Tulipanes negros

24/04/2017

Tulipanes blancos y negros

En los años ochenta había en España un anuncio de televisión de un desodorante llamado Tulipán Negro, que no sé si sigue existiendo. Sólo recuerdo del spot el coro de voces declamando tulipán neegro. Por entonces no sabía de la novela de Dumas ni si de verdad podían existir tulipanes negros. De hecho creo que no he visto uno hasta ayer, cerca del parque de Fairview.

En Dublín la jardinería es un servicio bastante más eficaz que la limpieza de calles y recogida de basuras. Los jardineros van rotando las flores según la época del año. Los tulipanes son una imagen frecuente y aunque ciertamente hay conductas antisociales de desaprensivos no se dirigen hacia la flora del modo en que me imagino que podría suceder en España, donde cuando no hay alguien que las destroza por diversión no falta la puta vieja que se las lleva para su casa.

Puente sobre el Tolka en East Wall


Conexiones entre España e Irlanda

23/04/2017

Hace tres años me escribió una española muy amable que había empezado a trabajar en una multinacional aquí en Dublín y a la que le como miembro de un comité de multiculturalidad le habían encomendado hacer una presentación sobre España e Irlanda. Ella quería enfocarlo desde el punto de vista de los puntos en común.

[…] voy a hacer una presentacion sobre España y el enfoque que estoy planteando es comenzar por cosas que nos unen como países y terminar presentando España rompiendo los mitos, contándoles cosas que les sorprendan, como por ejemplo que España tiene un 36% de masa forestal vs. un 10% de Irlanda, pueden flipar…
Las cosas que nos unen:

  • Segun el libro “Lebor Gabála Érenn” que es una especia de historia/mito del origen de Irlanda desde la edad de piedra hasta el Medievo, los irlandeses descienden de los Milesians, a ti que te gusta la etimologia te va a gustar “Mil Espaine”que venían del reino de Breoghan (actual Galicia), la historia es muy interesante, puedes leerla pinchando aquí  o aquí.
  • Eamon de Valera era hijo de un espalol emigrado a Cuba y una irlandesa emigrada a Nueva York
  • La historia del Spanish Arch de Galway.
  • El enemigo común histórico: Inglaterra y cómo les ayudamos en repetidas ocasiones… la historia del naufragio de los galeones españoles en el oeste y que muchos se quedaron por aquí…
  • En los dos paises se toca la gaita
  • A los irlandeses les llaman los españoles del norte.

Y la verdad es que no se me ocurren mas conexiones… ¿se te ocurre alguna mas a ti?
Muchas gracias por tu ayuda.

La lista que ella proporciona ya deja entrever que en realidad no hay demasiada conexión. A continuación viene mi respuesta, que estoy rescatando hoy por algo que he leído anoche,que pronto comentaré y que es lo que me ha recordado esta correspondencia que ya va siendo antigua.

A mi modo de ver España e Irlanda son dos países con poco en común, dentro de que en el 90% de las cosas todos los países europeos son iguales. Lo que ocurre es que ellos se definen en gran medida por oposición a Inglaterra y les suele gustar que les digan que son parecidos a cualquier otro, cuando en realidad son mucho más parecidos a los ingleses que a nadie. Con España tiendo a encontrar más diferencias que puntos en común, probablemente porque uno compara precisamente por oposición.

Lo de la España húmeda como que no les suena mucho. Les llama la atención cuando les digo que en el norte de España llueve tanto como en Dublín y que además cuando se pone llueve más en serio. Si preguntas a irlandeses por sitios de España empiezan por Madrid y Barcelona y luego pasan a Estepona, Fuengirola y las islas. El dato de la masa forestal es bueno y puede que les sorprenda. Relacionado con esto, si ves las casas, verás moqueta por todas partes y casi nunca suelo de tablas o parqué. A los españoles no nos suele gustar la moqueta y a ellos les encanta. La carencia de madera/bosques ha creado esa cultura moquetista.

