Elecciones irlandesas: la suerte está echada

27/02/2016

bandera-irlanda-irish-flag

En el momento en que escribo estas líneas los colegios electorales irlandeses ya hace unas horas que cerraron, pero aún no se puede saber qué ha ocurrido en las elecciones generales de 2016 ya que el computo de votos comenzará por la mañana.

Un dato interesante es que la jornada electoral es cuatro horas más larga que en España (de 7 a 22h mientras que la española va de 9 a 20h) pero que sin embargo eso no sirve para que la participación sea más elevada (ha quedado alrededor del 66%). Mi jefe ha ido a votar esta mañana antes de ir al trabajo. Le he preguntado cómo se elige a la gente que está en las mesas. No es un sorteo, se tienen que apuntar para ir y básicamente la motivación de los que lo hacen es que se les paga.

Foto Irish Times

Foto Cyril Byrne/Irish Times 2011

He estado buscando una imagen de las papeletas que se utilizan para que se vea la complicación de computar todas estas preferencias, con candidatos que se van eliminando etcétera. No sabía que aparecía la dirección y profesión de los candidatos. Lo de las direcciones es algo curioso, ya que en cualquier noticia que aparece en prensa suelen dar la dirección del protagonista. Muchas veces me he preguntado si no es peligroso dar la dirección de quien haya cometido según qué tipo de delito. Luego esta gente se indigna con la idea de un documento nacional de identidad.

Entiendo que es elemento que añade un factor de cercanía. En general los irlandeses votan a individuos más que a partidos. La visión idealista de esto es que hay mayor proximidad, otra más realista es que el clientelismo es un elemento muy importante. Lo que está claro es que ni la ideología ni la desconfianza pesan tanto como en otros sistemas políticos. Por ejemplo, lo de que las mesas electorales las lleven quienes voluntariamente se presentan implica que no se presume mala fe. Esta mañana, comentando el fiasco de hace años con unas máquinas de votar que costaron más de cincuenta millones de euros, los irlandeses de la mesa creían que esto del voto electrónico era algo que se podía resolver técnicamente, cuando el auténtico problema es la falibilidad humana.

Otra analogía tonta es que del mismo modo en que mucha gente en España cree que el sistema electoral español con todos sus defectos es “La Ley D’Hondt”, también en Irlanda muchos creen que el sistema de voto único transferible es “la representación proporcional”.

Mañana estaré atento a los resultados. Ya dije cuáles eran mis preferencias. Las encuestas que se han hecho a pie de urna parecen indicar que esta vez saldré defraudado.


Elecciones generales en Irlanda (2016)

18/02/2016
d

.

En plena campaña electoral dejo unas líneas sobre las elecciones generales irlandesas de este año. No haré una análisis extenso, que eso hay mucha gente que lo cubre bien y uno no tiene ni tiempo ni ganas.

Aquí las legislaturas duran cinco años, en lugar de cuatro como en España. Las anteriores elecciones fueron el 25 de febrero de 2011 y estas van a ser el 26 de febrero de 2016. No sé cómo funciona exactamente, pero al igual que en España los teóricos 4 ó 5 años pueden durar uno o dos meses más. Las elecciones podían haber sido hasta en mayo. En cambio, la convocatoria es mucho más corta en Irlanda, ya que la fecha definitiva sólo se supo el día 3 de este mes de febrero.  (Rajoy anunció las elecciones del 20-12-2015 el día 01-10-2015).

Otra diferencia es que mientras que en España las elecciones suelen ser en domingo, en Irlanda éstas van a caer en viernes, al igual que las anteriores y las de 2007 cayeron en jueves.

Nunca he visto en este país eso de los carteles electorales pegados con cola en las paredes, sólo carteles de los que se cuelgan en las farolas. Casi siempre con una cara, nombre del candidato y del partido y un eslogan y a lo sumo un par de propuestas vagas. Una cosa curiosa es que no te piden “vota” sino “vota nº1”, consecuencia del sistema de voto único transferible, en el que lo que el votante hace es ordenar sus preferencias. Uno puede votar a todos los candidatos a la vez, ya que en realidad lo que hace es asignarles números.

