Lo de Pablo Casado

20/05/2018

Imagen libre de derechos

Hoy en plena vorágine teórica sobre el chaleninismo parece casi olvidado que a principios de la semana hubo una polémica sobre la titulación en Derecho del otro Pablo [Casado], el del PP. Se discutía si era posible aprobar doce asignaturas del plan de 1953 en un año, en especial habiendo tenido un mal expediente académico hasta ese momento.

Aquí puedo dar mi opinión más o menos autorizada ya que soy licenciado en Derecho de ese plan, con un expediente pésimo y en el último año que vivi en España me matriculé de ocho asignaturas que me quedaban, que son casi dos cursos (el plan del 53 tenía 25 asignaturas a cursar en 5 años) y casi lo logré (aprobé siete y me marché por esos mundos). Un año después acabé siendo licenciado por la universidad que, según he leído, concedió grados a terroristas que estaban en el trullo sin haberla pisado ni un día, un tema que nunca ha sido del interés de la opinión pública pero que podría servir como baremo para indicar que si eso es posible, todo es posible. Y en efecto: con ayuda todo es posible. Y la ayuda a veces será el producto del poder político o influencia del que individuos o grupos dispongan.

A favor de Pablo Casado voy a decir que al planteamiento de cómo un mal estudiante puede aprobar más de un curso por añ, la respuesta es que en realidad SÓLO un mal estudiante va a intentar hacerlo. Los buenos van aprobando las asignaturas de los cursos cuando corresponden y hemos sido los malos los que hemos buscado la proeza. También he leído que alguien pedía que se mostraran los exámenes y recuerdo que alguna vez vi las toneladas de papel de exámenes en los contenedores del reciclaje de la facultad. Estas cosas no se guardan porque no tienen valor. Si a veces ni los títulos universitarios mismos lo tienen….

Volviendo a lo de la ayuda y tal, en mi opinión la clave está en cómo está montado el chiringuito universitario español, muy en beneficio de los que trabajan en las universidades desde el catedrático hasta el bedel y muy poco en beneficio de los alumnos, que suelen ser meros rehenes de unas luchas por recursos que no tienen apenas en cuenta sus intereses. El problema de la carrera de Derecho tal y como yo la vi es que estaba masificada (estuve en asignaturas en las que había miles de alumnos matriculados, cientos en cada grupo) de un modo en el que era más o menos imposible que los profesores lo conocieran a uno y los exámenes acababan siendo a veces un test que corregía un ordenador. Como no se podía hacer seguimiento de los alumnos, las asignaturas o bien eran esos tests o ejercicios brutales de memorización. La carrera formaba loros, que es como me parece que se seleccionan en España los notarios, jueces y fiscales: papagayos. El caso es que a mí me parece que un entorno tan masificado conocer a profesores puede suponer una gran ventaja. Yo hablé con dos en toda la carrera y es imposible que ninguno me recuerde. No sé si esto le puede parecer extraño a alguien y por eso aquí lo dejo escrito. Sólo que te conozcan ya es una gran ventaja, si además el profesor es amigo o compañero de partido eso ya es la bomba.

Para lo de aprobar muchas asignaturas en un año parte del problema está en que en principio uno se podía examinar en junio o en septiembre, pero no en otro momento lo cual supone que los exámenes que uno quiera hacer se concentran en un mes y, claro, es muy difícil retener una cantidad ingente de datos de doce materias distintas y hacer un maratón memorístico cada pocos días durante un mes. Sería mucho más factible si, tal y como me sugirió un amigo, la universidad funcionara como el examen del permiso de conducir. Cuando uno se considera preparado paga las tasas, va al examen y lo examinan. El problema creo que reside en que tal y como está montado este chiringuito no interesa mucho dar a todos los alumnos el poder de decidir cuándo examinarse. Pero si no se le puede dar a todos porque es inmanejable quizá pueda dársele a alguno…

La libertad de cátedra permite hacer cualquier tipo de cosa con lo cual si uno tiene amistad con un profesor éste le puede permitir hacer el examen en otras fechas. Sin duda en universidades privadas o menos masificadas esto es más fácil que ocurra. Básicamente la lógica es la de cualquier otro esfuerzo. Si un atleta tiene que correr cincuenta maratones en un año será más fácil lograrlo si hace uno a la semana que si concentra todos en un mes. No sólo es eso, un profesor amigo puede liberarle a uno de la mitad del temario, de las clases prácticas que hace el resto de los alumnos, de lo que quiera. La libertad de cátedra lo admite todo. No hace falta que a uno le regalen el aprobado, le pueden poner un examen tan fácil como se quiera, que viene a ser lo mismo que regalarlo. Muchas veces la causa de que haya asignaturas fáciles y difíciles no depende de la materia en sí, sino del rollo del que vaya el catedrático. Luego en la misma facultad de otra universidad diferente las fáciles y las difíciles cambian y son otras.