Lo de los milesios se lo he oído a mucha gente, pero en el fondo no deja de ser un mito y no hay nada que lo demuestre. En temas míticos, además de todo lo que tenga que ver con el sustrato celta está la historia de los navegantes de la isla fantasma de San Borondón (St Brendan)​. Es muy poco probable que los pocos supervivientes de la armada vencida dejaran mucha descendencia. No es la sensación que le queda a uno después de leer el relato de Cuéllar.

De lo del origen de la familia De Valera no se sabe demasiado y lo que hay no es muy sólido. Yo tendería a desconfiar de que el padre fuera español. Dicen que el nombre de pila era Vivion y nunca he oido ese nombre en España. Yo creo que ahi hay algo turbio, pero a saber…

No sé qué abrás leído de mis notas, pero hice una especie de categoría para comparar Hibernia e Hispania. Aparte de las cosas más o menos anecdóticas que haya puesto ahí y despues de pensar un rato, los puntos más importantes en común que se me ocurren son:

  • El catolicismo y su influencia en la psique nacional
  • Guerras civiles en ambos países a principios del XX
  • Terrorismo nacionalista en los años 70-90
  • Países poco desarrollados hacia 1950 con historias de éxito económico hasta 2000 (ó 2008)
  • Países de emigración que en el mundo son más importantes por lo que han hecho sus descendientes en América que por lo que son en sí mismos.
  • Sustrato celta (hasta cierto punto, porque se exagera mucho)
  • Afición por la juerga (aunque se practique de diferente modo)

Si me pides una lista de diferencias en vez de 7 te saco 70. Uno de mis proyectos de comparación es ir ilustrando aspectos con datos del INE y del CSO. Seguramente sean los mejores lugares para sacar datos que no sean tópicos. Pero voy escribiendo cuando puedo.

No tenía pensado escribir tanto (sorry), a lo mejor reciclo el texto para otra entrada de blog. Creo que mi foma de pensar es un poco densa y me imagino que  a la gente le gustará más oír que Ailbhe es un nombre irlandés de chica y Alba uno español que se pronuncia igual; que la base de la alimentación nacional durante siglos, la patata, fue traida a Europa por los españoles o sobre los irlandeses que han jugado en la liga española de fútbol; cosas así.

Luego no volví a saber de esta moza (si sigues por aquí, saluda). El caso es que tenía previsto poner unas notas comparativas con los resultados del censo irlandés de 2011 y este mes han publicado los del de 2016.

Mi lista de 7 puntos la quería mejorar (¿no es demasiado obvio que la ha elaborado alguien que ha estudiado ciencias políticas?). Tendré que rebuscar en la gastronomía, los deportes y las artes.


Comparaciones con la población histórica de Irlanda

15/04/2017

Lo de que Irlanda es el único país de Europa occidental con menos población que en el siglo XIX es un aspecto bien conocido. La isla llegó a tener 8 millones de habitantes y tras la gran hambruna de la patata y la emigración a América quedó en menos de la mitad. En los últimos años la república ha aumentado su población, que ha pasado de los 3,5 millones de 1987 a los más de 4,5 millones de hoy. Siempre me acuerdo un titular de periódico del año 2000 que venía a decir algo así como “la población, en su punto más alto de los últimos 120 años”.

Pero hace unas semanas vi el interesante tuit que encabeza esta entrada y me llamó la atención la comparación. Ciertamente a principios del XIX la población de Irlanda era más del doble de la de Portugal o la de Grecia o la de todos los países nórdicos juntos. Nunca había pensado que Portugal, que hoy tiene unos 10 millones de habitantes habría tenido por entonces, por cuando era un imperio marítimo global, apenas 3.

Para los que quieran una comparación hispanoirlandesa, España empezó el siglo XIX con unos 10 millones de habitantes , el XX con unos 18 millones, el XXI con unos 41 millones y ahora estará cerca de los 47 millones de habitantes.

