Resumen de 2018

01/01/2019
Aquí y pocas veces allí

Aquí y a veces allí

Un año más aquí estamos, tratando de resumir los doce meses anteriores. No ha habido demasiados cambios. Tanto en lo personal como en lo que afecta al rumbo de mis países diría que 2018 ha sido un año de tránsito hacia no se sabe exactamente qué. Suena a que estoy muy perdido y seguramente así sea. No es que estemos en el paraíso pero percibo la sensación de una calma que precede a la tempestad. En general teme uno los cambios porque ve que hay más margen para el empeoramiento que para la mejora. Quisiera que 2019 no fuera peor y me conformaría con mejorarlo con nada especial, con apenas un poco más de felicidad cotidiana. El peligro está en el bréxit. Espero no tener cambiar de trabajo hasta 2020, que es cuando se supone que venderán nuestra empresa o la sacarán a la bolsa, que algo tienen que hacer con ella.

pigs-countryballs

En cuanto a los viajes, al igual que el año anterior: una semana en invierno en Canarias, esta vez a Gran Canaria, en invierno y otra a la España peninsular a finales de octubre para ver a la familia. El resto de los días de vacaciones se los comen las visitas de la familia, que esperemos que siga viniendo a vernos ya que es una alegría muy grande y nos saca mucho de la monotonía.

alfanje-xian-terracotta-army-2001

Este fui yo

El blogueo como siempre concentrado en la primera mitad del año y abandonado en la segunda. En parte porque la pantalla de mi portátil del trabajo no va muy bien y lo suelo dejar en la oficina, donde tengo un monitor externo. Este año ha sido el año en el que pasé a interesarme mucho por los podcasts y en especial por la historia militar. No hice demasiado con la guitarra: una aproximación a Koyunbaba de Carlo Domeniconi que en el mejor de los casos tardará años en fructificar y sí estoy relativamente contento de lo rápido que fui capaz de montar la BWV 999 de Bach y una piececita brasileña Se ela perguntar de Dilermando Reis a la que creo que nunca me habría aproximado de no ser por la interpretación de David Tutmark.

Guitarra parecida

Guitarra parecida

Definitivamente las bonitas estadísticas de WordPress (2015, 2014, 2013, 2012, 2011) no han de volver. En 2018 hemos tenido 67.320 visitas (que son menos aún que las 76.901 de 2017 y las 89.844 de 2016).

Aquí voy a poner una selección de entradas variadas con lo que más me ha gustado de lo que he escrito en 2018:

12 entradas para leer:

  1. Enero: Todo sobre Tuvalu
  2. Febrero: Por qué empezaba el año fiscal irlandés el 6 de abril
  3. Marzo: Tolerancia y postureo
  4. Abril: Vuelvepiedras común
  5. Mayo: Lo de Pablo Casado
  6. Junio: Wicklow capital
  7. Julio: El año islámico no se calcula restando
  8. Agosto: Breve guía de la civilización clásica
  9. Septiembre: Oficina vieja
  10. Octubre: Jonathan Swift
  11. Noviembre: España, república de trabajadores
  12. Diciembre: Supremacismo banal

Resúmenes de años anteriores:

Creo que si todo va bien esta etapa de la vida se prolongará unos siete años más. En estas circunstancias el único reto bloguero es seguir haciendo al menos una entrada al mes, aunque sea mala. Ya vendrán tiempos mejores o al menos más ociosos. !Feliz 2019 a todos!

Anuncios

Resumen de 2017

01/01/2018
Aquí y pocas veces allí

Aquí y a veces allí

Quizás me equivoque pero me parece que a la gente se le ha hecho 2017 más llevadero de lo que en un principio se suponía que iba a ser, dados los malos augurios de 2016. Las cosas siempre están complicadas, pero no ha acabado de estallar nada. En Irlanda hemos alcanzado el pleno empleo o casi, y las dificultades que el país experimenta están asociadas al hecho de que la economía va quizá demasiado bien y se encarecen la vivienda y los alquileres. En España todo ha girado alrededor de lo del nacionalismo en Cataluña, lo cual ha sido y será un desastre sobre todo para Cataluña, pero también ha reducido al mínimo el espacio de debate disponible para tantas reformas necesarias.

pigs-countryballs

En lo personal ha sido un año de gran incertidumbre y cambio. El trabajo sigue igual y estoy bastante seguro de que seguiré en el mismo empleo hasta 2020, aunque he oído rumores de que cambiaremos de edificio antes del verano. En cambio la jefa pequeña empezó la escuela y tuvimos que cambiarnos de casa y de población, lo cual está bien como inversión a medio o largo plazo pero en el corto las tres o cuatro horas diarias que me paso yendo y viniendo a la oficina suponen un desastre cotidiano para mi felicidad y mi energía vital. Lo bueno es que, después de semanas y meses sufriendo la incertidumbre, el haberse plantado en un proyecto que quizá no sea el mejor pero que al menos ya es definitivo, me ha supuesto una mejora psicológica notable. A los enemigos no les deseéis desgracias sino mudanzas.

No he salido del país excepto una vez a Tenerife para acortar el invierno en enero y otra a la España peninsular a finales de octubre para ver a la familia. En esta época de la vida no tengo ningunas ganas de viajar. Con las funciones de padre de familia y empleado moderadas por la lectura y el descanso bastante tengo. Quizá sea por eso me da mucha alegría que se nos venga a visitar. Es un cambio de rutina igual y me ahorro el esfuerzo de andar por aeropuertos y hoteles. Las visitas de familia y amigos nos han dejado algunos de los mejores recuerdos de este año.

alfanje-xian-terracotta-army-2001

Este fui yo

El blogueo ha seguido un patrón bastante parecido al del año pasado, con similar producción e igualmente concentrado en la primera mitad del año. De hecho en la segunda hubo tres meses de práctico parón, a causa de las tribulaciones de la mudanza. Creo que tengo ideas y lecturas como para seguir dejando una nota cada tres días aquí donde quien quiera puede venir a verme. Las redes sociales ya me han aburrido y sólo suelo mirar Twitter, donde he convertido retweet is not endorsement en retuit significa “aquí dejo esto por si alguien lo ve y ya lo miraré yo también cuando pueda”.

