Falsos amigos: Truculent – truculento

28/12/2018

Lo curioso es que he descubierto que truculent (en inglés) no es lo mismo que truculento (en español) leyendo sobre Stalin a quien la definición castellana le viene al pelo.

truculento, ta
Del lat. truculentus ‘cruel’, ‘atroz’.

1. adj. Que sobrecoge o asusta por su morbosidad, exagerada crueldad o dramatismo.

Resulta que en la biografía de Trotksy que estoy leyendo se trata el momento (marzo de 1924) en el que se hace público el testamento político de Lenin y dice Robert Service que:

Although Trotsky’s ‘excessive’ administrative zeal was mentioned in the testament it was Stalin who had the greatest cause for concern – and this showed in the depressed look on his face while Lenin’s criticism was being communicated. Witnesses had never seem him less truculent.

Así que aunque el contexto ya daba una idea aproximada he mirado a ver cómo funcionaba este truculent que no podía ser truculento. Dice el diccionario oxoniense:

 truculent
ADJECTIVE
Eager or quick to argue or fight; aggressively defiant.

‘the truculent attitude of farmers to cheaper imports’

Así que el truculent inglés viene a ser combativo, agresivo u hostil mientras que el truculento español es lo que sobrecoge por ser atroz, cruel, terrorífico, espantoso o tremebundo.

Creo que combativo es la forma que yo habría escogido para expresar cuál no era el ánimo de Stalin durante el decimotercer congreso del partido bolchevique. Por ejemplo:

Aunque el testamento mencionaba el excesivo celo administrativo de Trotsky era Stalin quien tenía más razones para preocuparse tal y como mostraba la expresión deprimida de su rostro mientras las críticas de Lenin se hacían públicas. Los testigos de aquello nunca lo habían visto menos combativo.

De lo agresivo a lo atroz hay una escala que puede explicar la evolución separada del término latino en las diferentes lenguas modernas. Tras una breve investigación creo que en italiano es parecido a como es en español; en portugués he encontrado ejemplos tanto a la española como a la inglesa; en francés más parecido al inglés con el añadido de otro significado adicional de la familia de ‘pintoresco’.

Anuncios

Falsos amigos: concusión – concussion

01/06/2017

La última entrega, por el momento, de la serie de falsos amigos me la trae don Antonio Cánovas del Castillo, que fue tantas cosas y que con 26 años escribió la Historia de la decadencia de España desde el advenimiento de Felipe III al trono hasta la muerte de Carlos II. Mucho título pero es que también fue mucha decadencia. En la página 62 me encuentro con la palabra concusiones sin saber yo qué podía ser una concusión.

Fué notable entre otros el ejemplo del conde de Villalonga,
D. Pedro Franqueza, secretario del estado de Aragón,
que en treinta y seis años con Felipe II no tuvo nota, y
metido luego al manejo de la hacienda con D. Lorenzo
Ramírez de Prado y otros favorecidos del duque de
Lerma, en poco tiempo llegaron á tanto sus concusiones
y escándalos, que el mismo Duque se espantó de ellos,
prendióle, y hallándose contra él en su proceso hasta
cuatrocientos setenta y cuatro cargos, le dejó morir en
la cárcel.

Ya se ve que no puede ser cosa buena, pero miremos el DRAE o el Diccionario del Español Jurídico, que tanto da:

concusión
Del lat. concussio, -ōnis.

1. f. Der. Exacción arbitraria hecha por un funcionario público en provecho propio.

Dos indicios apuntan a que es voz que debe de estar muy en desuso. El primero es que estudié Derecho y aunque no se me pegó gran cosa lo fácil es que los términos le acaben sonando a uno (incluso aunque los significados no). El otro es que mira que no tienen que haberse dado casos de esto en la España contemporánea y me supongo que quedarán tipificados en la extorsión, la prevaricacion.

Investigando estas cosas también he descubierto que en un tiempo se llamó peculado lo que hoy es malversación de fondos públicos.

Volviendo al asunto inicial, la que sí tengo muy vista es la palabra inglesa concussion. Mucho en los partes médicos de las noticias y curiosamente (ya que no es deporte que me interese) también a menudo cuando se trata de las lesiones cerebrales en el fútbol americano. En mi fuero interno (que no es nada técnico) este término siempre ha sido traducido como “contusión”, que además suena parecido (pero contusión de las gordas, ya que en español contusión es cualquier cosita).

El Óxford da unas acepciones de concussion que se limitan a los efectos del golpe:

1 .Temporary unconsciousness or confusion and other symptoms caused by a blow on the head.
‘he was carried off the pitch with concussion’  ‘nothing more serious than a mild concussion’

2. A violent shock as from a heavy blow.
‘the ground shuddered with the concussion of the blast’

El Wiktionary da más significados e incluso el jurídico

  1. A violent collision or shock.
  2. An injury to part of the body, most especially the brain, caused by a violent blow, followed by loss of function.
  3. (law, civil law) The unlawful forcing of another by threats of violence to yield up something of value.

