Cosas de Escocia

17/04/2017

Lo de Bill Bryson escocés es mu exagerao

Escocia está aquí al lado de Irlanda y comparte ese origen difuso que hemos dado en llamar céltico. Hace unos días un amigo me dijo que quería ir a trabajar a Edimburgo y será una de las pocas ciudades europeas que yo haya visitado tres veces. Empezamos a ir en el año 2000 y luego nos ha gustado más el paisaje escoces que el de la isla de residencia habitual. Nunca simpaticé demasiado con los independentistas escoceses porque eso de volver a los reinos antiguos me parecía un atraso. Eso ha sido hasta el 2016 del bréxit, porque atraso por atraso, un reino del siglo XVIII y un imperio del XIX me parecen casi lo mismo, y lo segundo más peligroso. Así pues no tengo pensando volver en bastante tiempo, ya que pudiendo escoger entre infinidad de destinos agradables prefiero consolidar la economía de la UE y ellos que se las apañen como puedan, que es lo que han elegido.

Tenía en la estantería uno de esos libros que a veces compro por una nimiedad en uno de mis lances (dice el propio libro que la palabra spree que se usa en la expresión shopping spree viene del gaélico spréidh que tanto en Irlanda como en Escocia significa pillaje, pero es etimología discutirda). Es una miscelánea de cosas escocesas. No hay demasiada narrativa en el volumen. Son listas de cosas sin más, por ejemplo una lista de ríos. (Los lagos escoceses tienen cierta fama que diría que los ríos no):

Río Tay (193 km.)
Río Spey (172 km.)
Río Clyde (171 km.)
Río Tweed (156 km.)
Río Dee (137 km.)

El autor da la longitud en millas, otro atraso.

Aquí otra lista, ésta con palabras del dialecto de las islas Orcadas, donde durante muchos siglos se habló una u otra lengua escandinava:

gavse engullir
gelder
reír
moppy
conejo
nareaboots
casi
peedie
pequeño
puggy
barriga
skreck
chirriar
skreevar
viento fuerte
waar
peor
whitema
gaviota

A lo mejor por el contexto se puede deducir alguna, pero si el acento es como el de las zonas gaélicas de Irlanda seguramente no. El autor dice que se considera que algunos hablantes de gaélico escoces tienen perfecta dicción inglesa, debido a que aprenden la variedad estándar (esto suena parecido a por qué el castellano que se habla en el País Vasco es bastante comprensible), pero en general en Irlanda cuanto más gaélica es la zona menos estándar es el acento en inglés.

Pueden encontrarse, entre muchas más cosas, listas de reyes (la vida de Macbeth no es como aparece en Shakespeare), batallas, filósofos, santos, inventores, partidos de fútbol, güisquises, músicos, castillos, películas y primeros ministros británicos. Escoceses todos ellos.

Aquí hay un problema que también se dará si España sigue por la senda de convertirse en Expaña. Por ejemplo, el autor da como escocés a Tony Blair que nació en Edimburgo. Muchas veces es complicado saber quién escocés y quién es inglés (con desventaja para Escocia, al menos en España donde solemos creer que todos son ingleses). No creo que entre los de nuestro idioma haya muchos que sepan que (pongamos por caso) Alexander Fleming era escocés. Muchos británicos pueden considerarse también las dos cosas, o ninguna. No se les suele dar mucha bola.

Mi dato irrelevante escocés preferido es el de que los milenarios patrones del tartán de las faldas de los clanes escoceses son una invención relativamente reciente tal y como aparece en la recopilación de Hobsbawm sobre La invención de la tradición. El autor del texto es Hugh Trevor Roper y hay un libro póstumo sobre la invención de Escocia. En esta miscelánea se disputa la fecha pero no el dato.

Conexiones con la península Ibérica, pocas. La Legión IX Hispana anduvo por allí. Otra es pictórica: dos veces he visto la vieja friendo huevos de Velázquez en Edimburgo, pero ahora he descubierto que un famoso cuadro de Dalí está en Glasgow. Me parece adecuado cerrar con esta imagen, escribiendo en domingo de Pascua.

Anuncios

A orillas del Támesis

24/09/2015
Vista

Vista matutina del río que luego pasa por Londres

He tenido que volver a nuestra sede de por los alrededores de Londres para asistir a unas reuniones de la empresa. Esta vez nos hemos tenido que alojar en un hotel que no es el que queda al lado de la oficina, pero que a cambio tiene una vista decente del Támesis y de un aparcamiento de coches. Esta vez era inevitable imaginarse dónde jugó Julio Camba a la pelota allá por 1912 mientras pensaba en el error de los deportistas. No es que me agrade especialmente venir a trabajar a esta zona próspera del extrarradio londinense, pero me parece un lugar bastante más civilizado que la capital irlandesa, cosa que es muy de notar en la limpieza de sus calles peatonales. Es una barbaridad la cantidad de inmobiliarias que hay en el lugar y en los pubs la cocacola es de esa de grifo. Comida de pub, nos ha dado tiempo hasta de ver un partido del mundial de rugby. La nueva terminal 2 de Heathrow me sigue flipando bastante, tras años esperando el embarcar en aquel pasillo horrible de la 4. Londres no acabo de disfrutarlo, me parece que voy a tener que esperar a ser rico.