Entre las lecturas del año estuvieron Richard Dawkins, Carl Sagan, Svetlana Alexiévich, Jared Diamond. Volví a leer tres libros que ya estaban en mi haber, cosa poco habitual en mí. Varios de viajeros españoles en Rusia (esto de los viajeros antiguos quiero hacerlo más) y un poco por casualidad y otro poco un interés sobrevenido en el siglo XIX español me puse con la primera serie de los Episodios Nacionales de Pérez-Galdós… como plan a largo plazo quisiera ir leyendo una serie por año y acabar en 2021 ¿lo haré?

Mi afán de completar la BWV 996 de Bach no fue suficiente para alcanzar un resultado satisfactorio. A causa sobre todo de problemas de memorización en la zarabanda y la giga y falta de tiempo y ganas para tocar delante de los papeles. Entre las cosas que voy haciendo, algunas que dejé pendientes hace veinte años como los Sons de Carrilhões de João Pernambuco o el Invierno porteño de Piazzola. He encontrado solaz en la música renacentista para vihuela (La Fantasía X de Mudarra, Las diferencias del Guárdame las vacas del libro de Narváez) y los romances que recopiló Joaquín Díaz. Esto es un poco el síndrome del emigré, que una vez expliqué como que mientras los españoles del extranjero explican a sus hijos la importancia de Cervantes, en la España real la gente mira programas de cotilleo en la tele.

Guitarra parecida

Guitarra parecida

Otros finales de año, WordPress nos facilitaba unas bonitas estadísticas (2015, 2014, 2013, 2012, 2011) que el año pasado ya no se hicieron y parece que no volverán. En 2017 hemos tenido 76.901 visitas (que son menos aún que las 89.844  de 2016). Un dato en el que nunca me había fijado y que sirve para ilustrar el declive de este medio de expresión es el número de comentarios.  Veo que en 2017 hubo 45 comentarios (y casi la mitad serán respuestas mías a otros, lo cual también es aplicable a ejercicios anteriores). Veníamos de 55 en 2016, 184 en 2015, 179 en 2014, 161 en 2013, 128 en 2012 y 201 en 2011.

Aquí voy a poner lo que más me ha gustado de lo que he escrito en 2017:

12 entradas para leer:

  1. Enero: Svetlana Alexiévich – Últimos testigos
  2. Febrero: Escatologías
  3. Marzo: La dama del ajedrez
  4. Abril: Conexiones entre España e Irlanda
  5. Mayo: Galicismos del XVIII
  6. Junio: Los escolios de Gómez-Dávila
  7. Julio: Más cartas de Rusia
  8. Agosto: El colapso de la República
  9. Septiembre: De vuelta al laberinto (ésta es de marzo, pero en septiembre no escribí nada)
  10. Octubre: Polonia y Rumania: Dos transiciones a la democracia
  11. Noviembre: El problema de las nacionalidades
  12. Diciembre: Convergencia post mortem

12 entradas para mirar por encima:

  1. Enero: El retroceso de los glaciares
  2. Febrero: Un mapa de la Hélade
  3. Marzo: Festival de san Patricio en Merrion sq
  4. Abril: Tulipanes negros
  5. Mayo: Araos aliblancos
  6. Junio: Hugh Lane Gallery (5)
  7. Julio: El que no sabe es como el que no ve
  8. Agosto: Macarroni
  9. Septiembre: Postal de Praga
  10. Octubre: Postal de Teotihuacán (de abril, pero es que en octubre tampoco puse nada)
  11. Noviembre: Buzón georgiano
  12. Diciembre: Mercado de abastos

Resúmenes de años anteriores:

Una de mis próximas entradas será un reto bloguero que se me ha ocurrido para al año que entra. Feliz 2018 a todos. Y ya.


Resumen de 2016

01/01/2017
Aquí y pocas veces allí

Aquí y a veces allí

Llevo semanas o meses oyendo que 2016 ha sido un año especialmente convulso y negativo. No estoy muy seguro aunque sí que es verdad que en el plano político me he visto perdedor de todas las batallas sin haber participado en ninguna. El bréxit podría llegarnos a afectar más directamente al bolsillo, pero lo que pone la supervivencia en peligro es que los gringos hayan escogido a un tonto partidario de la proliferación núclear y las elevadas temperaturas en el Ártico de estas últimas semanas. Esto enlaza con la superpoblación y uno es neomaltusiano, pero en fin, mientras no estalle ninguna de estas tres cosas parecerá que no vamos mal del todo.

pigs-countryballs

En lo personal ha sido un año de transición o de consolidación o deestancamiento, incluyendo la renuncia a algunos sueños. Hemos pospuesto la importante decisión de adónde ir a vivir y eso que un cambio antes del otoño de 2017 es inevitable. Si los viajes son una forma fácil de salir de lo rutinario, sólo he abandonado Irlanda dos veces en 2016, ambas para ir a España y para lo que en la práctica han supuesto dos funerales que han sido lo peor del año sin duda. Ahora que se me van los tíos tengo mucho más presente que estamos en el punto de corte para la desaparición de la generación inmediatamente anterior. Creo que el único lado bueno que tiene eso es que refuerza el vínculo con la familia y provoca que nos alegremos más aún de recibir visitas, de las que este año, por fortuna, hubo unas cuantas. La salud bien, pero no me pongáis a correr cien metros. El trabajo: sigo en el mismo sitio y sólo es trabajo pero casi hasta me gusta, lo cual me va convirtiendo en un tipo de persona mucho menos interesante de la que creo que un día fui. Y supongo que se notará en las cosas que aquí escribo.

alfanje-xian-terracotta-army-2001

Esto de bloguear ha perdido cierto encanto para mí (por ejemplo, en la primera mitad del año hice 87 entradas y en la segunda apenas 39), pero me sigue gustando especialmente volver atrás y reencontrarme con textos que a veces ni tengo consciencia de haber escrito. En el futuro seguiré intentando dejar constancia de datos memorables que encuentre en libros. Creo que este año 2016 deja treinta y pocas entradas librescas y eso conforma el grueso de mi actividad lectora (siempre hay algunas cosas más que no reseño por falta de tiempo, de ganas o por que las obras de todos conocidas bien poco dejan que ya añadir).

Entre las cosas a las que me dediqué en tiempos pretéritos, tras varios años he leído un libro entero de ajedrez e incluso en verano me pasé unas cuantas semanas practicando por las noches el juego rey. Luego las circunstancias lo hicieron decaer.

