Visita a Airbnb

27/11/2016

El mes pasado participamos en una actividad interesante que creo que se celebra en Dublín un par de veces al año. Se llaman Open House Dublin y consiste en que durante un fin de semana abren al público multitud de edificios que normalmente no son accesibles. Creo que también existe en otras ciudades. Nosotros fuimos a ver unas cuantas mansiones georgianas, un estudio de arquitectura y el cuartel general de la polémica compañía Airbnb, que está en la zona portuaria y es un proyecto recién acabado de reconversión de un antiguo almacén en unas oficinas.

El elemento que más destaca en el interior es la madera y me pareció un lugar en el que el trabajo tiene que resultar muy agradable (habría que verlo entre semana con verios cientos de empleados pululando por allí). Yo, que he estado en otros diría que, por ejemplo, el de Google es más interesante para una visita turística pero que este de Airbnb consigue unos espacios mucho mejores para que quien está ahí dentro pueda concentrarse en su trabajo.

Hice un álbum de fotos que colgué en Flickr.

Airbnb visit 15-OCT-16


Eclipse, puente y niebla

26/03/2015

La semana pasada y más concretamente el día 20  de marzo hubo un eclipse de sol, que fue total en Svalbard y otros barrios del septentrión y que en Dublín llegó a ocultar el 93% del astro rey. Duró apróximadamente dos horas en las que desde la ventana de la oficina percibí que el día se oscurecía hasta cierto punto, aunque me habría pasado totalmente inadvertido si no hubiera estado sobre aviso. Mi experiencia con los eclipses es bastante deprimente: el que pasó en 2005 por España resultó bastante similar. La realidad es que prefiero verlos en la pantalla a jugarme las retinas y las córneas. La pantalla nos llena de luz.

En cambio el día anterior, el 19, cruzando el puente Samuel Beckett entre la bruma sí que pude experimentar una ausencia importante de visibilidad. No es la primera vez que me enfrento a una niebla destacable en la capital de Irlanda, pero creo que nunca antes la he visto tan densa. Desde la mitad del puente apenas distinguía la silueta del centro de convenciones. Mirando hacia el centro ni rastro de la casa de aduanas, la pirámide del Úlster o el Liberty Hall. Para el mediodía se había levantado e hizo un día bastante bueno, tanto que acabé yendo a comerme el bocadillo al gran canal.

dublin-irlanda-niebla-eclipse-2015-01

1

dublin-irlanda-niebla-eclipse-2015-02

2

dublin-irlanda-niebla-eclipse-2015-03

3

dublin-irlanda-niebla-eclipse-2015-04

4

dublin-irlanda-niebla-eclipse-2015-05

5


Citywest

23/02/2015
Desde la oficina

Desde la oficina

A principios de enero tuve una entrevista de trabajo en un bussines park (¿parque tecnológico o polígono industrial?) de las afueras de Dublín. Todo lo que esté más allá de la carretera de circunvalación M-50 (em-fifty) es muy en las afueras. Ya sólo por lo lejos que estaba, al final de la línea roja del tranvía, no me convenía nada. El salario tampoco era ideal, aunque entonces aún no tenía amarrado mi empleo actual. Al final ni siquiera lo habría obtenido, pero al parecer quedé finalista en la lucha por el puesto. El caso es que fue una oportunidad de recorrer esta línea del Luas y ver partes de Dublín que desconocía, incluido este parque donde tantos empleos anuncian.

dublin-citywest-02-huevo

Huevo

Uno llega a la parada del tranvía y le sorprende ver un tranvía en zona tan poco urbana. Mucha hierba, vacas y a lo lejos, por un lado: montañas. Por el otro, se ve en lontananza el parque con sus edificios de oficinas. Como uno es neurótico siempre llega a esas citas con una hora de antelación, que entretuve echando un café en un sitio, fisgando en un supermercado en el que me sorprendió descubrir que aún existe la marca española de batidos Cacaolat y haciendo mi particular safari fotográfico por las instalaciones del centro, que tiene un curioso estanque en su interior, varias estatuas y en el que destaca un edificio en forma de huevo partido en dos que debe de ser la sede de una fundación para la innovación y el emprendimiento y esas cosas que ahora llenan tanto los discursos económicos.

