Algo sobre genética de poblaciones

01/05/2018

Como todos ustedes estoy más ocupado de lo que quisiera. Quizá si traduzco este fragmento del NYT que publica la recensión que Jared Diamond hace del libro de David Reich (WHO WE ARE AND HOW WE GOT HERE: Ancient DNA and the New Science of the Human Past) sea más fácil recordar que tengo que agenciármelo y leerlo entero. También es posible que utilice el fragmento para felicitarle la hispanidad a una amiga argentina y así agradecerle que si no fuera por sus incendiarias proclamas peronista-indigenistas tampoco recordaría el 12 de octubre.

Entre otras cosas interesants, esto comenta Diamond:

Mi segundo ejemplo: ¿Cómo y desde dónde llegaron a Europa los ancestros de los europeos de hoy? La arqueología muestra que la agricultura llegó a Grecia desde Anatolia (la Turquía actual) hace unos 9.000 años y se extendió hacia el noroeste hasta llegar a Gran Bretaña. En consecuencia, la opinión dominante es que los agricultores de Anatolia fueron invasores que se mezclaron con los cazadores-recolectores que había originalmente en Europa y que sus genes se disolvieron con los de los de estos a medida que los agricultores se expandían hacia el noroeste. Desde esta perspectiva los europeos modernos que más se parecerían a los cazadores-recolectores originales de Europa serían los irlandeses pelirrojos y de ojos azules de la costa oeste de Irlanda.

Pero los descubrimientos genéticos han desvelado un tercer grupo antiguo cuyos genes predominan entre los europeos del norte. Este grupo estaba compuesto por pastores de las estepas de Asia cuyos esqueletos y genes se conocen gracias a sus túmuluos funerarios, llamados kurganes. Parece que estos pastores han contribuido con aproximadamente la mitad de los genes de los esqueletos noreuropeos y británicos desde hace alrededor de 5.000 años. Es evidente que de algún modo estos pastores o bien se reprodujeron más o bien exterminaron a la mayoría de los agricultores originales de Europa ¿Cómo puede ser que pequeños grupos de agricultores se impongan sobre densas poblaciones agrícolas?

Una pista es que el 7% de las muestras de ADN de Europa y las estepas contiene ADN de la plaga microbial que causó la Muerte Negra en Europa. Quizá los pueblos de las estepas adquirieron la plaga, desarrollaron cierta inmunidad a ella a través de la exposición y se la transmitieron a agricultores europeos que no habían estado expuestos, de modo que los diezmaron. Sería irónico que los primeros agricultores de Europa hubieran sucumbido a una enfermedad introducida ya que otras enfermedades introducidas por los colonos europes en el Nuevo Mundo a partir de 1492 diezmaron a las poblaciones americanas nativas.

Siempre me ha parecido poco sostenible la acusación a los europeos por un genocidio basado en las enfermedades introducidas. La mortandad hubiera sido la misma incluso aunque las tripulaciones de las carabelas hubieran estado conformadas por miembros de oenegés bolivarianas y multiculturalistas.  El encuentro de todos los mundos del mundo era inevitable e inevitable era que unas poblaciones sustituyeran a otras de no ser que la tecnología para viajar se hubiera descubierto después de la ciencia de las vacunas. Parece que se va demostrando que esto siempre ha sido así.

Anuncios

Vuelvepiedras común

25/04/2018

Arenarias en la hierba

Como tenemos visita el lunes me tomé el día libre. Paseando junto a la playa de Greystones nos encontramos con dos vuelvepiedras comunes. También se les apellida rojizos aunque en concreto estos dos especímenes no aparentaban serlo en absoluto (el color varía con la estación). Su nombre científico es arenaria interpres y el vulgar es un calco en todas las lenguas con las que he tenido contacto: turnstone-tournepierre-voltapietre-Steinwälzer.

El nombre es debido a sus actividades limícolas entre las cuales está el volteo de piedrecillas para encontrar nutricio premio debajo. Esto lo suelen hacer en la arena, pero curiosamente nuestros amigos buscaban alimento bajo el césped. Estamos a finales de abril que es hasta cuando se supone que permanece en Irlanda esta especie de invierno, así que es probable que no la encontremos de nuevo hasta el año que viene.