Entonces, ¿qué creo que ha pasado con Pablo Casado? Estoy diciendo que lo de las doce asignaturas en un año para un mal alumno es técnicamente posible pero seguramente muy improbable. Lo más probable es que, si no le han puesto los aprobados en el expediente sin haber ido ni a examinarse al menos le hayan dado la flexibilidad de hacer los exámenes cuándo le conviniera y le hayan indicado más o menos en qué iban a consistir, que ya es suficiente ventaja.

Ya hace años comenté que me parecía fascinante que los diputados tuvieran tiempo para dedicarse a una segunda actividad cuando a mí que tengo mucha menos responsabilidad no me dan las horas. Obviamente el ejercicio de la política para algunos es muy liviano o muy flexible u otorga otra serie de ventajas, como creo que habrá sido en este caso.

Anuncios

Convergencia post mortem

21/12/2017

En Ciencias Políticas tuve un profesor muy bueno. Hace dos o tres días, cuando las encuestas apuntaban a que ERC estaba reduciendo su ventaja para lograr la primacía del bloque nacionalista me vinieron a la mente dos respuestas suyas a preguntas diferentes (fue a diferentes alumnos y en diferentes asignaturas).

La primera era sobre los partidos políticos en general. No recuerdo la pregunta concreta pero indicó que muchas veces los partidos políticos proyectan su sombra más allá de su existencia. Esto fue en 2004 y el ejemplo que puso es que sociológicamente sabemos a qué nos referimos si hablamos de un elector de la Democracia Cristiana italiana, disuelta diez años antes. A mí me parece que otro de los partidos políticos que se prolongan más allá de la muerte es Convergencia i Unió.

La formulación de la segunda pregunta la recuerdo de modo más preciso. Tras los resultados de las elecciones generales de 2004 un alumno le preguntó si no creía que el proyecto de CiU estaba “completamente acabado”. Eran los tiempos de Carod Rovira, con el tripartito de Maragall en la Generalidad y tras haber quedado CiU por detrás de ERC en las generales de ZP, las del 11-M.

La respuesta del profesor fue que no, que en Cataluña hay un votante moderado que en otro tiempo fue votante de la Lliga y tras el franquismo lo había sido de CiU y que este elector nunca iba a votar a la Esquerra porque no le representa en absoluto. En algún momento este espacio dio la sensación de perder su terreno ante la derecha española, pero también habría sido muy difícil que eso ocurriera porque habría hecho falta que el PP fuera un partido mucho más confederal, una especie de nueva CEDA. Algo que algunos en el PP de Cataluña (Josep Piqué) habían intentando hasta cierto punto pero sin lograrlo.

En los últimos años parecía que la pérdida absoluta de la autoridad moral (por decir algo) del fundador, el descubrimiento de la cleptocracia del 3%, el divorcio de CDC y UDC, el abandono por parte de los moderados y la adopción de un perfil ideológico centrado en el eje nacional y el tema único del independentismo que no lo hacían muy diferente de ERC (que además estaba limpia de corrupción) podían haber contribuido a enterrar a Convergencia. Muchas encuestas lo mostraban y le daban un resultado de alrededor del 12% hace apenas 7 u 8 semanas.

Luego eso no se ha materializado y JxC (o sea CiU) ha acabado cerca del 22%. Al parecer la explicación que dan los medios es que se han combinado la ausencia de Junqueras (en presidio) con el perfil disperso de Marta Rovira para favorecer la imagen mesiánica de un Puigdemont “en el exilio” como líder indiscutible del bloque independentista.

