Jilguero

12/04/2020
En la rama

Un bonito día primaveral

Un pájaro que no me suelo encontrar a menudo cerca de casa es el jilguero común europeo, carduelis carduelis. Los pájaros bonitos habituales de mi zona son el petirrojo, el herrerillo y el carbonero. Tengo también muchos estorninos y cuervos de varias clases. Quizá la escasez de cardos sea la causa de que los jilgueros no sean una vista tan corriente. En las lenguas romances lleva siempre un nombre relativo al cardo, sea en su forma latina o griega (sílybon, silguero, jilguero). En inglés lo llaman goldfinch y en alemán Stieglitz, que también es un apellido.

El pájaro en la rama

Intenté averiguar qué diferencias existen entre la subespecie ibérica (Cardulis cardulis parva) y la que se da en las islas británicas (Cardulis cardulis britannica). La continental es de tamaño algo menor, tal y como el adjetivo latino indica, y hay además ciertos matices de color que los diferencian


Aplazadas por defunción

03/02/2020

Algunas veces habré hablado de las elecciones irlandesas. Como en todas partes hay varios niveles: europeas, locales o presidenciales. En cambio las más importantes son las generales, de las que sale el gobierno.

Las últimas veces que ha habido elecciones generales fue en 2011 y 2016. Las legislaturas en principio duran 5 años. Sin embargo, el próximo sábado 8 de febrero de 2020 habrá elecciones anticipadas.

Hoy he descubierto una posibilidad fascinante. En uno de los condados, Tipperary, las elecciones se han aplazado hasta nueva orden por la defunción de un candidato. Han encontrado muerta a en su casa a una candidata independiente, que hasta donde alcanzo a entender no tenía posibilidades reales de alcanzar uno de los escaños. Las elecciones de ese condado se harán cuando se pueda, seguramente la semana siguiente.

En la cultura política española esto es bastante difícil de entender. Valgan como ejemplo las elecciones del 14 de marzo de 2004. Casi doscientos muertos en tremendo atentado terrorista el día 11 y tres días tarde todo el país a votar.

Estaba intentando conectar esta idea de que una circunscripción celebre sus elecciones sin el resto del país con las elecciones parciales que se producen en condados de Irlanda cuando queda un escaño vacante por muerte o dimisión. Esas llamadas by-elections también existen en el caso británico. Algo que podría estar vinculado a principios representativos diferentes: la diferencia que hay entre que el miembro del parlamento sea representante de un distrito o de toda la soberanía nacional.

A mí sobre todo me enojará que los votantes de Tipperary tengan la posibilidad de cambiar su voto en función de los resultados que se den en el resto del país. (Como ocurrió en Melilla cuando las elecciones generales 1989 tuvieron que repetirse en esa circunscripción). El hecho de que unos electores cuenten con más información que otros me parece que altera la igualdad y desvirtúa el proceso electoral.

En todo caso, es interesante como la idea de democracia al final pueden ser tantas cosas tan diferentes y determinadas culturalmente.

ACTUALIZACIÓN 09-FEB-2020: Hace unas horas concluyó la jornada electoral y las encuestas a pie de urna auguran resultados sorprendentes aunque el escrutinio comenzará mañana y  como en anteriores ocasiones durará seguramente varios días. El día 4 leí un artículo que ampliaba este aspecto del aplazamiento electoral en un condado específico por causa del fallecimiento de un candidato. En la actualidad esta posibilidad está recogida en el artículo 62 de la ley electoral irlandesa de 1992, si bien hasta esta reciente ocasión la última en que se había producido la lamentable circunstancia fue en 1948.

ACTUALIZACIÓN 10-FEB-2020: Mientras comprobaba el estado actual del escrutinio, en el que de momento no se sabe a quién le caerá ni la mitad de los escaños, me he percatado de que al final el sábado 8 sí que se votó en Tipperary. Parece ser que se decidió que así fuera el jueves 6 y todo este asunto no se recordará ni como anécdota en las elecciones del Sinn Fein.


Inmersión irlandesa

05/01/2020

Knack weekend

Creo que si un irlandés oye la palabra immersion pensará automáticamente en el calentador del agua. En cambio aquí vamos a hablar de la inmersión lingüística haciéndonos eco de un artículo en la web de RTÉ (la tele pública irlandesa) en el que se indicaba que el ministro de educación quiere doblar el número de alumnos escolarizados en gaélico irlandés.