A veces se me ocurre que debería probar nuevas aficiones pero la curva de aprendizaje es empinada. Mi único propósito para 2017 es completar la BWV 996, que ya está muy bien encauzada. Dos años después voy a dejar La Catedral para pasarme a este otro clásico de la guitarra. He perdido casi todo el interés por viajar excepto para reuniones familiares. En este momento de la vida la felicidad consiste en que las cosas se queden como están. Si me tocara la lotería casi lo vería como una molestia. Si esto no es equilibrio yo ya no sé qué puede ser. Que las cosas sigan parecido.

Guitarra parecida

Guitarra parecida

Otros finales de año, WordPress nos facilitaba unas bonitas estadísticas (2015, 2014, 2013, 2012, 2011) que parece que ya no van a hacer más. En 2016 hemos tenido 89.844 clics, que consolida una tendencia decreciente que me parece que se viene dando en el blogueo en general desde que las redes sociales se consolidaron como el foro en el que hablar por hablar en detrimento de esto otro.

Estadísticas 2016

Estadísticas 2016

Tengo también por aquí las diez entradas más exitosas de 2016, que en realidad están a uno o dos órdenes de magnitud de popularidad por debajo de las más antiguas:

  1. Cañones de la Armada Invencible
  2. Murallas de Dublín
  3. Cartograma de la población española por provincias
  4. Onomatopeyas de estornudos en diferentes idiomas
  5. Elecciones generales en Irlanda (2016)
  6. ¿Qué pescado hay en Irlanda?
  7. Tilacino cinocéfalo, tigre o lobo marsupial de Tasmania
  8. Donde empieza el camino de Santiago en Irlanda
  9. La violencia según Pinker
  10. El intento de invasión de Irlanda de Eduardo Brucio (1315)

No sé cómo evolucionarán, pero parecería que si algún día quisiera vivir del clic en vez de a mis lecturas tendría que dedicarme a las irlandesadas.

Años anteriores:


Resumen de 2015

01/01/2016

pigs-countryballs

Un año más comienzo con un resumen de lo que fue el año anterior, tanto en lo personal como en lo que uno escribe, más allá de estadísticas. Ha sido 2015 un buen año a pesar de algunos sinsabores. Por ejemplo y por el lado de las cosas buenas, comenzamos el año sin empleo pero esto se corrigió pronto ya que al principios de año firmé el contrato y en febrero comencé a trabajar en la empresa en la que sigo y en la que creo que me quedaré bastante rato, si puedo y me dejan. Mi empleo es bastante similar en funciones y condiciones al anterior y tiene la ventaja añadida de quedarme más cerca de casa, con lo que al final lo de que nos echaran del otro salió bastante bien. Esta compañía es un poco más caótica y en algunos procesos veo que van como quince años por detrás, lo cual a ratos resulta frustrante pero también supone que la presión que sufrimos los empleados es menor y que es más fácil mejorar cosas, ya que hay tanto que mejorar. Lo más importante es, por supuesto, que siga habiendo salud.

Basilea

Basilea

No es que nos hayamos movido mucho este año, pero sí que hemos ido dos veces a Alemania: una en primavera y otra en verano y después ha habido un viaje a España, ya en otoño. En mayo fuimos a la Selva Negra para la boda de mi hermana. Se dio la oportunidad de entrar en Suiza (un país que no había tocado) y dar una vuelta por Basilea. Además de los bonitos días junto al Titisee estuvo bien conocer Friburgo y cruzar la frontera francesa para ir a Estrasburgo donde había estado otra vez hace ya bastantes años. La siguiente vez, en medio de la ola de calor de julio y por cosa de los precios de los vuelos nos tocó ir a parar a Bremen que es una ciudad que merece más reconocimiento del que suele dársele. De ahí pasamos a nuestros cuarteles habituales: Hamburgo y Hanóver, aunque puede que a esta última ya no tengamos que ir más y lo sentiré porque me gustaría volver a ese zoo. En ese viaje también conocimos Luneburgo y fuimos a la playa para bañarnos en el Báltico, plagado de medusas. Me gusta mucho Alemania y un asunto que siempre está sobre la mesa es si no deberíamos irnos a vivir allí.

Knack weekend

Irlanda

Durante el año y por trabajo tuve que ir una semana a Rotterdam y dos veces a Maidenhead cerca de Londres. Luego en otoño fuimos a Guipúzcoa a ver a la familia, y ahí para mí son vacaciones de verdad porque no siento la obligación turística de hacer nada, aunque sí que acabo haciendo cosas de guiri por fingir. En Irlanda creo que este año no he salido del cinturón de la M-50 más que una sola vez y ha sido ahora a finales de diciembre. Cuando tenga algo más de tiempo para viajar intentaré conocer países nuevos de Europa (me quedan unos veinte o así para mi objetivo y me he dado un cuarto de siglo para lograrlo). A no ser que nos obliguen a ir a la India o EEUU no me planteo salir del continente en mucho tiempo.

Aquí y allí

Por Irlanda todo sigue más o menos normal, lo cual es bueno, aunque me temo que 2016 será un año de cambios con el vértigo que eso produce. Me dará mucha rabia -aunque me temo que será necesario- cambiar de casa. Es un imperativo que tiene que ver con la escasez de plazas escolares y el arbitrario y discriminatorio sistema que se aplica para otorgarlas. Todo sistema discrimina de algún modo, pero no creo que haya otro país de Europa occidental en la que la religión de los padres sirva como criterio para asignar plazas en centros públicos. En fin, yo no les voy a mejorar su país a los irlandeses, sólo formo parte de la base de contribuyentes y mi presencia aquí la valoro como un conjunto. Si un día los costes son mayores que los beneficios nos iremos y fuera. Habrá elecciones en el país (Irlanda) antes de mayo y preferiría que el equipo de gobierno actual tuviera continuidad. No hay revolución bolivariana a la vista ni involución de ningún tipo.

Servidor junto al grabado en el Museo Nacional de Tokio

Yo difuminado

¿Cuánto hemos escrito en 2015? 143 entradas (frente a 169 en 2014 ó 152 en 2013). El mes en que más marzo (18) y el que menos mayo (4). Las entradas escritas este año aún no han tenido tiempo de madurar y además las de principios de año tiene mayores posibilidades de ser vistas, pero las cinco más vistas han sido “¿Cuánto cuesta la gasolina en Irlanda?“, “Feldberg de la Selva Negra“, “Ocaso español en Filipinas“, “Fontana de Trevi” y “Citywest“. La mayor parte de las aproximadamente cien mil visitas van a entradas viejas que son las mismas todos los años. La de las encuestas israelítas es la que ha explotado esta vez.

