Todo sobre Tuvalu

20/01/2018

Bandera de Tuvalu y sus nueve islas

Anteayer leí un artículo que me pareció muy interesante y que trataba sobre los números que se ocultan en ciertas palabras. Dada mi ignorancia en las lenguas polinesias, una de las cosas de las que me enteré es que el número ocho aparece en el nombre de Tuvalu, cuya traducción al español sería algo así como “ocho juntas” y que se refiere en tuvaluano a las ocho de las islas que estaban habitadas en cierto momento. Las que conforman el país y que aparecen en su bandera representadas con sendas estrellas son nueve islas, en realidad nueve atolones.

Como parece ser que en este momento las nueve están habitadas quizá debieran cambiarle el nombre al país aunque seguramente tampoco será el único que esté mal puesto. ¿No era Hispania toda la península? Lo que sí que ha cambiado unas cuantas veces es la bandera. La actual es la misma que hubo entre 1978 y 1995, con 9 estrellas. Es un poco complicado mirar cuáles son las islas en el mapa, ya que la bandera el oeste queda en la parte de arriba y el norte a la izquierda. A finales de 1995 y durante dos meses quitaron una estrella de la bandera y o mal lo estoy mirando o me parece que quitaron la de Vaitupu en vez de la de la “deshabitada” (ya no lo está) Niulakita, a la que ´-Álvaro de Mendaña llamó “La Solitaria”. El caso es que estrenaron 1996 con una bandera más moderna que les duró dos añitos para después volver de partida con la enseña británca, sus nueve estrellas insulares y un tono de azul que parece un tanto más claro que el azul marino de costumbre.

Las aguas territoriales se ven mejor que los puntitos en el mapa

Como apuntábamos el primer europeo que pasó por lo que hoy es Tuvalu fue el marino español Álvaro de Mendaña allá por 1568. Es el suyo otro de tantos nombres que si no están olvidados por los historiadores sí lo están por los españoles. Quizá ese fuera un dato referente a Tuvalu más interesante de conocer que la única referencia que yo tenía del país, por obra y gracia del libro de texto de geografía de 7º de EGB y aquella manía de hacernos memorizar capitales, que no sé si perdura: La capital del país se llama Funafuti. Me acabo de enterar de que Funafuti (6.025 habitantes en 2012) no es una ciudad sino un atolón compuesto por 33 islotes, lo que sería la razón por la que en ocasiones se cita como capital a Fongafale (el islote principal) o Vaiaku (el nucleo de población de Fongafale en el que se se encuentran los edificios administrativos).

Funafuti no es una ciudad sino un atolón

¿Y los tuvaluanos quiénes son o qué piensan de la vida? Pues son menos de once mil y hasta 1974 estuvieron en el mismo saco que los del actual Kiribati en una unidad colonial británica llamada Islas Gilbert y Ellice, en las que los que hoy son tuvaluanos eran Ellice y los kiribatianos, Gilbert. Ellice fue un mercader escocés del siglo XIX y el gilberto que dio nombre a las otras islas fue Thomas Gilbert, marino inglés del XVIII. aunque como suele pasar el primer europeo que las vio fue Pedro Fernández de Quirós que en 1606 llamó a las dos más septentrionales (Butaritari y Makin) Islas del Buen Viaje.

En 1974 hubo un referéndum en las Ellice, hoy Tuvalu, que ganaron los partidarios de separarse de las Gilbert, por lo que durante un par de años fueron dos colonias británicas separadas y posteriormente la independencia de Tuvalu llegó en 1978. Independencia relativa, dentro de lo que pueda significar para un país de diez mil almas repartido en islotes y dentro de la Commonwealth. con la reina de Inglaterra como jefe de estado y que cuya economía depende en gran medida de la ayuda de Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

En este mapa de 1884 se ven los nombres polinesios y anglosajones de las islas. Las Gilbert y las del Fénix son hoy Kiribati, Ellice es Tuvalu y Tokelau una dependencia de Nueva Zelanda.