Más que nada lo interesante del artículo es que nos permite saber cuántos son en la actualidad:

  • Educación primaria: 45.400 alumnos  (6,9% del total)
  • Educación secundaria: 13.500 alumnos (2,7% del total)

El artículo indica que en 2009 estos porcentajes eran del 7,1% y del 3,7% respectivamente por lo que tras diez años la educación impartida exclusivamente en gaélico parece despertar algo menos de interés tanto entre los padres (que deciden en primaria) como entre los alumnos (si en secundaria son menos de la mitad parece como si algunos se dieran cuenta de que los padres no habían tenido una tan buena idea).

Pudiendo elegir, a mí me parece muy absurdo educarse en una lengua que ni es de cultura universal ni es la nativa del profesor ni la del alumno o su familia pero uno de los beneficios poco confesables que tiene el sistema escolar en gaélico y que no se menciona en el artículo es que los extranjeros (también llamados inmigrantes) huyen del mismo como de la peste y evitar el contacto con los mismos parece compensar a cierto tipo de personas.

En las escuelas en las que la lengua vectora de la educación es el inglés existe una asignatura de irlandés, lo cual está bien para un idioma importante en la historia del país pero hoy sin apenas hablantes. En cualquier caso, lo importante es que nadie cuestiona el derecho de las familias a elegir este aspecto educativo, lo cual me parece envidiable comparado con lo que hay en otros países que conozco.


En Lughnasa Franco no era aún generalísimo

28/12/2019

Dancing at Lughnasa

En estas dos semanas habré visto más películas que en los dos años anteriores. La oficina está cerrada por navidades y entre que unos días son festivos y otros trabajamos desde casa suelo estar en el sofá con la tele puesta, bien leyendo mis cosas o avanzando lo que se pueda en asuntos laborales que, la verdad sea dicha, no es casi nada.

Anoche vi la coproducción de 1998 Dancing at Lughnasa, adaptación de la obra de teatro homónima del dramaturgo Brian Friel (1929-2015) que tiene como escenario el condado de Donegal de la costa del oeste de Irlanda durante el verano de 1936. Lughnasa, que también puede escribirse Lúnasa (mi favorita, ya que es como suena) o Lughnasadh (estereotípico del gaélico irlandés: diez letras para seis sonidos). Lughnasa era un antiguo festival pagano (o es ahora un festival neopagano), que se celebra el primero de agosto para celebrar el inicio de la cosecha. Se hace en honor del dios celta Lug, del que hablamos en una ocasión, un dios tan desconocido en España que la película allí se llamó El baile de agosto.

La película no está mal del todo, trata de una especie de casa de Bernarda Alba en un lugar llamado Ballybeg, que podría ser un Ballycrap, uno de esos contornos rurales en que los hombres emigran y las mujeres sufren y en la que Meryl Streep interpreta su papel de matriarca con un acento irlandés impecable hasta donde mi oído puede determinar.

Sin embargo, el asunto que me trae a escribir estas líneas es que Gerry, uno de los personajes, quiere acudir como voluntario a la guerra de España a luchar contra Franco. Siendo que Lughnasa es el 1 de agosto y que la acción se desarrolla en los días inmediatamente anteriores, el golpe no es aún el de Franco sino más bien el de Mola y Sanjurjo. Franco no fue elegido jefe supremo del bando rebelde hasta el 1 de octubre, por lo cual que un irlandés (o galés) quisiera durante la última semana de julio o la primera de 1936 ir a luchar contra Franco me resulta muy pero que muy improbable.

Ya puestos me dio por consultar algo que debería saber (tengo leído La internacionalización de la guerra civil española de Fernando Schwartz, pero la memoria es falible) que es cuándo se decidió formar las Brigadas Internacionales. Una simple búsqueda en Wikipedia indica que la decisión se tomó el 18 de septiembre y que los primeros brigadistas llegaron a Albacete el 14 de octubre. La mayoría de los irlandeses que formaron la mitificada Columna Connolly llegaron a España en diciembre. Me imagino que ya habrá habido alguien más que se haya dado cuenta de que las fechas no encajan pero no salían en la primera página de Google.


Postal de Dingle (octubre de 2001)

11/06/2019

.

Uno ya recibía postales mucho antes de tener presencia en forma de diario electrónico de acceso universal. Ésta la he encontrado en un manual de gramática francesa en casa de mis padres y me la enviaron mis compañeros de piso de aquella época.

