La transición de los 20 a los 40 ahora es más fácil

31/12/2018

Ovejero

La deriva reaccionaria de la izquierda, de Félix Ovejero es un libro que leí hace tres o cuatro meses pero resulta que ayer cuando me preguntaban por él me di cuenta de que aunque mientras lo leía estaba de acuerdo con la mayor parte de que se exponía, al final no me había dejado demasiado poso intelectual. Una lástima no tenerlo a mano para consultarlo. Me quedé con la idea general de que era un tema mejor para un artículo largo que para un libro entero. El propio autor ya había escrito en prensa sobre el particular y últimamente ha estado presentando el libro en la radio.

Una idea que se me ocurrió mientras lo leía tiene que ver con el consabido proceso de aburguesamiento generacional. Hablo de aquello que se dice de que uno a los veinte años es comunista (y si no lo es, es que no tiene corazón) y a los cuarenta ha dejado de serlo (y si no, es que no tiene cabeza) que es un fenómeno demostrado empíricamente en la medida en la que las ciencias sociales puedan demostrar alguna cosa.

La idea era que la deriva reaccionaria de la izquierda ha causado que para muchos de mi generación, que apenas acabamos de llegar a lo de cuarentones, nuestro aburguesamiento haya sido más sencillo. Esto es debido a que en lugar de cambiar ciertas actitudes las hemos mantenido constantes mientras la izquierda involucionaba e implosionaba a nuestro alrededor.

Como estas discusiones se guasapean los ejemplos no suelen ser especialmente solemnes. Seguramente podría haber elaborado algo más académico con la libertad de expresión como objeto, pero en fin. A mí parecía muy bien que existieran revistas como Interviú, con reportajes interesantes y portadas de bellas señoras con las tetas al aire. Las tetas al aire son sinónimo de libertad. En mi juventud este tipo de revistas sólo le parecía mal a la gente muy conservadora. Ahora en cambio son las izquierdas las que dicen esas revistas están muy mal y que si la objetificación sexual de la mujer y que si tal.

Del mismo modo que este ejemplo se me ocurren ocho o diez cosas en las que me parece que sigo pensando parecido a lo que pensaba hace veintitantos años y que lo que nos ha cambiado es el circo en el que estamos metidos. Total, que nada que ver la crisis de los cuarenta que dicen que sufrió la generación del 68 en los años ochenta, que veían que habían traicionado sus ideales y a sí mismos. Ahora la transición entre los veinte y los cuarenta es más fácil porque en muchos sentidos no hace falta cambiar nada.


Supremacismo banal

02/12/2018

Hace unas semanas en animada conversación guasapera se me ocurrió parafrasear el concepto de Billig para denominar cierta actitud típicamente española que puede que hasta cierto punto dificulte el progreso del país y el paisanaje. Tiene que ver con todos esos enunciados del estilo de “como aquí no se vive en ningún lado”, y una serie de afirmaciones relativas al clima, el paisaje, la dieta, las tradiciones, el modo de relacionarse… que harían del modo de vida español una categoría superior en términos no estrictamente cuantificables.

No pretendo establecer una definición canónica del supremacismo banal: la idea no es más que una parodia, pero me resulta interesante que no lo he visto en otras culturas. Aunque sólo sea por sus efectos frente a terceros ya tiene que ser un rasgo político-cultural bastante más deseable que el supremacismo puro.

Me ha vuelto a rondar la idea en el día de las elecciones andaluzas, seguramente porque Andalucía sea la porción más tópica de España. El supremacismo banal y la ceguera ante otros modos de hacer las cosas son tan transversales que me hacen suponer que la decisión del electorado no puede tener ninguna incidencia para lograr cambios que podrían considerarse como positivos desde aquí, desde otro estilo de vida.


El año islámico no se calcula restando

18/07/2018

Letras solares y letras lunares

El otro día descubrí que había estado equivocado treinta años respecto del significado de una sigla. Hoy estaba leyendo un artículo sobre medición del tiempo y he recordado una idea errónea que se nos transmitió en la EGB. Recuerdo que era 1987 así que estaríamos en sexto curso. Quiero hacer una lista de cosas erróneas que aprendí durante mi paso por el sistema educativo. La voy a llamar “mentiras que aprendí” que suena más duro.