Hace tiempo que he detectado que voy a lo fácil y tengo tendencia a escribir cosas sobre Irlanda y la vida cotidiana en este país. Aquí vivimos y creo que algunas comparaciones o curiosidades puedan ser de interés. Una cosa que veo por la calle o algo que oigo en el trabajo suelen ser detonantes que me lanzan a dejar cosas anotadas para la posteridad. Me gustaría más escribir de ideas generales pero no se me ocurren tantas, así que este tema seguirá boyante.

Me salen veintitantas entradas sobre libros en 2015, así que puede que haya leído unos treinta. Uno multiplica ese número por la esperanza de vida estadística con su edad y queda muy empequeñecido ante el tamaño de cualquier biblioteca. Echo en falta tiempo para leer. No es sólo el tiempo de leer sino el de conseguir el entorno adecuado para leer con provecho. Poder leer sería mi deseo este año. No por la actividad en sí, sino porque es un indicador valioso. Si consigo leer en 2016 más que durante el año anterior, eso querrá decir que muchas otras cosas más importantes han ido bien.

A todos los que me leéis os deseo un muy feliz 2016.


Resumen de 2014

05/01/2015

Otra vez aquí para el resumen del año más allá de las estadísticas oficiales. No empezó muy bien 2014, volviendo a las urgencias del hospital después de muchos años. Luego fue el susto más que nada y el año se ha dado en general bien, aunque por desgracia creo que ya no habrá año en que no se nos muera algo o alguien. Digo lo de algo ya que a las ausencias físicas se suman las de proyectos que quedan definitivamente descartados. Quizá la noticia del año fuera que en octubre nos echaron del trabajo, un hecho del que en su momento me alegré bastante aunque habrá que esperar a un nuevo equilibrio para poder juzgar las cosas de modo definitivo. En este año sin salir apenas de la isla esmeralda pudimos conocer las de Lanzarote y Malta y hubo una visita a la familia en España allá por abril. Estos tres últimos meses del año han sido muy interesantes: en octubre me visitaron mis parientes más cercanos y recuperé una guitarra que tenía abandonada. A la alegría de dejar atrás Swords, espero que para siempre, se ha unido la posibilidad de volver a la afición antigua de pulsar cuerdas y el regreso a la lectura de los clásicos. Después de muchos años pude por fin ver Connemara, una excursión tantas veces aplazada. Para 2015 sólo puedo pedir que todo siga como está y que encuentre un buen empleo antes de marzo o uno malo antes de junio.

Respecto al blog, en algún momento de principios de diciembre hemos llegado a las 500.000 visitas acumuladas y a los 2.000 comentarios (contados desde mayo de 2009). He leído que esto de los blogs tocó techo hace ya varios años y que cada vez reciben menos visitas. Me imagino que ya se incorpora cada vez menos gente a Internet y que la cantidad de material para leer se ha incrementado notablemente. A veces he tenido intenciones ambiciosas: escribir más o más a menudo o mejores textos o más largos o meter más traducciones. Este año metimos 169 entradas, que viene a ser como una cada dos días. Creo que lo mejor es que no me comprometa a nada y siga anotando lo que me apetezca en cada momento. Este año 2015 vamos a cumplir una década de blog, que no está nada mal. Vamos día a día y si juntamos muchos días quizá hagamos la segunda.

 ——————————————-

Desde la ventana

Desde la ventana

Enero (12): Además de con el resumen del año anterior, nos pusimos con una película que tuvo China por escenario y el crimen del ajedrez. El camello vecino y el regreso a nuestro restaurante favorito fueron lo más interesante que pasó en la oficina. Murió el ultimísimo de Filipinas, observamos palabras interesantes y mal traducidas, leímos un libro sobre Extremadura en América y tuvimos la malísima idea de intentar votar dos veces en las elecciones europeas.

Postal y mapa, dos de mis temas clásicos

Postal y mapa, dos de mis temas clásicos

Febrero (5): En febrero nos fuimos a Lanzarote, por lo que apenas subieron al blog cuatro cosas. Me chocó que alguien creyera que 2000 todavía sonaba a moderno, nos llegó una postal de la antigua colonia española de Guam (si me lees y además me mandas postales te considero un héroe), Lo de Ucrania ya se iba poniendo feo pero había que mirarlo comparativamente, vi por vez primera un mapa de las fuentes del Amazonas y no creía que estuvieran tan al sur y también una foto de Shangái que me dio algo de vértigo.

as

Narcisos

Marzo (14): La primavera se acercaba y esta vez la postal llegó de Taiwán. Recordé otros viajes primaverales, no sé por qué tan especialmente aquel de Italia en 2009. Como los viajes lejanos cada vez están más complicados nos tocan planes menos ambiciosos, aunque fui por vez primera a Skerries y segunda a Greystones. A principios de mes fue el lío del congreso del PP europeo aquí casi al lado de casa. Recuerdos de viejos viajes por Toscana y Egipto. Subí una entrada que tenía pensada hacía años y encontré una idea sobre el trabajo y la vida que este mismo año me ha acabado resultando importante.

Pavo real

Abril (4): Los primeros días los pasamos en España, por lo que no fue un mes de mucha actividad bloguera. Pusimos las fotos de una excursión a Malahide del mes anterior y comentamos un libro con infografías deportivas, los últimos avances respecto a los neandertales y la penultimísima postal que nos llegó del Japón.

Ahí está

Ahí está

Mayo (20): Superado el letargo invernal, fue mayo un mes de actividad frenética, en el que vi muchas películas y salí mucho por Dublín para ver sus cosas viejas y nuevas. Vimos el Giro de Italia, la oficina de Ryanair y el nuevo barquito de la Armada Irlandesa. Fueron las elecciones europeas tanto en España como en Irlanda y tuve la ocasión de ver y escuchar unas danzascoros georgianos. Quizá la mejor entrada del mes fueron las fotos que había hecho desde el avión yendo a Biarritz en abril, o si no la del hombre del sextante.

La mancha negra, que no mano negra

 Junio (13): Y llegó junio, que era el mes del mundial de fútbol. Desde el primer día ya vimos que la selección español lo iba hacer mal, así que nos alegramos mucho de la victoria de Alemania. Vino el Juan Sebastián Elcano a Dublín (y entonces aún no sabíamos que iba cargadísimo de droga), la India se subdividió un poco más y yo me quejé amargamente de lo complicado que nos lo ponen para votar a los residentes en el extranjero y de que la gente estaba utilizando la palabra “bipartidismo” para decir concentración electoral o algo así. Hubo tiempo para la ciudad en la que vivo, para otra en la que viví, y para una por la que pasé y donde empezó la Gran Guerra un siglo antes de este mes. Un cuadro turco, el comandante Cero, la deprimente Norilsk de Rusia y un antiguo tratado de anatomía made in Spain, fueron los restantes temas del mes.

