Why do I like Richard Dawkins?

11/04/2017

There may be many reasons but here is a footnote on The Greatest Show on Earth in which he rants against using the form “Beijing” instead of “Peking”.

The Greatest Show on Earth, p. 184

I’m no scientist but I do share this trait of character that makes you expect respect for the conventions and consistency across languages, rules, and systems… I’d really find very difficult to build knowledge on without it.

 

Anuncios

Exalted – exaltado (falsos amigos)

15/01/2017
libro

libro

Este es el último párrafo de la primera edición en lengua original de El origen de las especies de Darwin tal y como lo cita Dawkins en al menos uno de sus libros:

Thus, from the war of nature, from famine and death, the most exalted object which we are capable of conceiving, namely, the production of the higher animals, directly follows. There is grandeur in this view of life, with its several powers, having been originally breathed into a few forms or into one; and that, whilst this planet has gone cycling on according to the fixed law of gravity, from so simple a beginning endless forms most beautiful and most wonderful have been, and are being evolved.

Ediciones posteriores incluyen un “by the Creator” después de la palabra “breathed“, que es un dato interesante sobre el tema de la presión exterior (política, social, empresaral, religiosa) sobre la ciencia.

Lo traigo a colación porque me ha servido para recordar que cuando la palabra exalted aparece en lengua inglesa es sobre todo con el significado de “elevado” y alguna que otra vez con el de “exultante”, mientras que en español exaltado suele ser casi siempre “perturbado”. El significado de “elevado”, que sería el más etimólogico y antiguo, aparece muy rara vez. “Exaltado a los altares” es la única expresión con este sentido que tengo en la memoria.

Para mi colección de falsos amigos, sección los diversos caminos que toma el latín…


El mayor espectáculo del mundo

02/01/2017
ads

El único show en realidad

El nuevo año en el huso horario de Greenwich me sorprendió, con petardos y cohetes, en medio de la lectura del The Greatest Show on Earth de Richard Dawkins. Un par de horas después fue el primer libro que he acabado en 2017.

No estoy cualificado para juzgar un libro que sobre todo de biología (geología también tiene), por lo que apenas puedo dejar unas cuantas notas con cosas que querría recordar. Si sólo se pudiera leer una obra del autor creo que sería preferible escoger El cuento del antepasado, de la que diría que es más completa y donde se repiten muchas de las viñetas que aquí aparecen.

La reiteración no es necesariamente superflua, en especial para aquellos que partimos de un nivel científico bajo. Por ejemplo la explicación sobre el funcionamiento de la datación mediante carbono-14 (y otros marcadores) que aquí parece me ha parecido mejor que las que he leído en otras partes.

"Relojes" radioactivos

“Relojes” radioactivos

Unas cuantas ideas sueltas:

  • La historia sobre el cangrejo samurai y la selección artificial que cuenta Carl Sagan en la serie Cosmos y que llevo décadas creyendo es (con mucha certeza) una explicación incorrecta.
  • La historia de la domesticación de zorros de Beliáyev pone el énfasis en la aparición de ciertas características (orejas menos puntiagudas) no tiene funcionalidad sino que van ligadas a los mismos genes que influyen en la agresividad.
  • Aunque los europeos llevaron los caballos a América del Norte hace cinco siglos, con anterioridad la mayor parte de la evolución del animal había sucedido en aquel continente, desde el que se extendieron al resto del mundo poco antes (“poco” entendido en términos geológicos) de extinguirse allí.
  • ¿En el ser humano existe conexión entre el pasado marino de los ancestros (regulado por mareas que se acompasan a las fases lunares) y el ciclo sexual?
  • Las Galápagos tienen nombres en inglés que no tienen nada que ver con los españoles. Los nombres ingleses, que usó Darwin, tiene resonancias marinas y les fueron puestos por los piratas con anterioridad.
  • Gigantismo y enanismo en islas: La regla general es que los animales grandes se hacen pequeños (había elefantes del tamaño de un perro grande en Sicilia y Creta) y los animales pequeños se hacen grandes (como las tortugas de las Galápagos). Hay varias teorías para explicar la divergencia.
  • Los bichos que implantan sus huevos en otros para que las larvas se los coman desde dentro son las avispas icneumónidas. Me interesa recordar este nombre porque seguro que da para alguna metáfora valiosa en las ciencias sociales.
  • La enfermedad por la que algunas personas no sienten dolor (y acaban quemándose en la ducha o con lesiones no tratadas) se llama insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis. (La anhidrosis es la incapacidad de sudar).
  • Los marsupiales australianos, entre ellos mi amigo el tilacino, son otra solución de la naturaleza para ocupar los mismos nichos que los mamíferos placentarios.

