Tango en skai

03/09/2019

Hace muchos años saqué de la biblioteca los cedés por los que descubrí a Roland Dyens y creo que las cintas en las que los grabé podrían estar aún en algún rincón recóndito del trastero de mis padres. Quién sabe. No consigo encontrar los datos de las grabaciones pero me parece que se incluían en los discos obras de Piazzolla y algunas suyas entre las que me fascinó Tango en Skaï, que luego he escuchado muchas veces a muchos intérpretes distintos. Por el sonido nunca he pensado que fuera algo que podía hacer yo con la guitarra hasta que el otro día he visto este vídeo de Paola Hermosín (que tiene un canal de Youtube muy recomendable):

Aunque la experiencia me ha demostrado que no se debe juzgar la dificultad de la obra por los movimientos de las manos este criterio defectuoso me ha hecho cuestionar mi intuición previa, así que he buscado la partitura y después de dos o tres horas para arriba y para abajo que le he echado el fin de semana pasado ya estaba más o menos montada y reconocible al 70%, lo cual ya es mucho.

Encontré un tutorial en el que Tavi Jinariu da unas claves de interpretación. Dado mi escaso tiempo libre se me hace un poco lento, quizá eso suponga que esté planteado para un nivel incluso más bajo que el mío. En todo caso me parece muy interesante y gracias al vídeo he descubierto que la obra alude al escay con el que se hacen o hacían sofás y sillones en el sentido de que es una especie de tango falso, que no es de cuero auténtico sino de escay. Me parece divertido haber vivido en esta ignorancia un cuarto de siglo.

Y aquí está la interpretación auténtica del autor, cuya muerte prematura nos sorprendió a tantos:

Pongamos que la interpretación de Dyans sea el 100% y que la de Paola esté por encima del 95%. ¿Conseguiré llevar la mía por encima del 85%? Ya iremos viendo. Hace años un amigo me dijo que el momento de mayor felicidad al montar una pieza es el de conseguir que se vea reconocible, cosa con la que estuve de acuerdo. Es la ley de rendimientos decrecientes aplicada a la calidad. Quizá una de las cosas que separan a los grandes de los mediocres es que ellos anhelan la perfección y no cejan hasta llegar allí. Ya iremos viendo.

Anuncios

De Manila a las Marianas

22/07/2019

De Manila a Marianas

Mi penúltimo entretenimiento literario en el campo de los viajes decimonónicos ha sido Un viaje por el Oriente: De Manila a Marianas obra de Juan Álvarez-Guerra [y Castellanos] (1845-1905), autor que no debe confundirse con otros dos escritores homónimos. Su propio padre Juan Álvarez-Guerra y de la Peña (1805-1899) y un antepasado de mayor importancia histórica, su tío abuelo Juan Álvarez Guerra (1770-1845).

Este es el primero de tres volúmenes de viajes por las Filipinas, donde el autor estuvo destinado como alcalde de Cavite. No he podido dedicarle todo el tiempo que su delectación requiere. Espero que las ediciones posteriores que se han hecho hayan venido acompañadas de un conveniente glosario y de cierto contexto para entender este extinto mundo colonial. Aún con limitaciones se maravilla uno de la mirada de otros tiempos hoy cuando nadie podría escribir párrafos así:

La suciedad, en que á pesar de la vigilancia que se ejerce están los esteros, principalmente se debe á la inmensa emigración de chinos, los cuales en gran número habitan sus orillas impregnándolas de la incuria y falta de limpieza que ellos observan. El chino es la entidad jornalera más perfecta que se conoce en Filipinas, pero también es la panacea más acabada de la hediondez, la cual únicamente se puede contrarrestar con las continuas y eficaces requisas de la autoridad que vigila sus domicilios, verdaderos tugurios en los que se hacinan cientos de ellos.

