Algo sobre genética de poblaciones

01/05/2018

Como todos ustedes estoy más ocupado de lo que quisiera. Quizá si traduzco este fragmento del NYT que publica la recensión que Jared Diamond hace del libro de David Reich (WHO WE ARE AND HOW WE GOT HERE: Ancient DNA and the New Science of the Human Past) sea más fácil recordar que tengo que agenciármelo y leerlo entero. También es posible que utilice el fragmento para felicitarle la hispanidad a una amiga argentina y así agradecerle que si no fuera por sus incendiarias proclamas peronista-indigenistas tampoco recordaría el 12 de octubre.

Entre otras cosas interesants, esto comenta Diamond:

Mi segundo ejemplo: ¿Cómo y desde dónde llegaron a Europa los ancestros de los europeos de hoy? La arqueología muestra que la agricultura llegó a Grecia desde Anatolia (la Turquía actual) hace unos 9.000 años y se extendió hacia el noroeste hasta llegar a Gran Bretaña. En consecuencia, la opinión dominante es que los agricultores de Anatolia fueron invasores que se mezclaron con los cazadores-recolectores que había originalmente en Europa y que sus genes se disolvieron con los de los de estos a medida que los agricultores se expandían hacia el noroeste. Desde esta perspectiva los europeos modernos que más se parecerían a los cazadores-recolectores originales de Europa serían los irlandeses pelirrojos y de ojos azules de la costa oeste de Irlanda.

Pero los descubrimientos genéticos han desvelado un tercer grupo antiguo cuyos genes predominan entre los europeos del norte. Este grupo estaba compuesto por pastores de las estepas de Asia cuyos esqueletos y genes se conocen gracias a sus túmuluos funerarios, llamados kurganes. Parece que estos pastores han contribuido con aproximadamente la mitad de los genes de los esqueletos noreuropeos y británicos desde hace alrededor de 5.000 años. Es evidente que de algún modo estos pastores o bien se reprodujeron más o bien exterminaron a la mayoría de los agricultores originales de Europa ¿Cómo puede ser que pequeños grupos de agricultores se impongan sobre densas poblaciones agrícolas?

Una pista es que el 7% de las muestras de ADN de Europa y las estepas contiene ADN de la plaga microbial que causó la Muerte Negra en Europa. Quizá los pueblos de las estepas adquirieron la plaga, desarrollaron cierta inmunidad a ella a través de la exposición y se la transmitieron a agricultores europeos que no habían estado expuestos, de modo que los diezmaron. Sería irónico que los primeros agricultores de Europa hubieran sucumbido a una enfermedad introducida ya que otras enfermedades introducidas por los colonos europes en el Nuevo Mundo a partir de 1492 diezmaron a las poblaciones americanas nativas.

Siempre me ha parecido poco sostenible la acusación a los europeos por un genocidio basado en las enfermedades introducidas. La mortandad hubiera sido la misma incluso aunque las tripulaciones de las carabelas hubieran estado conformadas por miembros de oenegés bolivarianas y multiculturalistas.  El encuentro de todos los mundos del mundo era inevitable e inevitable era que unas poblaciones sustituyeran a otras de no ser que la tecnología para viajar se hubiera descubierto después de la ciencia de las vacunas. Parece que se va demostrando que esto siempre ha sido así.

Anuncios

23 cosas que no le contaron sobre el capitalismo

29/04/2018

Portada

Hace unos años había quedado con alguien en O’Connell st y mientras me refugiaba de la lluvia en Eason’s empecé a hojear 23 Things They Don’t Tell You About Capitalism de Ha-Joon Chang. Recuerdo haber leído el capítulo sobre cómo a la mayoría de los habitantes de los países ricos se les paga más de lo que se debería. La argumentación era muy buena aunque no ganaría unas elecciones. Yo tampoco podría ganarlas en España si dijera lo que creo del problema de las pensiones, pero la realidad está compuesta de verdades incómodas. En la parla común el capitalismo son los otros.