Spain's weather map 28-JUL-14

Spanish weather map (28-JUL-2014)

Julio (20): El séptimo mes del año fue hasta cierto punto determinante, ya que el día 15 nos informaron de que iban a cerrar la oficina. Ese mismo día escribí una descripción sobre la ausencia en las islas británicas de persianas y bidés. Escribí en inglés, que creo que era algo que hacía mucho que no hacía. Me escribieron algunos lectores preguntando por cosas de Irlanda y más o menos eso me empujó a algo que nunca había querido: acabar escribiendo una especie de blog temático sobre Irlanda y comparaciones con España, en lugar de un blog personal puro. De todos modos, escribí sobre el salario mínimo, emigración o el coste de la vivienda. Quién sabe, a lo mejor debería seguir tirando por ahí. Después de varios años volvimos al museo de Collins Barracks. Me alegré de reencontrarme con la gente de Blackrock. Otros temas: Pyongyang, tsundoku, terrorismo y demografía, lagartijas y art déco en Dublín.

1

El moai de Clontarf

Agosto (22): Quizá uno de los meses más prolíficos. Otros se van de vacaciones, yo ya hace años que no aguanto el calor del sur de Europa en este mes tórrido y en cambio por el centro de Dublín se está bastante bien. Un fin de semana fuimos de paseo por Donnybrook, otro por Clontarf, donde vimos un moai y una curiosa señal en Dollymount además del parque de santa Ana. Hice la comparativa de precios entre Irlanda y España, seguí haciendo consideraciones demográficas, me pareció mal que el gobierno llevara el ébola a España (luego he modificado algo mi opinión), recomendé no hacer cola para ver el libro de Kells, me gustó mucho una serie web postyugoslava y recordé otro agosto escocés en Fort Augustus. Me definí como acentista militante (sólo) y anoté un misterio germanodublinés que todavía me intriga. El par de artículos que mejor me quedaron en este mes sin vacaciones fueron el que escribí sobre el fenómeno “Podemos” y sobre el multilingüismo, con ideas mitad mías y mitad robadas al igual que todo lo demás.

La Valeta desde Mdina

La Valeta desde Mdina

Septiembre (11): El parón en la producción industrial de párrafos se debió en esta ocasión a que nos fuimos unos días a la isla de Malta. Si algún día me pongo con lo de pasar por todos los países de Europa ya tengo hecho uno de los de difícil acceso. Ya en Irlanda fuimos a Donabate y Portrane, que no quedan tan lejos. Este mes estuve trabajando bastante para cumplir todos los objetivos que nos habíamos marcado antes de cerrar el garito, así que mis historias son apenas las que ocurren en el autobús, mis obsesiones clásicas: alguna que otra curiosidad histórica o lingüística. En este mes empecé a buscar trabajo, y parecía ir bastante bien aunque se trate de una carrera de fondo.

Hembra de ansar común y machos mandarín y joyuyo

Hembra de ansar común y machos mandarín y joyuyo

Octubre (9): Este mes estuvo ajetreado entre las visitas de tres generaciones de familiares y alguna rama algo más alejada. Me tomé las vacaciones que me quedaban y los días que no fueron de asueto supusieron una auténtica locura intentando acabar la transición con Bangalore a tiempo. En las excursiones por el Phoenix Park encontramos al pato mandarín, al joyuyo y a la polla de agua. El ébola seguía siendo protagonista aunque ya remitiendo. Me acordé de mis ruidosos connacionales. Con gran pena hicimos la última comida del equipo, por esos territorios del norte del condado. Aquí acabó una historieta de 46 meses.

Abadía de Kylemore

Abadía de Kylemore

Noviembre (16): Nos acercamos al invierno con más tiempo libre, excepción hecha de unos días en Connemara, que es una de las zonas de Irlanda que merece la pena ver y algunas entrevistas a las que había que acudir y preparar. Lo primero que leí fue el libro que me regaló mi jefa el día de la despedida. Luego el de Fukuyama sobre el orden político es uno que citaré bastante en los próximos años. En este mes llevé a cabo ideas que tenía paradas hacía tiempo, como algunas que ya están comentadas más arriba y el mapa de la Pentapotamia 0 lo de las etnias de Rusia. El tema de los apellidos es uno de los que más visitas traen a este blog así que incidí en ese aspecto de la diferenciación cultural. Lo mejor es que pude acabar algo que llevaba pendiente más de quince años. Ese sentimiento, mezcla de orgullo, alivio y felicidad no es uno que se produzca todos los días.

Mi ideología

Mi ideología

Diciembre (23): Y finalmente diciembre ha sido el mes más prolífico del año en este blog. Una mezcla de abundante tiempo libre, mal tiempo atmosférico, abundancia de actividad lectora narrable y que la familia me ha abandonado en navidades han contribuido a ello. Hice un test sobre ideología política que me pareció que estaba bastante bien, cuento un poco mis ideas políticas actuales, que pronto pueden cambiar. En parte gracias al Kindle leí bastantes libros: Lingua tertii imperii” de Klemperer, “La leyenda negra” de Juderías, “El sombrero de tres picos” de Alarcón, las “Cartas finlandesas” de Ganivet, “La tía Tula” de Unamuno, “La rana viajera” y “Alemania” de Camba  y algunos otros que no he comentado aún, tebeos incluidos. También estoy estudiando guitarra clásica y además de la Cavatina de Myers tengo bastante avanzadas cuatro o cinco cosillas de las que daré cuenta a su debido momento.


Resumen de 2013

01/01/2014

Un año más hacemos un pequeño resumen de lo que han supuesto los doce meses anteriores tomando como referencia las cosas que fuimos anotando. El 2012 fue el año de nuestro tránsito a la vida adulta y el cambio se ha consolidado en el año en que nos quedamos sin abuelos. Será el inevitable reemplazo generacional, puesto que algunos de nuestra edad ya lo son. En general las cosas van bien en nuestro pequeño apartamento y el trabajo. Estamos en esa situación supuestamente afortunada en la que nos parece que nos falta más el tiempo que el dinero y siendo la salud buena no nos podemos quejar. La mayor parte del año la pasamos en Irlanda, excepto un salto a España y otro al país de Gales. Una vida relativamente monótona y dominada por los horarios de trabajo. Como no tenemos grandes ambiciones nos conformaremos con que en 2014 las cosas sigan como están.

