Donabate

29/09/2014
Tren

Tren

En nuestra búsqueda finiseptimanal de un nuevos vecindario en el que establecernos nos acercamos este sábado a Donabate, población que queda veintipocos kilómetros al norte de Dublín, más allá de un estuario que la separa bastante de Malahide, que en línea recta no está tan lejos.

El pueblo en sí no es gran cosa y eso que ha crecido mucho en tiempos recientes. Por otro ladoe tiene algunas ventajas. La primera es que se llega en tren al centro de Dublín en menos de media hora, que por carretera sería más de una hora con el tráfico. Otra es que cerca de la estación de tren hay un gran parque, conformado por una antigua mansión y sus terrenos, y llamado Newbridge Demesne, donde pasamos un buen rato recorriendo el verde hasta que tuvimos que parar en los columpios. También hay una granja educativa de esas para que los niños que no han visto más que la televisión y los móviles vean vacas y cabras de verdad. Todo muy bien cuidado, en conjunto puede ser bastante parecido al parque de Malahide, pero sin el castillo.

El tercer punto a favor de Donabate es está queda a menos de tres kilómetros de la playa del mismo nombre, de donde sale un bonito paseo por unos acantilados con vistas que ya comentaré en otra ocasión. Con todo, creo que no quiero mudarme allí.


Los becarios

28/09/2014
.

.

He estado viendo una peli, bastante mala, que se llama en inglés The Internship y a la que en España le pusieron Los becarios y en Hispanoamérica Aprendices fuera de línea. Mala no por nada en especial sino porque me parece que es de esas que se hacen con plantilla: los dos compañeros, que en otras ocasiones son polis y en esta agentes de ventas, los típicos tópicos de jóvenes contra viejos, la historieta amorosa colateral, los personajes que van de lo que no son, los que quieren romper con sus limitaciones personales y la clásica lucha entre equipos en la que David vence a Goliat en el último segundo. Al menos me he enterado de que existe un juego que se llama quidditch, que tiene que ver con algo de Harry Potter. Cuando he visto en los extras del deuvedé la complejidad de la grabación de las escenas deportivas me ha intrigado el por qué en un filme de estos se habrán molestado técnicamente con algo así.

Como no sigo mucho el cine no sé mucho de los actores, pero al protagonista rubio lo suelo confundir con otro. En realidad todo el tinglado está hecho para mayor gloria del gran buscador de los interneles. El hecho de que que conozco a bastante gente que trabaja en Google ha potenciado el efecto de la comicidad en alguna escenas. Obviamente el proceso de selección de ninguna compañía es grupal, pero las oficinas que salen sí que son del estilo de las de la superempresa. En una de mis visitas vi unas cabinas de esas para la siesta, aunque no había nadie usándolas.

Película de relleno que caerá inevitablemente en el olvido superada por los avances sociotecnológicos y el giro de la atención social hacia otros paraísos potenciales y modas obsesivas.


El hombre-anuncio en Irlanda

25/09/2014
afds

Hombre-anuncio junto a edificio de la estación de autobuses

No sé en cuántas ciudades seguirá existiendo la figura del hombre-anuncio. Yo diría que no en muchas, si hoy por hoy una máquina puede reemplazar a todo quisque, o casi. Me parece que tendrían que ser ciudades relativamente grandes, con un centro comercial definido, en las que la mano de obra no sea carísima en comparación con otras alternativas y en las que haya algún tipo de negocio que depende de una ubicación mejor que no se puede permitir. Que yo recuerde sólo los he visto en Madrid y en Dublín. Más en Dublín, donde aún se ven bastantes. Por lo general suelen anunciar restaurantes que quedan algo escondidos de la vista del público, aunque también publicitan otros negocios. El otro día vi uno junto a Busáras (la estación de autobuses dublinesa) y estaba anunciando una peluquería que hay cerca.

Tampoco sé cuáles son las condiciones de trabajo. Aunque sea difícil tener la certeza creo que en Irlanda no hay tanto empleo “en negro” como en España y de hecho este hombre está trabajando (o lo que sea) a treinta metros de una comisaría de policía. Si reciben el salario mínimo de 8,58€ la hora, no parece tan mal.

