Colapso 1

21/11/2017

Colapso

Este es el libro que estoy atacando últimamente, Collapse: How Societies Choose to Fail of Survive (2005). Elección sencilla tras los anteriores del mismo autor, que devoré el año pasado. Digamos que los temas de Jared Diamond están en un punto de corte entre las grandes preguntas científicas y las grandes cuestiones políticas que me interesa bastante.

En los primeros capítulos he ido leyendo cosas sobre Montana que me resultan un marco calcado al de los problemas de desarrollo que padecen zonas rurales españolas. También he leído sobre la Isla de Pascua, que siempre me interesó y me he replanteado algunas cosas. Más curiosa aún que la historia rapanui es la peculiar experiencia humana en lugares más remotos todavía: Pitcairn, Henderson, Mangareva. Luego la caída de civilizaciones en el continente americano, con casos muy relacionados con la sequía como el de los anasazi del sudoeste norteamericano y ahora estaba con los mayas. Hay un párrafo interesante que trata el problema de los cultivos, sin demasiada proteína (maíz) ni demasiado excedente, lo cual dificultaba el abastecimiento militar y podría ser la clave explicativa de por qué nunca hubo un imperio sino varios reinos enfrentados. El ejemplo viene de Nueva Zelanda, que como fue colonizada por europeos en una epoca más tardía puede estar mejor documentado.

Estamos acostumbrados a dar por supuesto que el éxito militar lo determina la calidad del armamento y no el abastecimiento de alimentos, pero la historia maoría de Nueva Zelanda muestra un ejemplo claro de cómo la mejora en la distribución de alimentos puede incrementar de modo decisivo la probabilidad de éxitos militares. Los maoríes son el pueblo polinesio que se estableció en Nueva Zelanda antes que nadie. Tradicionalmente lucharon fieras guerras entre ellos mismos, pero sólo entre tribus muy cercanas. Estas guerras estaban limitadas por la modesta productividad de su agricultura, cuyo elemento principal era el boniato. No era posible cultivar suficientes boniatos como para alimentar a un ejército en campaña durante un periodo de tiempo prolongado o desplazado a lugares distantes. Cuando los europeos llegaron a Nueva Zelanda llevaron patatas que, desde alrededor de 1815, aumentaron el rendimiento de los cultivos de los maoríes. Desde entonces los maoríes pudieron cultivar comida suficiente como para mantener a un ejército durante varias semanas. El resultado fue un periodo de quince años en la historia maorí (de 1818 a 1833) en el que las tribus maoríes que habían conseguido patatas y armas de fuego de los ingleses enviaron ejércitos a atacar tribus que estaban a cientos de kilómetros, las cuales no habían conseguido aún ni patatas ni armas de fuego. Así pues, la productividad de la patata superó las limitaciones anteriores en la práctica maorí de la guerra, limitaciones similares  a las que la baja productividad de la agricultura del maíz imponía a la práctica bélica de los mayas.

En tiempos más recientes las consideraciones sobre el aprovisionamiento han tenido más que ver con el transporte (Malvinas, Estalingrado) que con la producción de comida en sí. En cualquier caso esto enlaza bien con el problema del mantenimiento y la sostenibilidad de estructuras biológicas, económicas, políticas… Hoy la jefa ha estado en una conferencia sobre el futuro de la Unión Europea y mi intuición es que no se va a integrar más y bastante será si se mantiene lo que hemos conocido hasta ahora, lo mismo creo de cosas como los sistemas públicos de pensiones, ecológicos etc.

Anuncios

El mundo maya (postal de México)

11/08/2017

El mundo maya

Ya voy apilando unas cuantas postales de México. Ésta llegó el martes (8 de agosto) y, si veo bien, el matasellos dice 2 de junio. Dónde habrá pasado la cartulina estos dos meses…

A los que me envían postales, cosa que me encanta, voy a pedirles tregua ya que espero estar cambiando de casa dentro de pocas semanas…. lo único malo es que aún no sé la nueva dirección, pero todo se andará.

Volviendo al antiguo virreinato de la Nueva España, bonitas fotografías del sur del país. Los que van a Cancún pueden darse, además de un baño en la playa, otro de cultura maya y ver pirámides y restos arqueológicos: Palenque, Uxmal, Chichen Itzá. Ver también las cascadas de Agua Azul.

Sello conmemorativo del centenario de la constitución mexicana de 1917, en concreto del extenso artículo 123 que trata de los derechos sociolaborales.

Cada vez me da más pereza viajar, pero hace algunos años se me ocurrió que Roma, la Ciudad de México, Cuzco y Jerusalén eran cuatro lugares icónicos de nuestra civilización que me gustaría ver. Me faltan tres y el último ya no estoy seguro de que me apetezca. México sí. Algún día.