Creo que Ramón y Cajal dijo que al carro de la cultura española le faltaba la rueda de la ciencia. En otro libro que he leído recientemente, decían que a pesar de ser una lengua importante en términos demográficos el español está por debajo del lugar que debería ocupar en ciencia y tecnología. Estas cosas son ciertas y creo que su origen hace siglos está en el vínculo entre hispanidad y catolicismo.

En principio parece que la ética (y la cultura y la política) de los países protestantes favoreció el desarrollo científico. Ahora bien, no todos los protestantes son así y de otro modo no se explicarían el primer cápítulo y un apéndice del libro, elaborados a propósito de los evangélicos militantes que hay en los EEUU y que quieren bloquear la enseñanza de la ciencia en las escuelas porque “contradice la Biblia”. Con todo lo malo que tenga el catolicismo, al menos de eso no hay y creo que si el libro se adaptara en vez de traducirse al castellano ambos capítulos podrían omitirse (al final supongo que se traduce haciendo alusión a ese problema local de un país grande).

Es posible que la evolución tardo tanto en descubrirse porque el esencialismo platónico la hace contraintuitiva, pero hay tanta gente que vive en una caverna porque quiere…


Sapiens

22/11/2016
ads

Portada

Hace unas semanas, leyendo a Dawkins, me quedé en algún momento con la duda de si el adjetivo “humano” debía entenderse como aplicado exclusivamente a nuestra especia o a todo el género homo. En esta breve historia de la Humanidad (que en español se ha subtitulado “de animales a dioses”) el autor israelí resuelve la ambigüedad llamándonos sapiens a secas a los humanos modernos.

Ahora me ha dado por buscar controversias cada vez que termino un libro. Así me he enterado de que el autor es vegano y homosexual. Lo primero se puede intuir a ratos en el texto y lo segundo diría yo que no. Es también de origen judío, quién sabe si de creencias. Tiene que haber mucha racionalidad en lo que está escrito para que me parezca razonable, ya que parto de postulados bastante alejados del veganismo judeogay. Si hay un modo de comprender la realidad que es común a todos, y lo hay y se llama ciencia, hay esperanza.

Me parece muy elegante la honradez de admitir que una parte muy importante de la prehistoria, la de qué pensaban los sapiens de sí mismos, no se puede conocer. Siempre me han indignado las teorías esotéricas de que si tal escultura es una diosa de la fertilidad y que si esta columna es de un templo que seguramente sería para un culto solar. La verdad es que no se puede saber y punto.

La caracterización de la agricultura como algo negativo para el sapiens en tanto que individuo a la vez que positivo para la especie (más densidad de población, pero individuos peor alimentados, con peor desarrollo y más vulnerables a enfermedades) es un elemento bien elaborado en el libro y que aún no ha calado en la conventional wisdom de la plebe. No sé cuánto tardará en llegar. Hay un gran detalle narrativo. No me habría sorprendido leer que del mismo modo que la abeja usa a la flor, la flor usa a la abeja; pero el relato de cómo el trigo explota al ser humano para extenderse por el planeta me ha fascinado.

Respecto a la revolución cognitiva y a lo que estamos viviendo en el 2016 de brexit y Trump, y lo que tienen de reacción no ya contra la modernidad sino contra la actualidad hay una idea que no aparece explícita pero que para mí viene a indicar que el regreso al nacionalismo es un rechazo a un mundo para el que no existe un relato más o menos coherente. La pluralidad de relatos de la postmodernidad o la negación de un relato único no sirve para quienes añoran la seguridad del pasado.

  • Caza-recolección  //  Mitología
  • Agricultura // Religión
  • Industria // Nacionalismo
  • Postindustria // ????