Recuerdo que hace unos años (y compruebo que fue en 2008-2009) el recientemente caído en desgracia Ruiz-Gallardón (que por entonces era alcalde de Madrid) quiso prohibir la figura del hombre-anuncio en la ordenanza de publicidad. Me parece que al final no salió. También me parece recordar que los hombres-anuncio de Madrid suelen ser de tipo sandwich, con un cartel por delante y otro por detrás y que suelen ir paseando por la calle, mientras que los de Dublín permanecen estáticos. Estar parado es lo peor para combatir el frío, que sin conocer la paga parece junto con el aburrimiento lo peor que tiene ese empleo.

Quiero hacer un inciso sobre Ruiz Gallardón y su descenso a los infiernos. Probablemente nunca hubo un auténtico Gallardón y, como me ha comentado hoy un amigo, todo lo que se ha visto a lo largo de veinte años sean las maniobras maquiavélicas de un hombre sin principios que hizo lo que creyó más conveniente para conseguir el poder absoluto. De otro modo no se explica su involución. Reconozco que soy uno de aquellos a los que engañó. Yo de verdad creía que ese hombre representaba un centro-derecha muy posfranquista y muy civilizado. No tengo ni idea de por qué creyó que poner España en la liga retrograda de Irlanda, Polonia y el Vaticano le iba a favorecer en su objetivo. ¿Quizá esos eran sus auténticos principios y sólo los mostró cuando vio que ya no iba a llegar a presidente?. Se pasan muchos días sin noticias buenas y ayer nos dio una muy buena para todo el mundo. Es tan buena que es buena hasta para el PP. A otra cosa.

Cuando la polémica del hombre-anuncio 2008-09 se llegó a decir que este empleo de hombre-anuncio era degradante y que convertía a un ser humano en objeto y muchas tonterías más. A mí me parece un empleo dignísimo y mucho menos digno me parece no aceptarlo y pedir que el Estado le pague a uno sus gastos, como hacen otros. No sé si eso de la objetificación es una crítica de izquierdas. Me consta que hay izquierdas así. No llegué a leer, aunque también me consta que hay gente así, una crítica basada en la perpetuación del patriarcado basada en la idea de “hombre-anuncio”, figura vedada a la mitad de la Humanidad y que en realidad debería ser la de los “hombres y mujeres anuncio” o “personas anuncio y anuncia”.

Yo veo muchas cosas criticables en Irlanda y la prohibición del aborto es una de ellas. En cambio, en esto del hombre-anuncio la gente me parece más sensata y el sistema mejor. Como dije el otro día con el anuncio de las naranjadas: en Irlanda no se fijan en en estas cosas.


El doctor de la vista

24/09/2014
Frisby Stereo Test

Frisby Stereo Test

Como la mayoría de los españoles que viven por aquí, intento tener el mínimo contacto con el sistema sanitario irlandés, que en general me parece de peor calidad y más caro para el dinero que uno lleva en el bolsillo que el español. Me resultan simpáticas las protestas de allí abajo cuando se sugiere pagar un euro por receta. En Irlanda uno paga por las visitas al médico entre 50€ y 60€ y el estado no cubre nada del coste de las medicinas, que son tres veces más caras que en España (al menos los antibióticos corrientes). Pero en fín, como digo he ido sólo dos veces en más de una década, así que no me puedo quejar.

Algunas cosas en cambio me sorprenden por su nivel de eficiencia. En general todo lo relativo a los embarazos (aunque también haya que pagar entre 900€ y 6.000€ al hospital en función del tipo de atención y parto que se escoja) y luego el seguimiento de la salud de los niños desde que son bebés (entendida en sentido muy amplio, incluyendo alimentación, vacunas, desarrollo y las típicas dudas de los padres). Por ejemplo, los miércoles podemos acercarnos sin previo aviso a un centro que hay a diez  minutos de casa a preguntar cualquier cosa a unas “enfermeras públicas” (se llaman así, public nurses) . Como digo, todo esto me ha parecido muy eficiente y de calidad.