Como las circunscripciones son pequeñitas los candidatos van pidiendo votos casa por casa. La mía es quizá una de las más atípicas del país (Dublín Central), pero la semana pasada al bajarme del tranvía allí estaba uno de los diputados, el del Partido Laborista, repartiendo folletos. Iba él solo y tenía una pancarta vertical de tipo estandarte. Era una sensación un poco rara, como de cantautor que se coloca en una esquina con su amplificador pequeño.

Dublín Central tenía 4 diputados, pero ahora le han recortado un par de trozos por el norte y por el este y se va a quedar con 3, así que alguien más o menos famoso se va a quedar fuera. Me parece curioso que el rediseño de las circunscripciones no resulte más polémico y creo que sólo es posible gracias a que la complejidad del voto único transferible hace difícil saber a quién favorecen o perjudican los cambios.

Del mismo modo es difícil hacer encuestas precisas. Un problema compartido con el sistema español es las dificultades para la predicción que plantean las numerosas circunscripciones (40 para 158 diputados, que en 2011 eran 166), todas con entre 3 y 5 diputados a elegir, y para las que haría falta calcular individualmente. El problema específico es que a la gente no se le puede llamar por teléfono y pedir que ordene 20 candidatos del primero al último y hacer rondas con simulaciones una vez que quedan eliminados los menos votados. Al final las encuestas se reducen a la primera preferencia y con eso y los datos históricos (que las modificaciones territoriales de las circunscripciones devalúan) se intenta hacer algo que puede fallar bastante. Tras las elecciones se produce otro chou, ya que se puede votar hasta las diez de la noche, se empieza a contar los votos y la mayor parte de las veces se aplaza el cómputo hasta el día siguiente. Van eliminándose los candidatos menos votados, sus votos se transfieren a otros, etc. En alguna circunscripción ajustada se puede tardar dos o tres días en acabar.

En cuanto al sistema de partidos, es un poco extraño comparado con los de Europa continental: Hay dos partidos grandes (que normalmente andarían por encima del 20%-25%), ambos más de derechas que el PP: partidos que conjugan el nacionalcatolicismo y el liberalconservadurismo en diferentes proporciones y como mejor pueden para diferenciarse el uno del otro; dos medianos (10%-20%): el Partido Laborista (poca presencia fuera de Dublín) y el Sinn Fein (una cosa nacionalista y populista que a veces parece de extrema izquierda y otras de extrema derecha y que nunca ha tenido aquí el éxito que tiene en Irlanda del Norte). Luego entre los pequeños, el partido verde, el socialista (no como en el continente, es más como de estilo trosko) y diferentes candidatos independientes ya que el sistema lo favorece y que a veces son empresarios fracasados, gentes bien corruptas, idealistas en exceso, o partidarios de la antipolítica que se montan su plataforma personal.

Y ahora mis preferencias. Nunca he hecho nada para participar en la vida política irlandesa, pero preferencias tengo. Aunque no me identifico con ninguno de los partidos conservadores que dominan el panorama, siendo realista y viendo los bueyes con los que hay que arar me gustaría que ganara Fine Gael, el partido que está ahora en el gobierno. El paro ha bajado del 9% y estaba cerca del 14% en 2010 y ese solo dato ya justifica mi opinión más que ninguna otra cosa que se pueda decir. Una mayoría solida que sólo requiera de un pacto con uno de los terceros partidos (como en la actualidad con el laborista) y que no le haga depender de los numerosos “independientes” que al final son caudillos locales, friquis y fracasados diversos que aprovechan la apertura del sistema para sus míseras agendas.