Hay un momento del diario en que el barco se encuentra en las coordenadas geográficas 12° 39′ N 139° 38 E , lugar en el que me he querido asegurar de que no hay nada de nada.

Álvarez Guerra era hombre instruido y es cosa que no puede esconderse ni en rincones recónditos de su escritura como en este donde parece querer recordarme que hace muchos años un amigo me recomendó que leyera a Balzac:

El descenso de la columna barométrica vertía en nuestra alma las mismas amarguras que tan magistralmente describe el gran fisiólogo del corazón humano en la reducción de su piel de zapa.

Volver la mirada hacia el pasado aunque sea hacia un pasado relativamente próximo como es el del siglo XIX sirve para replantearse cosas que hoy damos por dadas como la comodidad en los transportes y más que eso lo frágil que es la civilización:

Dicen que para conocer la educación nada hay como la mesa y el juego; quien tal dijo no había hecho seguramente un viaje largo por mar. Téngase presente que todo es relativo, y que al decir largo, no se vaya á creer hablamos de un viaje de Santoña á San Sebastián, ni de Valencia á Marsella, ni aun de Alicante á la Habana, sino de Cádiz á Manila, por supuesto por el Cabo de Buena Esperanza, en barco de vela y con 80 ó 100 pasajeros entre mujeres, hombres y chicos, nacidos ó por nacer, pues rara es la barcada que hace su viaje por el Cabo que no aumenta el personal del rol.

El que hace uno de esos viajes que dura de cuatro á seis meses, es el que puede decir dónde se conoce mejor la humanidad.

Á los primeros días se cruzan ofrecimientos, á los siguientes palabras, y en los restantes … ¡ah! en los restantes ya no se cruza más que alguna que otra bofetada entre hombres, y más que algún chisme entre el bello sexo, que en una larga navegación ni aun es bello, pues el pobre sexo toma un color, un genial, y aun cuando tiene excepciones, un lenguaje que les digo á ustedes, que más de una vez hemos recordado el Avapiés y la calle de Toledo. En fin, para acabar, conozco á una dama que tuvo que arrestarla el capitán. ¡Si sería brava!

La parte que me pareció más curiosa es la descripción de las Marianas, que recomendé al embajador en agradecimiento de tanto y en especial de aquella postal que nos envió desde Guam o Guajan.

La actual población de las islas Marianas que como ya hemos dicho se compone de 7.138 almas, distribuídas en Guajan, Rota y Saipan, forman un conjunto de castas y razas dignas de estudio. El indio, propiamente dicho, puede decirse es desconocido, predominando la raza mezclada de chamorro y americano y de español y chamorro, viéndose muy frecuentemente fisonomías muy acentuadas que recuerdan las invernadas de los norte-americanos, los cuales, no solamente plantaron su raza, sino que también sus usos, costumbres y lengua, tanto que el inglés lo entienden casi todos los chamorros. A más de mestizos ingleses, hay algunos de estos últimos casados y establecidos en el país, como también hay portugueses, españoles, filipinos, franceses, japoneses y carolinos.

 

 

 


Resumen de 2018

01/01/2019
Aquí y pocas veces allí

Aquí y a veces allí

Un año más aquí estamos, tratando de resumir los doce meses anteriores. No ha habido demasiados cambios. Tanto en lo personal como en lo que afecta al rumbo de mis países diría que 2018 ha sido un año de tránsito hacia no se sabe exactamente qué. Suena a que estoy muy perdido y seguramente así sea. No es que estemos en el paraíso pero percibo la sensación de una calma que precede a la tempestad. En general teme uno los cambios porque ve que hay más margen para el empeoramiento que para la mejora. Quisiera que 2019 no fuera peor y me conformaría con mejorarlo con nada especial, con apenas un poco más de felicidad cotidiana. El peligro está en el bréxit. Espero no tener cambiar de trabajo hasta 2020, que es cuando se supone que venderán nuestra empresa o la sacarán a la bolsa, que algo tienen que hacer con ella.