Yo francamente no lo tengo tan claro y creo mucho menos en las teorías del liderazgo y más en la vieja explicación estructural. La revolución independentista no es una revolución desde abajo de gentes que quieren derrocar un orden injusto, sino la apuesta de las clases más acomodadas de una región próspera para mantener su privilegiada posición económica y las barreras culturales que la apuntalan. De redistribución no quieren saber nada de nada, ni con España ni dentro de Cataluña. El miedo a ERC y no digamos a la CUP sigue presente. Creo que esto explica mejor por qué no se ha premiado la mayor coherencia de ERC de lo que podría explicarnos la supuesta falta de liderazgo del ala izquierda del independentismo,

Intentando acertar los resultados hace unas semanas intuí que los de 2015 eran una buena base para empezar y así ha sido. Pocos cambios. Inter bloques ninguno, intra bloques algo más. El hundimiento de PP y CUP más o menos lo supe ver aunque no en la medida en que ha acabado ocurriendo. El empate entre ERC y la post-CiU se me escapó por completo.


La fiesta del chivo

27/06/2017

La Fiesta del Chivo

Hace muchos años tuve una asignatura que se llamaba “Sistemas Políticos de Latinoamérica” (en la que curiosamente la primera lección trataba de por qué “Latinoamérica” es un término inadecuado). Se supone que los estudios iberoamericanos eran la especialidad en nuestra licenciatura de Ciencias Políticas y, aunque yo no cursé la maestría, una especie de visión de conjunto sí que se llegaba a tener (lo cual no obsta para que cualquiera pueda saber más que yo sobre Honduras, con sólo pasarse una horita en la Wikipedia).

La leccion sobre la República Dominicana incluía unos capítulos de La fiesta del chivo, la novela de Vargas Llosa sobre el trujillismo. Me pareció que en algún momento debería afrontar la lectura completa. Han pasado más de diez años y esta semana ha tenido que ser. Me ha resultado una narración espectacular y no he podido despegarme del libro hasta acabarlo. Mucho mejor, desde luego, que lo último (y más reciente que le había leído al Nobel hispanoperuano. Quizá la esencia de esto es que soy mal lector de ficción y que aquí se tratan aspectos históricos con bastante precisión, aunque se trate de una novela. Lo primero que he hecho al acabar el libro ha sido investigar un poco tratar de deslindar fantasía y realidad.

Luego, ya puestos, he buscado mis viejas notas sobre política dominicana. Por desgracia, y pasa con otros países, se tiende a recordar más al régimen de terror y a los dictadores que a las etapas de paz, democracia y prosperidad relativa. Tenía anotado este trocito sobre la República Dominicana y su transición:

REPÚBLICA DOMINICANA

A la muerte del dictador Trujillo asume como presidente, bajo el beneplácito de Estados Unidos, Balaguer, quien fundará el Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC), que se convertirá en su instrumento político. Frente al PRSC, encontramos el histórico Partido Revolucionario Dominicano (PRD), que se había creado en los años ’40 en el exilio, y que abogaba por la lucha de guerrillas para derrocar a Trujillo. Así, Bosch del PRD será el permanente opositor de Balaguer.

Ambos simbolizan muy bien la idea del caudillismo latinoamericano. Bosch es el antiamericano por excelencia. Balaguer es muy cercano a Estados Unidos y extremadamente racista. Aquello, para algunos se explicaba por la búsqueda de una señal de identidad dominicana, que lo diferenciara de Haití. Hecho que utilizaría junto al factor religioso del catolicismo. Contribuirá a la defensa de los máximos valores españoles, el catolicismo y la raza blanca.

Ahora bien, tanto el PRSC como el PRD son partidos muy caudillistas, pero con marcadas tendencias ideológicas. Al entrar el PRD en crisis, Bosch fundará otro partido político, el Partido de Liberación Dominicano (PLD). De esta manera, el PRSC, el PRD y el PLD son los tres partidos que dirigen la política latinoamericana de los últimos 20 años, aún más, hoy se puede decir que después de la muerte de Balaguer, la dirigen sólo el PRD y el PLD.

No sé desde principios de siglo hasta ahora cuánto tendrían que adaptarse estas notas. Quizá debería echar un vistazo a la situación de un país del que apenas se oye casi nada en la Madre Patria, que para según cuáles de sus hijos menuda madre que está hecha.

