Sabotaje (Falcó 3)

30/03/2019

Sabotaje

Mi lectura sabatina ha sido el tercero de Falcó (1, 2). Comienza por los alrededores de la patria chica pero la acción principal transcurre el el París de 1937 donde se va a celebrar la exposición universal a la que la República llevó el Guernica. Escenario fascinante de las entreguerras frías.

Tratándose de una novela de espías no conviene desvelar demasiado de la trama. Me voy a quedar con esta exageración revertiana con algo de verdad puesta en boca del espía soviético Kovalenko:

Sus compatriotas son refractarios a demasiadas cosas. Ni el fascismo ni el comunismo calan de verdad en ellos; he visto allí más oportunistas que gente con ideas firmes… Sólo el anarquismo encaja con su carácter, y eso los hace imprevisibles y peligrosos. Incluso los más disciplinados ignoran la palabra disciplina. Eso no les impide morir dignamente, como formidables guerreros que son… Aunque, para su desgracia, seguirán siendo siempre españoles.

Y con la idea de que seguramente sea algo bueno que el posibilismo tenga más adeptos que todas las demás ideologías juntas y que por fortuna desde los años treinta los españoles hayan dejado de ser guerreros formidables para alcanzar bastante más disciplina y organizar un país mucho mejor de aquel que fue. Para vivir, más que para morir dignamente.

En cuanto apareció en escena el personaje de Boyard intuí que se trataba de Malraux y un par de gugleos me lo confirmaron. Hace un par de años vi “Sierra de Teruel” que recomiendo por su interés histórico ya que no creo que a estas alturas y con todo lo que ha dado el cine en los últimos ochenta años nos aporte gran cosa.

Anuncios