Caligrafía de Macao

25/04/2017

Largo del Senado (Macao)

El Embajador ha vuelto a acercarse a la antigua colonia portuguesa y ha conseguido enviarme idéntico modelo de postal a la de 2010. Así no tengo ni que escanearla. Está recorriendo de nuevo los lugares de su peripecia sinológica antes de volverse para este lado de Eurasia, donde será muy bienvenido.

Caligrafía

Nos dice en sus líneas que lo que pone en los sellos es “caligrafía”, pero como he visto que eso indicaban las letras latinas  del lateral en portugués se me ha ocurrido que a lo mejor era una serie sobre caligrafía en la que aparecían diferentes ideogramas y me he frotado las manos pensando en la posibilidad de corregirle, pero no ha podido ser: 書法 se dice Shūfǎ (no sé por qué no me queda sobre la “a” el diacrítico del tercer tono), que quiere decir caligrafía. El primer ideograma es un dolor y, simplificada, la palabra quedaría 书法.

 

 

Anuncios

Postal de Macao

29/06/2010

Largo del Senado (Macao)

Macao, 20-06-2010

¿Qué tal va todo señor?

Te juro que me he metido la mayor sesión de sauna turística de la Historia. Qué calor, cuánta humedad, pero cómo me gusta Macao.
Es como dar un salto en el tiempo y en el espacio. No termino de creerme del todo que esto sea China, pero sí, desde hace 10 años volvió al redil. Hoy no he pisado Taipa que es donde están los casinos porque tenía bastantes cosas pendientes en la península.
No sé si tendrás algún sello macaense en tu colección, de todos modos ahí van dos.

Un abrazo.

Sellos de Macao

Hoy me he encontrado en el buzón con dos postales. Una de San Petersburgo que no era para mí y esta de Macao, que me manda mi corresponsal en la zona. La imagen del Largo del Senado me ha recordado mi paso por la ciudad en marzo de 2001. En realidad, sólo fueron unas horas ya que fuimos y volvimos en el día en el transbordador desde Hong-Kong.

Es verdad lo de que es un lugar fuera del tiempo y el espacio. Ese empedrado que se ve en la postal, se puede encontrar también en Río de Janeiro y en Lisboa. Recuerdo andar por la fortaleza y en la fachada de la catedral de San Pablo. Las muchas pastelerías y alfayaterías. La mayoría de los chinos que viven en Macao no hablan ni entienden el portugués. Creo recordar que a pesar de tener su propia moneda, aceptaban los dólares de Hong-Kong. Vimos algunos de los famosos casinos, pero la mayor parte de la diversión estuvo en ver el cruce de oriente y occidente y ese trozo extraño de Iberia allá tan lejos.