pigs-countryballs

En cuanto a los viajes, al igual que el año anterior: una semana en invierno en Canarias, esta vez a Gran Canaria, en invierno y otra a la España peninsular a finales de octubre para ver a la familia. El resto de los días de vacaciones se los comen las visitas de la familia, que esperemos que siga viniendo a vernos ya que es una alegría muy grande y nos saca mucho de la monotonía.

alfanje-xian-terracotta-army-2001

Este fui yo

El blogueo como siempre concentrado en la primera mitad del año y abandonado en la segunda. En parte porque la pantalla de mi portátil del trabajo no va muy bien y lo suelo dejar en la oficina, donde tengo un monitor externo. Este año ha sido el año en el que pasé a interesarme mucho por los podcasts y en especial por la historia militar. No hice demasiado con la guitarra: una aproximación a Koyunbaba de Carlo Domeniconi que en el mejor de los casos tardará años en fructificar y sí estoy relativamente contento de lo rápido que fui capaz de montar la BWV 999 de Bach y una piececita brasileña Se ela perguntar de Dilermando Reis a la que creo que nunca me habría aproximado de no ser por la interpretación de David Tutmark.

Guitarra parecida

Guitarra parecida

Definitivamente las bonitas estadísticas de WordPress (2015, 2014, 2013, 2012, 2011) no han de volver. En 2018 hemos tenido 67.320 visitas (que son menos aún que las 76.901 de 2017 y las 89.844 de 2016).

Aquí voy a poner una selección de entradas variadas con lo que más me ha gustado de lo que he escrito en 2018:

12 entradas para leer:

  1. Enero: Todo sobre Tuvalu
  2. Febrero: Por qué empezaba el año fiscal irlandés el 6 de abril
  3. Marzo: Tolerancia y postureo
  4. Abril: Vuelvepiedras común
  5. Mayo: Lo de Pablo Casado
  6. Junio: Wicklow capital
  7. Julio: El año islámico no se calcula restando
  8. Agosto: Breve guía de la civilización clásica
  9. Septiembre: Oficina vieja
  10. Octubre: Jonathan Swift
  11. Noviembre: España, república de trabajadores
  12. Diciembre: Supremacismo banal

Resúmenes de años anteriores:

Creo que si todo va bien esta etapa de la vida se prolongará unos siete años más. En estas circunstancias el único reto bloguero es seguir haciendo al menos una entrada al mes, aunque sea mala. Ya vendrán tiempos mejores o al menos más ociosos. !Feliz 2019 a todos!


Breve guía de la civilización clásica

19/08/2018

Portada

Después de leer la introducción al Imperio Romano de este hombre, Stephen Kershaw, me quedé con ganas de más conocimiento en este formato. Las guías son idóneas para aquellos que tenemos vocación generalista ya que por un lado cubren muchas carencias y por otro nunca sabe uno cuánto habrá de profundizar en un tema determinado, siempre teniendo en cuenta que las limitaciones de tiempo y atención hacen probable que vaya a ser bastante poco. Intento poner a continuación mis notas sin demasiado orden ni concierto. Me limito por el momento a Grecia, que Roma ya la tocaré cuando saque el otro volumen de la caja, dentro de un par de años.

Incluso en el ámbito helénico me salto el mundo minóico y micénico y la guerra de Troya y Homero y empiezo con la interesante aseveración que en este libro se hace de que en la inmortal frase con que Virgilio empieza la Eneida (Arma viriumque cano) las armas se refieren a la Iliada y el hombre es Odiseo.