Respecto a este espacio, además de las estadísticas que colgamos ayer sirva mentar que nos desalentamos hasta cierto punto por algún cambio que se produjo en febrero. Hubo algún tipo de modificación en el Pagerank de Google o algo así y pasamos de los 800 clics al día que solíamos recibir a unos 300. De todos modos hemos llegado a las 400.000 visitas, que nos dan algo de vergüenza cuando vemos blogs mucho mejores que tienen menos. Curiosamente, escribimos bastante más en la segunda parte del año que en la primera. Si en 2013 hicimos 152 entradas (más o menos igual que en 2012) esperamos que 2014 traiga algunas menos y nos gustaría que fueran mejores.

La mejor toma de los zorros

La mejor toma de los zorros

Enero (5) comenzó yendo a tomar café a uno de nuestros lugares favoritos, desde donde pudimos ver a los zorros por la ventana. El día que fuimos a casa de Claudia a por Kafee und Kuchen descubrimos por casualidad un pedazo de la historia judía de Clontarf y, quizá por ser enero, rememoramos Wellington y aquellas vacaciones de Nueva Zelanda.

Breslau  1736

En febrero  (10) y acaso por pisar la ciudad en otro mes de febrero tres años antes, me entretuve traduciendo una historia de Breslavia (Wrocław en polaco). Más o menos este tipo de artículos largos era  la intención que tenía para el blog en este año, pero poco a poco volví hacia lo que había hecho casi siempre. Temas clásicos como los falsos amigos entre el español y el inglés, alguna película rara que me gustó, traducciones infames en la prensa española, cosas de Dublín centro, introspección sin mucho sentido, efemérides bélicas, politiqueo y tele hispana, arte ignorado, falacia del historiador y alguna idea suelta sobre el gran mercado que se me ocurre de vez en cuando.

2

2

A pesar de que marzo (3) es un mes ajetreado para los que trabajamos en finanzas, conseguimo llegar a la cota de tres entradas. Tiene mérito, porque fue un mes de un frío horroroso y la primera semana me la tome de vacaciones para llevar a mi hermana a ver momias, restaurantes asiáticos y movidas así: Tres entradas: una para darme cabezazos en el muro de las lamentaciones de Feisbuc.  Otra porque vino Ariel y dio unos conciertos y la tercera a propósito de lo crudo que tiene el futuro nuestra generación y otras tribulaciones demográficas. También en marzo tuve dos visitas inesperadas, Maruska y Jordi, después de tantos años.

sad

Gráfico

Creo que a principios de 2013 no estaba leyendo demasiado, porque suelo poner reseñas de bastantes de los libros que leo y hasta abril (5) no cayó ninguna. Escéptico Confuso me había regalado Los sotanos de la Tierraque primero aplacé por meses y luego leí de un tirón. También una leí una muy interesante historia de la lengua francesa. A lo largo del año he ido desarrollando cierto interés por la ornitología, y abril me dejó además de para eso algo de tiempo para intereses antiguos como son la identidad y la autoexpresión. Respecto a estas dimensiones la lectura de  otro libro me planteó la dificultades para definir y clasificar la vida que llevamos algunos europeos en Irlanda.

Pastoral

Pastoral

Y llegamos a mayo (13) donde no sé exactamente por qué razón me dio por subir al blog la mayoría de las fotos que habíamos hecho en el centro de Vietnam en diciembre de 2007. Quise seguir añadiendo partes a una serie sobre las montañas del Mármol que había empezado en 2011 (2,3,4) y luego tocamos Hoi An, su gastronomía y la inundación que nos aconteció (1,2,3) y dos de las tumbas de los emperadores en Hué (la de Tu Duc y la de Minh Mang). Otros temas del mes fueron cómo el inglés está pasando de lengua bárbara a clásicauna novela que me entretuvo y me dio que pensar y una furgoneta que me había gustado en NZ años atrás. No suelo escribir tanto de política española porque estoy en una posición bastante minoritaria y los compatriotas no suelen apreciar mis puntos de vista, pero en mayo desarrollé un poco una de esas ideas simples.

Adiós Google Reader

Adiós Google Reader

La primera semana de junio (6) tomamos un vuelo a Madrid, para pasar unos días entre Salamanca y Extremadura. Nos hizo bastante buen tiempo pero subi fotos de una mañana de lluvia en un pueblo pintoresco. Con lo de ponerse al día en el trabajo tras el viaje no me quedó mucho tiempo para escribir. Apenas alguna tontería. Leí otra novela de Philip Roth y empezamos a planear el que sería el viaje exótico del año, al País de Gales. El cierre de Google Reader produjo un cambio en mis hábitos de los últimos cinco años.

Recorrido

Recorrido

Luego en julio (14) agarramos el barco para acercarnos a Gales. Fueron cinco días pero anduve subiendo fotos y anotando anécdotas hasta septiembre. Fue interesante leer primero a don Jorgito el inglés, cuyas andanzas españolas quedan pendientes. El otro libro del mes trataba tierras más lejanas. Cerré el Vietnam central con la ciudadela de Hué y en un desvío metereológico que me cuesta entender toqué la niebla de Dublín, el sol de Guipúzcoa y el granizo de Suabia.

España e Irlanda

España e Irlanda

En agosto (13) seguí colgando cosas del viaje a Gales, pero leí las obras de Alexander Burnes e hice una traducción bastante decente de su biografía. Se produjo un pequeño accidente en casa (pero desde entonces ya hemos comprado otra hervidora) y recordé la anécdota de Emilio el camello y Melilla la otra.