Parece que estas acepciones provienen del Merrion-Webster de 1913. La existencia del término jurídico en ambas lenguas provocaría que fueran sean falsos amigos sensu strictu.

También he encontrado un ejemplo de 1498 en el que se dice:

La cabeça conteſce alguna vez ſer llagada con cortamiento y algunaſ vezes cô concuſſion

pero es una traducción de la Chirugia Magna de Guido de Cauliaco. Una castellanización abortiva diría yo. Ya en el XVIII se encuentra también un texto del padre Feijoo en el que se ve que emplea la acepción anatómica del término, pero en general me parece correcto decir que esa palabra con su sentido médico no ha existido en castellano, y que concusión y concussión son muy falsos amigos en la práctica: en inglés, contusión grave; en español, extorsión por funcionario. La idea que había en el étimo común es la de sacudida.


Titulitis – credentialism

08/03/2017

No sé si se sigue hablando en España de titulitis, sea entre comillas o sin ellas . Quizá la realidad ha curado a las nuevas generaciones de espanto y de esta enfermedad social de la que creo que se adolecía más en los años noventa.

Si me hubieran preguntado si esta palabra tal cual tiene traducción a algún otro idioma habría dicho que no, que es puro genio de la raza carpetovetónica. Es de suponer que algún modo tiene que haber de llamar a este fenómeno en los lugares donde se produzca, aunque no necesariamente ha de ser con una sola palabra y menos aún tan graciosa.

En un post me encuentro con que el diccionario de Óxford aceptó en 2013 el término credentialism (mucha menos guasa, dónde va a parar) pero que parece que viene a traducir más o menos la misma idea, al menos desde el punto de vista del empleador.

Como la búsqueda combinada de títulitis y credentialism sólo me ha dado tres resultados, por aquí lo dejo para darle difusión y por si fuera una traducción que a alguien pudiera servirle.


Palabras del día, sección transporte

06/02/2016

Hoy ha salido en el OED sección transporte la palabra persa takhtrawan, que dudo que alguien haya intentado castellanizar. También es innecesaria en inglés, donde litter es entre otras cosas una litera de transporte de esas que llevan las caballerías.

takhtrawan, n.
Pronunciation: Brit. /ˈtɑːktrəˌwɑːn/ , U.S. /ˈtɑktrəˌwɑn/
Forms: 16 tackravan, 17 takht revan, 17–18 taht-revan, 17–18 takt-ravan, 17–18
Etymology: Of multiple origins. Partly a borrowing from French. Partly a borrowing from Persian. Etymons: French tack-ravan; Persian taḵtravān.
< (i) French †tack-ravan (1671 in the passage translated in quot. 1671) and its etymon (ii) Persian taḵtravān sedan chair, litter < taḵt takht n. + ravān, verbal adverb (and hence adjective) of raftan to go, walk, travel (present stem rav-)
Now rare.

In South and Central Asia: a covered litter carried by mules or camels, esp. (in early use) one used by a monarch or other high-ranking person.

Se me ha ocurrido buscar a ver qué diferencia hay entre litera y palanquín. Si hago caso de la RAE, parece que la litera la transportan animales y el palanquín personas (y la wikipedia estaría mal, a fecha de hoy). En el museo de Collins Barracks suelo ver un palanquín japonés lacado que parece más bonito que cómodo para viajar, y eso sólo teniendo en cuenta la perspectiva de quien va en el interior. No encuentro una imagen, pero los hay parecidos. Si he tenido que mirar la diferencia entre litera y palanquín, con kago y norimono ni me pongo.

Palanquín japonés (Smithsonian)

Uno chapurrea italiano un poco, pero a veces mi compañera me dice palabras que me dejan vendido. Hoy me estaba contando algo que no entendía porque desconocía la palabra “altalena”, que es un columpio. Recuerdo haber leído un artículo hace años en la página de la BBC sobre el barco Altalena en Tel Aviv y recuerdo haber pensado que el título de la entrada de la Wikipedia en español (Batalla de Altalena) era erróneo porque lo que se describía no me parecía precisamente una batalla. Si en aquel momento hubiera sabido que el nombre del barco era “columpio” habría pensado algún juego tonto con el significado irónico de “columpiarse”.

El columpio y el palanquín asiático me han recordado que hacía tiempo que quería buscar una palabra que una vez necesité y no tuve. Quería averiguar si hay algun nombre para la pértiga con dos platillos o cestos que se utiliza en algunos países asiáticos para portar carga. Estas operaciones de búsqueda de diccionario a la inversa (tener un significado y buscar el término) deben de haber sido prácticamente imposibles en los tiempos anteriores a los buscadores de Internet. No me ha costado encontrar carrying pole, (que no es sólo lo que digo, sino también más cosas) y a partir de la expresión inglesa, la palabra filipina (obviamente, el único país asiático donde se ha hablado español): pinga, que también está en el DRAENo creo que haya otra palabra en español para decir esto.