Entonces estábamos en 6º de EGB y estudiábamos el Islam en clase de Historia. Se comentó el asunto ese de que el calendario islámico comienza en el año 622, que es el de la Hégira. El profesor nos hizo escribir una pregunta para responder en el cuaderno. ¿En qué año de la era islámica nos encontramos? Se supone que la respuesta era 1987 – 622 = 1365. Todo muy bien, pero falta el detalle de que el calendario lunar islámico no tiene 365 sino 354 días y en consecuencia 1987 se corresponde con 1407 – 1408. Supongo que la mayoría de los profesores de primaria de los ochenta no lo sabrían… yo tardé muchos años en poder darme cuenta.


Empiro y Estoicíades

14/05/2018

Tuve un profesor y amigo al que aprecié mucho a pesar de que fuera un auténtico personaje o precisamente porque lo era. Siempre me acuerdo de aquella vez en que al oír la palabra empirismo interpretó que habría de ser la escuela de pensamiento de “un tal Empiro”, tan desconocido para él como para todos los demás.

Anoche estuve haciendo unas averiguaciones adicionales sobre el SPQR de Mary Beard y me encontré con una muy agradable miniserie de televisión de 3 capítulos presentada por ella misma y en la que en 2012 avanzaba parte de lo que se incluiría en el libro. Será por esto que hoy el buscador no hace más que proponerme vídeos sobre el mundo clásico.

En uno de estos, un breve sobre el estoicisimo, me he enterado de que el nombre de esta escuela proviene de Stoa Pecile, el pórtico pintado que se encontraba en el lado norte del ágora de Atenas y donde enseñaba Zenón de Citio (y no un tal Estóicides o Estoicófanes). Aunque no la habría asociado a otros nombres que no fueran los de Epicuro de Samos y Epícteto de Frigia nunca había pensado en el origen etimológico del nombre de esta escuela filosófica.

Del mundo helénico es fácil extraer la lección de que estamos todos en la caverna de la ignorancia y es injusto que nos riamos de los compañeros de tinieblas.


Algo sobre genética de poblaciones

01/05/2018

Como todos ustedes estoy más ocupado de lo que quisiera. Quizá si traduzco este fragmento del NYT que publica la recensión que Jared Diamond hace del libro de David Reich (WHO WE ARE AND HOW WE GOT HERE: Ancient DNA and the New Science of the Human Past) sea más fácil recordar que tengo que agenciármelo y leerlo entero. También es posible que utilice el fragmento para felicitarle la hispanidad a una amiga argentina y así agradecerle que si no fuera por sus incendiarias proclamas peronista-indigenistas tampoco recordaría el 12 de octubre.

Entre otras cosas interesants, esto comenta Diamond:

Mi segundo ejemplo: ¿Cómo y desde dónde llegaron a Europa los ancestros de los europeos de hoy? La arqueología muestra que la agricultura llegó a Grecia desde Anatolia (la Turquía actual) hace unos 9.000 años y se extendió hacia el noroeste hasta llegar a Gran Bretaña. En consecuencia, la opinión dominante es que los agricultores de Anatolia fueron invasores que se mezclaron con los cazadores-recolectores que había originalmente en Europa y que sus genes se disolvieron con los de los de estos a medida que los agricultores se expandían hacia el noroeste. Desde esta perspectiva los europeos modernos que más se parecerían a los cazadores-recolectores originales de Europa serían los irlandeses pelirrojos y de ojos azules de la costa oeste de Irlanda.

Pero los descubrimientos genéticos han desvelado un tercer grupo antiguo cuyos genes predominan entre los europeos del norte. Este grupo estaba compuesto por pastores de las estepas de Asia cuyos esqueletos y genes se conocen gracias a sus túmuluos funerarios, llamados kurganes. Parece que estos pastores han contribuido con aproximadamente la mitad de los genes de los esqueletos noreuropeos y británicos desde hace alrededor de 5.000 años. Es evidente que de algún modo estos pastores o bien se reprodujeron más o bien exterminaron a la mayoría de los agricultores originales de Europa ¿Cómo puede ser que pequeños grupos de agricultores se impongan sobre densas poblaciones agrícolas?

