La transición de los 20 a los 40 ahora es más fácil

31/12/2018

Ovejero

La deriva reaccionaria de la izquierda, de Félix Ovejero es un libro que leí hace tres o cuatro meses pero resulta que ayer cuando me preguntaban por él me di cuenta de que aunque mientras lo leía estaba de acuerdo con la mayor parte de que se exponía, al final no me había dejado demasiado poso intelectual. Una lástima no tenerlo a mano para consultarlo. Me quedé con la idea general de que era un tema mejor para un artículo largo que para un libro entero. El propio autor ya había escrito en prensa sobre el particular y últimamente ha estado presentando el libro en la radio.

Una idea que se me ocurrió mientras lo leía tiene que ver con el consabido proceso de aburguesamiento generacional. Hablo de aquello que se dice de que uno a los veinte años es comunista (y si no lo es, es que no tiene corazón) y a los cuarenta ha dejado de serlo (y si no, es que no tiene cabeza) que es un fenómeno demostrado empíricamente en la medida en la que las ciencias sociales puedan demostrar alguna cosa.

La idea era que la deriva reaccionaria de la izquierda ha causado que para muchos de mi generación, que apenas acabamos de llegar a lo de cuarentones, nuestro aburguesamiento haya sido más sencillo. Esto es debido a que en lugar de cambiar ciertas actitudes las hemos mantenido constantes mientras la izquierda involucionaba e implosionaba a nuestro alrededor.

Como estas discusiones se guasapean los ejemplos no suelen ser especialmente solemnes. Seguramente podría haber elaborado algo más académico con la libertad de expresión como objeto, pero en fin. A mí parecía muy bien que existieran revistas como Interviú, con reportajes interesantes y portadas de bellas señoras con las tetas al aire. Las tetas al aire son sinónimo de libertad. En mi juventud este tipo de revistas sólo le parecía mal a la gente muy conservadora. Ahora en cambio son las izquierdas las que dicen esas revistas están muy mal y que si la objetificación sexual de la mujer y que si tal.

Del mismo modo que este ejemplo se me ocurren ocho o diez cosas en las que me parece que sigo pensando parecido a lo que pensaba hace veintitantos años y que lo que nos ha cambiado es el circo en el que estamos metidos. Total, que nada que ver la crisis de los cuarenta que dicen que sufrió la generación del 68 en los años ochenta, que veían que habían traicionado sus ideales y a sí mismos. Ahora la transición entre los veinte y los cuarenta es más fácil porque en muchos sentidos no hace falta cambiar nada.

Anuncios

Supremacismo banal

02/12/2018

Hace unas semanas en animada conversación guasapera se me ocurrió parafrasear el concepto de Billig para denominar cierta actitud típicamente española que puede que hasta cierto punto dificulte el progreso del país y el paisanaje. Tiene que ver con todos esos enunciados del estilo de “como aquí no se vive en ningún lado”, y una serie de afirmaciones relativas al clima, el paisaje, la dieta, las tradiciones, el modo de relacionarse… que harían del modo de vida español una categoría superior en términos no estrictamente cuantificables.

No pretendo establecer una definición canónica del supremacismo banal: la idea no es más que una parodia, pero me resulta interesante que no lo he visto en otras culturas. Aunque sólo sea por sus efectos frente a terceros ya tiene que ser un rasgo político-cultural bastante más deseable que el supremacismo puro.

Me ha vuelto a rondar la idea en el día de las elecciones andaluzas, seguramente porque Andalucía sea la porción más tópica de España. El supremacismo banal y la ceguera ante otros modos de hacer las cosas son tan transversales que me hacen suponer que la decisión del electorado no puede tener ninguna incidencia para lograr cambios que podrían considerarse como positivos desde aquí, desde otro estilo de vida.


Tolerancia y postureo

19/03/2018

Un colega envía esto por whatsapp

Voy a aprovechar este gráfico para criticar a Podemos 🙂

Más concretamente a Inmaculada Colau, que me cae especialmente mal, jeje.