Una nota para el Fianna Fáil o fianna failure al que le tengo mucha manía. No sólo porque sea conservador y nacionalista. Es el partido que ha dominado la política irlandesa en el siglo de independencia y representa la clásica alianza conservadora de clero y terratenientes (luego constructores). Después de setenta años de pobreza tuvieron la oportunidad improbable de hacer al país rico y grande y la malversaron infamemente. Espero no verlos en el poder en bastante tiempo.

Las encuestas apuntan a que el Fine Gael puede hacer un resultado decente, pero a que le puede fallar el socio. Aquí ya he visto de todo: a veces me he quedado contento con el resultado, como cuando eligieron al actual presidente y otras todo lo contrario, como cuando decidieron mantener el senado. Al final, como no es mi país lo miro un poco -salvando las distancias. como esos expats que viven en Dubái lo mejor que pueden, pensando sobre todo en su trabajo y su vida privada y sin meterse en ningún tipo de líos.


Período electoral

29/10/2015
España necesita cambios que nadie quiere afrontar

Esta viñeta ha salido mucho estos días

Me ha llegado un correo de la Embajada que explica el proceso del voto rogado y lo que hay que hacer si se quiere participar en las elecciones generales del 20 de diciembre. Además de un formulario, una especie de folleto explicativo y el texto de la convocatoria contiene 5 pdfs en las diversas lenguas oficiales de este país de tantas culturas y tanta incultura llamado España (por el momento). Los que están en valenciano y catalán vienen a ser lo mismo y los entiendo hasta yo que no tengo nada que ver con la franja oriental de Iberia (descontando que estudié francés). Ocho adjuntos, no está nada mal. Sería un poco más interesante ponerlos en la red y contar los clics.

Después de mi odisea del pasado año se me han quitado las ganas de hacer el primo y esta vez no votaré. Ya dejé explicadas más o menos las razones más allá del aumento del coste hasta un nivel casi irracional: los emigrados no deberían poder influir decisiones cuyos costes no les van a afectar. Cuando veo a esos que lloran tanto y que quieren cambiar el país desde fuera del país siento un poco de lástima por ellos: cosmopolitas como el perro del hortelano.

Este año el resultado va a estar más difícil de acertar que en otras ocasiones y también creo que a diferencia de otras veces, las últimas semanas van a tener mayor importancia hasta el punto de que a día de hoy estaría muy difícil predecir cómo van a acabar las cosas. El sistema de cuatro partidos al que se va (¿lo llamarán tetrapartidismo o no va a durar lo suficiente?) va a estar entretenido con pactos, escisiones y probable inestabilidad. Siendo optimista, a lo mejor partiendo de presupuestos más caóticos se alcanza un mejor equilibrio.

España necesitaría reformas bastante importantes en muchas áreas, pero veo complicado que nadie (ni electores ni elegidos) quiera afrontar los costes que suponen. Ahí también va a estar la gracia.

A la hora de elegir el tema está entre lo malo conocido y lo malo por conocer; lo que ya ha fracasado y lo que aún no se sabe si tiene siquiera estructura como para que funcione. No hablo por mí, pero es terrible tener que decidir entre el fracaso actual y el paraíso caribeño o entre la ruina anterior y la promesa que inevitablemente habrá de defraudarnos.

A aquellos a quienes no agraden los cuatro jinetes del apocalipsis  siempre les quedan los otros, que van en pony: una variada oferta de partidos monotemáticos y cantonalistas. Hablando de estos últimos me gustaria poner pronto cuatro notas sobre Cataluña pronto porque no renuncio a ser también yo a mi forma y modo una humilde y artesanal fábrica de independentistas.

Por último voy a hacer una apuesta así a ojo para dármelas de gurú si esto sale: ganará el PP, que aguantará mejor de lo que indican las encuestas últimamente y con ciento treinta y tantos diputados y unos cuarenta y tantos de C’s habrá investidura de Rajoy.


