Comparaciones con la población histórica de Irlanda

15/04/2017

Lo de que Irlanda es el único país de Europa occidental con menos población que en el siglo XIX es un aspecto bien conocido. La isla llegó a tener 8 millones de habitantes y tras la gran hambruna de la patata y la emigración a América quedó en menos de la mitad. En los últimos años la república ha aumentado su población, que ha pasado de los 3,5 millones de 1987 a los más de 4,5 millones de hoy. Siempre me acuerdo un titular de periódico del año 2000 que venía a decir algo así como “la población, en su punto más alto de los últimos 120 años”.

Pero hace unas semanas vi el interesante tuit que encabeza esta entrada y me llamó la atención la comparación. Ciertamente a principios del XIX la población de Irlanda era más del doble de la de Portugal o la de Grecia o la de todos los países nórdicos juntos. Nunca había pensado que Portugal, que hoy tiene unos 10 millones de habitantes habría tenido por entonces, por cuando era un imperio marítimo global, apenas 3.

Para los que quieran una comparación hispanoirlandesa, España empezó el siglo XIX con unos 10 millones de habitantes , el XX con unos 18 millones, el XXI con unos 41 millones y ahora estará cerca de los 47 millones de habitantes.

Más sorprendente aún es el gráfico que he visto en fechas más recientes, en el que se compara la población de Irlanda con la de Inglaterra, Escocia y Gales. En realidad, antes de la gran hambruna de 1846-1848 las dos islas eran magnitudes comparables en términos demográficos. El salto inglés es espectacular

Luego también la semana pasada, este fragmento citado en Marginal Revolution en el que se aborda el declive de la parte céltica del Reino Unido:

Since 1821 the population of the Celtic arc of the north and west has declined as a proportion of the population of the United Kingdom, from 46 per cent in 1831, to 20 per cent in 1911, to 16 per cent in 2014, due to famine, independence and emigration.  This is a configuration of the country which we have been losing for nearly two centuries.

Del libro Love of Country: A Hebridean Journey, de Madeleine Bunting.

Cuando dice “independence” se refiere obviamente a la independencia de la República de Irlanda.

 

Anuncios

El francotirador paciente

07/01/2017
Grafiterismo

Grafiterismo

El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte. Obra menor que me ha recordado un poco a La piel del tambor. Acaso haya sido por mi escaso interés en el asunto grafitero y la poca capacidad que tengo de encontrarle la épica que dicen que tiene el tema. Hace doce años conocí a un pibón en Holanda que se dedicaba a lo de ir por las noches a las estaciones a pintar trenes y luego salir por patas y ya entonces me pareció que estaba yo pero que muy viejo para esas cosas. Dada mi senectud me sugirió ir poner pegatinas en las farolas. Hay tantos mundos en este mundo.

No sé si se puede criticar o si forma parte del canon literario que los grafiteros revertianos tengan un lenguaje articulado y bien culto en comparación con el de la clase de macarras que yo he conocido en los aledaños de ese negocio. Aunque el que un académico le haga usar a su personaje  el adjetivo “customizado”… no sé… vaya lo uno por lo otro.

En todo caso hay que agradecer enórmemente a don Arturo el que abogara por la incorporación de la palabra grafiti en el diccionario por antonomasia, ya que nunca supe si eran dos tes o dos efes o dos de ambas lo que llevaba el término italoamericano. Además esto dejó uno de los mejores intercambios que se han visto en la historia del tuister.

Todavía me estoy descojonando

Todavía me estoy descojonando

 

Tres ciudades a las que tengo ganas de ir alguna vez protagonizan en gran medida el asunto: Lisboa donde apenas pasé unas horas hace años y que querría conocer más y mejor, Verona de donde tengo una amiga y adonde nunca fui y Nápoles que tanto y tan bien se presta a la literatura negra.