Vista desde la parada del tranvía

Vista desde la parada del tranvía

Total, que pasé en el sitio casi tres horas y la gente de la empresa me cayó bien y me trató de lujo, pero al final me alegro de no tener que ir tan lejos a diario. Aquí dejo unas fotos por si a alguien le interesa saber cómo son estos polígonos empresariales en Irlanda.


Castillos de hielo

23/01/2015

Como hoy no tengo demasiado que contar voy a compartir con ustedes las fotografías de los castillos de hielo de Harbín que me está enviando al teléfono mi amiga la que anda por China y de la que les hablaba hace un par de días. Aparte de mandarme las fotos no me ha contado mucho más que el hecho de que la presencia rusa en la ciudad es muy perceptible (hasta esta mañana yo creía erróneamente que la ciudad había pertenecido a Rusia). También me ha dicho que la entrada para algunos de estos eran 640 yuanes y que era lo que le iba a salir más caro de todo el viaje. También que luego iban a ir a ver el museo de la unidad 731, la de los experimentos para guerra biológica que hicieron los japoneses durante la ocupación de China en los años treinta y cuarenta (segunda guerra sinojaponesa). Yo había leído algunas historias sobre esto en el pasado, pero hoy no tenía ningún humor ya que al igual que las gélidas temperaturas del noreste chino son narraciones que le dejan a uno helado. Sin más, los castillos:


De Donabate a Portrane

12/10/2014
Ese círculo contra las agujas del reloj

Ese círculo contra las agujas del reloj

Hace un par de semanas fuimos a ver la mansión y terrenos de Newbridge Demesne y el pueblo de Donabate y como aquello es bastante pequeño nos dio por seguir caminando y acercarnos hasta la playa, que queda a un par de kilómetros largos junto a una carretera en línea recta en la que no hay donde guarecerse de una lluvia que aquel día extrañamente soleado no quiso aparecer.

Después de pasar un rato en la playa y  tener una buena vista de Howth desde un costado que al que no estamos acostumbradosí hicimos un recorrido bastante bonito por unos acantilados relativamente bajos (que nadie se espere los de Moher ni los de Sleeve League) desde que los que se contemplaba la isla del cordero (Lambay Island) que yo nunca había visto de tan cerca y que por mis experiencias cartográficas me imaginaba mucho más llana. Al final de aquello se llega a una playa que llaman Tower Bay Beach y después a Portrane y la playa del mismo nombre, desde donde se ve Rush, antes de volver a Donabate por otra carretera anodina aunque distinta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Maurithuis

21/06/2014

Veo en TVE que el Maurithuis de La Haya estado de reformas y que “La chica de la perla” vuele a casa tras haber hecho una gira por Tokio y Nueva York. Cuando viví en la cortesana ciudad neerlandesa fui dos veces a ver el museo. El cuadro de esa moza pintado por Vermeer era quizá la estrella de la exposición. Incluso leí con anterioridad la novela de Tracy Chevalier, que me pareció bastante floja. Más que nada porque no me gustó la película que se había inventado a partir de los rasgos de una joven de la que nada se sabe.

Quizá sea también un vermeer la mejor pieza de la Galería Nacional de Dublín: la dama que escribe una carta en compañía de una doncella. En la propia casa de Mauricio, más interesante que la señorita perlada me parece la lección de anatomía de Rembrandt pero el cuadro que más me gustó de todos fue también de Vermeer: la vista de Delft. En parte porque Delft queda muy cerca de La Haya y a veces íbamos en tranvía, pero de modo especial por unos tonos de color que había en el cielo y que no se aprecian nada bien en las fotografías que estoy encontrando en la red.

njk

Vista de Delft (Vermeer)


Maestros españoles en la Galería Nacional de Irlanda

01/10/2013

Si alguien viene a visitarme a Dublín, sobre todo si es por primera vez, lo más probable es que le lleve a ver dos o tres museos, de esos que además son gratis. La Galería Nacional de Irlanda, situada en Merrion square, plaza enclavada en pleno corazón georgiano de la ciudad, sería uno de esos museos. Se supone que como pinacoteca nacional es el mejor museo del país, pero por razones obvias de importancia geopolítica no llega al nivel del British Museum, el Louvre, el Prado o el Rijksmuseum. Esto más que un inconveniente es algo práctico para el visitante, que puede llegar a sentir fatiga en esos museos de dimensiones faraónicas, mientras que el de Dublín es más accesible para el lego que sólo quiere ver unos cuantos cuadros bonitos de autores que ya conoce.