Carteles del referéndum

23/05/2015

Ayer se celebraron en Irlanda sendos referendos cuyo resultado aún se desconoce mientras escribo. Apenas nadie ha hablado del que se ha hecho para rebajar de 35 a 21 años la edad legal para ser presidente de la república. No he visto ni un cartel al respecto. El otro, sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha tenido más miga.

En Irlanda se vota hasta las diez de la noche y el cómputo de votos se deja para el día siguiente, costumbre ésta que no tendría demasiado éxito en un país de desconfiados como España. Tampoco hay jornada de reflexión y se hace campaña incluso en el día de la votación. Ayer por la tarde todavía me ofrecían pegatinas y folletos por la calle. Esto último me parece bastante más normal que lo que se viene haciendo por allí abajo.

En algún momento del día de hoy sábado saldrán los resultados. Entiendo que pronto. Cuando hay elecciones legislativas a veces se tarda más de un día y en contar y recontar los votos, debido al sistema de voto transferible. Entre esto, Eurovisión y las elecciones de mañana en trece regiones y más de ocho mil municipios españoles el fin de semana puede estar bastante entretenido.

En general el matrimonio llamado igualitario me importa bastante poco. Entre los activistas me parecía más simpática la tribu del sí, que en Dublín al menos parecía bastante mayoritaria. He visto a muchos con pegatinas del sí, y a nadie con pegatina del no, pero habrá que ver los resultados en el retropaís culturalmente dominado por la iglesia romana.

Como a rasgos generales se puede decir que de lo que estoy en contra es del matrimonio como institución tengo dudas de si extenderlo contribuye a su consolidación o a su disolución.

Aquí dejo unas fotos con carteles del sí y del no que saqué por la zona de Westland Row y Merrion square.


Victoria de la Syriza en Grecia

25/01/2015

pigs-countryballs

La noticia el día es la victoria de la coalición de izquierda radical Syriza en las elecciones de Grecia. Lo de coalición, izquierda y radical no es por faltar sino la traducción literal dentro de lo que cabe del nombre griego.

Creo que hay gente que es bastante alarmista y yo en cambio no creo que las cosas vayan a cambiar demasiado y menos aún fuera de Grecia. Por ejemplo, yo mismo no invertiría mi dinero en bonos del estado griego, pero antes de esto tampoco lo habría hecho.


Podemos conjeturar

15/08/2014
podemos-whatsapp-junio-2014

Cosas que hablaba con mi prima la de Podemos en mayo

Siempre mirando de reojo la situación española, en estos últimos meses he intentado enterarme de qué hay detrás del fenómeno “Podemos”. El sustrato social no ha cambiado sustancialmente: es el de siempre, algo más envejecido y quemado por seis años duros y la perspectiva de los que quedan por venir. De la gente que lo ha organizado el movimiento sabía apenas nada, pero ya me he ido enterando a base de tragar tertulias en Youtube. En general me parecen activistas y cuadros más competentes que el promedio de los de los demás partidos a la hora de organizar, debatir y comunicar. Nada de esto es lo mismo que gobernar un país, pero alguna ventaja tiene que dar a la hora de convencer para llegar allí.

En el caso improbable de que este nuevo partido gobernara el país algún día, tengo dudas de que consiguiera llevarlo al modelo caribeño castrista-bolivariano pero no de que hay una porción significativa de su dirigencia que es lo que pretende. En cambio no hay una mayoría social que vaya por ahí. El banderín de enganche es muchos de sus planteamientos nos parecen correctos a muchos y algunas soluciones en temas éticos y estéticos podrían ser las adecuadas para ciertos males del país. Me imagino que es el problema de las medicinas, saber en qué punto dejan de curar y pasan a ser droga que daña.