Más sorprendente aún es el gráfico que he visto en fechas más recientes, en el que se compara la población de Irlanda con la de Inglaterra, Escocia y Gales. En realidad, antes de la gran hambruna de 1846-1848 las dos islas eran magnitudes comparables en términos demográficos. El salto inglés es espectacular

Luego también la semana pasada, este fragmento citado en Marginal Revolution en el que se aborda el declive de la parte céltica del Reino Unido:

Since 1821 the population of the Celtic arc of the north and west has declined as a proportion of the population of the United Kingdom, from 46 per cent in 1831, to 20 per cent in 1911, to 16 per cent in 2014, due to famine, independence and emigration.  This is a configuration of the country which we have been losing for nearly two centuries.

Del libro Love of Country: A Hebridean Journey, de Madeleine Bunting.

Cuando dice “independence” se refiere obviamente a la independencia de la República de Irlanda.

 


Croke Park revisited

05/03/2017

Mi plan para el sábado era quedarme en casa a resguardo de la lluvia y del frío e interrumpir mis lecturas sólo con el seguimiento guasapero de los derroteros de mi club de ajedrez de toda la vida, hoy en horas algo más bajas. Pero se presentó mi buen amigo Carlos con entradas para el hurling y el fútbol gaélico en Croke Park y me pareció una buena idea volver, después de tantos años.

No es que tenga ningún interés especial ni conocimientos de ninguno de estos deportes, pero realmente no hay que saber demasiado. Al final hay unas porterías y los que metan más goles ganan, y el dominio territorial y quién muestra superioridad física son análogos a los del resto de los deportes, sobre todo al fútbol, así que puedo decir que sé más de esto que de rugby.

Lo de vivir los colores y tal es lo que no. El partido de hurling enfrentaba a Dublín con Waterford y el de fútbol a Dublín con Mayo, que son campeón y finalista respectivamente del torneo del año pasado, así que se supone que buen partido. Los de la capital fueron superiores y vencieron en ambos lances. Dada la demografía de la isla esto debería ser lo habitual, sin embargo ha habido rachas de muchísimos años en las que Dublín no se ha comido una rosquilla en nada, porque esto es un poco como el deporte rural en el País Vasco, que tiene mucho más empaque en el retropaís en el que no hay demasiadas opciones de ocio que en las ciudades.

El gran Carlos y yo nos ponemos allí a hablar de nuestras movidas haciendo caso tangencial al espectáculo, pero he de decir que esta vez el fútbol gaélico me ha gustado bastante más que las veces anteriores. Hubo varias tanganas, y noté que el árbitro no fue tan expeditivo como creo que lo habría sido en la variedad internacional y pudo verse un partido algo más competitivo y fácil de seguir que en el hurling, donde entre que la bola es pequeña y se mueve rápido de un lado a otro del campo es más complicado saber qué está pasando y quién domina.

Lo único malo fue que hacía bastante fresquito y menos mal que las entradas eran de tribuna y podía uno entrar a un bar que había en esa zona del estadio. A pesar de que hace años que no bebo alcohol (es un decir), mi abstención es como las dietas de otras y se me ocurrió echar una pinta de negra gaznate abajo para combatir el frío, que suele ser mala idea a medio plazo. Tres horas sentados a cuatro grados y con viento, aunque sea a cubierto de la lluvia, son algo a lo que uno ya no está acostumbrado, pero las rodillas entumecidas no son nada que no pueda resolver el camino de regreso apresurado a casa y una buena ducha caliente.

Reflexión: Algo como el fútbol gaélico podría ser tranquilamente un deporte mundial, si no hubiera otros ocupando ya su nicho. De hecho, poder tocar el balón con pies y manos parece una solución más próxima al estado de naturaleza. Obviamente quedará relegado a Irlanda donde es interesante la cantidad de gente y dinero que mueve, especialmente en los condados rurales. Ayer leímos que tan sólo en el catering del estadio trabajan unas 300 personas. Esto debe de ser cuando se llena el aforo de 80.000 plazas, quizá ayer fueran menos (calculo que habría unos 30.000 espectadores). Por lo general, los extranjeros que vivimos en Irlanda somos totalmente ajenos a este mundillo pero en la tribuna oí a dos grupos separados que hablaban español.