El matasellos se estampó sobre un timbre de la época que muestra un reyezuelo sencillo (Regulus regulus) e indica que fue enviada desde An Daingean (Dingle) el 30.10.2001:

Bueno, nosotros nos decantamos por una tierra libre de amenazas integristas y al lado de casa. Con la seguridad de encontrar un pinta a la vuelta de la esquina. Salud – os.

Para que veas que no hace falta vestirse de etiqueta, ni coger aviones para ver y estar en sitios muy bonitos!!!

Jordi Xabi

La primera línea (Xabi) se refiere a mi paso por el Nueva York del 11-S unas semanas antes y la frase de Jordi creo entender que al hecho de que cuando viajaba como empleado de línea aérea con un billete sujeto a espacio una de las normas era que había que vestirse más o menos. decentemente. Observo que en lo caligráfico ambos tenían (y supongo que conservan) formas de escribir bastante parecidas entre sí y  a la mía.

Por aquellos tiempos no me había acercado aún a Kerry ni a Dingle. No encontré ocasión de hacerlo hasta el verano de 2003. La península de Kerry pude verla bastante bien en un día soleado en el que recorrimos el famoso anillo. El día siguiente en Dingle hubo una niebla que más que veinticuatro horas parecía haber transcurrido una estación. Alguna foto he de tener.


Elecciones locales en Irlanda y España

22/05/2019

Aquí y allí

Como esta semana se da la curiosa coincidencia de que hay elecciones locales tanto en la República de Irlanda como en el Reino de España (en ambos países se han hecho coincidir con las europeas) me ha parecido interesante hacer una comparación de esta parte del gobierno y la administración en ambos sistemas políticos. La oportunidad tiene algo de conjunción planetaria ya que los ciclos electorales son en España de 4 años y en Irlanda de 5.

Circunscripciones: En España son circunscripciones cada uno de los 8.131 municipios. En Irlanda las 31 circunscripciones locales son básicamente los condados, con el de Dublín partido en 4 concejos (councils) y 3 ciudades que van a tener su propio concejo (separado del del condado del que son capital). Por decirlo de un modo impreciso pero comprensible, en Irlanda más que votar por pueblos se vota por provincias.

Concejales: En España se elegirán más de 60.000 concejales. En Irlanda, 949 councillors. Hay 60 veces más en España que en Irlanda, pero teniendo en cuenta la población relativa de ambos países (unos 47 millones en España y unos 4.7 millones en Irlanda) habría como 6 veces más concejales por habitante en España que en Irlanda. Cierto es que en España la mayoría no cobran aunque haya algunos muy bien pagados en las localidades grandes. En Irlanda se considera que es un trabajo a tiempo parcial y todos los concejales reciben anualmente 17.400€ (imponibles) más gastos.

Alcaldes: Cada uno de los municipios españoles tendrá un alcalde votado por los concejales que se elijan. Esta figura apenas existe en Irlanda y donde lo hay su papel es más bien ceremonial. Por primera vez va a haber alcaldes elegidos directamente en las urnas en 3 ciudades (Limerick, Waterford y Cork). Desde una cultura política habituada al presidencialismo de proximidad resulta sorprendente que poblaciones relativamente grandes no tengan a una figura dirigente al mando. En Dublín el alcalde (Lord-Mayor) es un puesto rotativo que cambia de figurante todos los años. Parece ser que no puede pasar a ser electivo debido a que Dublín está dividido en cuatro concejos.

El dinero: Leo que la administración local irlandesa hace el 9.8% del gasto público. En España el porcentaje es algo más elevado. Teniendo en cuenta que en Irlanda no hay un nivel intermedio entre la administración central y la local podría decirse que el país es muy centralista. La administración local irlandesa está muy infrafinanciada y en general no es muy capaz de extraer tributos por sí misma.

Un asunto que está en el trasfondo de las diferencias es que la identidad local es muy débil en Irlanda. Hay una cierta identificación con el condado por temas de localización que yo veo comparable hasta cierto punto a la que se da en las provincias de Castilla, pero en cambio los pueblos no tienen ni alcalde, ni santa patrona, ni fiesta mayor. De hecho, al no existir la categoría de municipio a veces no está claro qué es un pueblo y qué no. La mayor parte de las localidades son meros topónimos sin estructura.