España e Irlanda

Cosas que pasan

Saltó la guitarra por los aires en septiembre (23). Los nacionalistas catalanes volvieron a sus ritos antiguos y tonterías modernas mientras tampoco en Madrid estaban a gran altura. En general diversifiqué mis asuntos: Recibí una postal de Eslovenia, me interesé por una curiosidad en Estonia, por un verbo torpe del trabajo, la desafección hacia el ciclismo profesional y rescaté algunas fotos viejas. Aunque la Fligthfest defraudó hablamos de aviones y también de payasos, de libros infantiles y vino chileno. La mejor idea bloguera fue meter a granel fotos del verano (1,2,3) y volver al pasado personal y al histórico.

l

La dama de las ventanas

Octubre (25) fue el mes más prolífico. Uno de los libros que más me interesaron este año me sacó cuatro entradas (1,2,3,4). Me puse a hacer entradas para la sección “Hibernia e Hispania” (Galería Nacional, escala de sucesos). Me propuse a hacerle el favor al mundo de traducir algunas entradas muy visitadas (Hamburg) y metí la gamba con una de Colonia que ya había hecho antes. Política de España y de Irlanda; el clásico tema de la emigración desde el punto de vista del inmigrante; anécdotas célticas, recuerdos de viaje, falsos amigos, amigos que envían postales, regreso a la infancia, memoria ajedrecística, mapas lingüísticos, algo de mi música preferida, algo que me pasó aquí y me hizo recordar lo de allí, curiosidades con las que nos chocamos, cosas que queríamos contar hace mucho tiempo y defectos personales. No es que estuviera planeado, pero por alguna razón o por casualidad el décimo mes  del año quedó convertido en una especie de miniatura,  una imagen a escala de lo que aquí se escribe hace años.

El dinero es mejor que los votos

El dinero es mejor que los votos

Noviembre (21). Una calle de  Saigón, capital de Tanzania, guerra civil española, así soy yo, topónimos acojonantes, escoria cotidiana, campeonato del mundo de ajedrez, traducción mala y lío, patriotismo, cambio climático y  escépticismo, Más cosas de Nueva Zelanda (norte) (sur), titular que resume mi ideología, vandalismo antiguo, diez años sin saber, vida cotidiana, cosas prácticas del trabajo, viejas cenas, nuevas burbujas, descubrimientos animales y trabajos ornitológicos.

Bichos

Bichos

En diciembre (13) he empezado recordando una conversación antigua, he seguido comparando los dos países que mejor conozco, asombrándome de cosas, pensando en la educación y atando cabos que llevaban años sueltos, acudí a una exposición, me regalé un libro para no tener que regalar nada más, vi un documental sobre irlandeses de España, me equivoqué, seguí flipando con mi nuevo interés por la ornitología, también por la habitual psicosis bilingüe y acabé algo que tenía pendiente hace varios años.

Eso es todo de momento.


Resumen de 2012

12/01/2013

Aunque la penúltima entrada de 2012 fueron las estadísticas “oficiales” de WordPress trataré, como el año pasado y el anterior, de hacer una especie de resumen de este año bloguero, que empezó con la intención de escribir poco y mejor. Lo de mejor es mejor no hablarlo, pero durante un rato cumplimos lo poco, aunque al final nos aceleramos para acabar el año con 999 entradas, haciendo esta la entrada nº 1.000 desde que nos pusimos a anotar cosas en 2005.

Hace un par de días llegamos a la visita 300.000 (desde que el traslado del blog a WordPress en mayo de 2009, aunque no creo que recibiéramos demasiadas en la anterior plataforma), lo cual nos ruboriza cuando vemos que blogs que admiramos reciben menos tráfico. Nuestra penitencia es que la mayor parte de los turistas llegan a notas que consideramos irrelevantes y que las líneas más decentes que hemos juntado no están apenas transitadas.

Sin duda, en lo personal recordaré 2012 como “el año en que me hice mayor”, el de la llegada de mi primogénita y la adquisición del pequeño apartamento que ahora compartimos los tres. Eso ya son muchos cambios, por lo que aparte de la mudanza y un par de breves saltos al continente no hubo alteraciones notables, ni cambiamos de empleo ni se hico expedición exótica alguna.

En lo bloguero, será probablemente el último año en el que pude permitirme perder tiempo en tantas tonterías, pero ya veremos… este año quise hacer 52 entradas mejores y acabé con unas ciento cincuenta de calidad dudosa, repartidas de modo muy irregular por los meses del año. De nuevo, quisiera escribir algo menos y bastante mejor este año. Si alguna cosa nos ha gustado más escribir, hemos destacado su título. Vayamos con el resumen por meses:

2012 en Japón

Empezamos enero con lecturas variadas (Irán, OK, Infografía, Odesa) y recordando a los amigos de los viajes, las postales y las tardes dublinesas. Poco más de esta ciudad y país, salvo que empezó a fraguarse el plan del año.

Heart-Corazón-Coeur-Cuore-Bihotza-Harz-Coração

Pocas cosas en febrero, el mes más breve: una decisión irrelevante, una palabra, una película, una asociación de ideas, una historia del pasado de mi barrio, una postal, una comparación, toda una experiencia, un buen libro, y una de las pocas entradas que he escrito que vale la pena leer, por lo menos para los que aquí llegan interesándose por Irlanda, y que es una introducción somera pero bastante apañada al asunto de los impuestos irlandeses.

Constitución de 1812

Llegó marzo, que era el del bicentenario de la constitución de Cádiz y me pareció oportuno escribir sobre el nacimiento de la nación española, porque es España un lugar en el que el país se confunde con el Estado y este a su vez con la nación. En Irlanda seguíamos con los nuevos impuestos y por otro lado hice profesión de fe mercenaria. Tuve nobles intenciones que caducaron y vertí al inglés sendos textos sobre dos ciudades centroeuropeas: Breslavia y Colonia (Wroclaw, Cologne). Quise hacer más de estas a lo largo del año, pero no encontré el momento. Celebramos el año nuevo persa en un concierto que me puso los pelos de punta, a pesar de no entender nada. Tuve un recuerdo de Tokio. De España me suelo acordar más, aunque sea por razones desdichadas como elecciones y huelgas. (Bien está que haya elecciones, aunque mal están las cosas cuando uno no sabe ni qué quiere que suceda; a las huelgas soy contrario, aunque no tanto por lo que son como por lo que traen).

Gene Wilder comprende la realidad española en memegenerator.net

En abril toqué el tema de lo mal que están las cosas en la economía española, desde mi punto de vista, aproximadamente liberal, que me separa bastante del de la mayoría de mis compatriotas. Willy Wonka ilustró la trilogía (Trabajar de lo mío, Me olvidaba de los “periodistas” y La generación mejor preparada de la Historia) donde admito que a los nacidos hace tres o cuatro décadas les han tomado el pelo, pero que más vale que se pongan las pilas sin esperar nada de nadie. Cada uno verá. Fue el mes del centenario del hundimiento del Titanic y el recuerdo aparentemente trivial del accidente conlleva en mi opinión una gran carga política. El Jefe de Estado de España hizo el ridículo en África, Seguimos con nuestro interés por las palabras, frases hechas, traducciones y cerramos el sitio por vacaciones con un mapa alcohólico y una experiencia que también lo era.