Hay una parte amplia que ocupa la mayor parte del museo y contiene lo más importante de pintura irlandesa . En cambio, los grandes genios internacionales ocupan sólo cuatro salas en un ala que puede verse en un periodo de tiempo breve, de entre media hora y una hora diría yo. Parece como si hubiera un cuadro de cada autor: un vermeer, un rembrandt, un van gogh, un monet. Creo que el cuadro más importante es el de Mujer escribiendo una carta con su criada, de Vermeer, Como lo que más y mejor conozco es a los artistas españoles voy a poner aquí los cuadros más destacados, para que quien llegue a esta entrada sepa del arte español que tenemos en Irlanda,

1. Goya: “Retrato de Mª Antonia de Zárate

2. Velázquez ” La mulata

3. Picasso: “Naturaleza muerta con mandolina

dublin-nl-picasso

4. Zurbarán: “Inmaculada Concepción

5. José de Ribera, el Españoleto: “San Onofre

6. Juan Gris: “Guitarra, vasos y botella


Caernarfon

01/09/2013
Caernarfon

Caernarfon

Cuando leía cosas sueltas con la intención de ir a Gales y vi el nombre de la localidad de Caernarfon ya debía de saber que la f galesa es equivalente a la v fricativa del inglés y del francés (en galés para que suene efe hace falta poner dos: ff), y pensé que alguna relación debía de tener con el lord Carnarvon que financió la aventura que fue el descubrimiento de la tumba de Tut-anj-amón. En efecto, el noble inglés era el quinto conde de Carnarvon, que es una grafía más anglófona de escribir el nombre del lugar, que estuvo en uso hasta los años setenta del siglo pasado (también Caernarvon). Queda empero un Carnarvon en Australia.

14.07.2013

14.07.2013

El principal atractivo de Caernarfon es su gran castillo, que según he descubierto recientemente, es el lugar donde el orejudo sucesor del trono británico tomo posesión de su título y parafernalia galesa en el año lunar de 1969. Después de Beaumaris, Harlech y Criccieth, es el cuarto lugar con gran castillo por el que pasamos, todo sea dicho, sin llegar entrar en ninguno.

Así que fue llegar a la localidad costera, dejar el coche en un aparcamiento de supermercado, caminar cuatro calles un poco idas a menos, y llegar al centro neurálgico de la ciudad, entre el castillo la plaza mayor y el puerto. Tras hacer uso de los excelentes servicios públicos municipales, saltar al barco para dar una vuelta por el estrecho de Menai, y tres cuartos de hora después volver a tierra firme con el hambre de la travesía.

Y otra cosa no, pero la plaza mayor (llamada plaza del castillo, pero también Maes que es plaza en galés) estaba llena de establecimientos para saciar esa necesidad, así que volvimos al pescado y las patatas fritas, que deglutimos en un banco en el lado contrario de la plaza, porque comerlas en la terraza del antro costaba tres libras más. Diríase que había poco movimiento, no sé si porque el sitio es siempre así o si por ser verano y la hora de calor. La mayoría de las casas del centro de la ciudad necesitaban una mano urgente de pintura y la sensación que me queda es que la población ha visto días mejores. Aunque la estancia fue agradable, viajando por las islas británicas siempre me viene el pensamiento de que los mismos lugares, en invierno, han de ser bastante deprimentes. Pero como era julio y habíamos ido a pasárnoslo bien, lo conseguimos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


En barco por el estrecho

31/08/2013
Lo que recorrimos

Lo que recorrimos

Dicho así suena al de Gibraltar, pero en realidad es un paseíto por el estrecho de Menai, más humilde en tanto que no separa dos continentes sino dos islas. Al llegar a Caernarfon, dejamos el coche en el aparcamiento vacío de un centro comercial y caminamos cinco minutos para llegar hasta el castillo. En el muelle que hay al lado, un barco de excursionistas estaba a punto de zarpar, y como no costaba un potosí, ni teníamos plan claro y además había tiempo de sobra nos enrolamos en un acto impulsivo del que no nos arrepentimos.