Chino portando fruta en una pinga (Manila, 1899)

Chino portando fruta en una pinga (Manila, 1899)

El significado más habitual de pinga es pene, lo cual limita las posibilidades de éxito de la palabra, a la vez que ofrece otras:

-¡Niño, no lleves tanto peso que te vas a averiar!

-¡Eso lo llevo yo con la pinga!

 


Falsos amigos: egregio – egregious

25/02/2015

 

Me la he encontrado hoy en una entrada del hilo mental con once palabras inglesas que cambiaron drásticamente de significado y pensaba que ya la había incluido en la sección de falsos amigos, pero no, y mirando mi lista de cosas pendientes veo que no había pasado de la fase de proyecto y que egregious fue la palabra del día del diccionario oxoniense el 15 de julio de 2013. La sucinta definición del muy venerable libro era: outstandingly bad; shocking.

Simplificando:

  • en español, egregio: ilustre (muy bueno)
  • en inglés, egregious: infame (muy malo).

Dicen los de Mental Floss que ha acabado teniendo ese significado negativo a causa del uso irónico de la palabra. Daños colaterales del llamado humor inglés. No será el único caso.

Y como en otros casos, si alguien viene y dice que en inglés en realidad egregious quiere decir insigne y que unos hablantes malos lo han corrompido no dejaría de tener su punto de razón, como quien diga que álgido es el momento más frío y no el más caliente de un proceso.

A veces se ha producido un contagio entre términos hermanos y las nuevas acepciones pasan de unas lenguas a otras. En el siglo XVIII se criticaba en Inglaterra el uso del verbo to ignore queriendo decir “omitir, despreciar o hacer caso omiso” considerando como única acepción válida la original latina: “desconocer”. El nuevo sentido no llegó a España hasta los años setenta del siglo XX. Para mí durante mucho tiempo fue un anglicismo, pero incluso un anglófono muy purista aún puede oponerse al sentido más reciente.

Hemos hecho lo mismo  en el caso de adjetivos como visionario o sofisticado (en los que la connotación dio un vuelco, el primero de negativa a positiva y el último al contrario). En el caso de egregio-egregious la palabra tiene suficientemente poco potencial como para que acabemos imitando el comportamiento anglosajón, pero cosas más raras se han visto.

 


Pocas palabras

11/11/2014

Uno es ya desde hace años admirador del diccionario oxoniense, en el que nunca deja de aprender cosas. Por ejemplo, me he encontrado con que existe el uso en inglés de la expresión formada por los dos vocablos españoles “pocas palabras”.

Y al parecer no se utiliza, tal y como yo habría creído, para significar que “a buen entendedor pocas palabras bastan” sino para solicitar silencio al interlocutor y zanjar un asunto. Nunca me he cruzado con esta expresión en mi experiencia cotidiana o lectora de la lengua inglesa, pero según el diccionario de Óxford vendría a ser un “no se hable más” cuya intención es incluso difícil de inferir de los ejemplos con que ilustra la expresión.

Siendo el inglés histórico el batiburrillo de grafías anómalas del que se trata, estas “pocas palabras” se han escrito con muchas o de muchas maneras. Varias de ellas conservan el diptongo latino de paucus y paucas: Pacus palabros, paucus palabros o paucus pallabris. Esta última forma es la que emplea Shakespeare en “La fierecilla domada”.


Petricor

23/12/2012

Estaba archivando correo y veo que en septiembre descubrí esta palabra. En realidad, como casi todo lo nuevo, la versión inglesa: petrichor, que apareció en 1964. He visto la castellanización en la Red, pero no aparece aún en el Diccionario de la Academia Española si es que algún día lo va a hacer. Si el DRAE tiene cien mil palabras y el Óxford gordo un millón, en algo se tiene que notar No es que sea un término estrictamente necesario: se trata del olor de la tierra después de la lluvia. Mi traducción de lo que dice el OED que es:

Un olor agradable y peculiar que suele acompañar las primeras lluvias tras un largo período de tiempo caluroso y seco en algunas regiones. También la mezcla líquida de compuestos orgánicos que se recoge en el terreno y que se cree que es la causa de este olor.

No tengo un gran sentido del olfato, pero he percibido este fenómeno de modo especialmente intenso en Extremadura. Creo que es una de las cosas con las que uno podría orientarse y saber dónde se encuentra si le llevaran a un lugar desconocido y sin mapa.

Aunque me faltan palabras para definirlos, distingo bien el olor del campo de los lugares en los que he vivido. También en Nueva Zelanda me pareció un aspecto muy interesante e inesperado, del que no había leído nada antes de llegar. El olor de la vegetación es diferente a los que había percibido en los otros continentes.