Una idea que tomé de Fukuyama es que el modelo canónico que explica el antiguo régimen en el mundo anglosajón (con el rey, los nobles y el parlamento que es el protector del pueblo) no funciona del mismo modo en la península Ibérica. Las Cortes de Castilla apenas se reunieron y cuando lo hicieron en general votaron lo que los poderosos les decían que tenían que votar. Históricamente el auténtico contrapoder en España fueron las villas. Los hombres libres se agrupaban dentro de una muralla y demandaban un fuero. Este vínculo con el municipio ha seguido siendo sólido desde siempre y me atrevo a decir que mucho más que otras identidades que aparecen día sí y día también en la arena política. Tan sólido es que nadie lo cuestiona ni necesita aparecer.

En las elecciones locales españolas los residentes en el extranjero no podemos votar. En las irlandesas sí que podría, pero no me he registrado para hacerlo (otra diferencia interesante). Las urnas abrirán pasado mañana viernes de 7.00 a 22.00 (otra más) y si me hubiera registrado podría ir e identificarme con el carnet de la biblioteca o con una tarjeta de crédito (la mejor de todas). El condado de Wicklow en el que vivo tiene 32 concejales para sus 142.000 habitantes, pero yo podría votar sólo a los 12 candidatos que se presentan para cubrir los 6 puestos asignados a Greystones y sus alrededores que es la zona donde vivo (no parecen muchos representantes para un distrito electoral de 26.323 habitantes). Lo interesante es que podría votar a los 12, a todos, ya que se escogen por el sistema de voto único transferible del que ya hemos hablado alguna vez en el que más que escoger candidatos lo que se hace es asignarles un orden de preferencia.

Tampoco voy a votar en las europeas ni en España con lo del voto rogado (la única vez que lo hice fue en las anteriores europeas) ni aquí en Irlanda. Me pareció interesante descubrir que aunque técnicamente era factible no se debía e incluso era delito hacerlo en más de un país.


Demografía para entender el siglo XVI

24/02/2019

Este libro

Estaba empezando a leer The Ottoman Empire 1700-1922 de Donald Quataert, que creo que está traducido al portugués, no así al castellano, y me ha parecido interesante esta descripción de un mundo que solemos interpretar eurocéntricamente haciendo caso omiso del resto del globo:

Durante el siglo XVI el Imperio otomano compartía el escenario mundial con otro pequeño grupo de estados ricos y poderosos. En el lejano occidente se encontraban la Inglaterra de Isabel I, la España de los Austrias y el Sacro Imperio Romano Germánico así como la Francia de los Valois y la República de los Países Bajos. Los otomanos tenían más cerca a las ciudades-estado de Génova y Venecia, más importantes para ellos a corto plazo debido al enorme poder político y económico que ejercían gracias a sus flotas de largo recorrido y las redes comerciales con las que unían la India, el próximo Oriente, el Mediterráneo y el mundo europeo occidental. Hacia el este había dos grandes imperios que en aquel momento se encontraban en la cumbre de su poder y riqueza: el estado safávida con base en Irán y el Imperio mogol del subcontinente indio. Entre los imperios otomano, safávida y mogol abarcaban desde Viena hasta los límites occidentales de China y durante el siglo XVI los tres prosperaron al cuidado de administradores que los hicieron enriquecerse con el comercio entre Europa y Asia. Probablemente los tres juntos mantenían el equilibrio del poder económico y político mundial en el momento en que España y Portugal conquistaban el Nuevo Mundo y sus tesoros pero sin lugar a dudas era la China de la dinastía Ming era el estado más poderoso del mundo en aquella época.

Entre los elementos que me llaman la atención destaca el de que con la salvedad del paso por el Himalaya o el Tíbet se pudiera llegar desde Viena hasta el mar del Japón atravesando solamente cuatro entidades políticas, por vaga que fuera su efectividad en el control del territorio.

Lo de que en nuestra visión eurocéntrica de la Historia no tengamos en cuenta al Oriente para casi nada puede que sea un error y puede que no. Al fin y al cabo creo que por mucho que se nos hable de la importancia de la ruta de la seda… a grandes rasgos se puede decir que se trataba de un mundo conformado por compartimentos estancos.

No está claro a qué momento del siglo XVI se refiere el párrafo. Parece que más bien hacia la segunda mitad ya que Isabel I de Inglaterra comienza su reinado en 1558. En todo caso me parece que se adelanta en algo a la grandeza de Inglaterra. Puntos extra negrolegendarios por alusión poco velada a los tesoros del Nuevo Mundo.