Irlanda del Norte 3 – España 2, Belfast 06-09-2006

06/09/2016

Hoy hace diez años de la vez aquella que fuimos a Belfast a ver el partido clasificatorio para la Eurocopa de 2008 que enfrentó a Irlanda del Norte con España. Es la única vez que he ido al fútbol en mi vida. Se lo agradezco al maestro Carlos, que consiguió las entradas y nos llevó con gran mérito. Fue toda una experiencia a pesar de la derrota tras haber ido por delante en el marcador en dos ocasiones. Se nos vió muy ufanos (0:35) celebrando el primer gol, el de Xavi. Creo que no había ni cien españoles en el estadio, contando como dos a Manolo y al bombo. Quién iba a ir desde España un miércoles a un sitio como Belfast para ver un triste partido clasificatorio de esos que se tienen que ganar con facilidad.

Un periódico de la época (ya no existe)

Un periódico de la época (ya no existe)

Herald AM (Dublín 07-06-2006)

Herald AM (Dublín 07-06-2006)

Al día siguiente tenía una reunión de crédito en el trabajo con gente bastante futbolera. Hubo un poco de guasa. Me guardé el periódico gratuito que solían dar en la estación del trenes.

Tengo fotografías del partido que son bastante malas, debido a la oscuridad, la mala cámara que tenía por aquel entonces y a que en el fondo estaba a otra cosa. Aquí las dejo por si aportan algo a algún historiador del fútbol.

Pasando la seguridad

Pasando la seguridad para acceder al estadio

La llegada al estadio no fue problemática, algunos coches nos pitaron al ver que íbamos en uno con matrícula española. Creo que un tipo nos dijo que nos iban a meter tres, como finalmente pasó.

Portería

Portería rival en la primera parte

Nos tocó en un rincón del estadio en cuya portería pudimos ver tres goles, uno propio y dos contrarios. El que se me quedó grabado en la memoria fue “el globo”, el tercero de ellos. Los tres los metió el mismo tío.

Estos que estaban justo enfrente de nosotros fueron los que más animaron

Estos que estaban justo enfrente de nosotros fueron los que más animaron

Otra de las cosas que me impresionó fue el himno de Irlanda del Norte, que hasta ese mismo día no sabía que era el mismo God save the Queen que también canta Inglaterra. No el himno en sí, sino la solemnidad y el cómo resonaba en un estadio relativamente pequeño.

Preparándolo todo

Preparándolo todo

Tengo más fotos de los preparativos, el calentamiento y la ceremonia de himnos que del partido propiamente dicho, ya que aunque el ritmo no fue precisamente trepidante tenía la atención en el juego por si, buena o mala, pasaba alguna cosa.

Calentamiento y banderas

Calentamiento y banderas

Llegamos con algo de luz del día, pero anocheció antes de que empezara el partido.

Portería de lejos

Portería de lejos

De lo que pasaba en el área lejana me enteraba más bien por una pantalla gigante que había junto a aquella portería. Me imagino que esto será lo normal en los estadios. También habrá gente de vista más aguda y estadios mejor iluminados.

El único jugador que ha ido a Inglaterra y no ha aprendido inglés

El único jugador que ha jugado en Inglaterra y no ha aprendido inglés

Por culpa de una foto de José Antonio Reyes que he visto algunas veces en el ordenador tenía la sensación de que lo había visto jugar y sólo chupó banquillo. En estos tiempos es muy sencillo acceder a este tipo de información.

Raúl y Ramos

Raúl y Ramos

Este fue el último partido internacional de Raúl. A pesar de que la mala memoria lo desvirtúa todo, tengo la sensación de que Ramos jugó tirando a bien en un partido flojo de la mayor parte del equipo.

Vamos a empezar

Vamos a empezar

Niños, banderas, himnos, etc.

Himnos

Himnos

afsads

Una mascota

Una mascota  o algo y la bandera de Nigeria

Veo que en Irlanda del Norte, como en el fútbol gaélico de Irlanda también hacen lo de apropiarse de una bandera que contenga los colores de la camiseta: Andalucía, Nigeria. Recuerdo que había una prominente bandera de Gibraltar. No sé si para hacer rabiar a la peña, pero tiro errado ya que creo que en España apenas unos cuantos conocen la bandera de Gibraltar.