En otro orden de cosas, encontré una idea que llevaba conmigo mucho tiempo y que plasmé hace unos días, pero mejor escrita. Yo lo escribí a propósito de Colón pero lo había pensado muchas veces de los Estados Unidos y de la Iglesia Católica Romana, que son tan grandes que están más allá del bien y del mal, por tomar el título de Nietzsche. Puedo asegurar que no la he plagiado. No gano un céntimo ni ningún prestigio por escribir estas líneas.

Más cositas que me gustan, el experimento analítico de meter en una misma categoría a formas de ver el mundo como el cristianismo o el comunismo (la distinción entre religión e ideología es arbitraria ¿no?), la descripción de los méritos del politeísmo y las reflexiones sobre el mundo capitalista moderno y el consumismo.

No es que sea un gran libro, y no tengo demasiado interés en leer el posterior del mismo autor, pero vale la pena una lectura rápida para reflexionar sobre temas consabidos.


Antepasados

10/10/2016
asdf

No sólo hay que leer a Dawkins cuando habla de ateísmo

En los últimos días o semanas he estado leyendo The Ancestor’s Tale, libro de Richard Dawkins (2004) que tiene partes densísimas para mí, empezando por los nombres científicos de tantas cosas que no consigo recordar y siguiendo por procesos biológicos que ni concibo ni ubico. En gran medida creo que este de la ubicación es el gran problema inicial de los legos que trata de entender la evolución en su contexto y más que como mero mecanismo.

El libro es una peregrinación análoga a la de los Cuentos de Canterbury de Chaucer, pero que se produce en el tiempo geológico y cuyas estaciones son antepasados del ser humano hasta llegar a los organismos unicelulares.

Son quinientas páginas que uno debería leer con catorce años, para ir entendiendo después dónde se sitúa todo lo demás. Hace poco estuve pensando que a lo largo de mis años por el sistema educativo español no se vió apenas la astronomía. Creo que la zoología tampoco estuvo mucho mejor tratada. Tengo el proyecto de aprender más sobre todo tipo de bichos, que son conocimientos lindos de compartir cuando uno tiene niños pequeños.

Con unos siete años (wtf), los de la EGB aprendimos en la clase de ciencias naturales que había plantas criptógamas y fanerógamas. Creo que sólo las palabras y ni siquiera lo que eran. Hasta la lectura de este libro no había caído en la cuenta de que la raíz fanero-, que aparece por ejemplo en “eón fanerozóico” significa visible. Uno de los efectos benéficos de esta lectura ha sido el de reforzar las raíces griegas. Con un ejemplo de esto inicio una lista de cosas sueltas que he aprendido en este volumen:

  • Del mismo modo que “helicóptero” implica hélices a modo de alas, las ardillas esas que planean de árbol en árbol casi como si volaran se llaman “dermópteros”, ya que lo que les sirve de ala delta es su propia piel.
  • Es posible para un especímen ser antepasado de otro y que el descendiente no tenga ninguno de sus genes.
  • Carnívoro no es lo mismo como orden que como adjetivo. No todos los carnívoros pertenecen al orden de los carnívoros (arañas) ni al contrario (osos panda)
  • Los simios del Nuevo Mundo llegaron en algún tipo de balsa, evento muy improbable pero casi necesario si nos dan millones de años para lograrlo, lo cual invita a una reflexión interesante sobre las armas nucleares
  • Hay palabras para casi todo: los animales con dedos pares son artiodáctilos.
  • Los conejos y liebres no son roedores (que es lo que siempre había creído)
  • La técnica que se utiliza para computar las variaciones de genoma buscando un antepasado común es la misma que sirve para controlar las variaciones entre diferentes copias manuscritas de un texto antiguo.
  • El extinto dodo de Mauricio evolucionó a partir de un tipo de paloma que llegó a la isla. Su ADN lo demuestra más parecido a la paloma de Nicobar que a esta paloma con otras existentes hoy.
  • El axolotl es en la práctica algo así como una salamandra que nunca llega a madurar y se queda siempre en lo que es la etapa “infantil” para otras salamandras (neotenia – pedimorfismo).
  • Con bases de datos sobre el crecimiento de los anillos de los árboles en zonas específicas se puede saber, por ejemplo, en qué año se cortó una plancha de madera que aparezca con los restos de un barco vikingo.