Anda que cuando salió en la tele “confesando” su rollo bollo no sabía que apostaba a caballo ganador…

Natural, es un tema que excita a grandes contingentes tanto de hombres como de mujeres.

La peña vendiendo la moto de que España es tolerante con la diversidad sexual, jeje.

Viene el contraejemplo.

Sal tú diciendo que te has tirado a cuatro compañeras del trabajo.

Es el contraejemplo porque aquí te van a odiar tanto hombres como mujeres.

Y van a tolerar tu diversidad sexual un huevo.

Jajajaja.

13-01-2018


Precocidades

18/03/2018

A lo mejor debería seguir vertiendo mis opiniones aleatorias en este agujero y no en grupos de guasap que se perderán como lágrimas en la lluvia. El otro día un amigo escribió sobre el tema de la precocidad, así un tanto en general. Y como se menciona la eyaculación precoz, caso en el que la precocidad parece tener un significado algo diferente al de otras precocidades, comento:

Siempre me ha parecido que la eyaculación precoz está mejor nombrada en inglés (premature). Sería más lógico llamar eyaculador precoz al que lo es desde su más tierna infancia.

Cuando uno vive en un país cuya lengua dominante es diferente de la propia a veces afloran estas cosas que uno ni sabe que sabía. Luego me he puesto a buscar  y veo que la expresión latina ejaculatio praecox se utilizó tal cual en inglés y se ha adaptado literalmente a todas las lenguas latinas.

Así que lo más probable es que el uso de “precoz”, que etimológicamente es, en sentido muy amplio, “antes de cocerse” se haya desplazado hacia casos en los que se toma como referencia la vida en conjunto. He encontrado expresiones del siglo XIX que suenan hoy un poco extrañas (en vez de “fruto precoz” yo diría “fruto temprano” y en vez de “muerte precoz”, “muerte prematura”). Parece que Manuel Bretón de los Herreros  gustaba especialmente de este adjetivo. La hipótesis que se plantea es si la expresión que comentamos haya quedado hasta cierto punto fosilizada. Parece que hay buenas razones para suponerlo.


Postal de Teotihuacán

28/04/2017

Pirámide del sol (Teotihuacán)

Hoy ha llegado esta postal de México que creía que ya no llegaba (nos habían guasapeado el aviso). Del 7 de marzo hasta hoy van más de seis semanas. Nuestro corresponsal nos informó de que el franqueo de una postal internacional sale por 14 pesos mexicanos (68 céntimos de euro, hoy) y de que en la oficina a la que acudió se les habían acabado esos sellos y sólo quedaban de los de 1 peso, por lo que la postal ha llegado cargada de filatelia. El dorso es un collage con catorce baúles de Olinala y tiene su arte.

Mucho arte, pero un poco más y tapas todo el texto

Pues pone algo del DF (y mira que te dijimos que había dejado de existir en 2016) y una coña ajedrecística como si estuviera bien reirse de los inválidos. A lo mejor pone más cosas y resulta que han quedado cubiertas por los sellos.

Muy agradecidos que estamos. Ésta va a ser marcapáginas de un libro de los buenos.


La dama del ajedrez

29/03/2017
William Shinkman, White Rooks, 1910

William Shinkman, White Rooks, 1910

Estoy en varios tipos de grupos de Whatsapp y de varios debería salirme. En cambio uno me pareció especialmente fructífero a finales del mes pasado, más que nada porque surgió una pregunta sobre éste, mi proprio blog (aquí no hay ningún sesgo, no). Un amigo leyó una entrada de semanas atrás y preguntó por las razones por las que Ramón y Cajal desaconsejaba la práctica del ajedrez. No contento con facilitarle el enlace al cápitulo IV de sus Recuerdos en cuyos siete últimos párrafos (“Me curo definitivamente del vicio del ajedrez”) el sabio expresa su comezón y remedio, se lo he resumido así:

La idea de Ramón y Cajal sobre el ajedrez viene a ser que, como es una actividad que requiere quita mucho tiempo y es además exigente para el intelecto, no es muy compatible (o nada) con una carrera académica intensa como la suya, lo cual me parece muy lógico.