Después ha habido otros dos referendos (en 1986 y en 2008) para ver si el país seguía en la mancomunidad británica o si se convertía en república. Lo que me sorprende del último es que la participación fuera sólo del 21.5% y los partidarios del statu quo ganaran por 1.260 votos (65%) a 679 (35%). Me gustaría saber qué cosas mejores tenía que hacer aquel día el resto de la población o por qué un asunto que concita suficiente interés como para que se organice una votación no lo genera a la vez para que se participe en la misma. En cualquier caso, la política de Tuvalu tiene que ser una cosa muy curiosa. De hecho no hay ni partidos políticos, lo que quizá lo pueda convertir en referencia para algunos españoles ilusos y críticos con la partitocracia. En otros lugares de parecido tamaño los partidos suelen ser el envoltorio que esconde plataformas personalistas pero en Tuvalu ni disimulan.

El hecho de que Tuvalu aparezca en esta lista es consecuencia de que allí no hay apenas nadie y que aunque algunos cientos de hablantes de nuestra lengua se hayan dejado caer por allí en las últimas décadas, la relación más probable con el país que puede darse hoy en día, aunque extraña y leve, sea el navegar no como Mendaña, Quiroz y Vae de Torres sino gracias a Internet por el dominio tuvaluano acabado en .tv de algún canal de television de cualquier otro lugar.

Anuncios

Reforma constitucional

17/12/2017

Llevo muchos años oyendo hablar de que en España es necesaria una reforma constitucional. En las últimas semanas me encuentro este planteamiento con más frecuencia aún. A mí me parece que los grandes problemas de España o al menos los que yo considero tales (mercado laboral, sostenibilidad del sistema de pensiones, desarrollo económico de ciertas zonas deprimidas, modernización del tejido productivo, crisis demográfica) podrían si no resolverse al menos mejorarse mediante la reforma de leyes normales y orgánicas y muchas veces sin siquiera eso mediante la adopción de medidas y programas adecuados. Este pensamiento mágico de que por poner algo en un texto legal las cosas van a mejorar sin más esfuerzo es una cosa muy española.

He dejado al margen el otro de los grandes problemas españoles: los nacionalismos periféricos. Eso no hay ley ni reforma constitucional que lo resuelva y serán grandes dosis de realidad las que empujen al siguiente equilibrio de conllevancia. El pensamiento mágico basado en referendos es fe en una magia aún más poderosa que la de la reforma de la carta magna.

Volviendo a la reforma constitucional, las propuestas son tan diversas y muchas van en sentidos opuestos por lo que me sorprende que no se oiga algo que no sé si es una paradoja o una obviedad matemática: incluso si todo el mundo está de acuerdo en que hay que cambiar la constitución es posible que lo mejor sea no hacerlo.


Carteles del referéndum

23/05/2015

Ayer se celebraron en Irlanda sendos referendos cuyo resultado aún se desconoce mientras escribo. Apenas nadie ha hablado del que se ha hecho para rebajar de 35 a 21 años la edad legal para ser presidente de la república. No he visto ni un cartel al respecto. El otro, sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha tenido más miga.

En Irlanda se vota hasta las diez de la noche y el cómputo de votos se deja para el día siguiente, costumbre ésta que no tendría demasiado éxito en un país de desconfiados como España. Tampoco hay jornada de reflexión y se hace campaña incluso en el día de la votación. Ayer por la tarde todavía me ofrecían pegatinas y folletos por la calle. Esto último me parece bastante más normal que lo que se viene haciendo por allí abajo.

En algún momento del día de hoy sábado saldrán los resultados. Entiendo que pronto. Cuando hay elecciones legislativas a veces se tarda más de un día y en contar y recontar los votos, debido al sistema de voto transferible. Entre esto, Eurovisión y las elecciones de mañana en trece regiones y más de ocho mil municipios españoles el fin de semana puede estar bastante entretenido.

