El pequeño libro de una gran memoria: La mente de un mnemonista

The Mind of a Mnemonist, A.R. Luria

The Mind of a Mnemonist, A.R. Luria

Me han recomendado este libro de Aleksander Romanóvich Lura, Маленькая книжка о большой памяти, que he leido del tirón. He conseguido la edición en lengua inglesa, traducida por Lynn Sorotaroff en 1968, pero existe versión castellana, no sé si traducida directamente del ruso o del inglés.

La mente de un mnemonista (El pequeño libro de una gran memoria ) ISBN: 978-84-8367-178-8

El libro trata de un memorión, llamado S, (en realidad Ш ) judío ruso que trabajaba como periodista antes de que se descubriera su talento, que el consideraba algo normal, y que con posterioridad se dedicó a vivir de las exhibiciones de proezas memorísticas.

Mi lectura ha sido superficial, pero eran sólo 160 páginas. He tomado algunas notas, como hago últimamente con casi todo lo que leo, porque al contrario que S tiendo al olvido…. unos tienen una memoria prodigiosa y otros utilizamos marcadores y notas de todo tipo en el mundo virtual….

Los hechos que se relatan ocurren en la Unión Soviética, principalmente durante la década de 1930, en un período en el que tantas cosas terribles y sublimes concurrían en el país: Similar al renacimiento italiano en especial en el auge simultáneo de terror, incertidumbre, conjura, desarollo científico y artísitico

De la lectura del libro me han llamado la atención los siguientes puntos:

  • Problemas para de S para categorizar experiencias similares a los de Funes el memorioso , el personaje de Borges (S no recuerda bien voces y caras, porque en cuanto cambian algo parecen una voz o cara nueva).
  • La sinestesia, elemento común a los memoriones y el hecho de que todos hemos experimentado algo de eso (colores cálidos y fríos, palabras que no nos suenan como lo que son, personas a las que les encaja su nombre…)
  • La técnica del paseo mental a lo largo de una calle ya conocida, que creo que es todo un clásico de la mnemotecnia,  o por lo menos ya me he encontrado con ella varias veces en la literatura.
  • El ruido como elemento disruptor a la hora de recordar cosas.
  • El problema de olvidar, que no me ha quedado claro del todo cómo resuelve.
  • He conocido la palabra eidetic (eidetismo), que a lo mejor utilizaré en español pero en inglés no, porque a lo sumo van a pensar que digo idiotic.

Este tema me ha interesado desde siempre. Hace poco estuve hojeando un libro llamado “Born in a Blue Day” que trata sobre el mismo tipo al que dedican este reportaje que vi hace meses. Me parece impresionante que estas personas puedan ver un número, digamos el 823, como una figura tridimensional de color amarillo y de forma extraña, pero que pueden describir con precisión…. lo  interesante sería saber si cada uno tiene sus propias imágenes o hay elementos comunes en sus visiones…. quizá ellos pueden vislumbrar la realidad matemática del mundo más allá de la mente humana, que no fue creada para eso, sino para sobrevivir en la sabana de África.

Esto me lleva a la pregunta, ¿cuál es la razón de que todos no tengamos una mente así? sin entrar mucho en los misterios de la psicología evolutiva, una respuesta fácil sería que en realidad y a la vista de los ejemplos que ha habido, una memoria de estas no es una gran ventaja a la hora de alimentarse y reproducirse. Además, como dijo Renan de las naciones hablando de la “memoria” en el sentido de memoria histórica: olvidar es tan importante como recordar. Supongo que si tienes mucha memoria, serás más desconfiado, rencoroso, no podrás dejar atrás una serie de situaciones, a lo mejor menos capacidad de adaptación, etc… el último capítulo, que trata  sobre la personalidad de S, no aclara demasiado…

En lo relativo a su capacidad para memorizar palabras, tarea de mayor difícultad para S que la memorización numérica, es impresionante la explicación detallada de cómo memoriza la Divina Comedia en italiano sin conocer la lengua. Hay una parte lingüística del libro en la que S explica la percepción que tiene de las palabras. Cómo algunas suenan a lo que representan y otras no. Sin saber ruso, lo que cuenta suena a chino. Más allá de las formas onomatopéyicas, me parece interesante la hipótesis de que el lenguaje no sea meramente convencional, sino que el mecanismo de selección de memes por el que unas perduran y otras no, tuviera también algo que ver con las cualidades intrínsecas de sus sonidos… por supuesto, habría que ver esto en las diferentes lenguas. Un hablante nativo de ruso podría estar o no de acuerdo con algunas de las apreciaciones de S, pero dada mi ignorancia de la lengua,  en el mejor de los casos podría ver algo de luz a través de los comentarios de un memorión hispano.

Anuncios

3 Responses to El pequeño libro de una gran memoria: La mente de un mnemonista

  1. joaquin dice:

    He releído tu entrada sobre el libro de Luria, y me han entrado ganas de leerlo. Justamente hoy (ayer? es q estoy trabajando en un hostal de noche para unos koreanos, y tengo los horarios cambiados…) he encontrado alguna cita del “memorión” en un libro de Havelock (“la musa aprende a escribir”) y me he acoradado de tu entrada. Havelock lo menciona porque se supone que una de las características de su capacidad de recordar es que crea o relaciona los datos mediante narraciones, al menos es lo que se resalta sobre todo en el comentario de Havelock, supongo que porque le conviene 🙂
    en cualquier caso, a ver si me lo puedo pillar en español.

    respecto a la cita que mencionas de Renan, aunque no sé si viene a cuento, leí un ensayito de Derrida que se llama “on forgiveness” (que ya le recomendé a Andrés, porque me lo hicieron leer en paralelo al libro de Coetzee “disgrace”, del que hablé con él… por cierto que también te lo recomiendo mucho si no lo has leído ya) y bueno, habla de la reconciliación entre naciones, del perdón y del olvido. creo que te gustará.

    un abrazo artista

    • alfanje dice:

      No es que me haya parecido un gran libro, pero sí muy interesante. Siempre me ha interesado mucho la memoria. Por un lado la memoria como capacidad de recordar y por otro lado en sentido político. Por cierto, que “memorión” no debe ir entre comillas, es palabra por derecho propio, aunque suene a broma.

      Gracias al libro un colega me ha hecho descubrir a Vygotsky, un psicólogo muy relevante. Me anoto la de Coetzee, que me imagino que tendrá que ver con lo de Suráfrica, que Derrida toca en “On Forgiveness”

      He encontrado el texto de Derrida (http://www.columbia.edu/itc/ce/s6403/jacques_derrida.pdf). Me va a servir para algunas cosas, siempre me ha llamado la atención esa costumbre de los políticos anglosajones de pedir perdón por cosas (a los aborígenes australianos o a los damnificados de tal cual error político). Creo que es algo que no funciona muy bien en la cultura política del sur de Europa.

      Cuéntame qué te parece el libro de Luria, pero sobre todo cuéntame lo de trabajar para unos coreanos…

  2. […] no son necesariamente ventajas para la vida. Existe un caso muy documentado en el libro “La mente de un mnemonista” (está aquí completo, aunque en inglés) de Alexander Luriya. Cuenta el caso de Solomon […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s