En la Wikipedia hay una lista precaria con un cálculo de la población de distintas entidades políticas en el año 1600.

  1. China Ming 160 millones
  2. Imperio mogol 115 millones
  3. Unión Ibérica (con posesiones americanas) 30 millones
  4. Imperio otomano 29,5 millones
  5. Sacro Imperio 20,3 millones
  6. Francia 20 millones
  7. Japón 18,5 millones
  8. Rusia 14 millones
  9. Corea 9,9 millones
  10. Polonia-Lituania 8 millones
  11. Inglaterra (con Irlanda y Gales) 5,6 millones
  12. Imperio Habsburgo 5,5 millones
  13. Vietnam 4,4 millones
  14. Imperio safávida 3,2 millones

La evolución demográfica es algo a tener muy en cuenta a la hora del análisis histórico. Creo que todos sabemos lo suficiente como para tener en cuenta que la población ha ido aumentando en casi todo lugar y en casi todo período histórico, sin embargo la inercia nos hace considerar la razón entre las poblaciones de dos países como si fuera  constante.

Este aspecto me ha interesado en años recientes e ilustra como Irlanda fue una pieza más importante en el pasado tanto en las islas Británicas como en Europa de lo que su exigua población del siglo XX podría hacer pensar.

La dispar evolución demográfica es un elemento que se suele dejar de lado en consideraciones histórico-políticas de la realidad española (por ejemplo Cataluña tiene hoy siete veces más población que Extremadura pero a principios del siglo XX era apenas el doble). A lo mejor hago algo curioso con esto si me lo permiten mis otras aficiones.

 


Toma de agua céltica

19/06/2018

Toma de agua

Desde que vivo lejos de Dublín suelo encontrarme con unas pequeñas tapas de alcantarilla con una bonita cenefa y un trisquel y que llevan el acrónimo WSC-R y la palabra uisce, que quiere decir agua y suena algo así como iska. Me gustaría comprender por qué siempre me encuentro con que la etimogía de la palabra inglesa whisky es uisce beatha que quiere decir algo así como agua de vida, pero el beatha no aparece por ningún lado. Vodka también es un diminutivo de voda, agua. Y está el aguardiente. Luego cuando los indios de las del oeste decían agua de fuego sonaba como muy imaginativo y exótico.

Creía que estas tapas con uisca serían exclusivas de Wicklow pero están por toda Irlanda. Sin llegar al nivel de Japón hay algunas joyas y a lo mejor me pongo a hacer una colección.


Wicklow capital

12/06/2018

Castillo Negro de Wicklow

El sábado pasado me dejé liar y acabé en un cumpleaños de niños en un parque infantil de esos con piscina de bolas. Creo que conviene dejar impresas unas líneas sobre este aspecto costumbrista de los cumpleaños escolares irlandeses, ya que aquí no son tal y como yo los recuerdo de mis tiempos en la España ochentera y tienen su lado peor y su lado mejor. El peor es que los niños invitan a sus amiguitos a una fiesta que siempre es en sábado o domingo y el mejor que suele ser de dos a cuatro de la tarde o en un horario parecido para que sólo dure un par de horas. O sea, que te arruinan un día del fin de semana pero al menos no dura demasiado tiempo. La mayoría de los que he visto son en negocios como parques o granjas que se dedican a esto. Las criaturas se desfogan un rato y luego hay cancioncita, tarta y velas.

La taberna del puente

El caso es que se dio la oportunidad de escaquearse de las dos horas de piscina de bolas y cumpleaños feliz y pastel y nos alargamos hasta la población más cercana a la celebración que es Wicklow, capital o cabeza de partido del condado del mismo nombre cuya importancia histórica decreciente queda manifiesta en el hecho de que las localidad del condado más cercana a Dublín, Bray triplica en los diez mil habitantes que tiene Wicklow Town. Con todo, es un puerto pesquero con un castillo en ruinas y un paisaje interesante al menos con buen tiempo.

La playa pseudourbana

Me parece curioso no haber pasado por aquí antes en todos mis años en Irlanda. Quizá alguien me haya recomendado la localidad o me haya relatado un buen fin de semana en la misma. Es el problema de la homonimia con el condado, sus montañas y su parque nacional. Si alguien me dice que ha ido a Wicklow el fin de semana doy por sentado que ha estado en Glendalough.