En general el matrimonio llamado igualitario me importa bastante poco. Entre los activistas me parecía más simpática la tribu del sí, que en Dublín al menos parecía bastante mayoritaria. He visto a muchos con pegatinas del sí, y a nadie con pegatina del no, pero habrá que ver los resultados en el retropaís culturalmente dominado por la iglesia romana.

Como a rasgos generales se puede decir que de lo que estoy en contra es del matrimonio como institución tengo dudas de si extenderlo contribuye a su consolidación o a su disolución.

Aquí dejo unas fotos con carteles del sí y del no que saqué por la zona de Westland Row y Merrion square.


Senados

06/10/2013

Mapa con los resultados por cincuscripción (irishpoliticalmaps.blogspot.ie)

Manda la actualidad irlandesa. Ayer se contaron los votos del referéndum de anteayer[1] para la abolición del senado[2]. Para sorpresa de casi todos, de los encuestadores y las casas de apuestas, ganó el bando del no. A mí también me ha sorprendido. Yo tiendo a ser más partidario del unicameralismo por cuestiones de prejuicio que probablemente tengan demasiado que ver con la Historia del siglo XIX español, durante el cual a grandes rasgos los liberales apostaban por una sola sede de la soberanía nacional, mientras que los conservadores rebotados del antiguo régimen querían una segunda cámara de designación real  y que quería que la soberanía estuviera compartida entre la nación y el monarca.

Así pues, en general prefería la abolición del senado irlandés, de la cámara de los lores inglesa, y la más improbable del senado de los EEUU. Sin embargo me parece que el Bundesrat funciona bastante bien. En el caso español ya no es por las cuestiones de elitismo y soberanía popular decimonónicas, sino por otras notables como su inutilidad práctica, lo absurdo de su sistema de elección e incluso la incapacidad nacional para convertirlo en la cámara de representación territorial que indica la Constitución.

Sumando las razones situadas en el terreno de los principios y las de la praxis, estos son los principales argumentos que me hacían ser favorable a la abolición del senado irlandés:

  • Cuesta 20 millones de euros al año.
  • No ha rechazado una ley aprobada por la cámara baja desde 1964
  • Los senadores no son elegidos por los ciudadanos, sino que unos cuantos los elige el primer ministro, otros los licenciados de dos universidades y la mayoría entre diputados, senadores y concejales.
  • Se supone que tiene que ser una cámara para independientes de prestigio y en la práctica es un cementerio de elefantes donde los partidos colocan a los que no consiguen ser elegidos para otra cosa.

A la gente esto no le ha parecido suficiente o cree que esta institución puede reconvertirse en otra cosa o ha querido dar un toque al gobierno, que es lo que suele pasar en esto de los referendos. Al final, parte de la estafa estriba en que hay una convención constitucional trabajando y que el senado lo tenían que cambiar de todos modos, de puro disfuncional que era, así que en la práctica todo el mundo sabía que no iba a seguir así y lo único que cambia es que no pueden dejar fuera del todo al senado, aunque puedan cambiarlo por completo.

En Irlanda todas las reformas constitucionales tienen que aprobarse por referéndum. A mí esto me parece un rollo y una ficción de democracia. La participación en el referendo de este fin de semana ha sido del 39%. A la gente le obligan a pronunciarse por un sí o por un no en asuntos de los que probablemente no entiende y cuya respuesta además no tiene por qué ser o blanco o negro.

Además hay veces en las que el resultado de las urnas no es manejable por el sistema y entonces hay que hacer un nuevo referéndum meses después como en los casos de los tratados de Niza y Lisboa o como para la aprobación del divorcio.