Teléfono nuevo pronto


Por qué empezaba el año fiscal el 6 de abril

04/02/2018

Lo primero que aprendí en este año 2018 ha resuelto una curiosidad que arrastraba desde hace casi veinte años. El primer año que viví en Irlanda (1999) me enteré de que el año fiscal iba del 6 de abril de un año al 5 de abril del año siguiente. Me pareció una rareza y quien me lo dijo no supo explicarme su porqué. Esto del año fiscal del 6 de abril duró hasta 2001. Ese año fiscal fue del 6 de abril al 31 de diciembre y el siguiente fiscal (el de 2002 que vio la introducción del euro) fue de 1º de enero a 31 de diciembre.

Una vez adaptado al euro y al calendario “normal”, todo aquello del año que fiscal de abril a abril quedó enterrado en mi mente durante muchos años hasta que una vez leyendo algún artículo de la BBC me enteré de que en el Reino Unido seguían con ese modelo y con ello de que era una de tantas cosas del pasado británico que habían sobrevivido en la república irlandesa.

Pero el 1º de enero de este 2018 gracias a JM Martín-Olalla he descubierto además que lo del año fiscal de 6 de abril a 5 de abril tiene que ver con el cambio del calendario juliano al gregoriano, que si en España se adoptó en 1582 en las islas británicas lo fue en 1752 y con el cambio complementario de la fecha de inicio del año, que era el 25 de marzo del juliano y que añadidos los 11 días es el 5 de abril del año actual.

Del 25 de marzo al 6 de abril van 12 días. Eso es un día más que los 11 días que supone la transición gregorianojuliana. Me preguntaba si eso es debido a que en los dos siglos de diferencia en la aplicación de la reforma se había acumulado más retraso, pero no puede ser así. La razón de que el año fiscal hubiera acabado empezando el 6 de abril en vez del 5 es más complicada y tiene que ver con los bisiestos. De hecho el año fiscal empezó el 5 de abril entre 1753 y 1799 y es sólo desde 1800 (hasta nuestros días) que comienza el día 6 de abril, tal y como indica el artículo de la wikipedia sobre el año fiscal:

The 5 April year end for personal tax and benefits reflects the old ecclesiastical calendar, with New Year falling on 25 March (Lady Day), the difference being accounted for by the eleven days “missed out” when Great Britain converted from the Julian Calendar to the Gregorian Calendar in September 1752 (the British tax authorities, and landlords were unwilling to lose 11 days of tax and rent revenue, so under provision 6 (Times of Payment of Rents, Annuities, &c.) of the Calendar (New Style) Act 1750, the 1752–3 tax year was extended by 11 days). From 1753 until 1799, the tax year in Great Britain began on 5 April, which was the “old style” new year of 25 March. A 12th skipped Julian leap day in 1800 changed its start to 6 April. It was not changed when a 13th Julian leap day was skipped in 1900, so the start of the personal tax year in the United Kingdom is still 6 April.

Y ya que estamos, en mi lista de errores infames de traducción poner “viejo estilo” en vez de “calendario juliano” puntúa muy alto.

Me resulta difícil de visualizar un año que comienza el 25 de marzo. Creo que la mejor forma de pensarlo es como los días de la semana. Nos da igual si el 1º de enero no es lunes. Es un modo de computar de siete en siete días que corre en paralelo con el tiempo contado en meses.

Con las fechas anteriores a 1582 hemos respetado las fechas. Si decimos que hoy es el aniversario de tal o cual acontecimiento en realidad no es un número exacto de años los que se dan desde esa fecha.

Pero lo de los años empezados en 25 de marzo es un poco más complicado y respetar la fecha produce cierta confusión. Tomando como ejemplo la fecha de la muerte de Isaac Newton, lo que en España era el 31 de marzo de 1727 era en Inglaterra el 20 de marzo de 1726. O sea, los once días más el hecho de que el año nuevo no comienza hasta el 25 de marzo.

 


Mercado de abastos

12/12/2017

Cada vez paso menos por aquí pero tengo algunos recuerdos curiosos relacionados con el mercado de frutas y verduras.

Un edificio muy céntrico de Dublín y que es omitido en las guías turísticas porque es verdad que no tiene nada de excesivo interés para el visitante.

Una placa recuerda que fue construido en 1892 por el ayuntamiento.