Gente valiente bañándose

La calle principal se llama The Mall y me martillea la coincidencia de que disponga de amplia actividad comercial como si alguna vez una alameda estuviera poblada de álamos. Atravesando esta vía llegamos a una famosa prisión, donde apenas nos avituallamos porque tenía delito andar visitando mazmorras en un día luminoso. Y de allí a una zona que sufría la maldición portuaria que impide compatibilizar la actividad pesquera e industrial, el olor a pescado podrido y la fealdad gris, con el agradable turisteo.

Barquito español

Pero como la población no es gran cosa pronto se alcanzan sus límites. Por el lado del mar un muelle y un castillo en ruinas con vistas a las playas de la costa y un campo de golf. En el muelle había pintados barquitos que nos gustaron.

Playa de Magheramore

Luego por la tarde fuimos a la playa de Magheramore de la que tampoco había oído hablar. Si llegamos a ir por la mañana nos habríamos encontrado con el récord mundial de mujeres bañándose en pelotas que no estoy seguro si es algo que me habría gustado, pero al menos es algo digno de contar.


Algo sobre genética de poblaciones

01/05/2018

Como todos ustedes estoy más ocupado de lo que quisiera. Quizá si traduzco este fragmento del NYT que publica la recensión que Jared Diamond hace del libro de David Reich (WHO WE ARE AND HOW WE GOT HERE: Ancient DNA and the New Science of the Human Past) sea más fácil recordar que tengo que agenciármelo y leerlo entero. También es posible que utilice el fragmento para felicitarle la hispanidad a una amiga argentina y así agradecerle que si no fuera por sus incendiarias proclamas peronista-indigenistas tampoco recordaría el 12 de octubre.

Entre otras cosas interesants, esto comenta Diamond:

Mi segundo ejemplo: ¿Cómo y desde dónde llegaron a Europa los ancestros de los europeos de hoy? La arqueología muestra que la agricultura llegó a Grecia desde Anatolia (la Turquía actual) hace unos 9.000 años y se extendió hacia el noroeste hasta llegar a Gran Bretaña. En consecuencia, la opinión dominante es que los agricultores de Anatolia fueron invasores que se mezclaron con los cazadores-recolectores que había originalmente en Europa y que sus genes se disolvieron con los de los de estos a medida que los agricultores se expandían hacia el noroeste. Desde esta perspectiva los europeos modernos que más se parecerían a los cazadores-recolectores originales de Europa serían los irlandeses pelirrojos y de ojos azules de la costa oeste de Irlanda.

Pero los descubrimientos genéticos han desvelado un tercer grupo antiguo cuyos genes predominan entre los europeos del norte. Este grupo estaba compuesto por pastores de las estepas de Asia cuyos esqueletos y genes se conocen gracias a sus túmuluos funerarios, llamados kurganes. Parece que estos pastores han contribuido con aproximadamente la mitad de los genes de los esqueletos noreuropeos y británicos desde hace alrededor de 5.000 años. Es evidente que de algún modo estos pastores o bien se reprodujeron más o bien exterminaron a la mayoría de los agricultores originales de Europa ¿Cómo puede ser que pequeños grupos de agricultores se impongan sobre densas poblaciones agrícolas?

Una pista es que el 7% de las muestras de ADN de Europa y las estepas contiene ADN de la plaga microbial que causó la Muerte Negra en Europa. Quizá los pueblos de las estepas adquirieron la plaga, desarrollaron cierta inmunidad a ella a través de la exposición y se la transmitieron a agricultores europeos que no habían estado expuestos, de modo que los diezmaron. Sería irónico que los primeros agricultores de Europa hubieran sucumbido a una enfermedad introducida ya que otras enfermedades introducidas por los colonos europes en el Nuevo Mundo a partir de 1492 diezmaron a las poblaciones americanas nativas.

Siempre me ha parecido poco sostenible la acusación a los europeos por un genocidio basado en las enfermedades introducidas. La mortandad hubiera sido la misma incluso aunque las tripulaciones de las carabelas hubieran estado conformadas por miembros de oenegés bolivarianas y multiculturalistas.  El encuentro de todos los mundos del mundo era inevitable e inevitable era que unas poblaciones sustituyeran a otras de no ser que la tecnología para viajar se hubiera descubierto después de la ciencia de las vacunas. Parece que se va demostrando que esto siempre ha sido así.