En otras notas que tengo en las que se intenta agrupar a los países hispanoamericanos, la República Domicana de Trujillo aparece junto a la Nicaragua de Somoza como ejemplo de sultanismo; además de junto a Nicaragua también junto a Paraguay, El Salvador y Cuba en la categoría de “regimen autoritario personalista”. En general en todas las clasificaciones de desarrollo político y satisfacción con la democracia la República Dominicana queda cerca de la mitad pero hacia abajo cuando se la compara con los otros países iberoamericanos.

Otras notas hablan de la influencia de la intervención militar estadounidense, el peso de la guardia nacional, Trujillo al igual que Somoza como mejores aliados de Washington en la región (nuestros hijos de puta). Aunque después de 1965 también Balaguer es un hombre de Washington ya con otro modelo.

Una cuestión histórica de fondo que tiene mucho peso en la novela y creo que en la psique nacional dominicana es la independencia efímera y las dos décadas de dominación haitiana sobre la mitad oriental de La Española hasta la independencia definitiva en 1844. Creo que esto es bastante desconocido en España, donde quizá ha tenido más eco otros aspectos relacionados con el exilio de españoles tras la guerra civil y figuras como la de Jesús Galíndez (sobre el que hace poco escuché un buen documental en la radio) y José Almonia, asesinados ambos por los esbirros de Trujillo. Quizá sea el momento de leer algo de lo que escribieron.


Técnicas de Investigación Social in memoriam

29/05/2016
Política y Economía

Política y Economía

Esta semana estaba leyendo un artículo sobre los efectos del sistema electoral y vi que citaban un trabajo de un profesor mío de los tiempos de la facultad en Ciencias Políticas. Me picó la curiosidad y me puse a ver en qué otras cosas había estado trabajando y al par de gugleos me encontré con un “el recordado profesor” que no me gustó nada y poco después pude comprobar que había fallecido hace tres años. Era un hombre joven. De hecho ahora he descubierto que tenía mi misma edad. Siempre creí que fuera algo mayor porque recuerdo que estaba casado (y entonces no llegábamos a los 30) y porque me parecía lo lógico, siendo el profesor.

Lo he lamentado mucho. Luego se me ha ocurrido que, especialmente dada mi condición de emigrante, tiene que haber más personas a las que doy por vivas y que sin embargo ya no están. Lo trágico no elimina la capacidad de teorizar tonterías y creo que a él le habría parecido positivo tener alumnos que se plantearan” la muerte de Schrödinger” tantos años después de pasar por las aulas.

La clase que tuvimos se llamaba Técnicas de Investigación Social y él decía que ni era experto en eso ni le interesaa especialmente pero que todo tenía que ver con cómo se reparten las clases en una universidad, que era un fenómeno esencialmente político. T. de I.S. era una optativa un tanto rara a la que apenas teníamos que acudir 10 ó 12 personas que nos conocíamos por el nombre, lo cual daba lugar a unas clases bastante interactivas y amenas. Recuerdo muchísimas conversaciones que se produjeron en aquella clase. El manual, que leí con interés aunque sobrepasaba la materia de la asignatura, era una traducción de The Practice of Social Research de Earl Babbie. Tengo unos apuntes bastante decentes que mecanografié en su día y veo que incluso conservo lo que fue el examen final:

1. Explica y describe el método científico a partir de sus rasgos o características más importantes.

2. Dada la formulación de las tres siguientes investigaciones sociales, señala los aspectos que las caracterizan atendiendo a: 1. su finalidad 2. su alcance temporal 3. su profundidad 4. su amplitud 5. sus fuentes y 6. su carácter cuantitativo o cualitativo.

  • a) Un estudio sobre las motivaciones, aspiraciones y expectativas de los militantes del Partido Socialista de Salamanca mediante la realización de un cuestionario a una muestra de los mismos.
  • b) Una investigación sobre las condiciones sociales de los vecinos del barrio de Buenos Aires de la ciudad de Salamanca realizada por encargo de la Diputación Provincial, con base en entrevistas y grupos dediscusión.
  • c) Un estudio de la influencia ejercida por los grupos de presión empresarial sobre la orientación de las políticas económicas que se llevaron a cabo durante los dos últimos gobiernos socialistas habidos en España, con base en documentos de todo tipo.