Una cosa que es curiosa es la ficción de que la legitimidad que da el referéndum es absoluta aunque la legitimación popular sea baja tanto en términos de participación como de aprobación. Por ejemplo, la Constitución irlandesa se aprobó en 1937 con unos resultados bastante pobres en cuanto a legitimación popular (56% a favor 43% en contra) y en cambio nadie la cuestiona, lo cual es curioso cuando se compara con la historia de la Constitución española de 1978, que a pesar de tener unos niveles de aprobación muy superiores en el referéndum, abrumadores podría decirse, ha sufrido el cuestionamiento retroactivo de su legitimidad desde pocos años después,

El pueblo soberano ha hablado y quiere un senado. No está claro qué tipo de senado, ni compuesto con quienes, ni con qué competencias ni para qué. Esta es la voz de la voluntad popular, pero ahora la explicarán según conveniencia los exégetas. Esas interpretaciones que no tiene por qué avalar nadie acaban siendo el resultado de la voluntad popular. Personalmente, no sabría cómo replantear una institución que tiene un 48% de ciudadanos en contra de su existencia, aunque esto es probablemente porque no tengo ningún interés en juego. Quien tenga que hacerlo disfrutará de la ventaja de poder omitir libremente esta fracción importante de la voluntad popular.

A mí no me gusta nada el sistema de democracia plebiscitaria y de referendos; me parece de mucha peor calidad que la democracia representativa y de hecho mucho menos democrático. Quien controla la pregunta controla gran parte de la agenda y gran parte de las cuestiones se podrían resolver mejor buscando un punto intermedio para integrar al bando minoritario que escogiendo el extremo del sí o el extremo del no.

Lo que me deja este último referendo es una bonita paradoja. Si se considera que la democracia asamblearia es superior a la plebiscitaria, ésta a la representativa directa y ésta a su vez la representativa delegada. ¿Cuánto refuerza la democracia el hecho de que el pueblo en referéndum decida mantener una institución de representación delegada?


[1] Esto siempre es así. Se vota un día y se cuentan los votos al día siguiente. Tiene más lógica para elecciones legislativas ya que el sistema de voto único transferible hace que haya que contar y recontar varias veces. Supongo que también se hace en los referendos porque se puede votar hasta las 22.00h. y se hace tarde


[2] También había otro para crear un tribunal de apelación, pero ese no nos interesa.


Dublín, verano de 2013 (3)

26/09/2013

Uno de los temas clásicos de este blog es la exhibición de la vida de un españolito emigrado a Dublín de Irlanda. Se me ocurren muchas más cosas que contar que el tiempo que tengo para escribirlas. A veces tomo fotografías con la intención de contar una historia que nunca llega. Ahora que empieza el otoño, voy a aprovechar para verter sin orden ni concierto un montón de imágenes que tomé durante el verano. Como tenía más de las que eran aconsejables para un día, decidí  convertir esto en una nueva serie, de la que esta es la tercera entrega. (1ª entrega), (2ª entrega).

dublin-verano2013-25-senado

Carteles del referéndum

El 4 de octubre tenemos referéndum (aquí todavía no ha llegado eso de “consulta”) para la abolición del senado. Una idea que a mí me parece buena y que España debería copiar. Me refiero a la eliminación del senado y no a los referendos, que aunque haya quien crea que son una forma “pura” de democracia suelen ser una forma artera de manipulación de la agenda. El senado aquí es la típica segunda cámara que en teoría debería hacer algo pero en la práctica no. Por ejemplo, no rechaza una ley de la cámara baja desde 1964. En teoría debería estar conformado por unas elites del país, patricios con un perfil algo por encima de la política. En la práctica es un vertedero donde los partidos depositan a quienes no consiguen los escaños que esperaban en otras elecciones. Me alegraré mucho de verlo desaparecer. Coincide que los partidos irlandeses con los que más concuerdo están a favor de que se suprima el senado y los que menos me gustan en contra. Las encuestas dicen que hay una cierta mayoría por el sí y me alegraré de verlo desaparecer, como también me alegraría en España.