Imagen

Mayo fue el mes más importante del año, así que estábamos a otras cosas y aquí yan sólo nos dedicamos a comentar el arte urbano (1,2,3). Al final del mes, en un intento de trolear nos volvimos bucólicos, como la primavera. Como estalló lo de Bankia, me dio por recordar los tiempos en que manejábamos toxic assets de esos.

Resultados del referéndum

En junio seguimos medio de vacaciones, no escribimos mucho porque fue hora punta en el trabajo y recibimos la visita de nuestros augustos padres. De todos modos, seguimos atentos a uno de los referendos que hubo en Irlanda este año (una parida, tanto referéndum). Además de colgar un vídeo sobre una bonita carretera noruega, también pusimos el correo de un viejo amigo, que nos envió una de las grandes frases de año: “Un hombre ha de dominar, según mi pensamiento cuatro artes, para ser más mítico: el vino, la cocina, el baile y los masajes”. No sé por qué me hace tanta gracia.

Teatro Lir

Julio en Dublín: Época festiva, de hecho me tomé una semana de vacaciones por la visita de las sobrinas, Iveagh Gardens, Teatro Lír. Más falsos amigos, evoluciones distintas de los cerditos, algo de lo que no se dio cuenta nadie  y segunda visita al ya mítico restaurante paquistaní.

Airport rage

En agosto me puse con los vídeos time-lapse: uno de la culebra del aeropuerto y otro de la carrera del túnel. Aparte de pasar casi a diario por ese aeródromo, tuve que ir varias veces más a horas intempestivas. Tomamos el hábito de ir a comer al café de la ruta de la seda, idóneo para los carritos, y luego me quedé solo en casa varias semanas. Entradas insustanciales dedicadas al tomate, un libro religioso y el mechero Bunsen; una bonita fiesta en Donneybrook, Bollywood, National Geographic. Palabras y revelaciones. Me gustó una coincidencia anacrónica con el gran fotógrafo del Caúcaso: Yermákov.

Idea tentadora

Idea tentadora

En septiembre empezó el curso, volvió la familia y bajamos el pistón. Volvimos a la economía española y lo que el fracaso escolar influye en el fracaso del país, echamos un vistazo a la guerra de Mali, país tan desconocido en el mundo hispano que ni siquiera se sabe a ciencia cierta si debe llamarse Mali o Malí. Recordamos con nostalgia imágenes de nuestros viajes a Malmö en 2006 y Londres en 2008.

dublin-irlanda-monos-billar

Monos billaristas

En octubre no escribí demasiado porque nos pasamos la primera semana del mes bajo la lluvia de España, veintidós meses después.volví la mirada atrás a Vietnam y colgué una foto de un escorpión y un dragón. También lo de financiar a comunidades de copropietarios en los tiempos de vacas gordas. Descubrí que los planetas del sistema solar fueron en algún momento once y me ocupé de las elecciones autonómicas en el País Vasco y Cataluña. En el futuro me gustaría escribir más sobre curiosidades de Dublín, como la de los monos que juegan al billar en una columna.

Sunset

Sunset

En noviembre volvimos a cogerle el gusto a la cosa de bloguear. Volvimos la mirada a El Cairo del pasado cristiano y el Estambul del futuro olímpico. Hay una fotografía de una puesta de sol dublinesa que agradó a lectores y amigos feisbuqueros. Retomé la serie “Dublín desaparecido“. Eché un vistazo a un mapa de los Estados Unidos y a otro más, y a una serie de viajes por los mismos. En el departamento de entradas con mérito, pero no nuestro, una de fotografías históricas coloreadas. En el departamento de méritos propios: “¿Por qué no vuelves a España?“, que complementa la trilogía de abril y que creo que debe leerse. Nada más fastidioso que un amigo falso. Puse una categoría llamada “Hibernia e Hispania”, para las veces en que comparo ambos países. Siguiendo con Irlanda, dos recuerdos de 2007: cuando pasé por Slane y la boda de Tobin. Dinamarca 2002, Roma 2007. La guerra civil y el guerracivilismo nororiental de tinte balcanizador. Tengo pendiente una galería completa del Museo Nacional de Historia Natural, el último proyecto del año fue el viaje a Hamburgo para intentar mejorar lo de 2009.

La filarmónica y unas cajas

Hamburgo: el auditiorio de la filarmónica y unas cajas

Por último diciembre, que es un mes que comienza con el viaje a Hamburgo. Ciudad a la que volví con interesantes planes de viajes que el gélido tiempo dejó en casi nada. Mucho mercado de navidad (confesión: no me gustan demasiado) y alguna excursión más interesante. También compré algunos libros (o tebeos) y a lo mejor, este viaje influyó para que en mi maratón de entradas incluyera varias de temática germana (1,2,3,4). Las entradas notables del mes fueron “Wikipedia y yo” donde narro un desencuentro y “Afinación“, donde no desafino demasiado y lo de la Isla Decepción, que no se lo había oído a nadie. Como me pasé casi todo el mes solo y trabajando salieron muchas cosas del trabajo (1,2,3,4). El departamento de méritos ajenos aportó “Alfred Guedon en España“. Entre tanto escrito hubo recuerdos a mis tiempos de estudiante de ciencias políticas (1,2,3,4) y como siempre a los viajes de aquellos años (Vietnam central, Dubróvnik, el Cabo), que es una etapa de la vida que me gusta más recordar que la de las novias del instituto. Me releo y me parece indudable que sigo viendo a España muy mal de lo suyo (1,2) y que ese pesimismo es uno de los temas centrales de este blog. El otro son las cosas que pasan por Dublín e Irlanda y comparaciones con el país de origen en general (1,2,3,4,5).

En diciembre hicimos 47 entradas, que viene a ser la tercera parte de todas las del año. Así es que hemos acabado desfondados. Nos disculpamos ante los lectores habituales (en especial los subscriptores por correo que no hayan sido lo suficientemente astutos como para escoger la opción de un solo correo al día) pero con no leer, entuerto deshecho. Todo era para cerrar el año con la entrada 1.000, aunque un cambio de idea de última hora supuso dejarlo en 999 y está entrada que hemos tardado dos semanas en componer será la del millar.