La semana pasada me he vuelto a encontrar con el volumen en la biblioteca local y he creído que sería una buena lectura de fin de semana. De hecho, de sábado, que son 260 páginas. Escrito en 2010 y siguiendo el espíritu del período inmediatamente posterior a la explosión de la crisis de 2008 quizá requeriría un actualización, pero los principios que se describen son más o menos permantentes. Hay una crítica de fondo al capitalismo financiero de libre mercado desde la perspectiva de quien cree que como la democracia entre los sistemas políticos el capitalismo es un sistema malo excepto si se lo compara con todos los demás.

En 2010 yo trabajaba para una compañía financiera que acabó en bancarrota. Los accionistas perdieron toda la pasta y muchos empleados el empleo y yo siempre he culpé todo aquello a los que la dirigían. Algún día contaré toda la historia de lo que vi. El capítulo 2 de este libro me ha hecho modular un poco mi opinión por lo que espero que mi reflexión final acabe siendo más rica.

Por lo demás, en general estoy bastante de acuerdo con casi todo lo que he leído. Me gusta mucho el capítulo 17 en el que se explica que por el mero hecho de invertir más en educación un país no se va a enriquecer. Este va un poco a la contra de uno de los tópicos más manidos en el debate social español, pero es invitable que cuando sólo se pregunta a un gremio sólo se oiga una cosa. No estoy muy convencido con el capítulo 11, África no está destinada al subdesarrollo, o sea con la teoría sí pero la práctica es más todo más complejo; o con el 12, los gobiernos pueden elegir ganadores, que es muy bonito hablar de los astilleros coreanos pero también podríamos hablar del programa espacial de Zambia en los años sesenta.

Lectura ligera que agradará a todos excepto a quienes aspirantes a derribar el capitalismo y a idólatras del libre mercado, pero de donde en el fondo tampoco se extraerá ninguna receta para resolver nada ya que la realidad opera en niveles más profundos que el plano esquemático.


Vuelvepiedras común

25/04/2018

Arenarias en la hierba

Como tenemos visita el lunes me tomé el día libre. Paseando junto a la playa de Greystones nos encontramos con dos vuelvepiedras comunes. También se les apellida rojizos aunque en concreto estos dos especímenes no aparentaban serlo en absoluto (el color varía con la estación). Su nombre científico es arenaria interpres y el vulgar es un calco en todas las lenguas con las que he tenido contacto: turnstone-tournepierre-voltapietre-Steinwälzer.

El nombre es debido a sus actividades limícolas entre las cuales está el volteo de piedrecillas para encontrar nutricio premio debajo. Esto lo suelen hacer en la arena, pero curiosamente nuestros amigos buscaban alimento bajo el césped. Estamos a finales de abril que es hasta cuando se supone que permanece en Irlanda esta especie de invierno, así que es probable que no la encontremos de nuevo hasta el año que viene.

Teléfono nuevo pronto


Récord indigno

15/04/2018

Todo tipo de sentimientos, en este caso pereza

Este fin de semana he hecho algo en lo que se tarda dos minutos pero que me ha costado trece años hacer. Hay una pieza que me descubieron en la primavera de 2005 y que siempre he querido tocar, pero que requiere una afinación inusual de cinco de las cuerdas. Siempre me había dado mucha pereza ponerme con ella porque tampoco quería destemplar el instrumento y porque me daba mucha pereza leer sin saber dónde está nada. Para este último problema lo inteligente es encontrar la tablatura, para el anterior renunciar a tocar cualquier otra cosa durante un tiempo. La primera de las cuatro partes no ha sido tan difícil como creía pero las tres restantes van a ser bastante más duras. Pero a lo que voy: trece años.