3. Dados los temas de investigación que se señalan a continuación, y teniendo en cuenta las condiciones exigibles, por lo general, para que se pueda estimar aceptable un problema de investigación, se pide indicar razonadamente si los temas que comprende el enunciado de este ejercicio son o no adecuados para una investigación científica:

  • a) El estudio de las relaciones sociales de padres e hijos en una única familia española que vive en Laponia
  • b) El problema de si es mejor para el desarrollo del espíritu la religión católica o la religión musulmana.
  • c) El análisis del ocio.

4. Las hipótesis de una investigación pueden recoger un soja variable, dos o más variables con una relación de asociación y dos o más variables con una relación de dependencia. Además, las hipótesis suelen hacer mención aunque sea genéricamente a las unidades de análisis. Dadas las siguientes hipótesis determina la variable o variables que recogen, así como el género de relación que existe entre ellas. Señala asimismo las unidades de análisis u observación (la población).

  • a) En España sólo alrededor del 5 por 100 de los estudiantes universitarios proceden de la clase obrera.
  • b) La mayoría de los alemanes sufren ansiedad.
  • c) A mayor rigidez ideológica de los padres, mayor proporción de conflictos entre padres e hijos.
  • d) Los ancianos son más conservadores que los jóvenes.

5. Explica los cuatro criterios de validez que se emplean para evaluar un diseño de investigación.

6. ¿En qué consiste la medición de una variable? ¿Qué tres requisitos básicos debe cumplir esa medición?

7. Dadas las siguientes variables: edad, sexo, estado civil, peso, nivel educativo (primarios, secundarios, etc.), número de hijos, coeficiente de inteligencia, clase social (alta, media, baja), tipos de desviación social (alcoholismo, prostitución, etc.), religión. Se pide clasificarlas según su nivel de medición.

8. Se ha proyectado realizar un estudio sociológico general de una ciudad que, según su último censo realizado, tiene 650.000 habitantes mayores de dieciséis años. Hallar el tamaño de la muestra a obtener al efecto, teniendo en cuenta que se pretende trabajar a un nivel de confianza del 95,5 por 100 y con un margen de error permitido del 4 por 100. Interesa que se indique también el tamaño de la muestra a un mismo nivel de confianza y de error muestral si en lugar de tratarse de un universo de 650.000 habitantes tuviera éste: a) 2.150.000 b) 70.000.

9. Señala y explica los tres tipos fundamentales de encuesta utilizados en la investigación en ciencias sociales.

10. En función de la estructuración y estandarización se distinguen tres tipos de entrevistas de investigación. Señala cuáles son y explica en qué consisten.

Me acuerdo también del último día que lo vi, en un curso de verano sobre la corrupción en el día en que se cumplían veinticinco años de la victoria del Frente Sandinista. Me preguntó cómo de corrupta consideraba yo que era España y mi respuesta dejaba al país en mejor lugar de lo que lo habría hecho una que diera hoy. Más allá de anécdotas fue un profesor que influyó mucho y positivamente en mi comprensión de la disciplina y de sus límites. Sic tibi terra levis.


El libro de Kells

11/08/2014
Perdónalos, que no saben lo que hacen

Perdónalos, que no saben lo que hacen

La única vez que estuve en Roma coincidió que era una semana con dos festivos y el resto de los días la cola para entrar en los Museos Vaticanos y ver la Capilla Sixtina llegaba a la plaza de san Pedro. Como la perspectiva era pasar dos horas esperando para luego estar veinte minutos en la famosa sala mirando hacia el techo en una espacio abarrotado de gente con apenas unos centímetros cuadrados de suelo uno mismo y sin poder desplazarse libremente por el lugar ni apreciar los detalles de tan magna obra, decidimos omitir la visita y disfrutar la dolce vita romana, que hoy en día hay maravillosos libros y posibilidades electrónicas para contemplar el dedo de Dios creando al Hombre en altísima definición, en cualquier lugar y a cualquier hora.