Sólo tiene actividad por las mañanas, después del mediodía está cerrado y sólo se ven unos cuantos palés, residuos de la actividad matutina.

Es un mercado mayorista, así que tampoco puede presentarse uno a comprar un kilo de manzanas.

Las viejas que se ven por Moore st con los cochecitos de niño de época sobre los que han colocado la fruta compran aquí al por mayor todo lo que luego menudean.

Mis recuerdos están vinculados a ir a buscar los palés con Iñaki para utilizarlos como combustible en la precaria chimenea de su precaria morada.

Quizá el edificio no tenga tanto valor pero hay algo que me resulta atractivo en la arquitectura civil de la época victoriana.

El forjado del hierro, el color anaranjado del ladrillo y muchos detalles pequeños.

Detalles de cosas comestibles. Con eso vuelven a ganarme. Fruta y verdura, por supuesto.

También una langosta o algún que otro manjar exquisito y esculpido.

Está a menos de diez minutos de O’Connell st pero nadie se acerca a verlo.


Falsos amigos: aspersión – aspersion

22/06/2017

Como mis lectores habituales sabrán llevo en Irlanda la mayor parte de las dos últimas décadas. Algunas de las notas que dejo aquí son las cosas de la lengua inglesa que sigo aprendiendo. La ignorancia por resolver es mucha, así que me he especializado en coleccionar falsos amigos.

A veces me sorprende descubrir algo que me parece improbable no haber oído con anterioridad. Por ejemplo, yo sé que el aspersor que riega el césped de un jardín se llama en inglés sprinkler (también los aparatos que hay en el techo y que pueden hacen parecido en caso de incendio) y que el verbo to sprinkle significa rociar.

En cambio, nunca me había planteado si la palabra de origen latino “aspersion” existía en inglés. Y existe. En una noticia irlandesa de ayer acusaban al jefe de la oposición parlamentaria de hacerle algo malo a otra persona: casting aspersions. Casting aquí es lanzar o arrojar, para lo demás, diccionario:

aspersion

usually aspersions
An attack on the reputation or integrity of someone or something.

Origin
Late Middle English (denoting the sprinkling of water, especially at baptism): from Latin aspersio(n-), from aspergere.

Comprobando si el sentido de atacar la reputación o integridad de alguien existe en español (y la respuesta es que no) me entero de que si aspersión es el nombre, asperjar es el verbo. Enhorabuena a los que ya lo supieran porque creo que yo no lo había oído en mi vida. Cómo no voy a seguir aprendiendo inglés después de dos décadas en Irlanda si sigo aprendiendo el castellano después de más de cuatro.

Asperjar es rociar con agua, sea natural o bendita (hisopear es otro verbo curioso), pero ni calumniar ni difamar, aunque se podría construír un “salpicar con infamias” para una traducción en la que fuera necesario mantener el doble sentido.

Para lo que es mi colección este es un hallazgo bastante notable.


La cultura de las islas Británicas, sección rezos parlamentarios

05/05/2017

La democracia irlandesa

Voy a poner en conexión un fragmento del penúltimo libro que hemos leído con una noticia de hoy. Una de las teorías que explican por qué Irlanda ha sido una democracia desde la independencia en los años veinte hasta hoy se llama “teoría tutelar británica“. Es de tipo tradicionalista-institucionalista y destaca la imporancia del legado británico:

El sistema político mayoritario del Estado Libre Irlandés tenía sus orígenes en el common law inglés. Según los términos del Tratado angloirlandés de 1921 todas las decisiones jurídicas existentes con anterioridad seguían siendo válidas. El grueso de los funcionarios formaba parte de la administración desde antes de la independencia y estableció las normas y procedimientos de Whitehall. Después de 1922 la naturaleza británica de las prácticas políticas irlandesas en lo relativo a convenciones constitucionales, toma de decisiones y competición entre los partidos se hizo aún más pronunciada. En Westminster había habido diputados irlandeses desde 1801 y las elecciones habían sido acontecimientos populares de la vida irlandesa desde 1820. La democratización fue gradual y como coincidió con la sustitución del irlandés por el inglés como lengua de masas, el sistema británico se “internalizó”.