Se nos ofrece un curioso origen etimológico de la palabra sicofanta (yo soy de los que dicen sicofante, como con presidenta las lenguas las hace el vulgo), distinto al menos del que yo conocía y que siempre me había parecido bastante extraño. Se dice que gobernando Solón en Atenas se prohibió exportar todo tipo de productos excepto el aceite de oliva. Los higos no podían exportarse y sicofantas eran los delatores que sacaban a la luz (phantein) los higos (sykon). Si esto lo cuenta Plutarco en las Vidas paralelas no sé cómo el diccionario oxoniense se saca una teoría tan extraña. Cómo varía el escaso uso de la palabra en español y en inglés me da para otra entrada.

Clístenes el político (no confundir como yo con Calístenes de Olinto, pero es que el estilo moderno Kleisthenes no me resulta nada obvio) estableció tres importantes derechos para los atenienses: isonomía (igualdad ante la ley), isogoría (igual libertad de expresión) e isocracia (igual poder, gobierno de iguales). Aristóteles también atribuye a Clístenes la invención del “concurso de impopularidad” por el que los atenienses elegían a quien habría de ser desterrado mediante una votación en la que los nombres se escribían en un ostrakón. Por cierto, una vez tuve un profesor de historia que nos contó que el ostracismo funcionaba entregando una ostra simbólica al infeliz. (Ésta para la sección “mentiras que aprendí”).

Una crítica habitual a la democracia ateniense es la de que en realidad no era una auténtica democracia ya que el tiempo que los ciudadanos necesitaban para tomar parte en ella se obtenía a expensas de los esclavos. Los atenienses no habrían entendido esta lógica ya que por un lado en Atenas siempre había habido esclavos aunque no siempre había habido democracia y por otro, las otras ciudades griegas tenían esclavos y no eran democracias.

Leo que “el lugar de la mujer es el oikos” y de repente encuentro otros ecos en la expresión “el eco de su voz”. Parece que las categorías porné, pallake, hetaira son muchas pero seguramente con nombre o sin él en nuestras sociedades modernas tenemos más.

Areté, que se suele traducir como virtud pero que además implica bondad, excelencia y efectividad social. Hace poco estuve buscando palabras griegas de traducción imprecisa como kleos, timé, hubris… puede salir una lista larga y no es sorprendente. Dentro de un par de generaciones el honor también será desconocido.

He encontrado un pequeño error: el taparrabos de los atletas no se llamaba diazoma, sino perizoma.

Me permito traducir el fragmento con el que comienza el capítulo octavo y que trata de la religión helénica. Puede ser interesante compararlo con lo que dice Mary Beard de la religión romana:

Cuando la gente del siglo XXI inspecciona el mundo de la antigua religión griega se encuentra en un entorno ajeno en el que los sistemas de valores modernos dejan de tener vigencia. Una religión es como un partido de críquet: totalmente incomprensible para los espectadores a no ser que hayan aprendido las reglas en la infancia y estén al tanto de las evidentes incoherencias y cosas raras que los participantes dan por sabidas. Así nos encontramos con que a los griegos de la Grecia clásica les interesaban más los rituales que las creencias, que carecían de conceptos como pecado o fe y que no “creían” en sus dioses sino que más bien los “reconocían” mediante el rezo y el sacrificio, erigiendo templos y convirtiéndolos en el objeto de su culto. Sus divinidades no eran omnipotentes ni habían creado el universo, no existían textos sagrados equivalentes a la Biblia, el Alcorán o la Torá; ni diez mandamientos, cinco pilares o trece principios, ni credo ni shahada; ni Talmud, ni Sharia, ni Alianza; sin ortodoxia y por tanto sin herejía; sin yihad y (quizás sea difícil de creer para los lectores modernos) sin guerras de religión.

 


Donde nadie nos lee

02/01/2018

Mapa mundi

El otro día miraba las estadísticas por países y territorios para hacer el resumen de 2017 y eso me dio una idea que apunté en el propio balance. Se supone que de la mayor parte de los países del mundo hemos recibido al menos una visita y estas zonas aparecen coloreadas en el mapamundi. De las zonas que aparecen sin colorear nadie ha venido a leernos. Mirando un rato he visto que nunca nos han hecho clic desde los 37 países o territorios que he puesto en la primera de las listas que vienen a continuación.