Cambiamos el decorado de detrás del escenario. Sale Roma, entra Dublín. Misma historia. Cuando paseo por el campus de Trinity Collage en verano suelo ver una larga fila de individuos entre los que predominan los turistas estadounidenses de mediana edad. Esperan para poder entrar al edificio donde se exhibe un libro: el libro de Kells. En todos los años que llevo aquí aún no lo he visto y en cambio es una de esas cosas que dicen que no hay que perderse a quienes vienen a pasar tres días a la ciudad. Independientemente del valor intrínseco de llibro, que yo creo que está sobrevalorado con respecto a otros códices: ¡sólo es un libro! Además no les van a dejar tocarlo, ya está cubierto por una vitrina de cristal. Tampoco van a ver mucho del volumen, ya que está abierto por una página que va cambiando con los días y la página del día es la única que van ustedes a ver.  Y hay gente que paga diez euros y hace cola para ver eso. (Hago un poco de trampa, también ven la biblioteca que es muy bonita, pero la de la Universidad de Salamanca no lo es menos y sólo les cobran 2€).

Hace años, en una librería, me encontré con que vendían un cedé con las imágenes del libro a un precio prohibitivo. Ya no es así, desde el año pasado pueden ver el libro de Kells completo, página por página en la página del Trinity College en la red de redes. Pueden ampliar las imágenes, ver los detalles, comparar el texto con el de los evangelios en arameo si les da la gana y todo ello desde la comodidad de su hogar. No me pierdan el tiempo haciendo cola.


Universidad de Hanóver

03/07/2014
universidad-hanover-1912

1912

universidad-hanover-2012

2009

Uno de mis pasatiempos preferidos es mirar cosas viejas: fotografías, documentos, postales y libros. En un blog que miro a veces estaban con una serie de fotos de Alemania en 1912 y cuando pusieron una de la Universidad de Hanóver, me recordó a una que había tirado yo desde el coche al pasar por delante, de camino a Herrenhäuser. Me he puesto a buscarla y la he encontrado, sin caer en la cuenta de que ya la había colgado en otra ocasión. Aunque la vieja está mejor enfocada y coge todo el edificio, son bastante parecidas. No deja de ser interesante comprobar las pequeñas diferencias. La más llamativa no es propiamente arquitectónica, sino la abundancia de vehículos de motor consustancial a nuestra era.

El género del antes y el después ha atraído mi atención durante estos últimos años y una de las cosas que me gustaría hacer es mezclar una foto histórica con una actual. La preparación de la logística me da toda la pereza del mundo, así que si se da será porque escoja un experimento senclllo.


Más de lo mismo

04/10/2013
Versión original

Versión original

Hace unos días Twitter se volvió a “revolucionar” con una de esas historias que aproximadamente el 0,01% de sus usuarios hemos llegado a conocer y de la que nos olvidaremos en unos cuantos días.

Resulta que un español llamado Benjamín Serra acaba de ir a vivir a Londres y se queja ante su familia y amigos del mal empleo que tiene en un café. Malo teniendo en cuenta sus expectativas y las cosas que él había estudiado. No veo que señale a ningún culpable concreto de la situación, sino que sólo apunta la discrepancia aparente entre su grado de formación y su empleo actual. Luego, aunque esto sea un lamento privado, resulta que ocurre en Twitter que está abierto a todo el mundo y que es donde al parecer los medios de comunicación “formales” pescan hoy las noticias. Y entonces se monta la gran tormenta en el vaso de agua con opiniones de todo tipo: unas solidarias con el mozo, otras críticas con su actitud quejicosa y de propina las típicas soluciones a todos los males del mundo.

Un amigo me pide que escriba algo al respecto, ya que la situación parece bastante parecida a lo que yo pueda haber vivido. Y de hecho se parece muchísimo a mis cinco meses de hostelería en Dublín en la temporada otoño invierno de 1999-2000. Iba a ver cómo afrontar mis ideas, que en realidad no fueron hasta cierto punto muy distintas a la de este chaval aunque hoy lo sean. Quizá no tanto si tenemos en cuenta la matización que hace en un blog que ha abierto. Es posible que tan sólo estemos en fases distintas de la misma historia, aunque tengo la sensación de que mi caída del guindo se produjo bastante antes de llegar a Irlanda, probablemente en las primeras  semanas de  universidad  masificada  en 1993. También me ayudó a no depositar esperanzas en las titulaciones universitarias el hecho de haber sido un pésimo estudiante y el de haber estado matriculado en asignaturas en las que había más de mil alumnos.

