldosas a mi modo de ver fascinante en su relativa fealdad eisensteniana. Por llenarlo de referencias personales diré que tiene también algo de las oficinas de esas fábricas que cerraron en el País Vasco en los años de la reconversión industrial y de aquella en la que el botones Sacarino se la liaba al Dire y al Presi.