Los ingenieros del alma

13/09/2015
Portada constructivista

Portada constructivista

Creo que hay varios a los que la Unión Soviética siempre nos parecerá un un infierno fascinante en el que a pesar de todo lo consabidamente negativo encontraremos algo que nos atraiga. Encontré este libro en un saldo y me lo llevé. Creo que en parte porque conocía la famosa frase de Stalin y quizá también por la portada constructivista. Ahora he aprendido que el discurso en el que el hombre de acero sentenció que los escritores eran “ingenieros del alma” fue pronunciado el 26 de octubre de 1932 en un encuentro con intelectuales y que de los cuarenta y tantos  presentes, doce no sobrevivieron al periodo de las purgas.

Hoy también un puñado de asuntos que ya hemos tocado, como la desecación del mar de Aral, Isaak Babel, las hidrocracias de WittfogelTurkmenistán , los ríos a los que dio nombre la expedición de Alejandro Magno, y el mar Caspio, aunque más concretamente se trata la albufera de 18.000 km² adyacente al mismo y llamada Kara Bogaz (garganta negra) que da título a la novela de Konstantín Paustovski, novela que es el tema principal de este libro. El título parece nombrar a un proyecto sin duda mucho más ambicioso, pero a una novela de loa a Stalin y las proezas de la ingeniería hidrológica soviética le viene al pelo.

La biografía de Paustovski y su evolución de escritor servil durante el estalinismo hasta la disidencia durante el Deshielo valen al autor neerlandés como el hilo conductor de un texto que sirve para aprender detalles sobre la construcción y características de los canales de la URSS (el Belomor, que va del mar Blanco al Báltico tiene poco más de tres metros de profundidad) hasta aspectos sobre la burocracia, la censura del Glavlit y el sistema de premios y dachas para escritores afectos al régimen. Hay mucha información sobre Máximo Gorki, que hizo el camino inverso entre la discrepancia y el servicio soviético, pero se echan en falta datos sobre muchos otros autores. No sólo de los disidentes y emigrados como Pasternak y Bulgákov, sino de los purgados como Babel o de los “supervivientes” como Grossman.

En el asunto de las grandes obras de trasvase, el gran plan de revertir el curso de los ríos soviéticos para que su caudal irrigara el sur (переброска = perebroska) la idea de Marx-Wittfogel es sugerente: “cuanto mayores sean las obras hidráulicas que un estado acometa más despóticos serán sus dirigentes”. Da que pensar con respecto a nuestra dictadura de inaguraciones de pantanos. Curiosamente, un miembro de la minoría que aún justifica el plan soviético dice que es lo mismo que se hace con el Colorado en EEUU o con el Tajo en España, lo cual me da que pensar sobre el río ibérico.

mapa-kara-bogaz-canal-lenin

Google Books


Pentapotamia

19/11/2014
Wikipedia

Mapa sacado de la Wikipedia

La Pentapotamia es el país de los cinco ríos que hoy conocemos como Punyab, entre la India y Pakistán. El término “punyab” significa también “cinco aguas”.

Los cinco ríos que Alejandro Magno descubrió para Occidente son todos ellos afluentes del Indo. La razón de ser de esta entrada que tengo pospuesta desde hace año y pico -cuando estuve leyendo los relatos de viaje del otro Alejandro (Burnes)– es que me gusta mucho el nombre de Pentapotamia y que en aquel momento me hizo falta un mapa que no he conseguido encontrar: uno en el que aparezcan tanto los hidrónimos clásicos como los modernos. Sirva el que acompaña par hacerse una idea.