Tengo que decir que no sólo la economía y la política española están de asco, sino que tienen un periodismo que está a su altura. Españoles fregando platos en Londres los ha habido al menos desde los años setenta del siglo pasado, y no es plan de narrar la epopeya de cada uno que sale de su casa. Del mismo modo he llegado a leer titulares sobre los libros escolares del palo “escribo en los libros con lápiz para que los pueda utilizar mi hermano pequeño” que me parecen cosas de toda la vida y que estarían pasando con crisis, sin crisis y hasta con guerra. Las historias de “españoles por el mundo” son otro subgénero de esta etapa 2008-2013 o hasta donde dure.

En realidad ya lo tengo todo escrito, por ejemplo en septiembre de 2010 en “Victimismo y autocompasión“, en donde trato un poco lo que llamé “las dos narrativas”: la del qué bien estoy aquí en el extranjero no como en España; y la de pobrecito de mí, emigrante que soy y que he tenido que irme a buscar la vida a un país frío. Al final, si uno persiste, creo que hay muchas probabilidades de que la primera acabe imponiendose. Vivir la propia vida de modo provisional tiene algunas ventajas y algunas deventajas, como he podido apreciar en esas personas que hacen un paréntesis de uno o dos años en esta o aquella ciudad europea con la creencia de base de que eso no es su vida real. Eso es más problemático. Cuanto menos tarde Benjamín Serra en darse cuenta de que vive en Londres, de que puede que no haya ningún lugar al que volver y de que puede que algo de lo que haya estudiado le sirva de algo, pero que el papelito que lo acredita no, mejor para él.

También escribí hace un par de años “Trabajar de lo mío” donde critico esa estupida mentalidad funcionarial española, según la cual por el hecho de que uno haya decidido invertir su tiempo estudiando tal o cual cosa la sociedad (o el mercado, los políticos, alguien) debería ofrecerle un empleo en condiciones ideales en ese sector. Eso sigue haciendo mucho daño en España, y el protagonista de la historia todavía no se ha librado del todo de ello, aunque su actitud me parece hasta cierto punto correcta y creo que con el tiempo lo conseguirá. Cuando uno sale de su país tiene que quitarse muchos vicios culturales y cosas malas del sitio de donde viene y esa es una de ellas. En el entorno adecuado se consigue, más  difícil me parece conseguir que este virus desaparezca en su propio caldo de cultivo hispánico.

Otra vez me interesé más concretamente por  los  “periodistas”, vocación de nuestro protagonista, en una entrada que daba continuación a la anterior.  Ahí vengo a decir que hay estudios universitarios como “periodismo” que apenas ofrecen ningún valor añadido a la sociedad. Hay algunas carreras universitarias como pedagogía, psicología, sociología, cuya carga lectiva es más fácil de superar que un bachillerato como es debido. No digo que todas deberían desaparecer, pero desde luego en España deberían redimensionarse. No puede haber cientos de miles de personas estudiando la que creen que es su vocación para que luego con veinticinco años no puedan aportar nada sustancial a la sociedad. Y si en lugar de reducir el número de plazas para que se ajuste a la demanda real de esos mercados de trabajo lo que hay que hacer es dejar que sigan siendo muy baratas, accesibles y fáciles de aprobar, por lo menos habrá que intentar que nadie las curse engañado.

Este no se engaña: de la petanca no se puede vivir

Yo hace mucho tiempo que me di cuenta de que no iba a vivir de mis hobbies. Quizá me ayudó el hecho afortunado de que no estuvieran establecidos como carrera universitaria. También hace un puñado de años que me di cuenta de que no iba a volver a España durante mi vida laboral, por numerosas razones.

A primera vista el mensaje original de Benjamín Serra no me gustó. Quizá porque dramatizaba demasiado (lo de decir “limpiar váteres” como si estuviera haciendo eso todo el día) o porque su actitud no es del todo la adecuada para que le vaya bien y porque me recuerda demasiado a la mentalidad española. Quizá también porque nos hace quedar mal al resto de españolitos que estamos en las islas británicas, pero en fin, peores son los que vienen a vivir de los servicios sociales. Del mismo modo que él hubo momentos de en los que yo pensé cosas parecidas, aunque entonces no hubiera Twitter, así que tampoco cargaría las tintas sobre el chaval como otros han hecho.

Cuando los problemas de tu país dejan de ser tus problemas o pasan a serlo sólo en mucho menor medida, la vida es mejor.