Tulipanes

25/04/2015
Bicho raro

República de flores

Esta semana me he enterado de que al directivo del trabajo anterior que vino a despedirnos le ha dado un infarto y me he sentido muy mal por el hombre, que me cayó muy bien cuando le conocí en persona y al que le debo un pedazo importante de mi felicidad cotidiana actual.

Una parte no pequeña de la misma es debida a que mi nuevo empleo está a una distancia razonable de casa y puedo ir caminando en una media horita (también en autobús si lloviera demasiado). Maravillas de la cuadrícula puedo escoger varios caminos para no aburrirme del trayecto.  Llego a la oficina mucho más contento y en mejor forma que en los tiempos del autobus, cuando pintaban espadas. Una de las mayores ventajas del recorrido es que atravieso zonas verdes y ya he visto petirrojos, ardillas y flores antes de encender el ordenador.

En el prado de san Esteban, ahora que se están yendo los narcisos, llevo unos cuantos días fijándome en un grupo de tulipanes morados entre los que hay otro de color rojo. No estoy seguro de si el jardinero lo ha metido aposta entre los otros o si es que se ha equivocado de bulbo. Cosa que dejo dicha en un veinticinco de abril, que era el día los claveles.


Cena asiática

25/11/2013
a

Caldero de todo un poco

Tiene que hacer más de cinco años que no paso por el Wagamama de Dublín, porque la última vez que he comido en uno fue en Londres en 2008 (y descontando Heathrow tampoco hemos vuelto a pasar por Londres). El restaurante de aquí es un poco incómodo, entre lo de que a veces hay que hacer cola, hay que bajar las escaleras y luego compartir una de esas mesas enormes con quien llegue, como si fuera un garito del metro de Tokio. Ahora bien, la cantidad de delicias al alcance de uno es enorme y los precios bastante asequibles, aunque en esta ciudad se pueden hacer mejores negocios. Un placer reencontrarse aunque sólo sea con la imagen de ese cuenco gigantesco de caldo, fideos, verdura y carnes.


Galerías Reales de San Huberto

13/10/2013

“Views of Architecture and Other Sites in Belgium” (1905)

Estos últimos cinco años he estado viajando menos que los inmediatamente anteriores. En cambio, los menos viajes me han servido de más. He tomado el hábito de investigar la historia de esos destinos y he encontrado placer en la búsqueda de fotografías y obras de arte antiguas que tengan como objeto el escenario de mis andanzas, que son las de miles. A veces vienen a mí sin que siquiera las busque a propósito. En las últimas semanas he estado fisgando el enórme catálogo de la Biblioteca Digital Mundial (World Digital Library en inglés). Allí me he encontrado con esta imagen de la galería de san Huberto en Bruselas, por donde servidor anduvo con Nuria y Álex en una tarde otoñal allá por 2008. Es un lugar muy frecuentado, en pleno centro de la capital belga. Traduzco:

Este fotocromo de las Reales Galerías de San Huberto en Bruselas es parte de “Views of Architecture and Other Sites in Belgium” [Vistas de arquitectura y otros lugares de Bélgica] del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). Situado en el centro de la ciudad, este pasaje comercial fue diseñado por el arquitecto Jean-Pierre Cluysenaar (1811–80) y abrió en 1847 durante el reinado del rey Leopoldo I para conmemorar la independencia de Bélgica en 1830. El pasaje consta de dos secciones principales, la Galería del Rey y la Galería de la Reina, separadas por una columnata. Con su techo en fórma de cúpula de cristal y hierro forjado, el edificio refleja una mezcla de arquitectura del renacimiento italiano y tecnología más moderna del siglo XIX. La guía de viajes  Baedeker “Belgium and Holland including the Grand-Duchy of Luxembourg” (1905) [Bélgica y Holanda, incluyendo el Gran Ducado de Luxemburgo] describía la galería como “un pasaje espacioso y atractivo de tiendas irresistibles (213m de longitud, 6m de anchura y 18m de altura).” Este tipo de centro comercial fue haciéndose cada vez más habitual a partir de la Revolución Industrial. Este pasaje representa un ejemplo temprano de centro comercial en Europa.

El lugar no ha cambiado mucho. Aquí la Wikipedia en lengua universal, donde se cuentan más cosas y aquí nuestro paseo por Odesa, en donde hay un passage similar. También hemos pasado por la Galeria Vittorio Emmanuele de Milán y algún día lo contaremos.

Galeries Royales Saint-Hubert. En 103 años no habían cambiado mucho

B

Noviembre de 2008


Diábolo

16/09/2013
Aeropuert

Aeropuerto

Tengo unas cuantas fotos que saqué de un teléfono viejo que le regalé a mi hermana. En esta estamos atravesando el aparcamiento del aeropuerto de Edimburgo para llegar a la zona de alquiler de coches. Puede verse una estructura (creo que es la torre de control) que me recuerda mucho al diábolo aquel juego tan difícil de la infancia que luego sólo he visto manejar con destreza a artistas callejeros perroflautas.

16.06.2011


Atardecer en Dublín

10/11/2012

Sunset

Esta es una imagen de los momentos previos a la puesta de sol en Dublín, el 5 de octubre pasado. La colgué en Facebook y a mis friends les gustó mucho. Quizá estaría un poco mejor sin las farolas estrafalarias del paseo del río.

El puente que se ve en primer término, con forma de arpa, es el puente Samuel Beckett, diseñado por el arquitecto español Calatrava, que siempre hace puentes más o menos parecidos, creo yo. La fotografía está tomada desde la orilla norte del Liffey y justo al otro lado del puente, en la orilla meridional, hay una empresa que se llama Spanish Point, vaya usté a saber por qué. Al fondo de la imagen hay un complejo de edificios que conforma algo similar a una pirámide y es la sede del Ulster Bank, uno de los bancos más importantes de Irlanda (en realidad, creo que sólo hay seis bancos importates en Irlanda, pero este es uno de ellos).

El color de aquel atardecer fue francamente notable.


Dragón

10/10/2012

Dragón (Hoi An, Vietnam – diciembre de 2007)

Un dragón artístico en un palacio de Hoi An aquel día tan lluvioso. Mirándolo bien me ha hecho recordar al camaleón ciclista de Londres.


Reciclar el karma

19/05/2012
Image

Thug life

Otra pintada artística que hay en mi barrio. Esta queda enfrente del edificio del banco Citi, antes llamado Citibank, uno que tiene un paraguas como logotipo. No sé si son precisamente sus empleados los que tienen mal karma y deben reciclarse de su vida de escoria o si sirve para cualquiera que lleve traje y maletín a la oficina.