De oeste a este, los cinco ríos son los siguientes:

Nombre moderno (transliteración inglesa):
Jhelum – Chenab – Ravi – Sutlej – Beas

Nombre moderno (transliteración española):
Yelum – Chenab – Ravi – Sutley – Bias

Nombre griego (transliteración inglesa): Hydaspes · Acesines · Hydraotes · Hesidros · Hyphasis

Nombre griego (transliteración española):
Hidaspes – Acesines – Hidraotes – Hesidros – Hífasis

Nombre sánscrito:
Vitasta – Ashikini – Parushani – Shatadru – Vipasa


Las fuentes del Amazonas

26/02/2014
asdf

Fuentes del Amazonas

Creo que no se escucha tanto la expresión “las fuentes del Amazonas” como “las fuentes del Nilo”. Hace unos días leí un artículo en National Geographic, con buen mapa y todo. Ese mapa hay que verlo, pero también sirve el que pongo aquí. En el artículo se dice que quizá en lugar de considerar el Apurimac como fuente principal habría que hacer lo propio con el Mantaro. Luego tenemos otro candidato en el Marañón. Hay que ver el mapa de Suramérica y cómo de lejos están estos sitios de lo que consideramos territorio amazónico propiamente dicho. Francisco de Orellana no empezó desde ninguno de estos ríos.

 


Qué se debe memorizar

07/12/2013

Un asunto que me interesa bastante es el de la memoria en casi todos sus sentidos, aunque en estas líneas voy a dejar a un lado la memoria política e histórica para plasmar una idea muy sencillita sobre la memoria en la educación.

Empezaré con una sobresimplificación conocida como es esa de que la educación durante el franquismo se basaba en que el alumno memorizara datos sin comprenderlos, siendo el ejempo más característico la lista de los reyes godos. Tengo una anécdota más curiosa aún sobre el teorema de Pitágoras que ya contaré algún día.

Siguiendo con el esquema simplista, luego se pasa a una etapa en la que se evita que los alumnos tengan que memorizar y por ejemplo al estudiar Historia se dice que las fechas no son importantes, sino el comprender los mecanismos y tal.

Y me imagino que como en todos estos procesos pendulares en el medio estará la virtud, que al final es imposible no memorizar algunas cosas y si el año 1492 no te evoca nada el sistema educativo no ha hecho un trabajo fino contigo. El abecedario se memoriza, las tablas de multiplicar se memorizan; el vocabulario de un idioma extranjero se memoriza y se acaba adquiriendo por contacto y así una serie de cosa. Aprender por mecanización no es necesariamente malo y a veces y dependiendo de lo qué se trate es el único sistema posible. Eso no quiere decir que el ser humano no deba adquirir conocimiento mediante otros ejercicios ni que deba poner sus esfuerzos en convertirse en loro, que básicamente es en lo que consisten las oposiciones a varios puestos jurìdicos importantes en España, por poner un ejemplo.

Ahora bien, yo voy a poner el péndulo donde yo quiero. No me parece mal, por ejemplo, que a un alumno español se le pida memorizar los diez ríos más largos de la península Ibérica. Al fin y al cabo son ríos importantes cuyos nombres uno ha de oír muchas veces a lo largo de la vida. Esos hidrónimos son datos de una importancia que podría decirse objetiva.

En cambio, me parecieron muy discutibles esos exámenes en los que había una pregunta que le exigía a uno recordar “las diez características del arte gótico”, que al fin y al cabo eran una clasificación que se había inventado un tipo y que podía ser diferente a la de otro autor cualquiera. No es que las características no fueran interesantes, el problema es que el mecanismo para determinar la competencia y el aprovechamiento de la asignatura era la capacidad de recordar una lista subjetiva que no existe en el mundo real del mismo modo que unos ríos.


Imperios del Indo

22/07/2013

“Empires of the Indus” by Alice Albinia

He estado leyendo este libro sobre el río Indo, su historia y las culturas que hay a su alrededor. Aquí debajo van una serie de cosas que he aprendido e ideas que se me han quedado, mezcladas sin ningún propósito de orden:

  • A ojos de muchos la partición de la India fue un error. Entre los más viejos del lugar, que sufrieron la divisón del Punyab en 1947 esta nostalgia, equivalente a la yugonostalgia, o al lamento por la pérdida del “mundo de ayer” o lo que se sentiría ampliamente en en Postespaña está basada seguramente en una idealización de la realidad y una sobrevaloración del hecho de la multiculturalidad. Todo lo que leo sobre 1947 me deprime mucho y me hace tener el mundo anterior quizá en más alta estima de la necesaria. Los mundos perdidos es lo que tiene.
  • Muhammad Ali Jinnah aparece en el libro como un hombre con mucho menos poder y mucho mejor persona que en la mayoría de los textos que había leído hasta ahora. El hombre al que le vieron el órdago. Interesante la transformación de su imagen en el Paquistán independiente. (véase aquí una de las primeras entradas de este blog, cuando no tenía ni puta idea sobre esta figura).
  • He podido aprender sobre la historia de los Sidi africanos en el sur y de los Kalash indoeuropeos en el norte de Paquistán, dos etnias de lo más interesante.
  • El libro habla mucho de Alejandro Magno, de cómo cruzó el Indo, de cómo los geógrafos griegos de entonces consideraban que India era el valle del Indo y no se aventuraron más en el subcontinente. De todos modos el legado de su incursión siempre me ha parecido más que infravalorado, por lo improbable.
  • Pensando en Alejandro he recordado a Michael Caine en la película basada en la obra de Kipling (que no he leido), cuando los del lugar le llaman “Sikander”. Esto ocurre en Kafiristán (Afganistán) no lejos de los lugares por los que pasa la autora en el norte del país. De hecho cruza a Afganistán sin sellos en el pasaporte casi como Pedro por su casa.
  • Creo que la autora, que tiene aproximadamente mi edad, ha debido de tener una vida fascinante. Estudiando historia de Asia, aprendiendo urdú y viviendo en esa parte del mundo desde joven. Supongo que además las aventuras y peripecias por las que hay que pasar para escribir un libro así se multiplican cuando el escritor es mujer. Admiro a varias escritoras que han andado por lugares difíciles. He comentado los libros de Åsne Seierstad y siempre leo con interés lo que escribe Mónica Bernabé desde Kabul. No intento hacer ninguna reivindicación feminista de la mujer como feminista ni nada de eso, digo que cuentan historias interesantes y las escriben bien y en mi opinión para una mujer tiene un plus de mérito andar por según que sitios. Hoy un amigo había colgado una historia de estas. Probablemente los que trabajamos en oficinas idealizamos un poco esos estilos de vida.
  • Hablando de que aprendió urdú. Hace unos años me sorprendió descubrir que a pesar de lingua franca es sólo la lengua de menos del 10% de la población.
  • Muy interesante la tensión entre sindhs y mohayirs (los llegados de la India en el 47) y lo que ha supuesto para Paquistán.
  • También que tres cuartas partes del ejército sean punyabíes y que en él no haya sijs (aun teniendo en cuenta los pocos que quedaron en Paquistán tras la partición).
  • Es un libro que me gustaría que se publicase en español, pero sinceramente, a ¿cuántos hablantes de español les interesa esta parte del mundo? Hace unas semanas se hizo famoso  un mapa del mundo con un círculo en Asia dentro del cual hay más población que en el resto del mundo. Para entender el mundo de hoy hay que entender Asia, y sin embargo en todos los años que estudie historia en el sistema educativo nunca oí hablar de Chandragupta, Ashoka, Qin Shi Huangdi o el Imperio Mogol.
  • Aunque soy muy ignorante en asuntos del subcontinente, hace algunos años me empecé a interesar por su historia, aunque es una disciplina para la cual tengo muy mala memoria. Aprendí bastante con un atlas histórico de las religiones del mundo. Cuando vi la exposición de miniaturas mogoles ya conectaba muchos datos. Aquel año también estuve en la exposición de los sijs, de hecho con Maria que se pasó medio año en la India allá por 2003.
  • Es curioso como en la tensión hinduismo-islam he ido cambiando de simpatías. No me gustaba Mahmud de Ghazni, pero cuando el islam entra en la India me parece como si fuera una ideología igualitaria que rompe eso tan feo de las castas que hay en el hinduismo. En tiempo de los mogoles, quizá por la estética artística, simpatizo más con estos gobernantes tolerantes (que hoy en Paquistán se consideran “demasiado indios”), sin embargo después de la partición la india ha acabado siendo un estado laico y multiconfesional, donde hay 180 millones de musulmanes, mientras que Paquistán se ha ido yendo por la pendiente del islamismo sin que se sepa donde va a parar.
  • Hace años que no practico la lectura atenta. Para mí leer es escanear libros en busca de ideas que me interesen. Últimamente soy fan de la hiperlectura, que es como llamo a leer con Wikipedia y Google Maps y un diccionario de inglés todo ello abierto en el explorador con el ordenador al lado, así puedo ver cuanta población tiene Swat, el recorrido de Xuanzang en el siglo VII, y que withers en un caballo, es lo que en español se llama “cruz” (cosa que tampoco sabía). Como a veces también tomo notas para publicarlas luego, a día de hoy casi no sé leer si no tengo cerca el ordenador (que a su vez es una tentación para no leer libros).
  • Obviamente este libro tiene una conexión con Aurel Stein y otros diablos de la ruta de la seda. Ganas de seguir leyendo cosas del siglo XIX.
  • Apenas he contado nada del río y tiene historia, desde su nacimiento en “la boca del león” en el Tíbet, cerca del nunca ascendido y sagrado monte Kailash; su paso por las zonas chungas de Cachemira, el poder de las presas, sus inundaciones y la vida del delta. Creo que la mayoría de la gente diría que el río Indo está en la India, cuando en realidad su paso por el gran país es relativamente breve, en comparación con todo el recorrido que tiene en Paquistán. Quizá este sea el dato más importante para quienes sepan menos aún que yo.