Ajedrez agónico

30/03/2017

Tipos de juegos (Roger Caillois, 1958)

Ayer mencioné de pasada Les jeux et les hommes del sociólogo francés Roger Caillois, que es piedra angular en la bibliografía relativa a los juegos. Su clasificación cuatripartita separa las actividades lúdicas en cuatro categorías dependiendo de si el aspecto principal que las caracteriza es la competición, el azar, el simulacro o la búsqueda de sensaciones.

El mundo real nunca acaba de encajar bien en este tipo de esquema, pero no deja de tener su interés. Es fácil imaginar juegos que quepan en dos o más categorías, e incluso nuevas categorías que añadir. Otro problema es que las categorías no están exactamente en la misma dimensión. Un ejemplo de esto sería la tríada de Weber tradición-racionalidad-carisma, que siempre me pareció que adolecía de lo mismo y que cojeaba por la parte del carisma.

Caillois tiene otra tabla en la que muestra cómo las categorías de juegos interactúan en sociedad mediante formas integradas, ajenas o corruptas de los mismos.

 

Corrupción de los juegos (Roger Caillois, 1958)

Creo que a mirando esta tabla es cuando se me ha ocurrido que los juegos no entran muy bien en una única categoría. Por ejemplo si el ajedrez es agón, agónico y su característica principal es la competición, ya que no es un juego de azar, ni de actuación, ni que provoque un vértigo especial ¿por qué su corrupción no suele generar violencia y en general está mucho más vinculado  al alcoholismo y la drogadicción? A mí se me ocurre que quizá la búsqueda de sensaciones de varios tipos (estéticas, de peligro, de superación, de orgullo intelectual…) pueda ser más importante que la competición para muchos ajedrecistas.

Cierto es que tan campeón del mundo ha sido Garry Kaspárov, que desde que se retiró no ha hecho nada que no sea buscar el poder en varios sitios y por varios medios (jugador agresivo) como Alexánder Aliojin (jugador artista), del que dicen que murió con la botella en la mano.

Anuncios

Carlsen – Anand 2014

23/11/2014
William Shinkman, White Rooks, 1910

William Shinkman, White Rooks, 1910

Hoy ha concluido el Sochi (Rusia) el campeonato del mundo de ajedrez de 2014 con la victoria del campeón, Magnus Carlsen, frente al aspirante Viswanathan Anand, tanto en el resultado global del encuentro como en la partida del día.

Como dispongo de más tiempo libre que en el pasado he podido seguir este enfrentamiento con mayor interes que el anterior del año pasado. Simpatizo más con Anand por solidaridad generacional, aunque a estas alturas de la película creo que me hubiera gustado mas ver un enfrentamiento del noruego con Nakamura y sobre todo con Caruana. Espero que esto pueda producirse en 2016.

De todos modos, creo que el indio ha tenido una actuacion muy digna y bastante superior a la de Chennai. Creo que ha superado al noruego en algunas facetas del juego como la preparación de aperturas y tuvo oportunidades muy claras, sobre todo en dos de las partidas que perdió (la 6ª y la 11ª).  Con esto quiero decir que Carlsen, incluso siendo el mejor de todos los tiempos, no es perfecto y hay espacios en los que se le puede superar si llega alguien joven con el suficiente talento, ambición y capacidad de trabajo.

Las partidas no me han parecido demasiado complejas y creo que lo más interesante es verlas como yo hago, sin ningun módulo de análisis, para poder tener ideas propias. Algunas rondas he seguido los comentarios de Svidler. Nepomianchi ha sugerido la idea de …b5 en la partida de hoy, que ni a mi ni a los ordenadores se nos hubiera podido ocurrir jamás. Me gustará ver análisis de las partidas de mayor extensión que los publicados hasta ahora.

El año pasado le oí una entrevista a Kaspárov en la que dijo que que debería revisar su opus magna, la de Mis grandes predecesores, debido a que el progreso en los programas informáticos hace que algunas evaluaciones que hizo ¡en 2008! sean cuestionables.

 


Campeonato del mundo de ajedrez 2013

10/11/2013
William Shinkman, White Rooks, 1910

William Shinkman, White Rooks, 1910

Este mes, si nos dejan, estaremos entretenidos con el encuentro por el campeonato mundial de ajedrez, que se disputa en Chennái de la India, esa ciudad que antes se llamaba Madrás y de donde es oriundo el actual  campeón Anand. Creo que los aficionados al ajedrez somos discretos y no ocupamos el espacio público del resto con nuestras obsesiones como hacen otros, así que por ejemplo en el trabajo no le daré el coñazo a nadie con este interés mío que permanecerá latente en una pestaña del navegador.Pero tengo un blog y aquí es otro cantar.