Otro ejemplo: hace unas semanas nos enviaron una carta para una cita con el oftalmólogo que no habíamos pedido y creíamos que era un chequeo ordinario. En cambio, cuando llegué allí con la niña, la doctora me dijo que la enfermera pública le había escrito porque creía que había notado algo raro. Me llama la atención que nos dieran una cita para sólo tres semanas después para algo que ni siquiera habíamos pedido cuando a un conocido le detectaron un cáncer hace años y le hicieron esperar para iniciar el tratamiento muchas más semanas de lo que cualquiera entiende que pude ser aconsejable.

Total que nos pusimos a hacer unas pruebas. Yo estaba intrigado con la idea de qué tipo de pruebas se pueden hacer a niños pequeños que ni conocen las letras ni apenas pueden hablar. Sin embargo estaba todo muy bien diseñado. Primero, mirar varias imágines en las caras de un dado, cosas fáciles que los nenes pueden reconocer: animales, una casita, un balón. Luego algo parecido con siluetas fáciles (una casa, un pato, una manzana) a diferentes distancias. En cambio hubo una prueba que me sorprendió por su dificultad. Por lo que veo, se llama Frisby Stereo Test y son unas manchas en los cuatro cuadrantes de un cristal, una de las cuales da la sensación de una pelota en tres dimensiones. Incluso a mí me costaba verlo, pero los niños desde muy pequeños son capaces de entender las instrucciones y visualizar el balón. Me pareció muy sorprendente.

Y ahora el sempiterno estudiante de inglés les da un consejo. En los diccionarios verán las palabras oculist y oftalmologist, que ya conocen del español. No les recomiendo que las usen con la gente de la calle ya que al igual que muchas otras palabras grecolatinas que en castellano tenemos totalmente asimiladas, en inglés son cultísimas. “Eye doctor” les hace el servicio y les evita resultar pedantes. Los eye doctors atienden en las eye clinics, obviamente.


Reafirmándome en mis ideas

23/09/2014
as

Pirámide de población española de 2013 y proyección de 2023

Hace un par de años escribí un textículo al que llamé “¿por qué no vuelves a España? (esbozo demográfico)“. Ahí contaba lo complicado que veía llegar al otoño de la vida en un país con la estructura demográfica de la piel de toro. Así no puede uno volver ni a su país ni a su villorrio. Mis pirámides entonces eran viejas pero he encontrado una de 2013 y una proyección del INE para 2023 en un artículo interesante que dice una cosa más interesante aún que viene a ser que la crisis de legitimación de las instituciones impiden los acuerdos necesarios para restructurar el país como haría falta.

Y volviendo a la pirámide y a 2023, que no es que tema uno por su pensión de jubilación porque para entonces no tendría aún ni cincuenta años. Miren la gente que habrá de entre 20 y 45 años. Esos que deberían ser la base productiva del país aunque parezca ciencia-ficción que un español tenga empleo a los veinte años. Miren luego la cantidad de viejos para los que esos deberán producir. No estamos hablando siquiera a un cuarto de siglo vista, diez años pasan muy deprisa.

Mi impresión es que se podrían hacer algunas cosas, pero que la distribución del poder y la necesidad política de favorecer a ciertos sectores demográficos clientelares (difícil romper con la tradición de dar prioridad a los problemas de los viejos antes que a los de los jóvenes) van a imposibilitar que las reformas se hagan a tiempo.

En fin, que por una vez no es hablar por hablar. Dentro de unas semanas me quedo sin trabajo y debería verse si mi estrategia de elección de país funciona.

 


Pasado colonial

22/09/2014
Casi no se ve

Desde aquí casi no se ve

Ya he tocado en varias ocasiones el tema del callejero de Dublín, incluso en una de ellas hice mención expresa a la falta de interés político por “nacionalizar” el nombre de las calles. Los de cultura anglosajona, incluídos los que se dicen celtas, suelen ser bastante pragmáticos y tienden a conservar convenciones y tradiciones. Por supuesto, el nacionalismo irlandés es un factor ideológico importante en la historia de Irlanda del último siglo y medio y es obvio que sin esa fuerza no existiría un país llamado Irlanda aunque la isla con ese nombre haya existido desde tiempo inmemorial. Sin embargo no es una fuerza tan meticulosa a la hora de reinventar la historia como los nacionalismos que se dan en otros lugares.