Se me ha ocurrido un proyecto para este año, que es poner entradas sobre esos sitios a ver si alguien conecta desde allí. Algunos como Corea del Norte o el Sahara Occidental puede que sean imposibles incluso técnicamente. En otros como Liechtenstein hay tan poca gente que nuestras líneas son mucho menos que una triste aguja en una telaraña mundial que es mucho mayor que un pajar. Algunos no son países propiamente dichos sino regiones muy periféricas (Nueva Caledonia) o territorios no reconocidos (España no reconoce a Kosovo). No sabe uno ni si deberían contar.

La estrategia puede ser escribir artículos que pueda encontrar un turista hispanohablante que busque información desde allí o quizá que traten de algo muy específico que pueda interesar incluso a un residente. Ya lo iré pensando. Algunos son lugares remotos de los que apenas sé nada, así que en cualquier caso será un aprendizaje curioso.

No sé cómo medir el éxito/fracaso de esta tontería. Varios de los países incluidos en la treintena de donde sólo hubo un clic una vez pueden ser de dificultad similar, aunque puede que hayan quedado los más complicados de todos. Yo creo que por inercia debería entrar alguno nuevo. Voy a poner el listón en que menos de 5 será un fracaso, entre 5 y 10 lo normal y más de 10 un grán éxito. El año que viene en enero lo vuelvo a mirar.

América

  • Antigua
  • Dominica
  • Granada (Grenada)
  • Guyana
  • Islas Malvinas (Falkland Islands)
  • Santa Lucía

Europa

  • Groenlandia
  • Liechtenstein
  • Kosovo
  • San Marino
  • Svaldbard (Spitsbergen)

África

  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Chad
  • Comoras
  • Eritrea
  • Gambia
  • Guinea Bissau
  • Guinea Conakry
  • Lesoto (Lesotho)
  • Liberia
  • Malaui (Malawi)
  • Sahara Occidental
  • Santo Tomé y Príncipe (São Tomé e Príncipe)
  • Sierra Leona (Sierra Leone)
  • Somalia
  • Suazilandia (Swaziland)
  • Sudán del Sur (South Sudan)
  • Ruanda (Rwanda)
  • Zambia

Asia

  • Bután (Bhutan)
  • Brunei
  • Corea del Norte
  • Seychelles
  • Siria
  • Turkmenistán

Oceanía

  • Fiyi (Fiji)
  • Kiribati
  • Marshall
  • Micronesia
  • Nauru
  • Nueva Caledonia
  • Palaos (Palau)
  • Samoa
  • Salomón
  • Tonga
  • Tuvalu
  • Vanuatu

Estos son los 10 países con más visitas desde no sé exactamente cuándo hasta hoy:

País Clics
España 213,715
México 86,732
Colombia 59,801
Estados Unidos 52,071
Argentina 51,767
Chile 32,696
Peru 24,228
Ecuador 15,230
Venezuela 13,134

Y estos son otros 29 que podrían estar tranquilamente en este proyecto pero que por fortuna no lo están:

País / Territorio Clics
Barbados 1
Benin 1
Bermuda 1
Botsuana 1
Congo – Brazzaville 1
Gabón 1
Guam 1
Guernsey 1
Irán 1
Islas Åland 1
Islas Marianas del Norte 1
Kirguistán 1
Madagascar 1
Mali 1
Martinica 1
Mónaco 1
Mongolia 1
Niger 1
Papúa Nueva Guinea 1
Polinesia Francesa 1
República Centroafricana 1
San Cristóbal y Nieves 1
Sudán 1
Tayikistán 1
Timor Oriental 1
Togo 1
Uganda 1
Yemen 1
Yibuti 1