dublin-verano2013-26-bus

El típico autobús de Dublinbús

La foto anterior, la de los carteles electorales, está tomada desde el primer asiento del piso superior de un autobús de Dublin Bus. La primera vez que uno ve un autobús de dos pisos cree que es lo más interesante del mundo, pero a estas alturas uno ya está aburrido. Aquí pongo la foto de otro, de cuerpo entero. Tengo pendiente una gran entrada sobre todos los rituales del transporte urbano que aquí son diferentes a los de allá.

dublin-verano2013-27-oktoberfest

Caña gigante

Como ya dije el otro día, a finales de septiembre empieza la Oktoberfest, que sin ser la de Múnich no está mal del todo, a pesar de sus precios exagerados. Esto ya lleva años haciendose, lo recuerdo de cuando yo bebía alcohol y todo.

dublin-verano2013-28-canodromo

Ringsend

Ahora voy a poner unas cuantas tomadas desde el edificio Montevetro que es uno de los más altos de Irlanda. En esta es ve la zona de Ringsend y Irishtown, el canódromo y al fondo una sola de las chimeneas de Poolbeg, por culpa del ángulo. Siguiendo hacia la izquierda el Puerto de Dublín y más atrás la península de Howth, todos ellos puntos clásicos de este blog.

dublin-verano2013-29-gasworks

Gasworks y estadio de Lansdowne Road

Esta otra, tirada hacia el sureste, muestra un edificio circular que antiguamente era una fábrica de gas y hoy día son apartamentos. Estos apartamentos dan hacia el interior y el exterior de la rosquilla. En el centro del patio interior, que tiene pinta de cárcel o de nave espacial, hay un árbol. Luego más oval y más al fondo, el estadio de las hazañas las selecciones irlandesas de fútbol (pocas) y rugby (algunas más).  Y después, el sur de la bahía de Dublin, Dun Laoghaire, Blackrock, Bray, Greystones. Todo zonas bastante pijillas, al igual que Dublín 4 que es el distrito postal en el que se enclava este tinglado.

dublin-verano2013-30-zapatones

Pieses

Aquí quería meter mis pies con algún peatón que pasara por debajo. Esto no es nada para un superviviente de lo de las torres gemelas, pero no deja de ser la mayor altura que puede alcanzarse en esta ciudad.

dublin-verano2013-31-grandcanal

Grand Canal

Esta es la zona por la que el Gran Canal de Irlanda termina su curso en el Liffey. En primer término a la derecha una ruina de fábrica que aún me pregunto cómo sobrevivió los tiempos de la burbuja. A la izquierda más cosas: el edificio Alto Vetro, finito y de cristal. Conocí a un tipo que vivía ahí y decía que era un coñazo porque estaba en un tercero y la gente te veía desde la calle. Además del efecto lupa con la calor. Más atrás el nuevo hotel ajedrezado y al otro lado del río el centro de convenciones, con su forma de lata de refresco inclinada.

dublin-verano2013-32-millenium

El gran canal

Un poco más de lo mismo. Diremos que el teatro del gran canal queda oculto detrás del edificio Alto Vetro y que este nombre quiere decir “alto vidrio” en italiano. Esto era todo zona industrial y de almacenes que se regeneró para poner apartamentos de lujo y ahora que estamos en la era postindustrial y posladrillar, nadie sabe qué será de la zona.

dublin-verano2013-33-puerto

The Point

Esta imagen apunta al Point Theatre. Del lado de acá del río es donde estaba prevista la torre de U2, de cuarenta pisos de altura. Hoy, buscando información sobre el edificio del que hice las fotos, me he encontrado una página maravillosa con todos los proyectos monstruosos para esta zona con los que la peña se autoestimulaba hace menos de diez años. Los bocetos me encantan.

dublin-verano2013-34-noroeste

Dirección noreste

Y en esta que mira al noreste, lo que me sorprende es que se a la izquierda llegue a ver Lambay Island, la isla del cordero o del banco Barings, que si uno mira el mapa queda bastante al norte de Dublín. Será uno de los pocos puntos de la ciudad desde el que es visible. Creo que ni siquiera desde Liberty Hall, pero probablemente sí de la punta del pincho de O’Connell.