Sería como trabajar descargando camiones y luego en los ratos libres hacer pesas. No tiene mucha lógica. En un día de trabajo normal llego a casa la mitad de cansado que como me quedaba tras una partida de ajedrez de cuatro horas. A quien trabaja con la mente le correspondería ejércitar el físico en su tiempo de ocio.

Luego he aprovechado para meterle una pulla a nuestro amigo feminista, con otras razones más interesantes aún y por las cuales no se debe prácticar el juego-ciencia:

Uno sabe un poquito de ajedrez y es licenciado en ciencias políticas, pero se están poniendo las cosas de un modo que no está nada fácil diferenciar las demandas reales de las parodias.

El caso es que en lugar de picarse me ha respondido que la reina importa más por el cristianismo (la virgen), que a mí me ha parecido una idea con poco fundamento, tratándose de un juego traido desde el Oriente por persas y árabes y el cristianismo no deja de ser una religión patriarcal.

Hace años leí sin poner demasiada atención Birth of the Chess Queen: A History, de Marilyn Yalom en el que se postulaba que la sustitución de la figura del alferza por la de la dama que se produjo en el siglo XV en la península Ibérica tenía que ver con la aparición de la figura histórica de Isabel la Católica, reina de Castilla. A mí me parece una teoría como tantas, que suena sensata y en la que algo de verdad habrá, pero que no alcanza a explicar del todo cosas que quizá ni siquiera tengan una única explicación.

Y aquí es donde me había pasado de listo porque mi amigo no se estaba inventando las cosas, sino que eso del cristianismo y la virgen aparece en un libro llamado Les jeux et les hommes del sociólogo Roger Caillois (1958), de quien servidor nunca había oído hablar. Intentaré hacerme con un ejemplar, ya que he podido entrever una clasificación de los tipos de juegos que me ha parecido muy interesante. Volviendo a la materia, lo que Caillois escribe a propósito de la estabilidad de juegos como el ajedrez y la rayuela es lo siguiente:

Dans l’Inde, on jouait aux échecs avec quatre rois. Le jeu passa dans l’Occident médiéval. Sous la double influence du culte de la Vierge et de l’amour courtois, l’un des rois fut transformé en Reine ou en Dame, qui devint la pièce la plus puissante, tandis que le Roi se trouvait confiné au rôle d’enjeu idéal, mais quasi passif, de la partie.

Que a mí me parece que está mal, ya que para empezar el alferza no es un segundo rey sino un visir, y la madre de Dios no es un ángel exterminador de la artillería en el campo de batalla. También diría que el amor cortés tiene poco que ver con el ajedrez y que su plenitud se da un par de siglos después del cambio que nos ocupa. Sin que nada me acabe de convencer del todo me parece más acertado el desarrollo a partir de Isabel de Castilla que a partir de María de Nazaret.

Y, bueno, no se puede dudar que sería el cristianismo lo que convirtió los elefantes en obispos más allá de los Pirineos, a la vez que se quedaron en alfiles en la península Ibérica para deleite de moros y cristianos. Hasta cierto punto es plausible la teoría de que la evolución de alferza a dama fue posible en un reino cristiano, donde una mujer podía reinar, y no lo habría sido en uno islámico, pero de todos modos yo creo que hay que buscar más las razones endógenas. Comparado con la dama, que es toda una pieza de artillería, el alferza es una escopeta de feria. El ajedrez sin una pieza de largo alcance es mucho más aburrido. Que luego al bicho se le llamara dama en vez de cañón o arcángel expresa hasta cierto punto un rasgo cultural más o menos representativo o fortuito. No creo que valga la pena teorizar mucho más.


Muchos mundos en este mundo

02/06/2016

Para mí uno de los sesgos cognitivos más importantes es el del falso consenso: ese que hace que creamos que aquellos que tenemos alrededor coinciden con nuestras opiniones en mayor medida de lo que lo hacen en realidad. Quien dice opiniones dice cosmovisión o creencias. Los demás pueden ser igual de gilipollas pero nunca exactamente en el mismo sentido ni del mismo modo en el que nosotros mismos sabemos que lo somos.