Bill Kissane, Explaining Irish Democracy, UCD Press 2002; trad. alfanje

El propio libro cita un fragmento de otro anterior que ofrece la misma idea:

Como en el caso de las comunidades blancas de la Mancomunidad Británica de Naciones, muchas de las tradiciones y valores políticos que se conservan en la actualidad se inculcaron y absorbieron en un periodo formativo crítico: el del advenimiento de la democracia de masas… A la extensión del derecho de sufragio en Inglaterra le siguió su extensión con modificaciones en Irlanda: los irlandeses adquirieron hábitos y valores democráticos. Las ideas políticas se expresaron casi en su totalidad mediante categorías británicas ya que desde O’Connell hasta Parnell y aún después la mayoría de los dirigentes políticos irlandeses se curtió en la vida política británica y practicó los modos parlamentarios de Westminster.

B. Chubb, The Government and Politics of Ireland (Londres 1970); trad. alfanje

Esto es algo que les pasa muy desapercibido a los irlandeses en general. Tienden a creer que sólo hay un tipo de parlamento y que viene a ser el modelo de Westminster/Dáil Eireann. Lo mismo sucede con la administración, donde las instituciones, departamentos ministeriales, quangos y demás suelen ser un calco de los de la isla de al lado. Incluso los procedimientos…. por ejemplo, cuando llegamos aquí nos preguntábamos por qué el año fiscal empezaba el 5 de abril sin saber que es que en Gran Bretaña era exactamente lo mismo.

La noticia de hoy era que ha habido una votación en el parlamento irlandés para abolir la práctica de la oración de antes de empezar la sesión. Los partidarios de eliminarla han perdido 94-14, con 18 abstenciones y ahora van a tener, además, 30 segundos de reflexión en silencio de propina.

Y yo que ni sabía que tal cosa existía, cuando empecé a oir hablar de ello a principios de la semana creí que sería el típico atraso paleocatólico congénito del país. Ayer leí que uno del Sinn Fein había criticado esto del rezar diciendo que sólo existe porque forma parte del legado británico… Por un lado no creía que esa pudiera ser la única causa (algo tendrá que ver la idiosincrasia del país que venía de unos niveles de ultracatolicismo y religiosidad extrema) y por otro lado me costaba creer que en el Reino Unido (al que tengo por más moderno) los legisladores comiencen su jornada entre sortilegios, pero resulta que sí, que los Comunes y los Lores también tienen su plegaria cotidiana desde mediados del siglo XVI.

Los irlandeses son muy parecidos a los mediterráneos y muy diferentes de los ingleses, obviamente.


El hospital de las monjas

27/04/2017

Aquí y allí

El escándalo irlandés que me indigna últimamente es que el estado vaya a gastarse 300 millones de euros de todos los contribuyentes en un hospital maternoinfantil que hace falta hace muchos años y que no pueda construirlo (no entiendo por qué) sino en unos terrenos que pertenecen a unas monjas a las que por lo que sea no se los pueden comprar ni expropiar*, a causa de lo cual la solución a la que han llegado es que a la orden religiosa se le vaya a dar la propiedad del hospital que se construya y luego un montón de poder en su organización y gobierno.

Por si el hecho de que la salud reproductiva de cualquier mujer vaya a quedar en manos de una secta a la que tiene por qué estar afiliada no fuera lo suficientemente delirante, hay además detalles sórdidos como el hecho de que dicha orden religiosa no haya indemnizado aún a las víctimas de los abusos de todo tipo perpetrados en su seno. Es el día de reafirmarse en lo de nunca adoptar esta nacionalidad, que ya bastante vergüenza pasamos los españoles con lo nuestro.

Allá por las décadas de 1880 y 1890 el nacionalismo irlandés iba tomando fuerza y aunque aún no se planteaba en serio independizar la isla del Imperio Británico la demanda de autonomía (“home rule”) iba siendo cada vez mayor. Los unionistas del Úlster (protestantes) rechazaban esta opción ya que según ellos Home Rule era Rome Rule (dar poder a una Irlanda de mayoría católica era dárselo a lo que hoy llamamos el Vaticano). Este argumento a veces me ha sonado un poco ridículo y a veces no tanto.

Últimamente uno miraba los intentos de unificación de la isla con más simpatía, pero la vergüenza del bréxit no alcanza a tapar la vergüenza de Irlanda.

—-

*A veces nos parece que Irlanda no ha salido del franquismo y otras que ni ha llegado a la desamortización de Mendizábal.