Resumen de 2017

01/01/2018
Aquí y pocas veces allí

Aquí y a veces allí

Quizás me equivoque pero me parece que a la gente se le ha hecho 2017 más llevadero de lo que en un principio se suponía que iba a ser, dados los malos augurios de 2016. Las cosas siempre están complicadas, pero no ha acabado de estallar nada. En Irlanda hemos alcanzado el pleno empleo o casi, y las dificultades que el país experimenta están asociadas al hecho de que la economía va quizá demasiado bien y se encarecen la vivienda y los alquileres. En España todo ha girado alrededor de lo del nacionalismo en Cataluña, lo cual ha sido y será un desastre sobre todo para Cataluña, pero también ha reducido al mínimo el espacio de debate disponible para tantas reformas necesarias.

pigs-countryballs

En lo personal ha sido un año de gran incertidumbre y cambio. El trabajo sigue igual y estoy bastante seguro de que seguiré en el mismo empleo hasta 2020, aunque he oído rumores de que cambiaremos de edificio antes del verano. En cambio la jefa pequeña empezó la escuela y tuvimos que cambiarnos de casa y de población, lo cual está bien como inversión a medio o largo plazo pero en el corto las tres o cuatro horas diarias que me paso yendo y viniendo a la oficina suponen un desastre cotidiano para mi felicidad y mi energía vital. Lo bueno es que, después de semanas y meses sufriendo la incertidumbre, el haberse plantado en un proyecto que quizá no sea el mejor pero que al menos ya es definitivo, me ha supuesto una mejora psicológica notable. A los enemigos no les deseéis desgracias sino mudanzas.

No he salido del país excepto una vez a Tenerife para acortar el invierno en enero y otra a la España peninsular a finales de octubre para ver a la familia. En esta época de la vida no tengo ningunas ganas de viajar. Con las funciones de padre de familia y empleado moderadas por la lectura y el descanso bastante tengo. Quizá sea por eso me da mucha alegría que se nos venga a visitar. Es un cambio de rutina igual y me ahorro el esfuerzo de andar por aeropuertos y hoteles. Las visitas de familia y amigos nos han dejado algunos de los mejores recuerdos de este año.

alfanje-xian-terracotta-army-2001

Este fui yo

El blogueo ha seguido un patrón bastante parecido al del año pasado, con similar producción e igualmente concentrado en la primera mitad del año. De hecho en la segunda hubo tres meses de práctico parón, a causa de las tribulaciones de la mudanza. Creo que tengo ideas y lecturas como para seguir dejando una nota cada tres días aquí donde quien quiera puede venir a verme. Las redes sociales ya me han aburrido y sólo suelo mirar Twitter, donde he convertido retweet is not endorsement en retuit significa “aquí dejo esto por si alguien lo ve y ya lo miraré yo también cuando pueda”.

Entre las lecturas del año estuvieron Richard Dawkins, Carl Sagan, Svetlana Alexiévich, Jared Diamond. Volví a leer tres libros que ya estaban en mi haber, cosa poco habitual en mí. Varios de viajeros españoles en Rusia (esto de los viajeros antiguos quiero hacerlo más) y un poco por casualidad y otro poco un interés sobrevenido en el siglo XIX español me puse con la primera serie de los Episodios Nacionales de Pérez-Galdós… como plan a largo plazo quisiera ir leyendo una serie por año y acabar en 2021 ¿lo haré?

Mi afán de completar la BWV 996 de Bach no fue suficiente para alcanzar un resultado satisfactorio. A causa sobre todo de problemas de memorización en la zarabanda y la giga y falta de tiempo y ganas para tocar delante de los papeles. Entre las cosas que voy haciendo, algunas que dejé pendientes hace veinte años como los Sons de Carrilhões de João Pernambuco o el Invierno porteño de Piazzola. He encontrado solaz en la música renacentista para vihuela (La Fantasía X de Mudarra, Las diferencias del Guárdame las vacas del libro de Narváez) y los romances que recopiló Joaquín Díaz. Esto es un poco el síndrome del emigré, que una vez expliqué como que mientras los españoles del extranjero explican a sus hijos la importancia de Cervantes, en la España real la gente mira programas de cotilleo en la tele.