Por razones lógicas de encasillamiento, uno tiene contacto con personas de la misma nacionalidad, sexo, clase social, ocupación y los individuos que conforman estos grupos suelen coincidir en muchas opiniones y actitudes políticas (que era mi campo de estudio) y de todo lo demás, pero como uno tampoco está tratándolo todo durante todo el tiempo, muchos desencuentros ni se llegan a producir.

Para que se vea un poco la cantidad de monstruos que nos pueblan el armario voy a poner aquí una conversación guasapera de uno de esos grupos en los que uno está inmerso. Es de gente de mi trabajo anterior y creo que es importante decir que soy el único varón del grupo. Estas son tres pavas irlandesas de casi cuarenta tacos, de la clase media-baja venida un poco a más (no han conocido ni la universidad ni el desempleo, barrios del norte de la ciudad). Alguna vez ya les había oído hablar de pitonisas, que no son precisamante baratas. La conversación empieza con que K fue al pueblecito de J y ésta le pregunta a ver a qué fue:

K: Fui a ver a una médium.
G: ¿Cómo se llama?¿Qué tal te fue?
J: ¡Oh! No sabía que teníamos una en el pueblo, ¿era buena?
K: Sí, me ha gustado. Antes de leerte el futuro te da los datos que necesites para confiar en ella. Se llama XXX XXX. Me leyó el futuro el año pasado para A. [la cría que tuvo]
G: ¡Guau!, sí que tiene que se ser buena ¿te dijo algo del futuro?
K: Un cambio de carrera. Tendré que cambiar de casa y de coche por necesidad. [va a ser por vicio] Ya veremos. Os paso sus datos de contacto por si os interesan.
G: Oh, suena a que te va a ir bien ¿te dijo qué tipo de cambio de carrera sería?
K: Nada específico [¡qué sorpresa!], pero llegará después de que haga algún tipo de curso [tienes cuarenta tacos y haces un curso normalmente es para promocionar o para cambiarte a otra cosa ¿no? Y si no estudias nada, la bruja te dice “joder, ya te dije que tenías que estudiar para conseguirlo”, eso hasta mi madre me lo decía]. También mencionó los bebés de los abortos que tuve [Bruja hijadeputa, pero la esencia del negocio está en jugar con los sentimientos de la gente, claro. Ojo, que no lo ha acertado, que la muy membrilla ya fue el año pasado a otra “consulta” en su preñez]. Es curioso porque había estado pensando en ello recientemente. Siempre había creído que eran un niño y una niña y es lo que ella me dijo que eran. [La parte de que diga niño y niña (50%), que es más probable que niño y niño (25%) o niña y niña (25%) me mola]
G: Sabía mucho de ti y te dijo mucho también [¿tú estás de coña?]. Espero que saber qué eran los bebés te reconfortara. ¡Angelitos!, que siempre te acompañen. [como no nos vale con brujas del más acá, personitas con alas del más allá]
K: Parece que es muy buena [¿en serio?], puede que la llame aunque siempre tengo algo de miedo de lo que pueda oír [¿entonces para qué cojones quieres ir? si ya lo vas a ver cuando te ocurra…. luego les contabas cualquier cosa algo de una puta peli que no habían visto y te crucificaban]. Si vuelves a pasar por allí pégame un toque y me paso y echamos un café. [voy yo también y os leo los putos posos]

Esto del Whatsapp es un poco como el Facebook, que más que para mantener las amistades parece que está hecho a propósito para perderlas. Muy a menudo me tengo que morder la lengua, pero ¡hey! tengo un blog. También estoy pensando que como nunca intervengo en este grupo, las mozas no se han dado cuenta de que estoy y quizá esto es un tipo de conversación que las mujeres en general no tendrían delante de un hombre. Hay tipos de estupidez masculinos y femeninos. Dejarse el dinero en las cartas del tarot es más como de tontas y hacerlo en las del tute, más como de tontos. En el mundo de las chonis irlandesas las brujas pueden resultar bastante chungas, pero las peluqueras también les pegan unas clavadas de espanto.