Una pista es que el 7% de las muestras de ADN de Europa y las estepas contiene ADN de la plaga microbial que causó la Muerte Negra en Europa. Quizá los pueblos de las estepas adquirieron la plaga, desarrollaron cierta inmunidad a ella a través de la exposición y se la transmitieron a agricultores europeos que no habían estado expuestos, de modo que los diezmaron. Sería irónico que los primeros agricultores de Europa hubieran sucumbido a una enfermedad introducida ya que otras enfermedades introducidas por los colonos europes en el Nuevo Mundo a partir de 1492 diezmaron a las poblaciones americanas nativas.

Siempre me ha parecido poco sostenible la acusación a los europeos por un genocidio basado en las enfermedades introducidas. La mortandad hubiera sido la misma incluso aunque las tripulaciones de las carabelas hubieran estado conformadas por miembros de oenegés bolivarianas y multiculturalistas.  El encuentro de todos los mundos del mundo era inevitable e inevitable era que unas poblaciones sustituyeran a otras de no ser que la tecnología para viajar se hubiera descubierto después de la ciencia de las vacunas. Parece que se va demostrando que esto siempre ha sido así.


Paradoja de la línea de costa

07/04/2018

Estaba mirando un vídeo sobre la famosa paradoja esa de que con cuanta más precisión se intenta medir la costa más grande acaba siendo el resultado y menos útil el dato. Es bastante parecido a lo del mapa que idea Borges en Del rigor de la ciencia y hay otros cuantos ejemplos en los que la información menos precisa resulta más útil (por ejemplo, considerar que el promedio de piernas que tienen los seres humanos es 2 en vez de 1,9813212 que hipotéticamente podría ser la media exacta).

No tengo nada que añadir a esta paradoja de la costa, pero me ha llamado la atención el dato ibérico que aporta el vídeo según el cual la primera vez en que alguién puso su interés en este asunto allá por 1951 fuera al observar que la frontera entre España y Portugal era de muy diferente longitud según los datos que aportaba cada uno de los países (987 km o 1.214 km, pero no sé qué país daba cada cifra). Lewis Fry Richardson quería correlacionar la probabilidad de conflicto bélico con la longitud de la frontera común.

Otro dato fascinante del vídeo es que, según el manual de la CIA, Noruega sería el segundo país del mundo con más kilómetros de costa, después de Canadá. Los fiordos y tal. Me imagino que han actualizado los datos y ahora sale octavo, pero todavía con 25.000 km de costa, tanta como Australia y más que los EEUU. Si como es previsible los datos provienen de diferentes fuentes y métodos, este escalfón internacional realmente no será demasiado valioso.

 


Precocidades

18/03/2018

A lo mejor debería seguir vertiendo mis opiniones aleatorias en este agujero y no en grupos de guasap que se perderán como lágrimas en la lluvia. El otro día un amigo escribió sobre el tema de la precocidad, así un tanto en general. Y como se menciona la eyaculación precoz, caso en el que la precocidad parece tener un significado algo diferente al de otras precocidades, comento:

Siempre me ha parecido que la eyaculación precoz está mejor nombrada en inglés (premature). Sería más lógico llamar eyaculador precoz al que lo es desde su más tierna infancia.

Cuando uno vive en un país cuya lengua dominante es diferente de la propia a veces afloran estas cosas que uno ni sabe que sabía. Luego me he puesto a buscar  y veo que la expresión latina ejaculatio praecox se utilizó tal cual en inglés y se ha adaptado literalmente a todas las lenguas latinas.

Así que lo más probable es que el uso de “precoz”, que etimológicamente es, en sentido muy amplio, “antes de cocerse” se haya desplazado hacia casos en los que se toma como referencia la vida en conjunto. He encontrado expresiones del siglo XIX que suenan hoy un poco extrañas (en vez de “fruto precoz” yo diría “fruto temprano” y en vez de “muerte precoz”, “muerte prematura”). Parece que Manuel Bretón de los Herreros  gustaba especialmente de este adjetivo. La hipótesis que se plantea es si la expresión que comentamos haya quedado hasta cierto punto fosilizada. Parece que hay buenas razones para suponerlo.