Cerveza sin alcohol a deshoras

10/01/2018

Our beer kills fascists

Últimamente me he aficionado a la cerveza sin alcohol. Hace años, cuando dejé de beber cerveza de verdad (es un decir, porque he hecho más excepciones que la ortografía inglesa), ni se me ocurrió. Ahora me parece una cosa maravillosa que ayuda a la digestión y no deja resaca. A mi viejo le debo este hallazgo. El caso es que hoy tenía que trabajar desde casa y al volver de la escuela esta mañana me he pasado por el supermercado para coger leche y pan y se me ha ocurrido llevarme una caja de cervezas.

Ha venido un empleado desde la otra punta a indicarme que no se puede comprar alcohol a las nueve de la mañana. Yo le he dicho que era cerveza sin alcohol, a lo que me ha respondido que da igual, que por el tipo de código que tiene no podría pasar por la caja. No es menos lógico que el hecho de que la cerveza sin alcohol se exponga en la sección de bebidas alcohólicas en vez de en la de refrescos. En fin.

Los horarios de venta de alcohol en Irlanda siempre me habían parecido una cosa absurda. En otros países no tendrían sentido y aquí son una especie de residuo histórico de la respuesta religiosa a un problema social. Intentando buscarle algún sentido religión aparte, uno llega a la idea de que quizá los individuos realmente perjudicados por el alcohol no tengan el tipo de personalidad organizativo que les permita aprovisionarse con anterioridad. Lo interesante es que el alcoholismo puede haber remitido por otras causas y una medida disfuncional habría ganado apariencia de efectividad. Creo que esto pasa a menudo en políticas públicas.

El caso es que en la práctica y por culpa del programa informático, los horarios de venta de la cerveza sin alcohol son los mismos que los de las bebidas alcohólicas.

 

Anuncios

Bien jugado, Chile

23/09/2013
Vino chileno

Vino chileno

Hace unas semanas, en un supermercado que hay cerca de mi centro de trabajo y al que a veces me acerco a la hora de comer, vi unas botellas de vino chileno. Las habían llamado “colección McKenna” en honor del irlandés Juan Mackenna (John McKenna), que luchó por la independencia de Chile. Me pareció una forma muy inteligente de hacer mercadotecnia aquí en Irlanda, buscando las conexiones entre los dos países, que en el fondo no son tantas.

Ya habré escrito unas cuantas veces que el vino en Irlanda es bastante caro, a causa de los impuestos sobre el alcohol. Ese hecho tiene a su vez la ventaja de que al ser el impuesto un porcentaje tan alto del precio, en la práctica los costes de portes son ínfimos, por lo que es fácil encontrar en cualquier supermercado vinos de Chile y Argentina, pero también de Australia, Nueva Zelanda, Suráfrica y California a precios similares a los de los vinos de los países mediterráneos.

Hablando de los McKenna, recuerdo que en Santiago de Chile había una avenida enorme que se llamaba Vicuña Mackenna. Al menos se me hizo larguísma después de tres horas de pie en el autobús aquel que volvía del Cajón del Maipo, donde ya habíamos caminado varias horas. Compruebo que lleva su nombre en honor de un nieto del homenajeado en la botella.

—————————————————-

*En otra ocasión escribimos sobre Guillermo Brown, irlandés y fundador de la armada argentina.


Más navidad irlandesa: hoy consumismo

14/12/2011

Gasto en regalos de navidad por países

Sigo comentando cosas de esta inacabable navidad irlandesa que ni ha empezado todavía o quizás sí. Hoy, 14 de diciembre a la hora de comer, me fui al supermercado a hacer la compra. Las marujas ya se felicitaban las pascuas. Últimamente la gente dice cada vez más happy christmas y menos merry christmas y tendré que investigar por qué es.

Mis compañeras de trabajo ya están como poseídas por su christmas shopping y el estrés que les genera, ya que tienen que hacer regalos a su padre, a sus hermanos, a la novia de sus hermanos, a la abuelita, al cura y a la camarera china del pub. Yo no hago regalos a nadie porque en mi familia no es tradición. Es una relación muy espiritual, ni siquiera nos conocemos tanto como para saber qué bienes materiales le gustan al resto. Lo más racional sería obrar en plan hijoputa y regalar a otro lo que uno quiere para sí mismo, que por otra parte evoca un principio esencial del cristianismo. La verdad es que hacer regalos sólo es interesante si no son previsibles. Esto de los cumpleaños y las navidades es una tontería porque si cada uno regala a algo a otro y recibe a su vez algo de éste, lo único que se consigue es una asignación ineficiente de recursos. ¿no es mejor que cada uno se compre sus cosas?