Extremaduras y Asturias

03/02/2016
Condados de Castilla

Condados de Castilla

Extremaduras y Asturias o un mapa explica dos poemas.

En agosto pasado encontré un puñado de mapas y cosas de Castilla en un grupo de Facebook que plantea reivindicaciones político-territoriales que no comparto (pero que en absoluto me resultan más absurdas que otras que tengo más oídas). En cualquier caso hace una interesante labor de difusión. Desconozco la fuente original del mapa que les describo a continuación.

Un mapa de los condados de Castilla a medidados del siglo X, por los tiempos en que se consolida el idioma o al menos el dialecto central de la lengua. Aparecen en el las extremaduras, que eran lo que en otros contextos geográficos se ha llamado “marcas”. Por aquel tiempo “extremadura” eran sinónimo de “confín”, una derivación de extremo, por mucho que se haya querido vincularlas etimológicamente con el Duero. Suele olvidarse la Estremadura portuguesa, que como la región española queda más en el Tajo.  Existe una estrofa del poema “Campos de Soria”, de Machado que dice:

  ¡Soria fría, Soria pura,
cabeza de Extremadura,
con su castillo guerrero
arruinado, sobre el Duero;
con sus murallas roídas
y sus casas denegridas!

Seguro que muchos no la entienden. Por mis vínculos con la Extremadura por antonomasia tenía esto muy presente, aún sin haber ubicado con precisión geográfica la posición de las otras extremaduras, cosa harto dífícil en tiempos de escasez documental y fluctuante frontera. En todo caso la ubicación aproximada que ofrece el mapa, entre lo que hoy es el sur de Burgos y partes de Soria, Segovia y La Rioja.

Lo que nunca me había parecido más que una redundancia son los versos de la jura de Santa Gadea que dicen:

de las Asturias de Oviedo / que no sean castellanos.

Romancero de Agustín Durán (1832)

Romancero de Agustín Durán (1832)

Diríase que lo que explica la aparente redundancia es la existencia de las Asturias de Santillana, comarca y luego merindad que integrada en la intendencia de Burgos existió hasta la creación de las provincias de 1833.


Tratado de Tordesillas y extensión del Brasil

21/09/2014
asdf

Atentos también a Chile y Bolivia

Creo que una de las tiras cómicas que más me gustan de Internet es una especie de obra colectiva. Me hacen muchísima gracia esas bolas con las banderas de países haciendo chistes históricos, geopolíticos y sobre el carácter nacional. Hay tantos ejemplos que no sería ni capaz de hacer una selección.

Hoy me he encontrado con uno que bromea algo que a mí me tuvo en la curiosidad durante muchos años. ¿Cuál es la razón de que la colonias portuguesas de América se extendieran mucho más allá de la línea trazada por el Tratado de Tordesillas?

En la viñeta aparecen el Papado, Portugal y España (con los colores de la bandera de la cruz de Borgoña, que era la de la época) repartiéndose el mundo en Tordesillas (1494). España no se preocupa demasiado por el hecho de que Portugal obtenga territorio en América del Sur ya que, al fin y al cabo, es sólo un rincón. En la última viñeta se ve cómo siglos después, el territorio originariamente portugués, Brasil, se ha extendido mucho más allá de la línea imaginaria pactada, ocupando la mayor parte del continente.

La respuesta a por qué el Brasil se extendió hacia el oeste la encontré en la guía Lonely Planet en 2001. Brasil traficaba con esclavos mucho más abiertamente que España y llevó millones de africanos a sus territorios americanos. Algunos se escapaban y huían y formaban quilombos (que en Argentina es una palabra que significa desorden, pero que en Brasil era un poblado formado por esclavos escapados). Los portugueses también intentaron utilizar indios, que como a los españoles les resultaron peores para el trabajo. Los traficantes de esclavos, llamados negreiros y bandeirantes, hacían incursiones en la selva para capturar mano de obra. Para facilitar estas expediciones fueron estableciendo poco a poco núcleos de población de carácter más permanente en el interior del continente, que es casi todo jungla impenetrable. A la vez que estos puestos convertidos en poblaciones se fue desarrollando una red de comunicaciones que extendió el país hasta los Andes. En un territorio tan inhóspito y más aún en en tiempos como aquellos no operan los tratados internacionales, que poco a poco se vieron superados por la realidad.