Postal de corcho de Lisboa

11/04/2018

Lisboa

He recibido una postal de Lisboa en la que amenazan con venir a Irlanda a verme y yo ante esta violencia verbal me tengo que rendir y lo hago con mucho agrado. No pensaba yo que el material de un tablón de anuncios fuera tan resistente como para aguantar los golpes del viaje y la estadía en sacas. Daría para un buen tapete del ratón del ordenador si fuera un poco más grande. Bien por el alcornoque lusitano, incluido el de la Extremadura española.

Sólo pasé en Lisboa un día, una vez de hace ya casi década y media. Reconozco algunas de las vistas: la plaza del Comercio, la del Marqués de Pombal, la torre de Belem, el Monumento a los Navegantes. Es obviamente una ciudad a la que habría que dedicarle más tiempo.

Varias veces he contado que el recuerdo más intenso que guardo de aquel paso fugaz fue el de mirar los tejados desde el castillo de San Jorge con buen tiempo imaginandolas naves que al volver del Nuevo Mundo entraban por el estuario del Tajo. Por aquellos años estuve yo muy conectado al Brasil. Últimamente he estado leyendo sobre el terremoto de 1755 y ahora no se me quita de la cabeza que la planta de la parte baja de la ciudad es tan ortogonal porque lo que había con anterioridad fue destruido cuando el sismo, que por cierto es también la mayor catástrofe natural acontecida en la historia de España (sobre todo por el tsunami que llegó a la costa atlántica de Andalucía), un dato no demasiado conocido. El país hermano que con una boda más o una batalla menos habría sido el país.

Detalle de corcho y sello

El pastel de Tentúgal aún no lo conozco, pero en principio a favor.


Paradoja de la línea de costa

07/04/2018

Estaba mirando un vídeo sobre la famosa paradoja esa de que con cuanta más precisión se intenta medir la costa más grande acaba siendo el resultado y menos útil el dato. Es bastante parecido a lo del mapa que idea Borges en Del rigor de la ciencia y hay otros cuantos ejemplos en los que la información menos precisa resulta más útil (por ejemplo, considerar que el promedio de piernas que tienen los seres humanos es 2 en vez de 1,9813212 que hipotéticamente podría ser la media exacta).

No tengo nada que añadir a esta paradoja de la costa, pero me ha llamado la atención el dato ibérico que aporta el vídeo según el cual la primera vez en que alguién puso su interés en este asunto allá por 1951 fuera al observar que la frontera entre España y Portugal era de muy diferente longitud según los datos que aportaba cada uno de los países (987 km o 1.214 km, pero no sé qué país daba cada cifra). Lewis Fry Richardson quería correlacionar la probabilidad de conflicto bélico con la longitud de la frontera común.

Otro dato fascinante del vídeo es que, según el manual de la CIA, Noruega sería el segundo país del mundo con más kilómetros de costa, después de Canadá. Los fiordos y tal. Me imagino que han actualizado los datos y ahora sale octavo, pero todavía con 25.000 km de costa, tanta como Australia y más que los EEUU. Si como es previsible los datos provienen de diferentes fuentes y métodos, este escalfón internacional realmente no será demasiado valioso.

 


Chopin contra la lluvia

06/04/2018

Para ir jaqueando a la vida es necesario un repertorio inagotable de recursos. Desde hace años los nocturnos de Chopin nos defienden de los autobuses en días de lluvia. Las notas se esconden en el bolsillo y suben por cables hasta los alrededores del gorro de lana para que el trasiego de la humanidad entera transcurra a cámara lenta y el traslado a la oficina se convierta en una secuencia de metraje de ensueño. El ruido se disuelve hasta parecer silencio y el tráfico denso se difumina para ser mero escenario. Así la prisa es toda ajena, del estado de sueño puede pasarse ocasionalmente al de inspiración y un empleado gris consigue atravesar el espacio semiurbano mientras nada es del todo real. O como mucho unos cuantos bemoles son dolores de emigrado en París si Polonia, en modo menor, ya ha caído.