Un plátano sujetando una bandera de Galicia

Un plátano sujetando una bandera de Galicia

En el descanso (1-1) se nos acercaron los de las radios a preguntar cómo estábamos viendo el partido y la impresión general era que no estaba yendo bastante bien. Luego al final yo salí en la COPE diciendo que era un desastre y que hacía falta un cambio de seleccionador. Ahora resulta gracioso recordarlo, porque aunque unos días después empataron con Suecia dando bastante pena, al final el equipo se clasificó primero de grupo para la Eurocopa de 2008 que acabó ganando así como el Mundial de 2010 y la Eurocopa de Polonia-Ucrania en 2012. Este partido fue un punto de inflexión en una trayectoria históricamente triste adornada por el infortunio.

Uno de Bilbao que vivía junto al estadio y lo sabía todo de la selección de I.N.

Uno de Bilbao que vivía junto al estadio y lo sabía todo de la selección de Irlanda del Norte

Mucho colegueo con la prensa debido a que éramos cuatro gatos. Andaba por ahí un comentarista deportivo un poco chorra que en aquellos tiempos se había hecho famoso en la prensa del corazón por líos de faldas.

Estrella atendiendo a los medios

Estrella atendiendo a los medios

Después de acabar, los norirlandeses estaban celebrando exultantes. Desde nuestra grada hasta la salida teníamos que pasar por muchas gradas de la hinchada local, que quería quedarse más tiempo de juerga. Varios nos dieron la mano y nosotros les felicitábamos por el partido, que estuvo más que bien para un equipo pequeño. Un ambiente muy sano y de mucha deportividad.

asfd

Noche negra

Recordaba yo que en el mundial de Naranjito también habíamos palmado con los del Úlster. Luego no se han clasificado para casi nada en más de treinta años hasta que este año han llegado a la Eurocopa y eso porque han subido en número de equipos de 16 a 24. Los estuve apoyando en la tele en el partido que perdieron frente a Gales. Gales también me gustaba, pero prefirieron bréxit.

Córner

Córner

Hermosos recuerdos.

Entrada del Irlanda del Norte - España (septiembre 2006)

Entrada del Irlanda del Norte – España (septiembre 2006)


Paradojas monetarias

14/08/2016
kl

Aquí lo explican

La relación de Irlanda con la isla vecina es complicada.

Por ejemplo, formando parte del mismo espacio político, durante el siglo XVIII tenía moneda separada y el chelín británico equivalía a doce peniques de los de allá y sin embargo a trece chelines irlandeses. Esto se mantuvo hasta la unificación de divisas de 1825.

En cambio, cuando Irlanda era ya un país independiente (1922 ó 1937 ó 1949 según se mire), la libra irlandesa mantuvo la paridad de cambio con la esterlina hasta 1979.

It’s complicated.


1916 y todo eso

11/03/2016
¿Padres fundadores o rebeldes pendencieros?

¿Padres fundadores o rebeldes pendencieros?

El título de esta entrada es el de un libro que no he leído y es ese título a su vez una paráfrasis de otros anteriores. Estamos en las semanas previas al centenario del Levantamiento de Pascua y es un aniversario que se deja notar en carteles por las calles dublinesas que proponen conferencias y exposiciones así como en multitud de títulos que han crecido como hongos en los estantes de las librerías. El fracaso de la rebelión de 1916 en plena guerra mundial fue el preludio de la independencia de 1922 y la posterior conversión de Irlanda en república. La Pascua es este año en marzo mientras que hace exactamente un siglo cayó en abril. Esto permite una doble celebración en ambos calendarios: el litúrgico y el gregoriano.