Un poco mejor

De aquí se ve un poco mejor

Hace unas semanas vi una entrada en un blog sobre historia local que sigo con atención. Trataba de  calles que habían conservado su nombre “británico”. Aquí pongo unas fotos de Pearse square, que antes se llamó Queen square y donde aún puede verse la antigua placa. Obviamente pasar de hacer los honores a la reina a hacérselos a un dirigente nacionalista fusilado tras el levantamiento independentista de 1916 es todo un cambio, per quizá desde la perspectiva hispana lo peculiar es que se no se oblitere la antigua placa.

 Ni siquiera ha habido un interés sistemático en eliminar todos los restos simbólicos de la monarquía británica en la isla. Cierto es que una población cercana que se llamaba Kingstown se llama ahora Dun Laoghaire y que el último puerto donde fondeó el Titanic, Queenstown, ya no lo encontrarán en los mapas puesto que ahora se llama Cobh. En cambio he pasado varias veces por Prince of Wales Terrace, que es aproximadamente el nombre más “colonial” que uno pueda imaginarse.

En general lo que llaman “memoria histórica” consiste en escoger qué recordar y escoger de qué olvidarse. Mi opinión sobre la actividad del movimiento social que utiliza esa expresión en España en los últimos años puede considerarse ambivalente y es larga de explicar. Baste con decir que me resulta interesante, formativo y agradable que se pueda visualizar la realidad histórica del país en detalles como sus antiguas placas.


Tratado de Tordesillas y extensión del Brasil

21/09/2014
asdf

Atentos también a Chile y Bolivia

Creo que una de las tiras cómicas que más me gustan de Internet es una especie de obra colectiva. Me hacen muchísima gracia esas bolas con las banderas de países haciendo chistes históricos, geopolíticos y sobre el carácter nacional. Hay tantos ejemplos que no sería ni capaz de hacer una selección.

Hoy me he encontrado con uno que bromea algo que a mí me tuvo en la curiosidad durante muchos años. ¿Cuál es la razón de que la colonias portuguesas de América se extendieran mucho más allá de la línea trazada por el Tratado de Tordesillas?

En la viñeta aparecen el Papado, Portugal y España (con los colores de la bandera de la cruz de Borgoña, que era la de la época) repartiéndose el mundo en Tordesillas (1494). España no se preocupa demasiado por el hecho de que Portugal obtenga territorio en América del Sur ya que, al fin y al cabo, es sólo un rincón. En la última viñeta se ve cómo siglos después, el territorio originariamente portugués, Brasil, se ha extendido mucho más allá de la línea imaginaria pactada, ocupando la mayor parte del continente.

La respuesta a por qué el Brasil se extendió hacia el oeste la encontré en la guía Lonely Planet en 2001. Brasil traficaba con esclavos mucho más abiertamente que España y llevó millones de africanos a sus territorios americanos. Algunos se escapaban y huían y formaban quilombos (que en Argentina es una palabra que significa desorden, pero que en Brasil era un poblado formado por esclavos escapados). Los portugueses también intentaron utilizar indios, que como a los españoles les resultaron peores para el trabajo. Los traficantes de esclavos, llamados negreiros y bandeirantes, hacían incursiones en la selva para capturar mano de obra. Para facilitar estas expediciones fueron estableciendo poco a poco núcleos de población de carácter más permanente en el interior del continente, que es casi todo jungla impenetrable. A la vez que estos puestos convertidos en poblaciones se fue desarrollando una red de comunicaciones que extendió el país hasta los Andes. En un territorio tan inhóspito y más aún en en tiempos como aquellos no operan los tratados internacionales, que poco a poco se vieron superados por la realidad.

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 224 seguidores