En lo que no estoy de acuerdo es en lo  que tanto dicen de que el régimen del 78 esté muerto (a la gente lo que le importa es el dinero en el bolsillo y esos planteamientos en el fondo se la sudan), en que la corrupción y la crisis sean el mismo problema y en que el problema de España sea un problema exclusivo de sus elites, ya que de las masas también habría mucho que hablar. Podemos escoge su agenda y se pone de perfil en asuntos esenciales como los nacionalismos, la configuración del Estado y la soberanía nacional, y renuncia a intentar movilizar con otros que electoralmente no dan demasiado de sí, como por ejemplo el derecho al aborto. Aunque el empeoramiento de la economía, el desempleo y los lanzamientos hipotecarios sean su motor principal su programa económico es esquemático y desiderativo: la carta a los reyes magos.

Viendo el fenómeno en perspectiva he confirmado alguna de mis convicciones, como que la televisión sigue siendo un medio mejor para la comunicación política que Facebook, Twitter y Pinterest todos juntos y multiplicados por quince. Sin embargo ha resultado que estaba equivocado con respecto a los modelos de liderazgo. Si, por ejemplo, me dicen que alguien iba a obtener buenos resultados poniendo su careto como logo hubiera dicho que España estaba ya en otra fase de desarrollo político y que nadie iba a caer en populismo y culto a la personalidad de ese, y en cambio parece que no ha sido tan mala idea.

En 2011, cuando lo del 15-M pensé que aquello era un movimiento bastante ridículo sin opciones de conseguir nada. Lo que le faltaba, precisamente, eran programas, dirigentes y objetivos , que es el tipo de estructura “leninista” que Podemos puede dar a toda esa insatisfacción. En mi Facebook veo gente ilusionadísima mientras que a mí me parece que lo tengo todo visto desde la rebelión de Espartaco pasando por la sierra Maestra hasta la caída del muro de Berlín. En general creo que va a ser un movimiento importante a medio plazo (los dos próximos años) pero no a largo plazo. Mi cálculo es que se diluirá a partir de 2016 como consecuencia de sus contradicciones internas. Eso sí, su primer efecto va a ser dejar al PSOE hecho unos zorros en 2015, ya que para conseguir poder le fuerza a tener que moverse tanto hacia la izquierda como hacia la derecha, lo cual es imposible de hacer y menos siendo coherente y creíble. Mi cálculo es que el PP aguantará bien el envite.

A diferencia de lo que dijo la mayoría de los analistas a mí me pareció que los resultados del PP en las europeas de mayo fueron bastante buenos, ya que no se consolidó ninguna fuerza que le pudiera quitar votos por la derecha. De aquí al año que viene pueden pasar muchas cosas pero mi previsión es que el PP vuelva a ganar, con un parlamento mucho más fragmentado en el que pueden pasar muchas cosas, desde la Grosse Koalition española hasta la reedición del todos contra el PP de otras veces. Ya me he mojado mucho, aquí volveremos dentro de año y medio tanto si acertamos como si no.


Recordando Eslovenia

05/07/2014
Partido màs votado en Eslovenia (elecciones al Parlamento Europeo 2014)

Partido màs votado en Eslovenia (elecciones al Parlamento Europeo 2014)

En los primeros días de julio de hace cuatro años estábamos por Eslovenia. Como ahora, también entonces mundiales de fútbol y eso acrecienta el recuerdo. Recuerdo haber visto el Alemania-Argentina y el España-Paraguay en Liubliana y el España-Alemania en la casita de Kranjska Gora. Hace unas semanas, poco después de las elecciones al Parlamento Europeo, me encontré con el mapa electoral esloveno de la ocasión en Electoral Geography. No sé casi nada de la política del país, pero sí me di cuenta de que los tres municipios en los que ganaron los socialdemócratas son los tres de lengua italiana. La idea intuitiva por confirmar es que los lugares en donde hay minorías étnicas no suelen votar a los partidos conservadores nacionalistas de la cultura dominante. Las que son lo suficientemente fuertes crean sus propios partidos y las que lo son menos votan por un partido más abierto. Pero con un 24% de participación nacional y en tres pueblos pequeños, a saber.