Además genera unas obligaciones que complican nuestra ya de por sí nada fáciles vidas. El otro día me dijo una compañera que menos mal que en esta empresa no se hacía lo del amigo invisible, porque donde trabajaba antes sí que se hacía y no le gustaba nada. Y ante mi “¿y por qué no decías que no querías participar?” me miró como a un marciano y yo puse cara de me espanish me no understand.

El caso es que según he visto en The Economist esto de los regalos de navidad es una cosa muy anglosajona. Ya sé que los irlandeses dicen que son celtas y no anglosajones. Me da bastante igual. Ahí tienen a los EEUU, Irlanda y Gran Bretaña en un gráfico que compara el gasto con el PIB per cápita ajustado por paridad de poder adquisitivo.

En realidad, lo único destacable del gráfico es la posición de Alemania y los Países Bajos. De nuevo tenemos varias escuelas del protestantismo. Pero el caso es que esto del christmas shopping es algo muy importante en este país. ¿por qué el anglicismo y precisamente usted que los critica tanto? Bien, si digo compras de navidad, mis compatriotas pensarán que se trata del jamón, los langostinos, el turrón y algún juguete para un nene. Aquí lo de comer, como que no. Se trata de juguetes pero para todos. Ropas y juguetes si acaso. Si buscamos explicaciones sociológicas en lugar de económicas para Irlanda nos saldrá algo de religión, algo del trueque en el mundo rural, algo de cómo son los nuevos ricos en todas partes del mundo y algo de potlatch.

Hay un par de cosas que no sé decir bien en inglés. Una de ellas es “hacer la compra” (faire des courses, fare la spesa). Creo que los gringos dicen go shopping que para mí no acaba de ser lo mismo. I don’t shop and indeed I don’t go shopping, I just buy things. Tengo la sensación de que en EEUU dicen to buy groceries en un sentido parecido y aquí ni sé. Todo es shopping que no es necesidad sino actividad y una experiencia dizque para disfrutar. Yo casi tendría que hablar de provisiones y de víveres.


Cashback

06/09/2010

Por varias causas no muy racionales (y que tienen que ver con los límites de la mente humana ) suelo pagar casi todas mis compras en efectivo. Me he fijado en un detalle cuando estoy en la cola del supermercado: a los que pagan con tarjeta les suelen ofrecer la posibilidad de recibir cashback, que es dinero en metálico que se descuenta de la tarjeta. Es decir, que además de pagar lo que uno compra, le dan dinero en efectivo que le cargan en su cuenta bancaria.

Como los supermercados lo ofrecen directamente he supuesto que algo saldrían ganando con ello, aunque no estaba seguro de qué. En la wikipedia en inglés viene un artículo explicativo bastante interesante y supongo que completo.

Veo que en la lista de paises en que da esta práctica se incluyen, además de Irlanda, Australia, Nueva Zelanda,  Bélgica, Canadá, Polonia y los Países Bajos. No sé si esto se hace en España o algún país de habla hispana.

Al parecer, Tesco es la cadena de supermercados “inventora” de la idea. Es una de las que yo frecuento. Está vinculada sólo a las tarjetas de débito y no a las de crédito y las dos razones principales por las que se hace son las siguientes:

– El supermercado no paga más por la operación, ya que el banco le cobra un fijo  y no un porcentaje

-Es una forma de quitarse efectivo de encima, ya que el dinero queda ingresado en cuenta directamente.

Para el comprador la gracia está en que se ahorra el tener que ir al cajero y la comisión que pueda ir aparejada a utilizar un cajero de otra entidad. Parece eficaz y me imagino que si no se hace en otros lugares, tendrá que ver con la estructura de costes de las comisiones bancarias.


Orgulloso de mi mango

12/07/2008

El día que conocí a Christopher, que es de Delhi, me dijo “the best mango”. Me pareció un comentario acertado, pero de la persona inadecuada. Luego siguió una conversación sobre mango lassies y otras cositas de comer de la India, regada por abundante zumo de cebada.
Días más tarde, por cosas de ese fenómeno estadístico tan frecuente como falaz, me encuentro el mango embotellado en el supermercado de al lado de mi casa.
Al parecer este mango debe su nombre a un aguerrido navegante portugués. Ha sido un placer libarlo y aprender sobre él.


Cuchillos

30/08/2006

Esto lo he visto en un supermercado cerca de mi casa. No me imagino cuantas muertes se produciran a base de utensilio cortapizza. Ni cuantas seran ocasionadas por menores de 16. Recorrer el mundo tiene estas cosas.