 


Matrimonios en España y en Irlanda

04/12/2013
Knack weekend

Knack weekend

Me entra la risa cuando me acuerdo de una compañera de trabajo que se mostraba indignada con el bunga-bunga de Berlusconi, hará cosa de un par de años. Más que nada me hace gracia lo que decía “what a shame,being Italy a Catholic country!” (¡siendo Italia un país católico!). La categoría de “país católico” es más que discutible y los hay en los que el catolicismo se muestra con mayor hipocresía (¿mayor catolicismo?) como es el caso de España, Portugal o Italia y luego están los restos del nucleo duro episcopal, que serían Irlanda, Polonia y el propio Vaticano. Esto de this is a Catholic country es una estupidez que se repite demasiado a menudo en Irlanda para intentar zanjar discusiones y justificar lo que no es sino atraso. Por fortuna cada vez menos, pero el ritmo es quizá diferente.

En mi aprendizaje irlandés hubo muchas cosas que me sorprendieron. Por ejemplo, que un montón de privilegios de la Iglesia Católica que nosotros asociamos al régimen franquista, en Irlanda seguían no sólo intactos sino apenas cuestionados tras ochenta años de democracia. El cuasimonopolio educativo es uno de los más evidentes. De esto habría mucho que hablar, pero en general yo vinculo los veinte años que Irlanda lleva de retraso con respecto a España en ciertas cuestiones sociales a la falta de un éxodo rural como el que vivió España entre 1950 y 1980 y a la relativa homogeneidad de su sociedad conservadora.

Por poner un dato, voy a tomar algo por lo que ya me interesé en su día, y escojo el de los matrimonios civiles en 2011, extraidos de un periódico para el caso español y de la página de la televisión irlandesa para el irlandés.

  • Matrimonios  civiles en Irlanda (2011): 29%
  • Matrimonios civiles en España (2011): 60,07%

En ambos países hay tendencia hacia la secularización, pero tanto el punto de partida como el ritmo son diferentes.


Mapa electoral de Portugal

21/10/2011

Portugal, Elecciones de 2011, resultados por distritos

Hace varias semanas que tengo rondando por el escritorio este mapa de las elecciones legislativas portuguesas de este año 2011. Lo saqué de Electoral Geography. Ya hacía tiempo que había observado que, al igual que en España, los municipios del sur son de mayor extensión que los del norte y que en ellos la izquierda suele tener prevalencia.

Tengo pendiente investigar si esto también tiene que ver con la Reconquista, el reparto de las tierras y el tipo de relaciones de producción que se dieron a principios de la edad contemporánea.

Quizá estoy diciendo una barbaridad, pero es posible que al igual que en España, los terrenos del sur fueran repartidos entre los nobles norteños durante la Reconquista, y que junto con las tierras recibieran poblaciones de moriscos. Que ello haya supuesto un modo de relaciones económicas agrícolas en las cuales hubiera terratenientes y masas de campesinos desposeídas y que a finales del siglo XIX estas masas hubieran recibido con agrado las nuevas ideologías redistribuidoras.

También estoy considerando que la región más meridional sea menos izquierdista porque puede haber recibido la industria del turismo en los últimos 50 años. La idea sería comparar el comportamiento político del Alentejo con el de Extremadura y el del Algarve con el de la costa andaluza (quizá con la provincia más turística, Málaga) o con Murcia. Para esto haría falta conocer la dinámica los movimientos internos de población de los últimos cincuenta o sesenta años.

Posible paralelismo interesante.