Llevo un par de años enterándome menos de la actualidad ajedrecística. El otro día me sorprendió oírle decir a Kaspárov que su opus magna “Mis grandes predecesores” necesitaría una revisión, ya que los ordenadores pueden poner en cuestión algunos de los análisis que se habían hecho con la tecnología más avanzada ¡en 2008!. Y estamos hablando de partidas que hace décadas que se jugaron. Por el  flanco de las novedades de apertura y las bases de datos hoy he ojeado un artículo que me ha sorprendido por su descripción del estado del asunto.

Respecto al encuentro Anand-Carlsen, he visto las dos primeras partidas entabladas y me han gustado. Ahí hay material suficiente para que un aficionado pueda calcular y entender. Los que se quejan de aburrimiento me parecen necios que se creen muy listos. La mayor parte de esta tropa sigue las partidas con módulos que se lo calculan todo y no entienden la difícultad ni la lógica de esto.  El ajedrez es lo que es, un juego en el que como otros muchos deportes para aumentar las posibilidades de victoria hay que arriesgarse a la derrota y nadie quiere perder, en especial en este tipo de encuentro. También he leído las típicas tonterías respecto de prohibir la triple repetición, regla de Sofía, puntuación de Bilbao y todo lo que creo no se debe hacerle a un juego que ha tardado cientos de años en depurar sus reglas.

En otro orden de cosas, a mí me parece que en el ajedrez no se da mucho el fenómeno del seguidor que es la base de la afición en otros deportes. Yo tengo algunos jugadores favoritos entre los muertos e inactivos: Capablanca, Botvínnik y Kárpov entre aquellos a los que intenté copiar cosas y Tal en el olimpo inalcanzable del talento. En cambio entre los que juegan no tengo muchas preferencias excepto contra algún idiota. Sin embargo en este caso voy a ir con Anand: por ser el teóricamente débil, por una cuestión generacional (tengo mucha menos diferencia de edad con él) y porque habla castellano como tú y como yo, además de ser un tipo humilde, modesto y simpático. Carlsen tiene varios rasgos de carácter que no me agradan demasiado aunque su personalidad esté aún por conformar. Es a día de hoy el más fuerte, pero ya tendrá todo el tiempo del mundo para ser campeón.


Mundos extintos

30/06/2011

William Shinkman, White Rooks, 1910

Vuelvo a ver este vídeo que RTVE subió a su archivo de internet hace unos meses. Es un fragmento de Informe Semanal de 1984, sobre el encuentro final por el campeonato mundial entre Kárpov y Kaspárov.

Es interesante ver a un entrenador que luego se radicó en España, Boris Zlótnik, muchos años más joven y contando las típicas batallitas sobre el ajedrez y la educación. Mijaíl Tal comentando las partidas para el telediario soviético o Smyslov hablando de generalidades.

Resulta curioso ver las calles moscovitas sin apenas tráfico, y los jugadores llegando en un Lada. La sala de prensa con sus máquinas de escribir y los teletipos. El palacio de pioneros. Curiosamente el programa se grabó en el momento en que Kárpov iba ganando a Kaspárov por 5-0 y parecía que su victoria estaba cantada. No han corrido ríos de tinta con lo acaecido a partir de entonces. Me ha producido nostalgia volver a ver aquellos relojes soviéticos de la marca Yantar. Muchos de estos mundos ya no existen.


Magnus Carlsen contra Kaspárov

11/05/2010

William Shinkman, White Rooks, 1910

Hace un tiempo leí en chessbase.com una entrevista a Magnus Carlsen, el actual número 1 del ajedrez mundial. Estuve un tiempo mirando a ver si la publicaban en español. Supongo que no lo hicieron porque El País compraría los derechos…..

El caso es que la leí el otro día aquí.

La versión inglesa sonaba incluso más dura., pero esta es la respuesta que más me llamó la atención:

P. Lleva un año colaborando con Gary Kaspárov, quizá el mejor jugador de todos los tiempos. ¿Cómo es esa cooperación? ¿Kaspárov es el maestro, usted el discípulo?

R. No. En lo que se refiere a los puntos fuertes de nuestro juego no estamos muy alejados. Hay muchas cosas en las que él es mejor que yo. Y al revés. Kaspárov puede calcular más variantes, pero mi intuición es mejor. Yo sé inmediatamente cómo evaluar una situación y qué plan se requiere. En eso soy mejor que él.

Tengo la impresión de que en esos niveles tan altos de competencia, las diferencias son tan mínimas que llega a ser difícil saber qué delantero es más veloz, que gran maestro de ajedrez calcula más o es más intuitivo. Me sorprende la rotundidad con la que Carlsen declara en qué es mejor y peor que Kaspárov.