Guitarra parecida

Guitarra parecida

Otros finales de año, WordPress nos facilitaba unas bonitas estadísticas (2015, 2014, 2013, 2012, 2011) que el año pasado ya no se hicieron y parece que no volverán. En 2017 hemos tenido 76.901 visitas (que son menos aún que las 89.844  de 2016). Un dato en el que nunca me había fijado y que sirve para ilustrar el declive de este medio de expresión es el número de comentarios.  Veo que en 2017 hubo 45 comentarios (y casi la mitad serán respuestas mías a otros, lo cual también es aplicable a ejercicios anteriores). Veníamos de 55 en 2016, 184 en 2015, 179 en 2014, 161 en 2013, 128 en 2012 y 201 en 2011.

Aquí voy a poner lo que más me ha gustado de lo que he escrito en 2017:

12 entradas para leer:

  1. Enero: Svetlana Alexiévich – Últimos testigos
  2. Febrero: Escatologías
  3. Marzo: La dama del ajedrez
  4. Abril: Conexiones entre España e Irlanda
  5. Mayo: Galicismos del XVIII
  6. Junio: Los escolios de Gómez-Dávila
  7. Julio: Más cartas de Rusia
  8. Agosto: El colapso de la República
  9. Septiembre: De vuelta al laberinto (ésta es de marzo, pero en septiembre no escribí nada)
  10. Octubre: Polonia y Rumania: Dos transiciones a la democracia
  11. Noviembre: El problema de las nacionalidades
  12. Diciembre: Convergencia post mortem

12 entradas para mirar por encima:

  1. Enero: El retroceso de los glaciares
  2. Febrero: Un mapa de la Hélade
  3. Marzo: Festival de san Patricio en Merrion sq
  4. Abril: Tulipanes negros
  5. Mayo: Araos aliblancos
  6. Junio: Hugh Lane Gallery (5)
  7. Julio: El que no sabe es como el que no ve
  8. Agosto: Macarroni
  9. Septiembre: Postal de Praga
  10. Octubre: Postal de Teotihuacán (de abril, pero es que en octubre tampoco puse nada)
  11. Noviembre: Buzón georgiano
  12. Diciembre: Mercado de abastos

Resúmenes de años anteriores:

Una de mis próximas entradas será un reto bloguero que se me ha ocurrido para al año que entra. Feliz 2018 a todos. Y ya.


El mundo maya (postal de México)

11/08/2017

El mundo maya

Ya voy apilando unas cuantas postales de México. Ésta llegó el martes (8 de agosto) y, si veo bien, el matasellos dice 2 de junio. Dónde habrá pasado la cartulina estos dos meses…

A los que me envían postales, cosa que me encanta, voy a pedirles tregua ya que espero estar cambiando de casa dentro de pocas semanas…. lo único malo es que aún no sé la nueva dirección, pero todo se andará.

Volviendo al antiguo virreinato de la Nueva España, bonitas fotografías del sur del país. Los que van a Cancún pueden darse, además de un baño en la playa, otro de cultura maya y ver pirámides y restos arqueológicos: Palenque, Uxmal, Chichen Itzá. Ver también las cascadas de Agua Azul.

Sello conmemorativo del centenario de la constitución mexicana de 1917, en concreto del extenso artículo 123 que trata de los derechos sociolaborales.

Cada vez me da más pereza viajar, pero hace algunos años se me ocurrió que Roma, la Ciudad de México, Cuzco y Jerusalén eran cuatro lugares icónicos de nuestra civilización que me gustaría ver. Me faltan tres y el último ya no estoy seguro de que me apetezca. México sí. Algún día.