El alzamiento fue una gran chapuza, pésimamente organizado sin los mínimos apoyos internos ni exteriores deseables. Es bastante normal que un levantamiento militar no funcione a la perfección y que queden muchas zonas de incertidumbre. La sublevación de julio de 1936 en España pretendía hacerse con el poder en tres días y no tras una guerra de tres años, pero hasta en los fracasos hay niveles. A mí el alzamiento de Pascua me recuerda a lo de Jaca ya que a la postre acabó siendo exitoso y es triste pensar que si España hubiera seguido siendo una república (o si un día vuelve a serlo) se habría continuado celebrando lo que desde el punto de vista militar es tamaña insensatez.

En un anejo de la Biblioteca Nacional que antaño fuera museo de heráldica hay una exposición sobre Irlanda y la Gran Guerra, en la que se toca el Levantamiento de Pascua y la conjunción de intereses fenianoalemana. El grueso de la exposición trata de las tropas irlandesas en el ejército del Imperio Británico, que fueron muchas más y causaron y sufrieron muchas más bajas que las que vio Dublín en aquella semana. Considerando el Imperio como una unidad que se defiende de Alemania los sucesos de Dublín también se parecen hasta cierto punto a los que vio Barcelona en 1937.

Esta semana se ha inaugurado en los antiguos cuarteles reales que después tomaron el nombre de Michael Collins otra exposición que trata específicamente del levantamiento. Estuve hace dos o tres días y tengo pensado volver más veces, cuando haya decaído el interés del público.

Mientras que en otros países las rebeliones militares de los vencedores se acaban aceptando sin demasiada crítica, en Irlanda, donde la gente es muy moderada y esta barbaridad relativamente reciente, las cosas se modulan un poco más y por eso es perfectamente posible que una librería del centro de la capital anuncie un montón de libros con un cartel que pregunta si los que se alzaron en 1916 son los padres de la patria o un grupo de rebeldes pendencieros.

Mucha gente no sabe que la mayoría de la opinión pública irlandesa fue contraria al levantamiento, que más que un alzamiento nacional fue considerado en su tiempo como una operación “de partido”. Es curioso, sin embargo, ver que los rebeldes mataron a más soldados británicos que sufrieron bajas entre los suyos. El número de muertos “que pasaban por allí” es también bastante elevado. Las dificultades de imponer el relato.

En cambio, poniéndolo en su contexto histórico, los dos mil muertos de la semana de Pascua pueden no parecer demasiado. El noventa por ciento de los voluntarios irlandeses se había alistado en el ejército británico y sufrieron unas treinta mil bajas en las trincheras de Francia y Bélgica. La fuerza política mayoritaria en Irlanda hasta la Gran Guerra, el Partido Parlamentario Irlandés de Redmond, nacionalista moderado, creía que la cooperación con el Imperio permitiría la deseada autonomía. No sucedió y el partido de Parnell que dominó la política irlandesa tres décadas fue barrido. Lo interesante es que la mala gestión de la victoria frente a los rebeldes fue el error que le acabó costando a Gran Bretaña cuatro quintas partes del territorio de la isla y que derivó en la victoria del Sinn Fein en las elecciones de 1918, la guerra de independencia (1919-21) y el tratado anglo-irlandés.

Este proceso de polarización (1916-1921) de la opinión pública y destrucción de la mayoría moderada del centro del espectro poítico es muy interesante y si se mira en detalle creo que tiene lecciones que son aplicables a España y otros países con movimientos separatistas o revolucionarios fuertes. Como el resultado final (Irlanda dividida) era el que nadie quería, también tiene planteamientos interesantes para los separatistas.

Es preciso que aclare que yo como ibero tiendo a ver a las islas británicas como una unidad cultural, que como antiguo marxista siempre me hago la pregunta de en beneficio de que elites se produjo la creación de este pequeño estado nacional-clerical que tanto fracasó en sus primeras siete y u ocho décadas. Por otra parte, me agrada que si bien el país no se ha librado del yugo de Roma sí que lo haya hecho del de la ridícula corte de los Windsor y sus adláteres.

Así que aquí estamos, celebrando sin demasiado entusiasmo un acto suicida de barbarie y autoinmolación colectiva destinado a alcanzar la santidad por el martirio, que al final es lo que hay en el origen de esta república de nuevos ricos rurales,  consumistas, tradicionalistas y pequeñoburgueses.