Paradójicamente, conforme avanza el libro pierde (a mi modo de ver) algo de interés, ya que uno se aproxima a organismos menos parecidos al ser humano y de los que (en mi caso al menos) es posible que ni haya oído hablar. Como digo, me queda grande y me gustaría ser capaz de recordar más cosas. Merecería una revisión dentro de unos cuantos años.


Dios no es bueno

31/01/2016

En los dos o tres años anteriores a su muerte había oído hablar mucho de Christopher Hitchens y recuerdo haberle leído algunos artículos sobre la enfermedad. Últimamente he visto muchas citas suyas en las redes sociales y a Richard Dawkins alabar su prosa, pero no le había leído ningún libro. La semana pasada me encontré con este God Is Not Great en una librería de segunda mano (la primera página del ejemplar tiene una dedicatoria: Memories of Paris, 22/07/2007). Es curioso el matiz de la traducción española del título.

Creo que en general todos deberíamos leer libros que contengan argumentos que contradigan hasta cierto punto lo que ya pensamos. Mi acercamiento a este libro ha sido más bien lo contrario: ya sabía que iba a encontrarme con ideas hacia las que estaba bien predispuesto. También me parece que es error que casi todos cometemos. De estos temas metafísicos ya hace tiempo que estoy curado. Diría que son las tribulaciones que me ocasiona el monopolio de la educación primaria irlandesa que detenta la Iglesia romana las que me soliviantan y hacen que me reafirme en cosas que hacía años que ni consideraba.

Mi veredicto es que no es un gran libro. En un momento dado me siento casi capaz de escribir un libro parecido, lo cual es ponerlo un poco bajo. Es interesante, pero me ha parecido peor que la impresión con la que quedé tras leer El espejismo de Dios de Dawkins, con el que creo recordar que aprendí bastantes cosas más. Tampoco me parece que sea el enfoque adecuado para que los que creen en cosas mágicas abracen la racionalidad, pero quién sabrá cuál puede ser ese: seguramente el mejor sistema no consista en escribir libros.

No es un libro académico de esos con muchas notas y referencias que acaban siendo prácticamente una obra colectiva de todos los que aparecen en los agradecimientos. Se ve que está escrito muy del tirón y acaso no esté demasiado bien estructurado. Hay algunos fallos disculpables (colocar el monte Ararat en Armenia, “origen sánscrito”-sic– del número cero) y detalles menores como las grafías de algunos nombres propios no demasiado bien cuidadas (¿Bartolemeo de las Casas?). En un momento en que escribe “Márquez-like collective amnesia” he tardado en darme cuenta de que se refería a García Márquez en referencia a un episodio de Cien años de soledad. Los guiris nunca van a entender cómo funciona lo de los dos apellidos.

Le pega a casi todo. Critica a figuras que tienen ese aura de intocables (el Dalai Lama, Gandhi…), otros que ya son clásicos como Teresa de Calcuta, que debe de ser el personaje más sobrevalorado de la Historia. Contra lo que yo habría esperado y pienso deja en bastante buen lugar a Woytiła. Me ha gustado bastante el capítulo que dice que no hay solución oriental y saca las miserias del budismo y otras creencias de Asia.

Sri Lanka. Birmania no estaba aún de moda.

Sri Lanka. Birmania no estaba aún de moda.

Entre las cosas de mi interés tiene unos párrafos que tratan la conexión entre catolicismo y fascismo. En este fragmento la historia de España e Irlanda se entrecruzan:

In neighboring Ireland, the Blue Shirt movement of General O’Duffy (which sent volunteers to fight for Franco in Spain) was little more than a dependency of the Catholic Church.

[Esas miradas cuando le explico a gente en España el sistema de partidos irlandés y cuento que está dominado por dos partidos parecidos al PP y que el que me gusta algo más y  parece un poco menos de derechas mandó tropas a luchar con Franco…]

Entre otras cositas sueltas, que la Ashura de los chiíes en Kerbala se parece a la Semana Santa de Andalucía y que un pensamiento que tengo hace años ya estaba en De Rerum Natura de Lucrecio.

Las partes más flojas me han parecido las del mormonismo (que será porque no me interesa demasiado, ya que la aventura de su fundación tiene bastante guasa) y quizá la del Islam por pura saturación.