Recorrido por carretera en negro, por barco en azul

Recorrido por carretera en negro, por barco en azul

Esto de las excurisones en barco tiene su truco. Lo bueno fue estuviera medio vacío, que a veces el lío está en que si va lleno y te toca un mal sitio puede que no veas nada, o que te mueras de frío porque te da todo el viento, y se pasa mal aunque sea un día soleado. A veces hay un lado bueno, pero uno no sabe si es mejor babor o estribor hasta que ya está en el ajo. Sin embargo, como éramos pocos y bien avenidos, habia libertad para moverse por el barco y mirar lo que uno quisiera

Por los carteles que vi el barco sale cada hora y da una vuelta de unos cuarenta minutos casi hasta la salida al mar abierto por el lado del sur del Menai. Primero se aproxima a la orilla del norte, la que está en la isla de Anglesey, donde el paisaje es de playa y campo de golf. No se acerca mucho a la costa, creo que porque no es muy profundo y hay bancales de arena. Después de girar, se ven muy bien hacia el sur, en la isla de Gran Bretaña, los picos de Snowdonia. La muralla y el castillo de Caernarfon quedan escondidos pero vuelven a verse en la aproximación. También el curioso pub albinegro que hay extramuros. Tengo la sensación de que estas excursiones en barquito son mucho más caras en Dublín. Desde luego no cuestan siete u ocho euros por cabeza, sino más bien del doble para arriba.

14.07.2013


Beddgelert

24/08/2013
Lo que recorrimos

Beddgelert

Al final dejamos para el último día lo que se suponía que era la idea básica de estas vacaciones, que era caminar por Snowdonia, no tanto entendida en el sentido amplio que es todo lo que abarca el parque nacional, sino por lo que son los alrededores del monte Snowdon.

Tras conocer a una pareja rumana que acababa de llegar y despedirnos de los finoingleses y nuestros huéspedes, dejamos atrás la que había sido nuestra casa de la semana y nos encaminamos hacia el norte, con la intención de tomar el transbordador desde Holyhead por la tarde.

Flores

Flores

Puede que la primera parada del día, Beddgelert, sea el pueblo más bonito de todos los que vimos en el norte de Gales. Casas de piedra, un río y un puente adornado con canastas de flores de las que también suelen verse en Dublíns. También puede ser que el día lo haga parecer mejor de lo que es, aunque esto puede decirse de cualquier área de montaña, donde los cambios de tiempo afectan más al viajero que en las ciudades. Dimos un paseo muy agradable por el río, hasta llegar a la tumba del perro que según la leyenda (falsa) da nombre al lugar, que es tanto como decir que hicimos aproximadamente lo mismo que George Barrow en el capítulo XLVI de su libro. Después del regreso me puse a investigar alguna cosa del lugar y me enteré de que en él se estrelló un avión de una de las líneas aéreas con las que más viajaba.

El terreno planito de la verde llanura aluvial favorece a las ruedas de nuestro carrito. Donde se juntan los dos ríos había muchos niños bañándose. Era un día muy luminoso, con muy buenas vistas de las montañas que rodean el pueblo. Paramos en una tienda de artesanía cuyos dragones me llamaron la atención, en especial una talla de madera que había en la puerta y otro enorme que colgaba del techo. También los urinarios públicos rayaban a gran altura. Tengo curiosidad por ver esa peli en la que sale Ingrid Bergman y en la que hacen que el pueblo parezca China.

De allí continuamos nuestra ruta por el corazón de Snowdonia in saber aún cuál sería nuestra siguiente parada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

14.07.2013