Hojas

Hojas

Y cierro lo del verano, porque el otoño se nos ha venido de golpe. Ya nos anoche a las siete y media de la tarde. Los árboles que tengo frente a la oficina han pasado del verde al ocre en dos días. La foto que pongo es de uno sin alcorque en el centro, para que se vea y oorque es casi el único modo de utilizar la palabra alcorque.


El cuento de nunca acabar

06/09/2013
Mas

Mas

Reconozco que en los últimos tiempos hay un personaje político que me causa una inmensa curiosidad por su capacidad para marear la perdiz y ganar elecciones a pesar de todo: el honorable Artur Mas. Anteayer parecía que iba a haber referéndum por la independencia por las buenas o por las malas en 2014, ayer que no, que “elecciones plebiscitarias” en 2016, hoy otra vez volvemos a 2014 o a 1714.

Lo único que me queda claro es que si Cataluña es independiente, gobernará CiU. Si sigue como hasta ahora gobernará CiU y que si hay una involución recentralizadora que acaba en un segundo franquismo, también acabarán arriba los de CiU. ¿O a ver quién nos creíamos que mandó en Cataluña durante aquellos cuarenta años?


Sí o no, pero a qué

04/06/2012

Resultados del referéndum

Esta semana tuvimos en Irlanda otro referéndum. Alguno cae casi todos los años. Por un lado la Constitución sólo se puede reformar por referendo, y es de 1937, llena de sinsentidos hasta el punto de que ni siquiera parece una constitución. Por otro, un sabio tribunal decidió en otra década que cualquier modificación de los tratados comunitarios implicaba una transformación del marco constitucional, así que también había que votarla en referéndum. Y así se ha ido haciendo.

Soy bastante contrario a dar a la gente a votar cosas de las que no tienen ni puta idea. Hay quien dice que esa es la auténtica democracia. Yo que más bien es la subversión de la democracia, aunque sólo lo sea estéticamente. De hecho, el espectáculo de los dos referendos que hubo que hacer cada una de las veces tanto para que Irlanda aprobara el tratado de Niza como el de Lisboa fue muy poco edificante y bastante patético. Comienza todo por poner a la gente a votar un jueves, pero la madre del cordero es lo que supo ver De Gaulle: la gente responde a lo que no se le está preguntando.

Y básicamente, como el elector no tiene vocación jurídica, en lugar de ponerse a leer los tratados (yo tampoco lo haría), lo que hace es preguntarse si es feliz con lo que está ocurriendo. Lo bonito es que sea cual sea la pregunta siempre habrá emoción con el resultado. Una del tajo me dijo que su novio iba a votar que no “para ver qué pasaba”. De todo tiene que haber en la viña. Yo creo que una gran parte de los que han ido por el sí, lo han hecho para no tener que repetir en septiembre, como en la escuela y como en Niza y Lisboa.

Todavía no he dich0 que es lo que se votaba esta vez. Más que nada porque tampoco importaba mucho y porque es difícil de explicar. Técnicamente era una enmienda a la Constitución, que le ponía un artículo 29.4.10º que dice que el Estado puede firmar el tratado de Bruselas de marzo de 2012 para la estabilidad, coordinación y gobernanza de la unión monetaria europea. Luego habría que leerse ese otro texto, claro.

Respecto al mapa electoral, ya se sabía de antemano que circunscripciones iban a ser las más díscolas; las dos de Donegal. No tengo claro del todo si por ruralismo o por nacionalismo y asuntos del Úlster. Ya en la elección presidencial del pasado año dieron la nota prefieriendo a McGuiness. En las zonas de Dublín en las que ha salido el “no” se intenta explicar como un trasvase del voto de clase obrera del Partido Laborista, que ahora está en la coalición de gobierno, hacia el Sinn Fein. A saber.

Y con esto, un año más, queda satisfecha la pantomima de los referendos y el mito de la voluntad popular.